PARTE TERCERA: MARINA DEPORTIVA (3)

*

NAUFRAGIOS Y PECIOS

*

MARINA DEPORTIVA (3)

*

LA MOLA DE FORNELLS CON FUERTES RACHAS DE TRAMONTANA

Listado de las embarcaciones deportivas que aparecen registradas en este estudio por número de orden, fecha del acaecimiento y nombre de la embarcación si pudieron conseguirse sus datos. Tales son hundimientos, varadas, desapariciones, averías, etc. Como el resto de la obra, aparecen relacionados por orden cronológico, incluyéndose imágenes del acaecimiento siempre que haya sido posible recogerlas:

2.67    18-02-1996     CHRISALDY

2.68    16-03-1996     ALCHEMIST

2.69    31-03-1996     DESITJAT

2.70    16-04-1996     DERNILI III

2.71    08-05-1996     EMMA MAE II

2.72    04-06-1996     IPANEMA

2.73    04-06-1996     JOLYCOCO TOO

2.74    02-07-1996     PETIT CHOSE

2.75    07-07-1996     ORION

2.76    07-07-1996     SONIC III

2.77    07-07-1996     TATAI

2.78    11-07-1996     VATU

2.79    05-08-1996     REPÁNGANO III

2.80    09-08-1996     Lancha

2.81    14-08-1996     MARÍA LUISA PRIMERO

2.82    15-08-1996     CLARK

2.83    16-08-1996     MICKY

2.84    20-08-1996     ALOISIUS y GITANO

2.85    26-08-1996     SAITY

2.86    01-09-1996     OLINVIA

2.87    03-09-1996     AMANDA

2.88    17-09-1996     SABBINA

2.89    11-09-1996     CATERINA II

2.90    03-01-1997     NADJA

2.91    22-07-1997     FARANDELE

2.92    27-06-1997     GHNDWANA

2.93    23-07-1997     ALIMER 2

2.94    02-08-1997     CRISTINA F

2.95    09-08-1997     ESTER PRIMERA

2.96    10-08-1997     GRESCA I

2.97    28-08-1997     ENZO

2.98    01-09-1997     BELLE EPOQUE

2.99    11-09-1997     ESTEL R. II

2.100  10-10-1997     LADY

2.101  13-10-1997     TIN’DA

2.102  20-10-1997     MEDOUSSA

2.103  08-11-1997     FEDERISSA

> 2.67 18-02-1996 “Chrisaldy”

IMPACTANTE PERSPECTIVA DE PROA

En la mañana del domingo 18 de febrero de 1996, luminosa por el sol resplandeciente del invierno, sorprendió a quienes se dirigieron al Cap de Cavalleria para gozar de la espléndida vista que desde allí se dominaba ya que algo había ocurrido en el transcurso de la pasada noche y los vestigios estaban en las rocas.

PRIMERA IMPRESIÓN PARA EL EXCURSIONISTA

En la Punta de Sanitja, limitando con la Cala Viola de Ponent se encontraba de proa y sobre los escollos un precioso velero de aluminio de dos palos, fuertemente escorado sobre su costado de babor, meciéndose al compás de las olas que de NW rompían en ese punto.

VISTA DE COSTADO

La Policía Local de Es Mercadal había dado cuenta del accidente al Centro Coordinador de  Salvamento Marítimo, el cual movilizó a la lancha “Virgen de Monte Toro” para que acudiera en su ayuda.

OTRA PERSPECTIVA DEL BARCO

Sin embargo, tras conocerse que el barco se hallaba fuertemente embarrancado en roca y que los tripulantes habían saltado todos a tierra sanos y salvos, se había dado también poco después contraorden y la lancha volvía a puerto.

AMURA DE ESTRIBOR

A pesar de ello, desde Salvamento Marítimo se ordenó que el personal de la lancha se trasladara igualmente por tierra a constatar lo sucedido, valorar el accidente y a comprobar la posibilidad de rescatar el barco de las rocas mediante la lancha. Al comprobar el desplazamiento del yate se vio rápidamente la imposibilidad de llevar a cabo su reflotamiento con esos medios. Por lo que se podía observar sobre el terreno, el “Chrisaldy”, un barco de alquiler tipo “charter”, de 22 metros de eslora, construido en duraluminio y con un desplazamiento de 28 toneladas, había venido a finalizar sus singladuras (posiblemente escasas puesto que el barco se apreciaba completamente nuevo) en las aguas de Menorca. Su costado de estribor estaba sumamente golpeado y rascado mientras que su proa se encontraba amorrada a las rocas y fijada a ellas con una estacha de seguridad.

OTRA PERSPECTIVA DEL VELERO ACCIDENTADO

Totalmente escorado sobre su banda de babor y prácticamente hundido, tenía sus dos terceras partes bajo el agua. Su embarcación auxiliar y una plancha de TDV estaban flotando, la primera volcada, a su costado. El suceso había tenido lugar aproximadamente sobre las diez y media de la noche del 18 en cuyo transcurso sus cuatro únicos tripulantes (dos jubilados, un patrón y un marinero) habían logrado salvarse. Al parecer, cuando el barco se hallaba cercano a las costas de Menorca sufrió una avería en el motor, motivo por el cual el patrón cedió la caña a uno de los pasajeros mientras él bajaba a la cámara con el fin de intentar solucionar la avería. Cuando se dieron cuenta el barco había colisionado ya contra las rocas, quedando literalmente clavado en las mismas. La nacionalidad de la embarcación era francesa al igual que sus tripulantes excepto uno de ellos que era belga. A las seis de la mañana volvían a Maó los miembros del equipo de rescate puesto que el reflotamiento de la embarcación sólo se llevaría a efecto si la casa aseguradora del mismo así lo estimaba oportuno pero, tan sólo noventa minutos después, era avisado nuevamente el coordinador de Salvamento de Menorca, Joan Meliá, para que se desplazara por segunda vez al lugar de los hechos ya que la radiobaliza del barco se había disparado y estaba emitiendo su señal, generando la correspondiente alarma en los centros de recepción vía satélite. Una vez nuevamente junto al barco, Meliá saltaba a bordo y procedía a apagar definitivamente la radiobaliza. Muy rápidamente, el temporal del Golfo de León, con fuertes vientos del NW que habían estado soplando los últimos días, acabarían con el precioso velero. La semana en que tendrían que realizarse las labores de recuperación se inició con fuertes vientos del N que arreciarían a fuerza 6-7, perdiéndose definitivamente las esperanzas de salvarlo. De lo ocurrido, solamente quedaban en el lugar y como prueba fehaciente del mismo infinidad de maderas y piezas del barco entre las rocas anexas, incluida su embarcación de salvamento que que había terminado por partirse en dos trozos y completamente irrecuperable.

MADERAS, RESTOS Y EL BOTE DE SALVAMENTO DESTROZADO

Por lo demás, totalmente destrozado, el “Chrisaldy” se había hundido definitivamente. Reposaba en el fondo, en la boca de la cala, hecho pedazos y con numerosos aparejos y accesorios del casco diseminados a su alrededor que acabarían haciendo las delicias de los aficionados que decidieron sumergirse en los meses siguientes dispuestos a recuperar lo utilizable dada la escasa profundidad en que se encontraba.

> 2.68 16-03-1996 “Alchemist”

En las primeras horas de la madrugada del día 16 de marzo de 1996, un yate a motor de bandera alemana, se hundía a unas 60 millas del E de Menorca cuando navegaba con rumbo a Maó en ruta desde el puerto de l’Alghero, en la isla de Cerdeña, puntos intermedios del total del viaje que tenía puertos de origen a Roma (Italia) y de destino, Palma de Mallorca. Su tripulación la formaban tres personas: Ina Hess, de 31 años de edad; Heimo Tauern, de 42 y Georg Spangemacher, de 51. Los tres fueron rescatados por dos helicópteros pertenecientes a los servicios de Salvamento Marítimo francés y español. El “Alchemist”, nombre del siniestrado, era un yate a motor de 18 metros de eslora y 5 metros de manga, con un desplazamiento de 39 toneladas. Cuando se encontraba en plena singladura l’Alghero-Maó, transcurriendo la madrugada, se le abrió una vía de agua. Cierto es que la mar estaba revuelta en esos momentos a causa de los últimos temporales y bien pudo ser debido a golpear algún objeto flotante, o a fallo meramente técnico por rotura de cualquier manguito de los que conectan motor y servicios con el mar por debajo de la línea de flotación. Al observar que se hundían, sus tripulantes tuvieron tiempo aún de lanzar las bengalas y los cohetes de salvamento, circunstancia observada por un mercante de bandera francesa que se encontraba por la zona, el “Ngowe”, que transmitió inmediatamente la posición del naufragio al C. R. C. S. Marítimo de Baleares. Resultado de la coordinación de dicho salvamento fue el inmediato despegue del helicóptero “Helimer Mediterráneo” desde su base de Valencia y del “Rescue 24”, desde La Garde (Francia), que asumiría la operación puesto que el naufragio se encontraba localizado en zona de responsabilidad gala. Lo cierto es que el yate se hundió en pocos minutos al inundársele las cámaras, mientras que el buque francés, que tras descubrirles había lanzado el mensaje de socorro para que fuera auxiliado, no podía actuar debido a las condiciones de la mar. Los dos helicópteros estuvieron peinando la zona próxima a las  coordenadas facilitadas por el buque y, a primeras horas de la mañana, conseguían localizar a las dos balsas en las cuales se encontraban los tres náufragos en perfecto estado de salud aún cuando se encontraban bajo la influencia del lógico susto por las últimas horas pasadas angustiosamente en medio de una mar alborotada. Los helicópteros los trasladaron al aeropuerto de Menorca e ingresados en el Hospital Virgen de Monte Toro, de Maó, a fin de que les fuera practicado un chequeo completo. Sobre las cuatro de la tarde emprendían por vía aérea el regreso a Palma de Mallorca, en donde los dos primeros poseían su vivienda.

> 2.69 31-03-1996 “Desitjat”

EL “DESITJAT” VARADO EN LA ARENA

Transcurría la noche del 31 de marzo de 1996 cuando entraba en la cala de Santa Galdana el velero de alquiler denominado “Desitjat”, un barco de unos 10 metros de eslora que iba tripulado por cuatro hombres y una mujer. Estaba establecido un SW racheado de fuerza 6, por lo que la tripulación, dos de cuyos miembros poseían el título de Capitán de Yate, había decidido buscar refugio en la misma para pasar la noche. No transcurriría mucho tiempo cuando, debido a las arfadas y cabezadas que daba el barco debido a la mar entrante, el ancla con la cual estaba fondeado comenzaba a garrear sobre la arena. Al amanecer, y dándose cuenta de lo que estaba sucediendo, los cinco tripulantes intentaron salvar la embarrancada, por lo que se dedicaron a trincar algunos cabos en las rocas de la ribera, pero la embarcación quedaba inevitablemente varada fuertemente en la arena. Poco después, eran ya las nueve de la mañana, solicitaban ayuda al Centro Coordinador de Salvamento Marítimo de Baleares, pero serían varios miembros de la unidad de la Cruz Roja del Mar que opera en la cala quienes realizarían finalmente las operaciones de reflotamiento. Éstas se iniciaban a las diez de la mañana y los trabajos se prolongaron por espacio de seis horas hasta lograr satisfactoriamente el objetivo, y sin que el barco sufriera desperfecto alguno, salvo el consiguiente susto de sus tripulantes, unos madrileños que se encontraban de vacaciones navegando alrededor de la Isla. El velero había sido alquilado en el puerto de Ciutadella. A las cinco y media de la tarde el grupo reanudaba sin más su viaje de placer por los alrededores de la Isla.

> 2.70 16-04-1996 “Dernili III”

Otro suceso que pondría en vilo a los servicios de salvamento tanto españoles como franceses tendría lugar cuando un tripulante del yate francés denominado “Dernili III” cayó al mar, al parecer por causas fortuitas, sobre las seis de la mañana del día 16 de abril de 1996 cuando el velero se encontraba haciendo rumbo al puerto de Fornells. Se supone que el hecho debió de tener lugar a unas 60 millas al N del Cap de Cavalleria. El barco llegó a Fornells y quedó allí en espera de poder obtener noticias positivas sobre la recuperación del tripulante desaparecido ya que las operaciones de rescate se iniciaron tan pronto como sus compañeros se dieron cuenta del hecho vía radio comunicaban el accidente, mensaje que sería recogido por las estaciones costeras próximas. Su responsabilidad cayó en el Centro Regional de Salvamento Marítimo de Barcelona, que ordenó zarpar inmediatamente al remolcador de altura de operaciones especiales “Catalunya”, y a las embarcaciones auxiliares “Cavall Bernat”, con base en Puerto Pollença y “L’Empordà”, cuyo apostadero es el puerto de Palamós. Poco después realizarían también operaciones de búsqueda varios buques mercantes que se encontraban navegando por la zona y diferentes medios aéreos con procedencias de Barcelona, Baleares e incluso Francia. El yate, de bandera francesa, era un velero de unos 10 metros de eslora, que había salido del puerto de Saint Ciprianne con 5 tripulantes a bordo con destino a la isla de Menorca. El tripulante desaparecido, un hombre de unos sesenta y cinco años de edad, se hallaba sólo en cubierta realizando su guardia cuando, parece ser, por circunstancias desconocidas y sin llevar arnés de seguridad, cayó en un momento dado por la borda sin que sus compañeros, que se encontraban en el interior de la cámara, lograran darse cuenta del percance ocurrido. Según el cuaderno de navegación de a bordo, el desaparecido había realizado su última anotación en el mismo unos veinticinco minutos antes de que ocurriera el accidente. Durante todo el primer día estuvieron batiendo la zona los diferentes medios de rescate desplazados. Con el ocaso únicamente quedaba el “Catalunya” que con su proyector continuaba la búsqueda desesperada del desgraciado tripulante durante la noche. En la jornada siguiente tuvieron que paralizarse parcialmente las labores puesto que un fuerte temporal de NW (“mestral”) se había asentado en la zona. Fortísimas rachas de viento, mucho frío y lluvias y aguaceros continuados, hacían suponer que el pobre náufrago dificilmente podría salir del apuro de hallarse aún con vida. Como los resultados continuaran siendo negativos pocos días después se daban definitivamente por finalizadas las operaciones de búsqueda y el “Dernili III” regresaba al puerto de Saint Ciprianne.

> 2.71 08-05-1996 “Emma Mae II”

AMARRADOS EN EL MUELLE COMERCIAL DE MAÓ

El 8 de mayo de 1996, sobre las siete de la tarde, el velero de pabellón inglés denominado “Emma Mae II” sufría una avería en su motor, quedando a la deriva y, en consecuencia, mermado de condiciones ante la inminente presencia de un frente con borrasca que estaba anunciado para las próximas horas. El velero se hallaba situado entonces a unas ocho millas al SW de la Illa de l’Aire, con un viento establecido del SW de fuerza 2-3 y estado de la mar marejadilla por lo que el patrón, consciente del peligro que se les avecinaba, decidió solicitar auxilio a través del canal 16 de VHF. Una vez alertado de los hechos el Centro Regional de Coordinación del Salvamento Marítimo de Baleares, hizo movilizar a la lancha de salvamento con base en Maó “Virgen de Monte Toro”, la cual salió inmediatamente en busca del barco en apuros para proceder a darle remolque hasta el puerto mahonés. La tripulación del velero, que entraba remolcado en el puerto sobre las dos de la madrugada, estaba formada por tres hombres los cuales no sufrirían percance alguno, salvo la lógica ansiedad por ganar un refugio seguro ante la amenaza de tormenta. El fenómeno meteorológico se situó sobre Menorca a la mañana siguiente, descargando gran cantidad de aparato eléctrico y fuertes chubascos. El velero quedó atracado cerca del edificio de la Autoritat Portuària en espera de solucionar la avería de su motor.

> 2.72 04-06-1996 “Ipanema”

RESTOS DEL BARCO NAUFRAGADO

Más desgraciado resultaría el naufragio del yate de bandera francesa denominado “Ipanema” ocurrido sobre las doce del mediodía del día 4 de junio de 1996,  en el punto conocido como s’Olla, situado entre la Cala de Tirant y el puerto de Fornells, casi a tiro de piedra del punto de embarrancamiento del mercante panameño “Benil”. El naufragio era el resultado del duro impacto que contra ese punto dio el velero a causa del fortísimo temporal reinante en esas fechas. Dos eran sus tripulantes, un hombre y una mujer, a resultas del cual fallecería el primero, Claude Bruhaut, mientras la mujer, Safre Jeangiard, era trasladada al Hospital Virgen de Monte Toro con varias contusiones y para ser sometida a una exploración rutinaria. Se trataba el barco naufragado de un velero de 8,00 metros de eslora que estaba realizando viaje entre Marsella y Mallorca, en cuyo transcurso sufrió una avería de tipo mecánico. El resultado fue que la embarcación quedó a merced del temporal, con un viento que alcanzaría en algunos momentos los 70 km. por hora y con un error de posición que resultaría fatal para sus tripulantes. Poco antes del accidente habían trasmitido un mensaje de socorro que había sido recibido por la estación costera “Menorca radio”, quien a su vez había realizado el enlace con el Centro de Coordinación y Salvamento Marítimo de Palma. En dicho mensaje se había avisado de la situación angustiosa por la que pasaba el barco. En otro orden, desde los apartamentos del centro turístico Country Club, situado en Cala Tirant, al observar el barco que era arrastrado a la deriva, habían avisado a la Policía Local de Es Mercadal, que acudió presta para intervenir en lo que materialmente pudieran. Tras su encontronazo con la costa, el barco se hundía en el hervidero de espuma en que estaba convertida s’Olla. Inmediatamente llegaban los miembros de la Policía Local, Bomberos y miembros de la Guardia Civil. También llegarían efectivos de la Cruz Roja del Mar desde Maó y una de las ambulancias de la misma institución perteneciente a Es Mercadal, que se encargó de evacuar a la mujer herida hasta el hospital anteriormente mencionado. El hombre no pudo ser reanimado pese a los esfuerzos realizados por los facultativos habiendo sido su recuperación de las aguas del mar relativamente dificultosa. Por lo que respecta a la superviviente Sophie Jeangirard, de 32 años de edad, gracias a la rápida intervención de los efectivos de la Cruz Roja llegó al hospital en estado consciente, aunque con diversas erosiones y heridas en su cuerpo, con algunas dificultades respiratorias y con los típicos síntomas de principio de ahogamiento. Su internamiento se prolongaría durante las veinticuatro horas de observación establecida para estos casos. Sería la cónsul de Francia en Menorca Mónique Larrazet, quien realizaría los trámites encaminados a contactar con las familias de ambos tripulantes cuya residencia radicaba en Marsella. El “Ipanema” había quedado totalmente destrozado e irrecuperable. La historia, sin embargo, había dado comienzo dos días antes en el puerto francés de Marsella, desde donde se disponían a efectuar a bordo del barco una placentera travesía que les llevaría hasta Mallorca. A los dos días de navegación, con avería en el motor y vientos de tramontana fuerza 7 y mar gruesa, lanzaban el mensaje de socorro vía VHF. A poco más de la una de la tarde, el barco daba como posición estimada la bahía de Pollensa. La estación costera los enlazó con Salvamento Marítimo de Palma, pero la recepción era en sí muy dificultosa y la señal era percibida muy débilmente. Como se ha mencionado el barco tenía el motor averiado y muy posiblemente por esta causa no podían tampoco cargar las baterías, esenciales para el funcionamiento de la radio. Sólamente hablaban francés, por lo que resultó providencial, dentro de lo que cabe, que el operador del Servicio Marítimo de Telefónica dominara con soltura ese idioma. Cuando se le solicitó la situación, respondieron que: “En la bahía de Pollença, algo alejados del puerto…”, sin saber especificar dónde, aunque sí con olas muy grandes y viento fuerte. Salvamento Marítimo movilizó la lancha “Cavall Bernat”, con base en Alcúdia, que se encuentra a una distancia de unas 30 millas.

DRAMÁTICA IMAGEN DEL NAUFRAGIO

Al cabo de media hora, la tripulación informaba nerviosamente que el barco se encontraba casi sobre las rocas. La tripulación de la lancha “Cavall Bernat” que se encontraba ya en la bahía de Pollença, no recibía ninguna señal del barco en apuros a través del canal 16, lo que encuentraría sumamente extraño. Decidieron seguidamente comenzar a rastrear la costa intentando localizarlo. No pasaría mucho tiempo y la Capitanía Marítima de Maó informaba a Salvamento Marítimo que en las inmediaciones de Cala Tirant existía un velero con dos tripulantes en apuros. Se dio entonces la orden de zarpar hacia la zona conflictiva a la lancha con base en Maó “Virgen de Monte Toro”. Un poco más tarde las noticias se habían convertido en más alarmantes: el barco se encontraba ya en las rocas y había dos personas en tierra, así que los miembros de la Policía Local estaban a su vez intentando llegar hasta ellos. A partir de ese momento, el personal de guardia de Salvamento Marítimo comenzaba a sospechar que la embarcación que solicitaba socorro en la bahía de Pollença, se encontraba realmente en la costa norte de Menorca. Por fín, pasadas las dos de la tarde el equipo de socorro conseguía rescatar a la mujer, que se encontraba herida, mientras que el varón había fallecido desgraciadamente tras golpearse contra las rocas, presentando múltiples lesiones y fracturas consecuencia de los fuertes impactos recibidos, tras lo cual avisaban al juez para proceder al levantamiento del cadáver. La mujer, parece ser se lanzó al agua antes de llegar a las rocas, nadando hasta alcanzar la costa aunque presentaba igualmente buen número de contusiones y erosiones, estando presa de un fuerte shock nervioso. Al haberse confirmado que los dos tripulantes se encontraban en tierra, se dio contraorden a la embarcación de Maó para que regresara a puerto. El personal de la ambulancia informó, confirmando las sospechas, que el barco siniestrado se trataba del “Ipanema”, por lo que se da por finalizada la búsqueda en la costa de Mallorca al tiempo que la Policía Local confirmaba la destrucción total del barco: la porción más grande no alcanzaba el metro de longitud, tal era la virulencia del temporal existente.

> 2.73 04-06-1996 “Jolycoco Too”

EL BARCO VARADO

En el mismo día, martes 4 de junio de 1996, embarrancaba en el Arenal de Tirant otro velero de bandera francesa víctima del mismo temporal. El punto en que resultó varado el “Jolycoco Too”, que así se denominaba el barco, estaba situado muy cercano al que, escasas horas antes, se había perdido el velero denominado “Ipanema”. Tenía este barco 9 metros de eslora y previamente al accidente había salido del puerto de Marsella con destino al de Palma de Mallorca, aunque en plena navegación fuera sorprendido por el temporal que le arrastró hasta las costas de Menorca. Iba tripulado por una pareja de jóvenes que fueron atendidos en el complejo turístico Country Club, situado inmediato a la zona donde quedó en seco el velero. La odisea sufrida por la pareja se prolongó por espacio de algo más de dieciséis horas, en que estuvieron luchando contra la fuerte tempestad de lluvia y viento y el estado de la mar, en medio de grandes olas que dieron con el barco en la arena de la playa, por fortuna de sus ocupantes y del propio barco, puesto que la zona es característica de grandes acantilados y rocas donde es muy difícil salir airoso y con un mínimo de garantías.

OTRA PERSPECTIVA DEL EMBARRANCAMIENTO

Milagrosamente no sufrieron daños los ocupantes y el barco, tras comprobar su estado, quedaba asegurado para que la resaca no se lo volviera a llevar, tras haberle colocado varios cabos colocados por efectivos de la Policía Local de Es Mercadal y miembros de la Guardia Civil. Según manifestaron los tripulantes las causas del accidente fueron la consecuencia a una avería fortuita sufrida en el motor y que, debido a no funcionarles el posicionador GPS, no pudieran facilitar su situación exacta a Salvamento Marítimo vía radio.

> 2.74 02-07-1996 “Petit Chose”

AMADRINADO A LA LANCHA DE SALVAMENTO

Otro acaecimiento tendría lugar el día 2 de julio de 1996 el cual obligaría a zarpar desde el puerto de Maó al barco de salvamento perteneciente a la Cruz Roja del Mar y que figuraba también adscrito a Salvamento Marítimo, “Virgen de Monte Toro”. El motivo de tal salida era recuperar y proceder al remolque de un velero francés que había perdido su timón y se encontraba sin gobierno a unas 55 millas al N de Menorca con un viento del NE de fuerza 4-5 que había levantado marejada. El “Petit Chose”, como se denominaba el velero, tenía una eslora de 8,40 metros y estaba tripulado por dos hombres, Philippe Jouannin y Mauro Vacchini. Habían salido precisamente del puerto de Maó a las siete de esa misma mañana y una vez fuera de puntas habían dado rumbo hacia Tolón. Cuando transcurrían aproximadamente las dos de la tarde comenzaba a refrescar el tiempo, imponiéndose un fuerte temporal y, debido a un golpe de la mar, el barco perdía su timón. Dio la casualidad de que un buque de su misma nacionalidad estuviera navegando en una ruta cercana al lugar en el que se habían quedado a la deriva, por lo que dio el aviso al Centro de Salvamento francés de Lagarde que pondría en marcha las operaciones de salvamento del barco y sus dos tripulantes. Para ello el Servicio de Rescate francés trasladó la situación al Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo español en Madrid, quien a su vez lo notificaba al Centro Regional de Palma de Mallorca. La embarcación más próxima al lugar del accidente consecuentemente  sería la lancha de salvamento mahonesa, que recibía la orden de zarpar sin demora en busca de la embarcación francesa. Su patrón, Joan Melià recuerda que había establecida muy mala mar tras conseguir doblar la Punta de s’Esperó, situación que afrontaría la embarcación de salvamento que tras nueve largas horas de navegación localizaba al velero en apuros y tras largarle los correspondientes cabos, procedía a remolcarle a puerto. No sufrieron daños físicos los dos tripulantes franceses, quienes al día siguiente se encontraban ya recuperados aunque visiblemente fatigados por las horas en que habían estado soportando las inclemencias de la mar. Por lo que respecta al barco, tampoco sufrió más desperfecto que la consabida pérdida de su timón que, una vez repuesto, reemprendería su viaje hacia la isla de Eivissa.

> 2.75 07-07-1996 “Orion”

En la medianoche del domingo 7 de julio de 1996, el velero de bandera francesa “Orion” naufragaba tras estrellarse contra el punto denominado S’Isada des Mestral de la Illa des Porros (Sanitja). El único tripulante que viajaba a bordo de la embarcación tuvo que ser rescatado mediante el concurso del helicóptero de Salvamento Marítimo “Helimer Mediterráneo” que voló al efecto desde su base en Valencia. La embarcación “Virgen de Monte Toro”, que alertada por Salvamento Marítimo también había sido alertada ordenándole navegara desde su base de Maó hasta el punto del acaecimiento no pudo acercarse al punto en que se encontraba embarrancado el velero debido a la violencia del temporal, como tampoco pudo botarse embarcación neumática alguna puesto que era imposible realizar ningún intento de aproximación en tales condiciones. El náufrago no sufrió daños personales pero, a los dos días, el yate se iba irremisiblemente a pique, perdiéndose definitivamente.

> 2.76 07-07-1996 “Sonic III”

Sobre las ocho y cuarto del 7 de julio de 1996, en la cala de Santandría (Ciutadella), varaba la embarcación del tipo velero, de 1 palo y bandera francesa “Sonic III”, cuando al establecerse un viento de SW fuerza 5-6 había levantado fuerte marejada. A bordo del velero se encontraban 4 tripulantes. Al percatarse de lo que había ocurrido, el patrón del yate “Tuareg” informaba a la costera Menorca radio sobre todo ello. En consecuencia, se ordenaba se hiciera a la mar a la embarcación de salvamento “Virgen de Monte Toro” que, una vez llegada al lugar de los hechos, no podría acceder al mismo debido a la existencia de varios bajos y rompientes que lo imposibilitaban. La Cruz Roja del Mar de Ciutadella sería finalmente quien lograría rescatar a los tripulantes del barco, lo que se llevaría a cabo desde tierra, resultando todos ellos ilesos del percance sufrido.

> 2.77 07-07-1996 “Tatai”

En la noche del día 7 de julio de 1996 y en el transcurso de un fuerte temporal establecido del NW con vientos racheados de fuerza 7 que habían levantado mar con grado de “gruesa”, el velero de bandera italiana “Tatai” lanzaba un mensaje de socorro que era interceptado por la estación costera Menorca-radio la cual, a su vez, pasaba la comunicación al C. de C. S. M. de Palma de Mallorca. La avería había dejado definitivamente inutilizado su motor por lo que únicamente podía navegar a vela y en precarias condiciones. Se dio la casualidad de que el mensaje había sido interceptado al mismo tiempo por un buque de bandera rusa, el “Tekhnolokg Koniukhov”, indicativo UBSB, que navegaba por la zona y que a instancias de Salvamento Marítimo actuó de convoy al yate averiado con rumbo al puerto de Maó hasta que pudiera ser auxiliado por un buque de salvamento español, el cual se haría a la mar. Efectivamente, casi de inmediato, la lancha “Virgen de Monte Toro”, puesta en alerta por el organismo marítimo, zarpaba al encuentro de ambos y poco después se hacía cargo del “Tatai”, con lo cual podía continuar ya su viaje el buque soviético. El velero quedó amarrado en el puerto a fin de que le fuera reparada la avería, sin que sus dos tripulantes hubieran sufrido daño alguno, mientras que de toda la actuación se pasaba parte al MRCC de Lagarde (Francia), ya que el incidente había tenido lugar en zona SAR francesa.

> 2.78 11-07-1996 “Vatu”

Con vientos del N de fuerza 4-6 y marejada establecida, el 11 de julio de 1996 embarrancaba en la Platja des Bot, situada en la Cala Algaiarens, el velero de 10 metros de eslora propiedad de la empresa de charter mahonesa Menorca Nautic que llevaba por nombre “Vatu”. El accidente venía como resultado del temporal que estuvo azotando la zona durante esos días. Se encontraban a bordo en el momento del accidente cinco personas que habían alquilado el barco para realizar un viaje vacacional alrededor de la Isla durante varios días. A la recepción del mensaje de socorro se hacía a la mar la embarcación de salvamento adscrita a Salvamento Marítimo que, encontrándose con serias dificultades al acceder a la zona N debido al temporal, tuvo que entrar de arribada en el puerto de Fornells para esperar a que el fuerte vendaval que continuaba soplando y hacía prácticamente imposible su navegación, decreciera en su intensidad. Mientras tanto, desde tierra, se organizaba una operación de rescate del barco en la que intervenían el guarda jurado de la finca Algaiarens Francisco Galeote y un grupo de bomberos del Parque de Ciutadella. Durante las operaciones y mientras se estaba actuando con varios cabos, uno de ellos se partió de súbito y el guarda caía fatalmente sobre las rocas con el resultado de sufrir heridas de consideración consistentes en un traumatismo lumbar que le afectaría a la médula. Acudió inmediatamente el servicio de Urgencias del 061 que tras practicarle un primer reconocimiento lo trasladaba al Hospital Virgen de Monte Toro de Maó. Por lo que concierne a los cinco tripulantes, todos ellos de nacionalidad española, no sufrían daño personal alguno. Al atardecer, el barco de Salvamento Marítimo con base en el puerto de Maó “Virgen de Monte Toro” salía del puerto de Fornells y llegaba a la zona en la que se encontraba embarrancado el “Vatu”. Tras largarle unos cabos en lo que sería auxiliado por una neumática de la Cruz Roja del Mar de Ciutadella y llevando a cabo una complicada pero acertada operación, el barco era rescatado del enclave en el cual se encontraba retenido y reflotado nuevamente. Seguidamente se procedía a darle remolque hasta el puerto de Maó, a donde llegaban bastante avanzada la madrugada siguiente sin ningún otro contratiempo, salvo que el barco resultara con su quilla deformada y hubiera roto del timón con el accidente.

> 2.79 05-08-1996 “Repángano III”

En la noche del día 5 de agosto de 1996, al intentar ganar el puerto de Maó, varaba en la Llosa de Fora el yate denominado “Repángano III”, un velero de 35 pies y un mástil. Acudió en su ayuda el remolcador “José Elduayen” con la intención de realizar el rescate pero, como no pudiera acercarse lo suficiente para dar los cabos para realizar la maniobra, acudió una embarcación neumática tripulada por don Julio Marra-López, ex comandante de Marina de Menorca, quien se encargó de pasarle los cabos a bordo. Una vez afirmados convenientemente, se le hizo escorar prácticamente 90º para poder liberar su orza tras lo cual, la operación se realizaba coronada por el éxito. No hubo que lamentar accidente personal alguno, salvo el lógico sobresalto de sus tripulantes.

> 2.80 09-08-1996 Lancha

Otro siniestro tenía lugar en las aguas del Port d’Addaia. Ante las miradas de varios espectadores el viernes 9 de agosto de 1996 ardía una lancha mientras navegaba por dichas aguas. El suceso que acabaría con la embarcación pero que, afortunadamente no daría lugar a desgracias personales en sus ocupantes, se iniciaba poco después de haber salido de los pantalanes de la marina existente tras la Illa de ses Mones. Los tres tripulantes que se hallaban a bordo observaron que algo no funcionaba bien en el compartimento del motor, motivo que originó su primera intención de volver al punto de amarre. Poco tiempo después comprobaron que comenzaba a salir humo de dicho compartimento, probablemente provocado por una chispa o cortocircuito, lo que les hizo tomar la determinación de abandonar inmediatamente la embarcación, echándose al agua. Los tres serían recogidos a bordo de otra embarcación neumática que se encontraba navegando en la zona, tras lo cual fueron devueltos inmediatamente a tierra. Ante el peligro que representaba la embarcación envuelta en llamas para las otras embarcaciones colindantes, fue remolcada hacia un punto en el cual no representara amenaza alguna y el fuego terminara extinguiéndose por sí mismo. Tras conocerse la noticia del siniestro no tardaron en personarse en el lugar de los hechos un vehículo perteneciente al Parque de Bomberos y una dotación de la Policía Local de Es Mercadal, que nada podrían hacer ya para salvar la embarcación, la cual había terminado por hundirse. Los residentes en la colonia atendieron solícitamente a los propietarios de la lancha, una “Renken 210”.

> 2.81 14-08-1996 “María Luisa Primero”

Sobre las seis y veintiséis minutos de la mañana del 14 de agosto de 1996 se encontraba cerca de la bocana del puerto de Maó el yate a motor que llevaba por nombre “María Luisa Primero”, de bandera española. La mar en aquellos momentos se encontraba en grado de marejada motivada por la presencia de un viento NE constante de fuerza 3. A bordo se encontraban 8 tripulantes. En aquellos momentos y por causas fortuitas se les había parado el motor, sin que tuvieran posibilidad de volver a ponerlo en marcha por más que lo intentaron, quedando desde esos momentos a la deriva, sin propulsión ni gobierno. Tras decidir solicitar ayuda por el VHF, acudía en su auxilio -tras ordenarlo el Centro Coordinador de Salvamento Marítimo- la lancha “Virgen de Monte Toro” que tras localizar a la embarcación le daba remolque hasta el interior del puerto sin que ocurriera ningún otro contratiempo.

> 2.82 15-08-1996 “Clark”

Cuando transcurrían las siete de la mañana del 15 de agosto de 1996, encontrándose en la situación 40º 46,58’N y 003º 31,99’E el velero denominado “Clark”, su tripulación comprobaba alarmada la presencia de una importante vía de agua. Viendo que no podían controlarla con los medios de que disponían a bordo, lanzaron sin pérdida de tiempo un mensaje solicitando ayuda mediante el VHF que tras ser recibido por el C. C. S. M. movilizaría la embarcación “Virgen de Monte Toro” para que acudiera en su ayuda. El barco tenía bandera francesa y se trataba de un velero tipo Sunshine 38’. En aquellos momentos se encontraba establecido un viento N de fuerza 3-4 y la mar había alcanzado ya el grado de marejada. Una vez localizado el barco con problemas, la dotación de la lancha de salvamento hacía trasbordar a los tripulantes una vez se había hecho firme un cabo para proceder a efectuar el remolque. La operación no finalizaría con éxito puesto que el “Clark” terminaría por hundirse, yéndose a pique.

> 2.83 16-08-1996 “Micky”

El día 16 de agosto de 1996, al encontrarse navegando a unas 14 millas del Cap de Favàritx el yate a motor denominado “Micky”, se quedó sin combustible. Se trataba de un barco nuevo. Viajaban cuatro tripulantes a bordo que, al ver que se encontraban a la deriva, solicitaron auxilio por radio cuando transcurrían las once y diez de la noche. La costera les conectó con el Centro Coordinador de Salvamento Marítimo de Palma de Mallorca que haría zarpar a la lancha de salvamento “Virgen de Monte Toro” a las tres de la madrugada para prestarles el auxilio solicitado. Una vez localizados, procedieron a darles unos cabos portándolos a remolque hasta el puerto de Maó, a donde llegaban pasadas las ocho de la mañana, siendo amarrados en la estación de servicio del Club Marítimo de Mahón, en donde repostarían. Una vez purgados los motores y comprobado que todo funcionaba perfectamente, se hicieron a la mar aquel mismo día.

> 2.84 20-08-1996 “Aloisius” y “Gitano”

El 20 de agosto de 1996 se encontraba fondeado en el puerto de Maó el yate de bandera alemana “Aloisius”. Se trataba de un velero de 17 metros. En un momento dado y por el VHF otro velero con dos tripulantes a bordo denominado “Gitano”,  de unos 13 metros de eslora y también de bandera alemana, solicitó la forma de poder acceder a Cala Teulera. Muy pronto le contestó el primero manifestándole que poco antes de llegar a la segunda boya verde del puerto metiera todo a estribor y encontraría el canal de acceso. Así lo hizo pero, apuró tanto la maniobra, que el resultado fue varar directamente en la Llosa de Sant Felipet. Los tripulantes tomaron nuevamente el micrófono y notificaban lo que les había sucedido solicitando seguidamente ayuda para poder ser reflotados. Cuando se dio cuenta de ello el “Aloisius” acudió inmediatamente a prestarle ayuda, pero tendría la mala fortuna de quedar igualmente varado al poco tiempo. Al solicitar nuevamente los dos barcos socorro serían recibidos por la estación costera que ordenaría la actuación inmediata de la lancha “Virgen de Monte Toro” que no tardaría en presentarse en el lugar del acaecimiento. Eran las ocho menos cinco de la tarde. Tras pasarle un fuerte cabo, recuperó en primer lugar al “Aloisius”, a bordo del cual estaban tres tripulantes. Posteriormente reflotó al “Gitano” pero, al parecer, su patrón estaba tan nervioso que al iniciar la maniobra de poner el motor para salir de la zona por segunda vez volvía a embarrancar en el mismo punto. La lancha de salvamento no tuvo otro remedio que repetir nuevamente la operación. Tan complicado puso el panorama el patrón que tuvo que intervenir una embarcación de la Autoritat Portuaria de Maó que se encontraba presente en el lugar de los hechos para impedir que, por tercera vez, volviera a embarrancar el yate. Una vez los dos en franquía, la lancha de salvamento les condujo hasta el interior de Cala Teulera donde los dos barcos fondearon y terminaron su azarosa aventura.

> 2.85 26-08-1996 “Saity”

El día 26 de agosto de 1996, al estar navegando por las aguas de la costa sur de la Isla, con viento SE de fuerza 3-4 y mar, marejada, el velero denominado “Saity”, tripulado por un matrimonio y una niña, tuvo avería en su motor cuando transcurrían las ocho de la mañana aproximadamente. A partir de ese momento el barco quedó a la deriva, puesto que a pesar de ser un velero, no podía hacer uso de sus velas por tenerlas totalmente rotas. El barco tenía una eslora de unos 14,00 metros y era de bandera española. Al solicitar ayuda por el VHF, el mensaje fue interceptado por la estación costera la cual le hizo de puente con Salvamento Marítimo ordenando este organismo la salida inmediata de la lancha de salvamento con base en Maó “Virgen de Monte Toro”, que se hacía a la mar a las diez y veinte, localizando al barco averiado a unas 2 millas al través de Cala en Porter. El barco fue remolcado hasta el puerto de Maó.

> 2.86 01-09-1996 “Olinvia”

Sería el día 1 de septiembre de 1996 cuando la lancha de salvamento “Virgen de Monte Toro” salía de puerto con vistas a auxiliar a un yate que se encontró en apuros cuando estaba navegando muy cerca de las costas de Menorca, en ruta entre Bonifacio y el Caribe, en medio de un fuerte temporal, con vientos de fuerza 7 y mar entre fuerte marejada y gruesa. El “Olinvia”, un velero de bandera alemana de 20 metros de eslora, había salido de Cerdeña y, como consecuencia de los fuertes bandazos que estaba padeciendo a causa del fuerte temporal reinante, los tripulantes habían descubierto preocupados que se le había aflojado uno de los estabilizadores que llevaba acoplados al pantoque de su casco. La realidad de la gravedad del peligro que se les había presentado estribaba en que si se desprendía dicho estabilizador, una inmensa vía de agua quedaría abierta, con el resultado de que el velero se iría irremisiblemente y en escasos segundos a pique. Cuando la lancha de salvamento estuvo a su lado, la situación geográfica era de 14 millas del puerto de Maó. El patrón del yate rechazó el remolque que se le ofrecía puesto que en su mensaje emitido por VHF, tan sólo había comunicado “su comprometida situación y que continuaban navegando solos”. La lancha adscrita a Salvamento Marítimo aceptó la voluntad del patrón del yate, aunque se mantuvo a su lado convoyándole por si se producía el temido desprendimiento, en cuyo caso hubiera rescatado a las 11 personas que se hallaban a bordo, entre tripulantes y pasajeros  Afortunadamente los daños no pasarían a mayores y el velero quedó fondeado en la Plana de cala Figuera.

> 2.87 03-09-1996 “Amanda”

Sobre las seis menos cinco de la mañana del 3 de septiembre de 1996 y cuando se encontraba a 3 millas al SE de la bocana del puerto de Maó, la lancha a motor denominada “Amanda”, de bandera norteamericana, se quedaba sin propulsión por habérsele agotado el combustible. Existían en esos momentos establecido un viento de NE de fuerza 3 con marejadilla, aunque con buena visibilidad. Los dos tripulantes que se encontraban a bordo decidieron solicitar ayuda por VHF. Tras ser movilizada la lancha de salvamento “Virgen de Monte Toro” era localizada y tras darles un cabo de remolque era conducida hasta el puerto de Maó donde sería convenientemente amarrada.

> 2.88 17-09-1996 “Sabbina”

El 17 de septiembre de 1996, cuando transcurrían aproximadamente las seis y media de la tarde, el motovelero de la matrícula de Malta y por nombre “Sabbina”, se encontraba en la situación 39º 50,40’N y 004º 23,80’E. Por causas fortuitas se le averiaba el motor, quedando sin medio de propulsión mecánica. Existían en aquellos momentos establecido un viento W de fuerza 3, aunque con visibilidad regular, por lo que el patrón decidió solicitar ayuda por radio, para lo cual sería desplazada la lancha “Virgen de Monte Toro” que, tras localizarles, les daba unos cabos y procedía a remolcarles hasta Maó. Los tres tripulantes que se encontraban a bordo resultaron ilesos.

> 2.89 11-09-1996 “Caterina II”

EL “CATERINA II” YA AMARRADO EN MAÓ

El día 11 de noviembre de 1996, cuando se encontraba navegando desde el Estrecho con rumbo a Italia el yate a motor denominado “Caterina II”, de bandera italiana, sufrió una avería en sus motores con la consecuencia directa de quedar desde ese momento a la deriva. El día 9 había comenzado a bajar rápidamente el barómetro, lo que hacía preveer un cambio importante en las condiciones meteorológicas pero, a pesar de ello, la embarcación se había hecho a la mar desde aguas de la costa de Granada poniendo rumbo al puerto de Cagliari. Al encontrarse a 4 millas al E del puerto de Maó, navegando con fuerte marejada del SW, tuvo la fatalidad de que se le averiaran los motores, quedando desde ese momento a merced del temporal en medio de una mar impresionante. El viento alcanzó fuerza 7, generándose áreas de mar gruesa. Al comprobar que quedaban totalmente sin gobierno y a merced del temporal, lanzaron un S.O.S. por el VHF que serían recibido por la costera y seguidamente conectados con el C. C. S. M. de Baleares. El ente de salvamento español movilizó inmediatamente a la lancha “Virgen de Monte Toro” que se hizo a la mar sobre las tres de la madrugada (el mensaje se había lanzado a las dos y media). Una vez localizados, se procedió a darles remolque hasta Maó, en donde entraban a las seis de la mañana. El “Caterina II” quedó atracado en el nuevo muelle pesquero, en donde debería de permanecer hasta resolver el expediente de salvamento y reparar sus motores. Formaban su tripulación dos italianos y un español que, afortunadamente, resultarían ilesos de la aventura aunque sufrirían los tres un fortísimo mareo.

> 2.90 03-01-1997 “Nadja”

El 3 de enero de 1997 el motovelero de bandera británica y 24,14 metros de eslora “Nadja” había sufrido una avería en su motor teniendo que navegar desde ese momento a la vela. Sobre las tres y cuarto de la tarde, cuando se hallaba en las proximidades de la bocana del puerto de Maó se decidió a solicitar ayuda para entrar en el mismo y poder efectuar las maniobras necesarias de atraque. Se encontraban a bordo 4 tripulantes. Estaba establecido en esos momentos un temporal del N con vientos racheados de fuerza 6-7 que habían levantado mar gruesa. Atendiendo a su llamada de auxilio salió en su ayuda la lancha afecta a Salvamento Marítimo “Virgen de Monte Toro” que, al localizarles a unas dos millas al SE de la Illa de l’Aire, procedían a darles remolque hasta dejarles amarrados en puerto sin otra novedad.

> 2.91 22-07-1997 “Farandele”

Cuando transcurrían las nueve menos veinte de la mañana del 22 de julio de 1997, el motovelero de 12 metros de eslora “Farandele”, de bandera francesa y con dos tripulantes a bordo, solicitaban ayuda al padecer una avería mecánica en su motor. Se encontraba en esos momentos en las proximidades de cala Degollador (Ciutadella), viéndose incapacitado para acceder con sus propios medios al puerto de Ciutadella al estar establecido en esos momentos un viento N de fuerza 2-4 que había levantado marejada en la bocana. No tardó en acudir en su ayuda una embarcación neumática perteneciente a la Cruz Roja del Mar que tras tomarle un cabo, le remolcaba hasta el interior de la cala Degollador donde le amarraría ese mismo cabo en una roca tras dejar recomendarles que dejaran caer por la popa un ancla. De esta suerte permanecería a la espera de la llegada de un mecánico para que revisara el motor averiado y le solucionara el problema.

> 2.92 27-06-1997 “Ghndwana”

Sobre las diez y cuarto de la mañana del 27 de junio de 1997 la estación costera Menorca radio recibía una llamada procedente del velero “Ghndwana”, de 9,07 metros de eslora y bandera francesa, el cual se encontraba a la deriva, sin máquina ni gobierno, en la situación 40º 08’N y 003º 57’E sometido a un temporal acompañado de vientos racheados del N de fuerza 5-6, que había levantado la mar a fuerte marejada. La visibilidad era muy regular. Tras ser pasado el aviso al C.C.S.M. de Palma, se hacía zarpar desde el puerto de Alcúdia a la lancha “Cavall Bernat” quien, tras localizar la embarcación y darle un cabo de remolque, la conducía hasta el puerto de Ciutadella. A bordo se encontraban dos tripulantes que resultaron ilesos.

> 2.93 23-07-1997 “Alimer 2”

A las dos y media de la madrugada del 23 de julio de 1997 el velero de bandera española “Alimer 2”, de una eslora de 9,90 metros, solicitaba ayuda por radio para poder entrar en el puerto de Maó al haber sufrido una avería en su motor que le impedía maniobrar mecánicamente. Se encontraba en esos momentos al través de la Punta de s’Esperó (La Mola), con viento S de fuerza 2-3, visibilidad regular y mar en estado de marejadilla. Tan pronto fuera captado su mensaje sería movilizada la embarcación de salvamento con base en Maó que tras salir a su encuentro la remolcaba hasta dejarla atracada en el interior del puerto. A bordo se encontraban 5 tripulantes.

> 2.94 02-08-1997 “Cristina F”

El 2 de agosto de 1997, alrededor de las siete menos cuarto de la mañana, el llaut con base en Es Grau (Maó) denominado “Cristina F” con su patrón y único tripulante se encontraba ya en mar abierta cuando sufría una avería en el motor que le dejaba a la deriva. La embarcación medía 4,93 metros de eslora y, en el momento de sucederle el problema se encontraba más o menos a unas 2,5 millas al E de la Illa d’en Colom. En esos momentos comenzaba a establecerse un viento N de fuerza 3-4 y la mar había alcanzado el grado de marejada con una visibilidad regular. Vista la situación que se estaba planteando, el patrón llamó vía radio solicitando ayuda tras lo cual sería movilizada desde Maó la lancha de Salvamento Marítimo que, tras localizar la embarcación y darle un cabo, la remolcaba de regreso a Es Grau donde sería amarrada sin mayores contratiempos.

> 2.95 09-08-1997 “Ester Primera”

El 9 de agosto de 1997, poco más de las cinco de la tarde, la lancha a motor de 7 metros de eslora y bandera española “Ester Primera” sufría una avería en su motor cuando se encontraba navegando desde la cala de Santa Galdana con rumbo a la Illa de l’Aire. Al no poder volver a ponerlo en marcha, la embarcación quedaba a la deriva y sin gobierno con 3 tripulantes a bordo. La mar presentaba el grado de marejada al estar establecidos vientos variables de fuerza 2-3. El patrón decidió solicitar ayuda por lo que, desde Maó, se hacía a la mar en su busca la lancha de Salvamento Marítimo tras haber sido movilizada por el C.C.S.M. de Palma. Una vez los hubo localizado y tras darles un remolque, los condujo sin otra novedad hasta el puerto de Maó.

> 2.96 10-08-1997 “Gresca I”

Poco más de las diez y cuarto de la mañana del 10 de agosto de 1997 y cuando se encontraban en el puerto de Fornells, la embarcación denominada “Gresca I”, una lancha a motor de bandera española y 8,60 metros de eslora, sufría un incendio a bordo por causas fortuitas. Ante la comprometida situación en que se encontraba, sus tripulantes (2 personas) solicitaron auxilio acudiendo en su ayuda una lancha de la Cruz Roja del Mar. Tras rescatar a los dos tripulantes la embarcación continuó consumiéndose por las llamas hasta terminar por irse a pique. Existía en esos momentos un viento de levante de fuerza 2 estando la mar rizada.

> 2.97 28-08-1997 “Enzo”

Cuando transcurrían ya las ocho menos veinte de la tarde del 28 de agosto de 1997 el C.R.C.S.M. de Palma recibía una solicitud de ayuda para poder localizar a la embarcación denominada “Enzo”, que iba tripulada por un pescador aficionado que había salido por la mañana a la mar a pescar y que ni había regresado, ni se sabía nada de ella. Medía unos 5 metros de eslora y se había establecido un preocupante temporal de NW con vientos racheados de fuerza 4-5, mientras que la mar había alcanzado ya el grado de marejada. Movilizada la lancha de salvamento con base en Maó, salía en su busca, consiguiendo hallarla al S de la Illa de l’Aire con su tripulante sano y salvo. Según explicaría éste, la embarcación había sufrido una avería de motor quedando desde entonces a la deriva, con el grave peligro que venía a suponer la meteorología adversa.

> 2.98 01-09-1997 “Belle Epoque”

A las nueve y veinticuatro de la noche del día 1 de septiembre de 1997 y cuando se encontraba en la situación 40º 37,8’N y 003º 58,5’E, el motovelero de bandera alemana “Belle Epoque” sufría una avería que les dejaba sin gobierno y a la deriva. Soplaba un viento racheado del N de fuerza 5, con visibilidad regular y marejada establecida. Vista la situación en que se encontraban el patrón solicitó ayuda por radio zarpando desde Maó la embarcación de Salvamento. La avería sufrida se ubicaba en el palo y consistía en que solamente podían gobernar NE/NW. Una vez fueron localizados, serían remolcados hasta el puerto de Ciutadella a donde llegaron sin novedad. Se encontraban a bordo dos tripulantes.

> 2.99 11-09-1997 “Estel R. II”

BELLA ESTAMPA DEL GARÍN “ESTEL R. II”

El día 11 de septiembre de 1997 tenía lugar el incendio y posterior hundimiento de la lancha a motor llamada “Estel R. II” cuando se encontraba sensiblemente al través de punta Nati, al NW de Menorca y en el término de Ciutadella. Días antes, sus propietarios habían observado ya la presencia de  ciertas anomalías en sus motores mientras se encontraban navegando por la costa norte de la isla, motivo por el cual habían decidido entrar en Fornells y regresar por tierra, mientras el marinero sería el encargado de retornar con la embarcación por mar hasta su puerto base, Ciutadella. Como vieran que no aparecía ningún otro signo extraño en el funcionamiento, decidieron continuar empleándola lo que restaba de temporada y ya, en invierno, sus motores serían sometidos a una revisión mucho más a fondo por los mecánicos.

PERSPECTIVA POR LA AMURA DE BABOR

Así las cosas, el día 11 de septiembre decidían hacerse nuevamente a la mar para gozar de una soleada jornada entre punta Nati y Calasmorts, fondeando en otra ensenada cercana, el Codolar de Torrenova, aprovechando la excelente climatología que predominaba en el ambiente de aquellos días de finales de verano. Cuando fueron a virar el ancla, observaron que ésta se encontraba enrocada, por lo que decidieron liberarla con la ayuda de los motores, momento en el cual se apercibieron de un cierto olor a quemado, pero aún así, consiguieron su objetivo y virada el ancla, pusieron sin más rumbo de regreso a Ciutadella. Cuando se encontraban al través de punta Nati aquel olor se hizo más patente por lo que prudentemente decidieron parar motores y localizar su procedencia. Pero no bastaron las buenas intenciones porque una llamarada salía de improviso del compartimento de los mismos que les impedía incluso el acceso a la cabina para coger el extintor con el que intentar extinguirlo. Tampoco pudieron liberar la embarcación auxiliar pues el patrón, viendo lo delicado de la situación que podía terminar fácilmente en una explosión, ordenó al resto de la familia que se lanzaran rápidamente al agua para no exponer sus vidas, no pudiendo recuperar siquiera ningún objeto personal.

FUEGO A BORDO

Por fortuna, Ramón Jesús Vives, el patrón de la embarcación del tipo llaüt “Azahar” que se encontraba en la misma zona, se había apercibido de todo lo ocurrido y, desde que descubriera la humareda había puesto rumbo hacia la embarcación en apuros. Todos subieron a bordo sin haber sufrido ningún daño físico salvo el lógico susto por lo acontecido, siendo invitados a tomar un reconfortante mientras ponían rumbo a Ciutadella una vez observado que la lancha, tras haber sido pasto de unas voraces llamas de más de 10 metros de altura y una densa columna de humo negro, se hundía irremisiblemente.

AFORTUNADAMENTE EL SINIESTRO ES OBSERVADO POR OTRO NAVEGANTE

La embarcación siniestrada era una preciosa lancha de la marca Garin de 9.00 metros de eslora, equipada con dos motores Perkins y matriculada en el puerto deportivo de Arenys de Mar (Barcelona).

> 2.100 10-10-1997 “Lady”

El 10 de octubre de 1997 la lancha a motor de bandera española “Lady” solicitaba ayuda a la estación costera Menorca radio cuando pasaban ya de las once de la noche. La embarcación había embarrancado en las inmediaciones de cala Torret (costa S de Menorca, término municipal de Sant Lluís). Existía en esos momentos una marejada provocada por un viento SW de fuerza 3. La embarcación siniestrada era del tipo Sea-Ray. En el tiempo en que permaneció a bordo, el patrón observó la presencia de un objeto metálico en el fondo de lo cual daría parte, por lo que serían igualmente alertados los miembros del Grupo de Artificieros de la Guardia Civil por si pudiera tratarse de algún objeto explosivo militar. Una vez movilizada la lancha de Salvamento Marítimo con base en Maó, se desplazó hasta la zona y tras reflotar la lancha embarrancada, la condujo a remolque hasta el puerto de Maó. También sería recuperado el objeto metálico, el cual sería trasladado hasta el puerto para ser entregado a la Guardia Civil.

> 2.101 13-10-1997 “Tin’Da”

Cuando el 13 de octubre de 1997 la embarcación del tipo catamarán de bandera francesa y denominado ”Tin’Da”, se encontraba navegando a motor sobre las siete y media de la mañana en demanda del puerto de Maó, sufrían el contratiempo y la mala fortuna de enganchar un plástico que flotaba entre aguas con la hélice, consiguiendo con ello que se averiase seriamente el inversor de su motor. Por dicha causa, el patrón decidió largar una vela y continuar navegando aprovechando el viento en lo posible el fuerte viento de tramontana de fuerza 7 establecido que había levantado ya mar gruesa. En esas condiciones y ojo avizor continuaron navegando para ganar el puerto de Maó, con lo que por radio se solicitaba ayuda para lo que iba a ser una comprometida maniobra de entrada. Una vez alcanzada la Punta de s’Esperó, viraban y conseguían arribar amarrándose a una de las boyas de entrada que sirven para señalizar el canal de entrada. La llamada de auxilio había sido recibida por la costera Menorca radio quien pasaría el aviso de la situación comprometida de la embarcación al Centro Coordinador de Salvamento en Palma, que movilizaba la lancha de salvamento con base en Maó. Una vez llegó a su altura, le dio un cabo de remolque y condujo el catamarán  hasta un punto en que podría ser amarrado.

> 2.102 20-10-1997 “Medousa”

Cuando la embarcación del tipo velero y de nombre “Medousa” se encontraba navegando sobre las cinco y veinte de la mañana del 20 de octubre de 1997 en la situación 40º 06,o’N y 004º 38,0’E impulsada por un viento constante S de fuerza 3, la mar se mantenía en grado de marejadilla y la visibilidad era buena, de improviso quedaba inutilizado su timón y sin gobierno. El barco quedaba desde ese momento en situación comprometida al estar limitada con ello su maniobrabilidad. Se encontraban a bordo 7 tripulantes. El patrón decidió entonces solicitar ayuda por radio siendo contestada su llamada por la estación costera Menorca radio que haría de puente pasando la llamada al Centro de Coordinación de Salmavento Marítimo quien ordenaba a la embarcación de salvamento con base en Maó largara amarras y acudiera en su ayuda. Una vez localizado, el velero era remolcado felizmente hasta el puerto de Maó sin otros contratiempos.

> 2.103 08-11-1997 “Federissa”

EL “FEDERISSA” SOBRE LAS ROCAS CERCANAS A CALA BINIANCOLLA

Con la llegada de la amanecida del 8 de noviembre de 1997 quienes transitaban por la carretera que discurre a lo largo de la costa y une la cala de Biniancolla con otras urbanizaciones del sur del término municipal de Sant Lluís, quedaban perplejos al observar sobre los “planés de Torret de Baix” característicos de aquella zona un yate de madera sobre los mismos. Nadie entendía cómo podía haber ido a parar a aquel lugar el barco.

ATARDECER

Se trataba de un barco construido enteramente de madera, de pabellón italiano y que llevaba por nombre “Federissa” que, por causa del fuerte temporal de SW establecido (llebeig) y rachas de viento que alcanzaron en algunos momentos picos de 80 kilómetros por hora, navegando muy cerca de la línea de costa, en un momento dado el barco se vio sorprendido por el fuerte poder de las mismas viéndose de pronto suspendido hasta quedar varado en seco. A bordo se encontraban dos únicos tripulantes que, por fortuna, saldrían ilesos de la experiencia. Andreu Guera, de veintinueve años y nacionalidad italiana, junto con Agustín López Bosch, de cuanrenta y seis, catalán, habían zarpado desde la isla de Cerdeña con rumbo a Barcelona.

OTRA PERSPECTIVA DEL BARCO SINIESTRADO

El barco, de unos 12 metros de eslora, 3,5 de manga y aparejado en ketche, propiedad de Borgesse Raffaele, también de nacionalidad italiana, se encontraba navegando con sus dos tripulantes hasta ser sorprendidos por el fuerte temporal. Cuando a bordo se percataron de la virulencia que iba adquiriendo el mismo decidieron enmendar el rumbo y dirigirse hasta el puerto de Maó, que era el que les quedaba más cerca de su posición, aunque en el último momento adoptarían la decisión de continuar y buscar el refugio que podía ofrecerles la cala de Binibèquer puesto que la visibilidad también era escasa. Para entonces se había quebrado uno de los dos mástiles, perdiendo con ello la antena del equipo de VHF. El resto ya es conocido: cuando atravesaban entre el Baix des Caragol, que les quedaba por babor y la costa, un fuerte embate protagonizado por la llegada de varias olas que formarían rompiente lo dejaban sobre tierra, abriéndosele en el caso dos biquetes a resultas del encontronazo. Una vez en seco no les resultó muy difícil saltar a tierra, por lo que se dirigieron en demanda de ayuda a unas viviendas habitadas situadas en la zona de Torret de sa Talaia. Sobre las cuatro y media de la madrugada los propietarios de la casa se ponían en contacto con la Policía Local de Sant Lluís, quienes se desplazaron de inmediato al lugar de los hechos y comprobando la situación del barco siniestrado. Por lo que respecta a los dos tripulantes, muy agotados tras la dura experiencia que les había tocado vivir, eran alojados en un local que dispone para transeúntes la población de Sant Lluís. Durante el día 8 se comenzaron a estudiar las maniobras necesarias para poder recuperar el barco de su difícil asentamiento actual, que queda fuertemente desnivelado de la carretera que discurre paralela, al tiempo que supone un importante tramo sobre un suelo de rocas, muchas sueltas y muy puntiagudas, siendo necesario habilitar un vial provisional sebre dicho tramo para que pudiera pasar una grúa capaz para el manejo de este tipo de embarcaciones, tras obtenerse la correspondiente autorización de la Demarcación de Costas de las Illes Balears, permiso que sería concedido con la obligación de restituir el terreno a su estado original una vez finalizadas las labores de recuperación. El día 9 los dos tripulantes abandonaban la Isla.

TRABAJOS DE RECUPERACIÓN PARA TRANSPORTARLO POR TIERRA A MAÓ

Curiosamente y a tenor de las antiguas habladurías que achacaban a muchos de estos accidentes al tráfico de contrabando corrieron varios rumores apuntando tal posibilidad por parte de la embarcación naufragada, extremo que sería inmediatamente desmentido por el entonces capitán de la Guardia Civil de Maó. Previamente al establecimiento del temporal de SW había estado azotando la Isla otro de NE (gregal) que tendría tal virulencia que tendrían que ser evacuados un buen número de residentes en la primera línea de costa de la Urbanització S’Algar. Ello tenía lugar en la noche del 28 al 29 de octubre.

*

SÍGUENOS DESDE

FACEBOOK y TWITTER

Ambas ventanas fueron abiertas con el objeto de informar en el momento en que se produjera cualquier novedad tanto en actualización, como noticia o adición de nueva imagen en este portal de la web.

Regularmente se van insertando imágenes escogidas de entre nuestros colaboradores o propias para mantener viva la atención de nuestros amigos. También se insertan los vídeos que se van editando, tanto referentes a la costa como del interesantísimo mundo de los caballos.

*

TEMPORAL DE TRAMONTANA OBSERVADO DESDE LA PUNTA DES SIULET (NA MACARET)

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

*

Toda la información que aparece en esta Guía virtual sobre empresas y entidades, así como las colaboraciones fotográficas o cualquier otro tipo de aportación encaminada a mejorar la información al navegante son completamente gratuitas siendo, por ello, un Portal Náutico público de uso general.

* * *

De la COORDINACIÓN de este Portal:

Alfonso Buenaventura Pons (Es Castell, Menorca, 1947), Patrón de yate y miembro de la Real Liga Naval Española. Ex-directivo del Club Marítimo de Mahón y Juez y Jurado de Regatas.

* Desde el año 2000 fue colaborador semanal del diario “Menorca” en temas marítimos y portuarios, realizando en la actualidad colaboraciones especiales.
* También ha intervenido y colaborado puntualmente en otros temas típicamente menorquines, así como en otras publicaciones, programas de TV y radio.
* Desde septiembre de 1988 hasta diciembre de 2000 dirigió la revista interna de difusión social del Club Marítimo de Mahón, con una aparición de cadencia trimestral.
* El año 1995 publicó una base de datos en dos tomos sobre la historia de los primeros 50 años de la veterana sociedad náutica mahonesa.
* El año 1995, con el soporte de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, publicó una recopilación histórica sobre el Lazareto de Maó bajo el título “El Lazareto de Mahón. Notas históricas”.
* El año 1998 publicó la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca”, de la cual se agotaron sucesivamente dos ediciones.
* El año 1998 publicó la obra “Menorca. Atlas náutico”, que ofrece toda la información necesaria para aquellos que se dedican a navegar por la costa de Menorca.
* El año 2001 publica la guia “La Reserva Marina del Norte de Menorca”, que da a conocer las singularidades de esta particular zona marítima menorquina.
* El año 2002 publica la guía y el plano para el visitante de “La Albufera des Grau” en castellano, catalán, inglés y alemán.
* El año 2003 aparece la obra sobre el caballo, la gallina, la oveja y la vaca menorquines, bajo el título de “Las razas autóctonas de Menorca”.
* El año 2004 lanza un nuevo “Menorca. Atlas náutico”, que incluye una guia para el submarinismo y nuevas informaciones y portulanos del cual se irían agotando sucesivamente dos ediciones.
* En el mes de abril de 2007 aparece la obra “Menorca. Caballos y tradición popular”, con referencia al mundo del caballo y su protagonismo en las fiestas menorquinas, de Sant Joan en Ciutadella, y patronales en el resto de las poblaciones.
* Finalizando ese mismo año publicaba el primer volumen de la serie “Menorca. Illa, mar i homes” (en catalán)
* El año 2008 publica la historia de la agencia de consignaciones marítimas Federico J. Cardona Trémol S.L., bajo el título de “125 años de ilusiones compartidas 1883-2008″.
* El mismo año publica la guía “Ciutadella de Menorca. Las fiestas de Sant Joan”. * El mes de abril aparece la tercera edición de la obra “Menorca. Atlas náutico, totalmente actualizada. * El 2008 publica el 2º volumen de la colección “Menorca. Illa, mar i homes”.
* El 22 de febrero de 2010 inicia un blog en la web bajo el título “Menorca, isla sin par” (bilingüe catalán-castellano) destinado a publicitar la isla de Menorca en todas sus vertientes poniendo un punto y final a su etapa de publicación de libros divulgativos.
* El 18 de enero de 2011 publica la 3ª edición de la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca” notablemente ampliada que, por primera vez, se presenta de forma digitalizada y colgada en la red en forma de blog actualizable bajo el título “Naufragios y pecios de Menorca”.
* El 23 de enero de 2011 inicia la publicación en forma de blog colgado en la red y bajo el título “Puerto de Maó, siglo XX” de todos los artículos (aumentando el número de imágenes antiguas que en su momento no pudieron incluirse en la edición de papel por razones de espacio), que fueron apareciendo durante casi diez años en las páginas del diario insular “Menorca”.
* El 21 de junio de 2011 abre un nuevo blog con el título “La cuina de vorera” (La cocina de ribera), también bilingüe catalán-castellano, destinado a recoger todas las recetas recogidas de pescadores y gentes de todos los ambientes durante la etapa de entrevistas efectuadas en sus diferentes publicaciones a fin de ponerlas a disposición del gran público.
* El 4 de agosto de 2011 inicia un blog fotográfico bajo el título “Menorca a través de tus ojos”.
* El 18 de marzo de 2012 cuelga en la red la 4ª edición de su derrotero “Menorca. Atlas náutico”. Notablemente ampliado en cuanto a contenido, imágenes y digitalizado, será actualizable por suscripción gratuita para el navegante interesado y la idea es convertirlo en la guía náutica total de la isla de Menorca.
* La importancia que va adquiriendo el portal “Menorca Atlas Náutico” obligará a ir cerrando paulatinamente los blogs “Menorca, isla sin par”, “Menorca a través de tus ojos”, “La cuina de vorera” y otros proyectos. Sus contenidos se irán incorporando al nuevo portal o quedarán en archivo pendientes de una futura ubicación.
* En abril de 2012 cuelga en la red el contenido de la obra “El Lazareto de Mahón” notablemente ampliado.
* A finales de 2012 se abren las páginas en Facebook de “Menorca Atlas Náutico”, “Naufragios y pecios de Menorca”, “Puerto de Maó, Siglo XX” y “Lazareto de Mahón”, y en Tweeter, “Menorca Atlas Náutico”.
* 2014 supondrá el año de la reconversión: “Menorca Atlas Náutico” aglutina a “Naufragios y Pecios de Menorca” y “Puerto de Maó, Siglo XX”, quien a su vez ha hecho lo mismo con “Lazareto de Mahón”, aunque conservando todas sus estructuras originales y dejando tan sólo una única página -tanto en Facebook como en Tweeter- que anuncia todas las actualizaciones: “Menorca Atlas Náutico”. La razón: en 28 meses se han rebasado las 67.000 consultas. Al propio tiempo se da paso a la ampliación de colaboradores tanto gráficos como de artículos adquiriendo la guía la categoría de “comunidad“.
* 2015 lo será el de su expansión con una total remodelación de su estructura, con adición de nuevos bloques y secciones una vez superadas las 120.000 consultas.

* El 22 de abril de 2016, rebasadas ya las 175.000 consultas, tanto el PORTAL como la TOTALIDAD DE PUBLICACIONES del autor, ALFONSO BUENAVENTURA PONS, son cedidas por el mismo a todos los efectos a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO.

* * *

De la TITULARIDAD de este Portal: 

Desde el 22 de abril de 2016, tanto este PORTAL NÁUTICO como las diferentes obras publicadas por el mismo autor, amén de otra serie de documentos históricos e imágenes debidamente relacionados, fueron donados así como cedidos sus derechos de explotación a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO, siendo desde entonces esta entidad la única titular y gestora de los mismos.

LA ISLA DEL AIRE OBSERVADA DESDE PUNTA PRIMA (Imagen de RAQUEL ARIÑO)

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Imagen de A. BUENAVENTURA FLORIT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s