PARTE SEGUNDA: OTROS CASOS ESPECIALES

*

NAUFRAGIOS Y PECIOS

*

OTROS CASOS ESPECIALES

*

COSTA NORTE DE MENORCA. TRAMONTANADA

Listado de las embarcaciones de las cuales se poseen datos en este estudio registradas por número de orden, fecha del acaecimiento y nombre de la embarcación (si se pudo conseguir éste), consecuencia de algún tipo de aprehensión de carácter no bélico, principalmente a causa del tráfico ilícito de contrabandos, así como se incluyen igualmente hundimientos fortuitos de aeronaves:

4.1     05-05-1924     SAN BARTOLOMÉ

4.2     12-09-1930     Hidro francés

4.3     22-07-1935     LITTORIA

4.4     10-07-1953     MASTIFF

4.5     26-12-1959     RUGMOS

4.6     17-10-1979     ARUBA

4.7     17-03-1983     SANTA (CLARA)

> 4.1 05-05-1924 “San Bartolomé”

El día 5 de mayo de 1914, sobre el mediodía, atracaba en los muelles de la Base Naval el cañonero español “Temerario” que había llegado a puerto llevando a remolque a un falucho que había apresado cerca de la zona de Capdepera (isla de Mallorca) portando un alijo de contrabando. El falucho se llamaba “San Bartolomé”, desplazaba unas 10 toneladas, tenía pabellón británico y estaba tripulado por siete hombres. En el momento del apresamiento se encontraba a unas 3 millas de la costa en ruta desde Argel hacia la isla de Malta con un cargamento de tabaco. Una vez en puerto quedó amarrado durante todo un día en los muelles de la Base Naval mientras la cañonera volvía a hacerse a la mar para realizar sus operaciones de rutina de constrol de navegación, tras lo cual regresó y tomando nuevamente a remolque al incautado, se lo llevó hasta el puerto de Palma.

> 4.2 12-09-1930 Hidro francés

El día 12 de septiembre de 1930 se hacía a la mar desde el puerto de Ciutadella una barca de pesca con matrícula de Alcúdia patroneada por el profesional Angel Piqué. Lo hacía a las diez de la mañana tras haberse avituallado y tomado suficiente tripulación. Sin embargo, el motivo no sería precisamente la pesca si no el haberse recibido la noticia de la caída al mar de un hidro de la compañía francesa de correos aéreos Lasatevere, a unas 80 millas del norte del Cap de Cavalleria, dirigiéndose por esta causa a la zona del siniestro. La mar se encontraba bastante agitada producto de las borrascas acaecidas durante los últimos días, por lo que la navegación resultaba bastante molesta e incluso difícil. Pero ocurrió que en la madrugada del 13, antes de llegar al lugar del siniestro, el motor de la embarcación se paró súbitamente, al haberse quedado sin agua dulce de refrigeración. También escaseaba ésta para las necesidades de los propios hombres que se encontraban a bordo y por ello, durante toda la jornada estuvieron navegando sirviéndose únicamente de la vela. Cuando llegaron a la zona se dedicaron a rastrearla sin encontrar ni rastro del aparato ni de sus tripulantes. Alcanzada la noche del 13 al 14, el patrón decidió poner rumbo a Maó, aprovechando el viento establecido y a que sus hombres se encontraban agotados, sin agua ni alimentos. Iban navegando en popa, pero a la madrugada caía el viento, quedando desde aquel momento la embarcación a la deriva. Avanzada ya la mañana del 14 comenzaba a levantarse una ligera brisa que iría poco a poco aumentando su fuerza, suficiente para que, avanzada ya la tarde, consiguieran arribar al puerto mahonés. Una vez amarrados se enteraron de que la tripulación del hidro había sido rescatada por otro barco que navegaba por aquella zona y que también se había alertado, continuando viaje y desembarcándolos en Alcúdia. Los motivos por los cuales el aparato se había precipitado al mar es que un rayo les había alcanzado un ala, incendiándola, aunque permitiría al piloto lograr amerizar sin mayores problemas evitando con ello que ocurriera una auténtica catástrofe.

> 4.3 22-07-1935 “Littoria”

Mediada la tarde del 22 de julio de 1935 comenzaba a circular en Maó el rumor de que en algún punto de la costa norte había sido hallado un aeroplano que se suponía se habría estrellado contra el acantilado. Lógicamente las especulaciones crecieron rápidamente realizándose todo tipo de comentarios. Tales rumores se confirmaron con la llegada de la noche. Se dijo que unos pescadores salidos del puerto de Fornells, al hallarse al través del puerto de Sanitja cuando navegaban rumbo a su zona de faena, avistaron en un arenal cercano la presencia de lo que parecía ser un hidro, al parecer, averiado, el cual les había llamado la atención debido a los reflejos que desprendía a causa del sol, Así las cosas, el patrón de la embarcación decidió cambiar el rumbo y acercarse a tierra con todas las precauciones para averiguar de qué se trataba, por si hubiera víctimas o heridos. Pero allí no había nadie, ni en el aparato ni tampoco en las inmediaciones. Se pudo comprobar que se trataba de un hidroavión de nacionalidad italiana al cual le faltaba una de las alas. Seguidamente se dirigieron a la población para poder dar aviso al celador de Pesca para que lo comunicara al jefe de la Base Naval de Maó. Éste, ordenó la inmediata salida de uno de los remolcadores que, a primeras horas de la madrugada se situaba en la zona de los hechos. La idea, en principio, era reflotar el aparato y conducirlo a remolque bien a Maó o, de resultar dificultoso, entrarlo en el de Fornells. De la tripulación continuaba sin saberse nada de nada. Se estuvo especulando que debido a una hipotética avería, el aeroplano se debió ver obligado a amarar en altamar, tras lo cual sería ayudado por algún buque mercante que pudiera haber escuchado su mensaje solicitando auxilio si es que podía haber llegado a emitirlo. Que llegado el caso y debido a la imposibilidad de establecer un remolque en condiciones y garantizado, se decidiera proceder a la recuperación de los elementos más valiosos, así como los motores, que serían desmontados por el personal de máquinas del buque que los hubiera auxiliado y luego abandonado. Debido a algún temporal y al encontronazo con la abrupta costa menorquina en esa zona, el aeroplano arrastrado a la deriva habría terminado por estrellarse contra la misma y, entre las olas y las rocas, de ahí el deplorable estado en que lo encontrarían los sorprendidos pescadores. También se comentó que desde Fornells había zarpado la lancha de Salvamento de Náufragos a bordo de la cual se encontraban presentes el presidente de la organización en la Isla don Sebastián Rodríguez, acompañado de los vocales señores Roselló y Fech, así como la tripulación habitual patroneada por Bià. Tras haber realizado una inspección del aparato y sus contornos, descubrieron la presencia de ambos motores, pero en el fondo del mar, lo que desbarataba toda la teoría construida anteriormente. Uno de los motores parecía recuperable. Más adelante se comentó también que unos pescadores habían intentado rescuperarlos, pero al no poder conseguirlo, lo dejaron abandonado después de que corriera la noticia. Más adelante podría conocerse algo más del misterioso aparato: se trataba de un hidroavión que llevaba por nombre “Littoria”, de nacionalidad italiana, por cuyo motivo el cónsul general de dicho país en Barcelona se desplazó hasta Menorca para hacerse cargo de todo el papeleo y trámites de recuperación y poder dictar las disposiciones más convenientes para volver a extraer los motores del fondo del mar, así como otros diversos materiales que pudieran resultar aprovechables.

> 4.4 10-07-1953 “Mastiff”

POCO DESPUÉS DE EMBARRANCAR

En la madrugada del 10 de julio de 1953 una lancha rápida que se dedicaba al tráfico de contrabando finalizó sus días al empotrarse de lleno en el llamado Baix d’en Caragol, situado entre las calas de Biniancolla y Binibèquer, una vez pasado el freu del Pas de l’Aire. En el momento del accidente era portadora de un importante alijo de tabaco rubio y de café. Su tripulación fue detenida poco después en la población de Ciutadella. No era la primera embarcación que tropezaba con este peligroso bajo situado en la costa sur de la Isla, cuyas rocas velan a flor de agua y que se denuncian fácilmente a poco que haya viento por la espuma que se forma sobre las mismas. La “Mastiff”, que así se denominaba la embarcación, se disponía a descargar un importante alijo en algún punto de la costa sur menorquina, se supuso más o menos en la zona conocida como Morro d’en Xulla. Sin embargo, al acercarse a tierra, se topó de lleno con el bajo en su intento de enfilar la punta mencionada, frustrándose toda la operación. La embarcación quedó varada en su mayor parte sobre el escollo y tenía su proa alzada, quedando en el agua únicamente su popa, signo inequívoco de estar navegando a gran velocidad en el momento de sufrir el percance.

CARGANDO EL ALIJO EN UNA GABARRA DE LA BASE NAVAL

Alrededor del siniestro flotaban gran cantidad de cajetillas de tabaco que habían salido despedidas del barco tras el encontronazo. La embarcación no fue denunciada por ninguna de las personas que la descubrieron con la amanecida, entre ellas, Antonio Coll “Roig” quien, con su bote, se había acercado incluso desde la cala de Biniancolla para prestar auxilio por si habían accidentados, pero no encontró a nadie a la vista. Ni siquiera subió a bordo, sino que volvió a la cala. Pero cuando desde su atalaya el vigía de Torret observaba sobre las ocho de la mañana el tramo de costa a su cargo descubría también el barco sobre el bajo, avisó de inmediato a la Comandancia de Marina. La autoridad de Marina ordenó sin pérdida de tiempo la puesta en marcha de las operaciones de salvamento, saliendo del puerto de Maó sobre las nueve de la mañana el remolcador de la Estación Naval, en el cual había embarcado el propio comandante, CF. don Miguel A. Liaño, acompañado del 2º jefe, don Antonio Fontenla, llevando a remolque la barca del buzo. Una vez llegados al costado del “Mastiff” y tras comprobar la situación y el tipo de servicio al que estaba dedicado, procedióse a trasladar su carga a bordo del remolcador el cual, al anochecer se encontraba nuevamente entre boyas. No se había encontrado ni rastro de la tripulación a bordo, cuyos miembros, utilizando el bote de salvamento de la lancha habían ganado tierra firme, huyendo y abandonando la embarcación para no ser detenidos por la fuerza pública.

 

PANORÁMICA DESDE EL LADO DE TIERRA

Se diría que durante el día habían sido vistos vagando por la ciudad que, con su aspecto y forma de proceder, se habían hecho inmediatamente sospechosos de ser los marinos del barco siniestrado, puesto que la noticia se había esparcido rápidamente por la población. No permanecieron por mucho tiempo en Maó y se trasladaron a Ciutadella, posiblemente, con la intención de tomar el correo de Alcúdia y desaparecer de la Isla. Pero no les salió bien la estratagema, puesto que serían detenidos por miembros de la Guardia Civil.

EL REMOLCADOR Y LA GABARRA DE LA BASE NAVAL VACIANDO LAS BODEGAS PARA PODER REFLOTAR LA LANCHA

Componían la tripulación un total de 9 hombres. Durante toda la jornada del día 11 prosiguió el personal de la Marina en las labores de descarga de bultos y fardos de la lancha y, una vez se consideró suficientemente aligerada, salía el 13 de puerto el remolcador de la Base Naval, llevando consigo a remolque la grúa flotante con la idea de proceder a reflotar la lancha siniestrada, encontrándose a la expectativa en la zona el dragaminas “Bidasoa” por si era necesario su concurso. La operación resultó un éxito y tras haberle sido tapado provisionalmente el enorme boquete que tenía en su obra viva, el barco podía ser rescatado de las rocas que le tenían prisionero y al anochecer entraba lentamente en puerto el tren de salvamento. El AN don José Carles Gual, fue nombrado juez instructor del expediente del siniestro.

 

LA LANCHA YA VARADA EN LA PONTONA DEL DIQUE FLOTANTE DE LA BASE NAVAL (Foto VILA)

LA LANCHA YA VARADA EN LA PONTONA DEL DIQUE FLOTANTE DE LA BASE NAVAL (Foto VILA)

La embarcación protagonista, de la matrícula de Liverpool, fue encontrada totalmente indocumentada. Como características principales cabe citar que medía 45 metros de eslora, 5 de manga y tenía un puntal de 3,50. Incorporaba en su estructura una chimenea y un mástil de proa. Desplazaba 101,6 toneladas, estaba construida en madera y estaba pintada de color gris en su casco y de color rojo su cubierta. Su motorización estaba compuesta por dos motores MAN Ricardo de 500 H.P. cada uno, alimentados por gasóleo. El 9 de septiembre salían a subasta por la Aduana de Maó 944 Kg de café crudo y 19 sacos de envases tasado todo ello en 37.893,00 pesetas. La lancha fue varada en la pontona del dique flotante de la E. Naval, donde permaneció en seco por espacio de varios años hasta su definitivo desguace en 1958.

> 4.5 26-12-1959 “Rugmos”

Durante la noche del 26 de diciembre de 1959 embarrancaba en el punto de la costa N conocido como Codolar de Biniatram una embarcación inglesa que según podría saberse estaba dedicada al contrabando. Se denominada “Rugmos”, y navegaba al mando de su capitán el gibraltareño Francisco Borda Rodríguez, con una tripulación que abandonaría precipitadamente y a su suerte la embarcación tras el accidente. Según confirmaría la Ayudantía de Marina de Ciutadella, a cuyo término pertenece el lugar del suceso, la embarcación debía de desplazar unas 60 toneladas. Su procedencia era el puerto de Tánger teniendo como destino algún punto de las Islas Baleares, en donde debía de entregar un alijo de contrabando del cual era portadora. La mercancía estaba compuesta por un gran número de cajetillas de tabaco así como varias partidas de café que, en cantidad considerable, se encontraban flotando en las aguas colindantes y arrojadas a las inflexiones de la costa por las olas. El agua había penetrado en cantidad importante en el casco con el resultado de mojar el resto del cargamento que aún permanecía en su interior. Tras la colisión contra las rocas la embarcación siniestrada presentaba su proa prácticamente destrozada. En un principio se especuló con que la tripulación hubiera abandonado las aguas cercanas a la Isla en el propio bote de salvamento, pero la Guardia Civil del puesto de Ciutadella ya había tenido conocimiento el día anterior de la presencia de un pequeño bote abandonado en una de las calas cercanas al lugar del accidente, concretamente en una de las playas de La Vall, por lo que se daba por supuesto que cerca de la misma debería encontrarse posiblemente otra embarcación de mayor porte. Por parte de la Ayudantía de Marina se iniciaron las gestiones encaminadas a recuperar en lo posible la nave siniestrada, que estaba propulsada por 3 motores, algo característico en este tipo de embarcaciones a fin de obtener el máximo de velocidad en un momento dado y necesario. Inspeccionando en su interior se encontraron también varias cajas que contenían otros motores y piezas originales de repuesto. Biel Cerdà, un pescador de Ciutadella, fue testigo del resultado del accidente que terminó con el hundimiento de la lancha cuyo casco recuerda era de madera y de unos 30 metros de eslora. Según recuerda se dijo en aquellas fechas, parece ser que el patrón se despistó o se durmió mientras navegaba cerca de la costa puesto que el tiempo hasta entonces había sido bastante bueno y para colisionar de la forma en que lo hizo, debía encontrarse navegando a notable velocidad. La lancha era muy parecida a la que embarrancó en el Baix d’en Caragol, en la costa sur de Sant Lluís. Cuando la Comandancia de Marina fue apercibida de los hechos por parte de la Guardia Civil, mandó hacerse a la mar a la barca del bou “Valldemosa” y a la “Antonieta”, el bote de pesca de la familia Cerdá, que iba tripulada por Biel y su padre, a fin de que pudieran recuperar todo lo que fuera posible. Cuando llegaron se encontraba a bordo un hermano suyo, Jaime, miembros de la Comandancia y de la Guardia Civil, quienes habían llegado por tierra. La embarcación tenía todavía montada en su popa una corredera de las llamadas de “patente”, de esas que iban arrastrando un cabo bastante largo que arrastraba un rotor que daba vueltas sobre un volante (del mismo tipo que solían colocar en el pasamanos de popa los antiguos vapores de la Trasmediterránea mientras iban navegando y que les servía para llevar la cuenta de las millas navegadas).

> 4.6 17-10-1979 “Aruba”

El día 17 de octubre de 1979 naufragaba en aguas cercanas a la vecina isla de Mallorca una embarcación que se sabía portadora de un importante alijo de contrabando formado por una gran partida de cajetillas de tabaco rubio. La embarcación se denominaba “Aruba” y en el momento del accidente iba tripulada por tres personas, siendo recogida una de ellas mientras que no podían hallarse las dos restantes. Durante las jornadas siguientes estuvieron peinando la zona unidades del S.A.R. en busca de las mismas. Diversos restos de la embarcación aparecieron en la zona de Cales Coves, en Menorca, arrastrados por el fuerte temporal del SW que estaba establecido por aquellos días y que había empujado asimismo gran cantidad de cajetillas de tabaco de la marca “Winston”. El “Aruba” estaba matriculado en Barcelona con el folio número 4.317 y era propiedad de don José Francisco Garí Pérez. Las diligencias e investigación de los hechos eran llevadas a cabo, además del juez instructor de Marina por causa del naufragio, por miembros de la Guardia Civil y por el Servicio de Vigilancia Aduanera, en cuanto al aspecto del cargamento portado a bordo se refería. Su eslora era de 12,65 metros, su manga de 3,95 y su puntal de 1,90, desplazando 18,9 toneladas. Registrado en la 4ª Lista, sus actividades figuraban como “comerciales”, tanto en el tráfico de pasajeros como para su contratación en régimen de alquiler. Al tripulante hallado el primer día, que se encontraba a bordo de una embarcación neumática en aguas cercanas a Ciutadella, se le dictó auto de procesamiento. Al parecer la embarcación había zarpado en lastre desde el puerto de Eivissa y posiblemente había abordado en alta mar a otro barco de mayor porte, del cual obtendría el alijo que debía de transportar a tierra. Sin embargo, debido a las especiales características adversas que registraba la mar en aquellos momentos, no pudo embarcar la totalidad de la partida programada, por lo que el valor de lo transportado rozaría el millón de pesetas. Al poco tiempo de llevarse a cabo el traspaso del cargamento, y por causas desconocidas, el barco se hundía frente a las costas mallorquinas, entre Porto Colom y Porto Cristo, sobre un fondo de 1.700 a 2.000 metros. El día 22 se daban por finalizadas las operaciones de rastreo, con lo cual se daban por desaparecidos los otros dos miembros de la tripulación.

> 4.7 17-03-1983 “Santa”

 

A las nueve menos veinte de la noche del día 17 de marzo de 1983 la Comandancia de Marina hacía zarpar sin demora desde el puerto de Maó al remolcador “Remolcanosa Catorce”, llevando a bordo al práctico Bartolomé Rigo, con el fin de ir a auxiliar al pesquero de pabellón panameño de 107,2 toneladas de desplazamiento denominado “Santa Clara”, nombre con el cual pudo comprobarse que figuraba inscrito en el Lloyd’s Register, a pesar de que en el momento del acaecimiento figurara únicamente en sus amuras y popa el de “Santa”.

 

Su capitán era de nacionalidad inglesa. El barco permanecía a la deriva a unas 47 millas al NE de Menorca tras ser sorprendido por un fuerte temporal y producírsele una grave avería que lo había dejado a la deriva. Tras peinar la zona en que se suponía se hallaba la embarcación, finalmente era localizada transcurrido no mucho tiempo, aunque teniendo algún que otro contratiempo. El primer contacto se había producido cuando se encontraban a unas 10 millas del pesquero. Contactados con su capitán, Mr. Richard Davison, éste comenzó a darles instrucciones, pretendiendo hacerles permanecer a distancia, parece ser, que para deshacerse tirándolo por la borda, del alijo de tabaco de contrabando que presuntamente portaba a bordo. De hecho, a los dos días, se veían flotando en las aguas cercanas a la costa miles de cajetillas de tabaco.

 

Tras permanecer en estas condiciones el remolcador, que permaneció dando vueltas, obligado por la astucia del capitán del pesquero, sufrió a su vez una avería en su motor circunstancia que comunicarían sin pérdida de tiempo a Maó. El “Santa” se encontraba en la situación 39º 40’N y 5º 15’E, presentando la mar un estado de “gruesa” con fuertes vientos de NW de fuerza 7 y una visibilidad de 3 millas. Con la avería sufrida por el remolcador, se hacían a la mar los pesqueros “Rosa Santa” y “Port de Llançà” los cuales, una vez localizados ambos, procedían a remolcar, uno al pesquero y, el otro, al remolcador, conduciéndoles sin más contratiempos hasta el puerto. A 03:00 h. del 18 había sido localizado y estaba a la vista el pesquero y a las 04:00 h. se tomaba a remolque.La operación de salvamento se prolongaría por espacio de treinta y dos horas debido a que el cable se partió en diversas ocasiones debido a la complicada situación meteorológica, importando finalmente el rescate la cantidad de 1.000.000 de pesetas. A bordo del “Puerto de Llansá” se encontraba el pescador Nito Florit, de Es Castell, el cual se había embarcado para mostrar a su patrón Ramón Bondía las señas de una pesquera que el primero conocía perfectamente. “Fuimos requeridos para prestar ayuda en un salvamento para el cual se había movilizado al “Remolcanosa Catorce”, el remolcador destinado en el puerto de Maó.

Éste había acudido a prestar ayuda en en salvamento de un pesquero llamado “Santa”, que más bien resultó ser un barco portador de contrabando, y se había quedado sin motor por el camino. A causa de la avería se había quedado sin generadores lo que traía como consecuencia la ausencia total de fluido eléctrico, por lo cual, ni tenía luces, ni radio, ni nada y en estas condiciones teníamos que intentar localizar a ambos para darles remolque. Al pesquero “Rosa Santa” se le encomendó el remolcador, mientras nosotros nos encargaríamos del pesquero. Había muy mala mar de tramontana y desde Palma, mediante un sistema electrónico, nos tenían localizados a todos. Nosotros nos veíamos imposibilitados de encontrarlos”. A la vista de la situación, el patrón del “Puerto de Llansá” se puso en contacto por radio con el Centro Coordinador de Salvamento Marítimo de Palma, puesto que el barco buscado era bastante pequeño y con la mar existente se hacía imposible descubrirlo entre las olas.

 

El Centro Coordinador ordenó el despegue de dos avionetas para colaborar en el rescate, las cuales comenzaron a sobrevolar la zona describiendo círculos sobre el pesquero y sobre el barco buscado marcándoles el rumbo a seguir, hasta lograr encontrarlo. “Aquella resultó ser una operación muy espectacular por los medios empleados y de cuyo transcurso que me acordaré toda la vida. Sería ya anochecido cuando se localizaría el barco buscado por nuestra parte a unas 50 millas al SW de la Illa de l’Aire, tras unas 10 horas de navegación en su busca”. Era el auxiliado un viejo barco, se diría que originalmente pesquero, pintado de blanco pero que rezumaba óxido y suciedad por todas partes. El armador era la Panakarina S. A., de Antweppen (Bélgica) que tenía como subagente en las Illes Balears a la agencia Hijos de Miguel Estela S. A., de Palma. El consignatario en Maó fue la Agencia Meliá Vives, que dejó de representarles el 8 de julio, tan sólo cuatro meses después. Tras haber quedado amarrado a las 23:00 h., poco tiempo después de haber pisado tierra, los tripulantes marchaban de la Isla dejando el barco prácticamente abandonado y, al parecer, en manos de las aseguradoras en el actual muelle de Pasajeros (cruceros turísticos), una vez se hubiera encargado de desmontarle el primer maquinista, Tomás Monteiro, todos los equipos electrónicos recuperables (se diría para que no desaparecieran), siendo remitidos a Palma. En los siguientes meses el barco estaría retenido hasta que se aclararan los hechos y se abonaran las costas de los trabajos de rescate, pero visto el aspecto del mismo, muy pocos confiaban que tales gestiones llegaran a buen puerto. Y así sucedió como no podía ser de otra manera.

Como pasara el tiempo y no se vislumbrara una solución aparente en el caso, representando además un estorbo para la limitada línea de atraque existente en el muelle, el barco era tomado una vez más a remolque y definitivamente amarrado en los muelles de la Illa d’en Pinto, en la Estación Naval, concretamente en su cara E. En esos momentos el barco presentaba ya un aspecto de verdadero montón de chatarra y prácticamente no ofrecía ninguna utilidad futura. Y así fueron pasando tres años y comenzaron a producirse vías de agua, con el riesgo de que se fuera a pique en su amarre lo que supondría un nuevo engorro, por lo que se decidió hundirlo, ya que la construcción era de hierro, su desguace costoso y de hundirse en su amarre, el problema sería después para extraerlo. En estas condiciones, fue remolcado hasta llegar al través de Sa Cigonya, en la costa de Binissaida de sa Torre, en un día en que el NE soplaba con fuerza. El hundimiento se tenía que llevar a cabo por medio de una detonación, que fallaría en el primer intento. La fuerza del viento y de la corriente lo fueron arrastrando hacia la costa de Rafalet, a punto de alcanzar la urbanización S’Algar, por lo que tuvo que ser recuperado por el remolcador y llevárselo nuevamente mar adentro, donde le serían repuestas nuevas cargas. En esta ocasión la nueva explosión reventó su parte de popa y el barco quedó rápidamente en posición vertical, aunque no acababa de hundirse puesto que la proa debía de contener alguna cámara con aire que retardaba el ansiado final de la operación. La detonación había tenido lugar a una milla al través de la finca Son Vidal, pero su hundimiento definitivo lo dejó situado a mitad de camino desde el punto de la explosión, a la Punta de Rafalet, en la urbanización S’Algar y en un fondo de 47 metros. Actualmente el barco es asiduamente visitado por numerosos miembros y alumnos de los diferentes centros de buceo que existen en distintos puntos de la costa menorquina. El barco permanece en posición vertical, completamente recubierto de todo tipo de vida marina.

A continuación se ofrecen 5 imágenes de Guido Pfeiffer y Flory Calò sobre la situación en que se mantiene el pecio en los últimos tiempos.

*

SÍGUENOS DESDE

FACEBOOK y TWITTER

Ambas ventanas fueron abiertas con el objeto de informar en el momento en que se produjera cualquier novedad tanto en actualización, como noticia o adición de nueva imagen en este portal de la web.

Regularmente se van insertando imágenes escogidas de entre nuestros colaboradores o propias para mantener viva la atención de nuestros amigos. También se insertan los vídeos que se van editando, tanto referentes a la costa como del interesantísimo mundo de los caballos.

*

TEMPORAL DE TRAMONTANA OBSERVADO DESDE LA PUNTA DES SIULET (NA MACARET)

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

*

Toda la información que aparece en esta Guía virtual sobre empresas y entidades, así como las colaboraciones fotográficas o cualquier otro tipo de aportación encaminada a mejorar la información al navegante son completamente gratuitas siendo, por ello, un Portal Náutico público de uso general.

* * *

De la COORDINACIÓN de este Portal:

Alfonso Buenaventura Pons (Es Castell, Menorca, 1947), Patrón de yate y miembro de la Real Liga Naval Española. Ex-directivo del Club Marítimo de Mahón y Juez y Jurado de Regatas.

* Desde el año 2000 fue colaborador semanal del diario “Menorca” en temas marítimos y portuarios, realizando en la actualidad colaboraciones especiales.
* También ha intervenido y colaborado puntualmente en otros temas típicamente menorquines, así como en otras publicaciones, programas de TV y radio.
* Desde septiembre de 1988 hasta diciembre de 2000 dirigió la revista interna de difusión social del Club Marítimo de Mahón, con una aparición de cadencia trimestral.
* El año 1995 publicó una base de datos en dos tomos sobre la historia de los primeros 50 años de la veterana sociedad náutica mahonesa.
* El año 1995, con el soporte de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, publicó una recopilación histórica sobre el Lazareto de Maó bajo el título “El Lazareto de Mahón. Notas históricas”.
* El año 1998 publicó la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca”, de la cual se agotaron sucesivamente dos ediciones.
* El año 1998 publicó la obra “Menorca. Atlas náutico”, que ofrece toda la información necesaria para aquellos que se dedican a navegar por la costa de Menorca.
* El año 2001 publica la guia “La Reserva Marina del Norte de Menorca”, que da a conocer las singularidades de esta particular zona marítima menorquina.
* El año 2002 publica la guía y el plano para el visitante de “La Albufera des Grau” en castellano, catalán, inglés y alemán.
* El año 2003 aparece la obra sobre el caballo, la gallina, la oveja y la vaca menorquines, bajo el título de “Las razas autóctonas de Menorca”.
* El año 2004 lanza un nuevo “Menorca. Atlas náutico”, que incluye una guia para el submarinismo y nuevas informaciones y portulanos del cual se irían agotando sucesivamente dos ediciones.
* En el mes de abril de 2007 aparece la obra “Menorca. Caballos y tradición popular”, con referencia al mundo del caballo y su protagonismo en las fiestas menorquinas, de Sant Joan en Ciutadella, y patronales en el resto de las poblaciones.
* Finalizando ese mismo año publicaba el primer volumen de la serie “Menorca. Illa, mar i homes” (en catalán)
* El año 2008 publica la historia de la agencia de consignaciones marítimas Federico J. Cardona Trémol S.L., bajo el título de “125 años de ilusiones compartidas 1883-2008″.
* El mismo año publica la guía “Ciutadella de Menorca. Las fiestas de Sant Joan”. * El mes de abril aparece la tercera edición de la obra “Menorca. Atlas náutico, totalmente actualizada. * El 2008 publica el 2º volumen de la colección “Menorca. Illa, mar i homes”.
* El 22 de febrero de 2010 inicia un blog en la web bajo el título “Menorca, isla sin par” (bilingüe catalán-castellano) destinado a publicitar la isla de Menorca en todas sus vertientes poniendo un punto y final a su etapa de publicación de libros divulgativos.
* El 18 de enero de 2011 publica la 3ª edición de la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca” notablemente ampliada que, por primera vez, se presenta de forma digitalizada y colgada en la red en forma de blog actualizable bajo el título “Naufragios y pecios de Menorca”.
* El 23 de enero de 2011 inicia la publicación en forma de blog colgado en la red y bajo el título “Puerto de Maó, siglo XX” de todos los artículos (aumentando el número de imágenes antiguas que en su momento no pudieron incluirse en la edición de papel por razones de espacio), que fueron apareciendo durante casi diez años en las páginas del diario insular “Menorca”.
* El 21 de junio de 2011 abre un nuevo blog con el título “La cuina de vorera” (La cocina de ribera), también bilingüe catalán-castellano, destinado a recoger todas las recetas recogidas de pescadores y gentes de todos los ambientes durante la etapa de entrevistas efectuadas en sus diferentes publicaciones a fin de ponerlas a disposición del gran público.
* El 4 de agosto de 2011 inicia un blog fotográfico bajo el título “Menorca a través de tus ojos”.
* El 18 de marzo de 2012 cuelga en la red la 4ª edición de su derrotero “Menorca. Atlas náutico”. Notablemente ampliado en cuanto a contenido, imágenes y digitalizado, será actualizable por suscripción gratuita para el navegante interesado y la idea es convertirlo en la guía náutica total de la isla de Menorca.
* La importancia que va adquiriendo el portal “Menorca Atlas Náutico” obligará a ir cerrando paulatinamente los blogs “Menorca, isla sin par”, “Menorca a través de tus ojos”, “La cuina de vorera” y otros proyectos. Sus contenidos se irán incorporando al nuevo portal o quedarán en archivo pendientes de una futura ubicación.
* En abril de 2012 cuelga en la red el contenido de la obra “El Lazareto de Mahón” notablemente ampliado.
* A finales de 2012 se abren las páginas en Facebook de “Menorca Atlas Náutico”, “Naufragios y pecios de Menorca”, “Puerto de Maó, Siglo XX” y “Lazareto de Mahón”, y en Tweeter, “Menorca Atlas Náutico”.
* 2014 supondrá el año de la reconversión: “Menorca Atlas Náutico” aglutina a “Naufragios y Pecios de Menorca” y “Puerto de Maó, Siglo XX”, quien a su vez ha hecho lo mismo con “Lazareto de Mahón”, aunque conservando todas sus estructuras originales y dejando tan sólo una única página -tanto en Facebook como en Tweeter- que anuncia todas las actualizaciones: “Menorca Atlas Náutico”. La razón: en 28 meses se han rebasado las 67.000 consultas. Al propio tiempo se da paso a la ampliación de colaboradores tanto gráficos como de artículos adquiriendo la guía la categoría de “comunidad“.
* 2015 lo será el de su expansión con una total remodelación de su estructura, con adición de nuevos bloques y secciones una vez superadas las 120.000 consultas.

* El 22 de abril de 2016, rebasadas ya las 175.000 consultas, tanto el PORTAL como la TOTALIDAD DE PUBLICACIONES del autor, ALFONSO BUENAVENTURA PONS, son cedidas por el mismo a todos los efectos a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO.

* * *

De la TITULARIDAD de este Portal: 

Desde el 22 de abril de 2016, tanto este PORTAL NÁUTICO como las diferentes obras publicadas por el mismo autor, amén de otra serie de documentos históricos e imágenes debidamente relacionados, fueron donados así como cedidos sus derechos de explotación a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO, siendo desde entonces esta entidad la única titular y gestora de los mismos.

LA ISLA DEL AIRE OBSERVADA DESDE PUNTA PRIMA (Foto RAQUEL ARIÑO)

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s