PARTE SEGUNDA: PUERTO DE MAÓ

*

NAUFRAGIOS Y PECIOS

*

PUERTO DE MAÓ

*

ESCULTURA E LA SIRENITA MÔ (LUCARINI) EMPLAZADA EN EL MOLL DE LLEVANT DEL PUERTO DE MAÓ

Listado de las embarcaciones de las cuales se poseen datos en este estudio registradas por número de orden, fecha del acaecimiento y nombre de la embarcación (si se pudo conseguir éste), acaecimientos que han tenido lugar en el interior del puerto de Maó referidos a embarcaciones internadas en el Lazareto, en fase de maniobra de entrada o salida pero dentro del puerto propiamente dicho y otros casos específicos:

3.1     23-07-1885     POLIMNIA

3.2     30-12-1858     EVANGELISTA, PAULITO y ERNINI

3.3     04-03-1859     MARABOUT

3.4     08-04-1859     Bote

3.5     18-11-1859     SAHEL

3.6     22-02-1860     NAPOLEON

3.7     09-12-1860     ROCKEBY, LE CAIRE y MERCATON

3.8     02-03-1861     SAN JOSÉ

3.9     28-10-1867     MAGDALENA

3.10   26-11-1867     PALMA

3.11   28-12-1874     MARÍA ANTONIETA

3.12   16-12-1876     RAYO

3.13   09-10-1888     MARÍA

3.14   05-05-1889     NINA

3.15   09-01-1896     MANENT

3.16   20-08-1896     Bote

3.17   19-01-1900     ANITA

3.18   01-01-1905     Bote

3.19   02-01-1905     MARÍA

3.20   03-08-1907     LORD DUFFERIN

3.21   11-07-1920     CONTESSA ADELMA

3.22   04-09-1921     ESTRELLA DEL MAR

3.23   01-12-1923     A. PALERMO, E. DEL MAR, APOLONIA, ANITA, MADO y MAHÓN

3.24   10-06-1924     PIOVE

3.25   14-12-1924     S. GINER

3.26   31-10-1925     MAHÓN

3.27   11-11-1925     LA BONNE LORRAINE

3.28   18-01-1926     FRANCESCO PI y I DUE AMICHI

3.29   17-10-1928     JÚPITER y OPHIR

3.30   04-07-1929     Bote y DELFÍN

3.31   08-06-1930     LE TIGRE

3.32   29-12-1980     Varios y CIUDAD DE COMPOSTELA

3.33    18-05-1991    OCEAN DIVER

3.34    22-06-1996    OMVAC CUATRO

> 3.1 23-07-1885 “Polimnia”

Un violento incendio se produjo en uno de los buques mixtos de carga y pasaje del tipo corbeta que, procedente de Cuba, guardaba la reglamentada cuarentena en la cara norte de la Illa de sa Quarantena. Se trataba del “Polimnia”, de 200 toneladas de desplazamiento aproximadamente, que estaba matriculada en Matanzas (Cuba) y viajaba al mando del capitán don José Pajol. Sobre las seis de la tarde del día 23 de julio de 1855, sus tripulantes se habían percatado de que estaba saliendo humo desde la bodega de popa y, en muy corto espacio de tiempo, las llamas barrían la cubierta desde la popa hasta el mismo palo de mesana, el cual ardía en su primera mitad. El fuego encontraba presa fácil entre el cargamento del que era portador la corbeta, compuesto de aguardiente transportado en pipas, tabaco y azúcar, avivado por un fuerte NW que estaba soplando esa noche. A la vista del cariz que iba tomando por momentos el incendio, mandó el capitán cortar las amarras de su barco que lo sujetaban al muelle para que, alejándolo del mismo, tanto las espiras como el propio palo al quebrarse a causa del fuego, no cayeran sobre la Isleta, propagando el fuego a los almacenes de oreo allí situados y que se encontraban repletos de género, o a los otros barcos que se hallaban en cuarentena en sus inmediaciones. Poco después entraban en funcionamiento unas bombas trasladadas desde el Arsenal, que comenzaron a lanzar gran cantidad de agua contra las llamas, aunque obtendría un resultado totalmente negativo. Nada pudo evitar la facilidad con que las llamas hicieron mella en el barco, construido enteramente de madera el cual, sobre la una de la madrugada, se iba a pique con toda su carga completamente calcinada. Parece ser que no lograron determinarse las causas que originaron la catástrofe que terminó con el buque, aunque se significó que el inicio de las llamas estuvo precedida de una pequeña explosión. Los veinticuatro pasajeros que viajaban a bordo se encontraban en la Ermita de Ntra. Sra. de Gracia de Maó, preparando una función de carácter religioso en acción de gracias por haber logrado salir indemnes de un fortísimo temporal mientras se encontraban cruzando el Atlántico. Daba la casualidad de que, para asistir a la función religiosa, se habían llevado con ellos sus correspondientes equipajes, por lo que ninguno perdería sus efectos personales. El piloto mahonés don Antonio Carreras dirigió las operaciones de salvamento logrando recuperar, entre otros, varias pipas de aguardiente, los equipos de fondeo formados por las cadenas con sus anclas y otros efectos del barco que sería trincado al muelle con vistas a su posterior desguace, dado que había quedado totalmente irrecuperable.

> 3.2 30-12-1858 “Evangelistrea”,  “Paulito” y “Ernini”

El 30 de diciembre de 1858 entraba de arribada forzosa procedente de Malta el bergantín de pabellón griego “Evangelistrea”, de 191 toneladas de desplazamiento, al mando del capitán Mr. E. A. Dasis, con 40 tripulantes y un cargamento de cebada. Tras 4 días de mar lo hacía el “Paulito”, al mando de su patrón don Bernardo Cabrer, con procedencia de Cagliari. Iban a bordo 7 tripulantes y transportaban un cargamento de trigo. El 1 de enero de 1859 y tras haber permanecido fondeada al resguardo ofrecido por el Clot de la Mola a las fuertes rachas que llegaban de tramontana, fue entrada en puerto la polacra sarda “Ernini”, que se encontraba al mando del capitán Sig. Pelegro Oggio, que procedía de Constantinopla y Marsella. Era portadora de un cargamento de cereales con destino a Barcelona. Una vez entró a puerto quedó a disposición de los inspectores sanitarios del Lazareto quienes la pusieron en cuarentena fondeando en las proximidades de la estación sanitaria. Desplazaba 241 toneladas y enrolaba una tripulación de 12 hombres.

> 3.3 04-03-1859 “Marabout”

En la tarde del 4 de marzo de 1859 entraba de arribada forzosa, hostigado por el fortísimo temporal reinante de NW, el vapor francés “Marabout”, de 365 toneladas, que procedía de Puerto Stora. Estaba equipado con una potente máquina de vapor de 200 caballos. Su capitán era Mr. J. Emeric y su dotación la componían 37 tripulantes. Viajaban a bordo 115 pasajeros y era portador de diversa carga general. Con la encalmada, reanudó viaje rumbo a Marsella.

> 3.4 08-04-1859 Bote

Al dirigirse a tierra el 8 de abril de 1859 en un bote dos jornaleros ocupados en las labores de reparación y mantenimiento del faro de la Illa de l’Aire, tuvieron la fatalidad de que zozobrara la embarcación, yendo a parar al agua. Uno de ellos consiguió ganar la costa mientras que el segundo, José López Serra, no pudo alcanzar el cabo que le lanzaron los torreros de la torre de Alcalfar, que se había percatado de lo que estaba ocurriendo, hundiéndose inevitablemente. Cuando pudo ser rescatado, el hombre se encontraba ya sin vida.

> 3.5 18-11-1859 “Sahel”

En la mañana del 18 de noviembre de 1859 entraba de arribada forzosa debido al fuerte temporal reinante el vapor francés “Sahel” procedente de Puerto Stora tras dos días de navegación. Desplazaba 329 toneladas, su capitán era Mr. Geoffrey y se encontraban a bordo 36 tripulantes y 380 pasajeros que, mientras se dirigían hacia Marsella, habían sido sorprendidos por la irrupción súbita de un fuerte temporal de tramontana.

> 3.6 22-02-1860 “Napoleon”

El 22 de febrero de 1860 entraba en el puerto de Maó la embarcación de bandera francesa denominada “Napoleon”, tras capear un furioso temporal del N que le había originado la apertura de una importante vía de agua que comprometía su seguridad impidiéndole continuar viaje. Debido a que su puerto de procedencia era Pernanbuco, las autoridades sanitarias decretaron su inmediato amarre en las instalaciones del Lazareto de acuerdo con las leyes sanitarias marítimas de la época. Comandada por el capitán Mr. Bourdet Fanoublier, transportaba un cargamento constituido por 4.200 sacos de azúcar y 4.000 cuernos procedentes de ganado vacuno. Tras realizarle una reparación de fortuna y sufrir tanto el personal de a bordo como la carga la obligada cuarentena, pasó a reparar definitivamente su avería en unos talleres del puerto, zarpando nuevamente el día 14 de abril rumbo a su destino.

> 3.7 09-12-1860 “Rockeby”, “Le Caire” y “Mercaton”

LA BOCANA DEL PUERTO DE MAÓ ES SEDE DE GRANDES OLAS EN PRESENCIA DE TEMPORAL

El 9 de diciembre de 1860 reinaba un fuerte temporal en la zona, lo que obligaría a hacer entrar de arribada forzosa al vapor británico “Rockeby”, de 218 toneladas y máquina de 60 CV. con 16 tripulantes, así como al francés “Le Caire”, de 483 toneladas y 220 CV. con 46 tripulantes y 239 pasajeros a bordo. El 10 la fragata “Mercaton” fondeaba al abrigo del Clot de la Mola a causa del mal tiempo y, cuando hubo cesado el temporal, fue conducida a remolque hacia el interior del puerto por el vapor “Mahonés”.

> 3.8 02-03-1861 “San José”

El 2 de marzo de 1861, al encontrarse próximo a la bocana del puerto de Maó un vapor de pabellón noruego que se encontraba navegando por estas aguas, arrió por medio de sus pescantes un bote de bandera francesa dedicado a la pesca que llevaba a bordo, sobre la cubierta, junto con sus cuatro tripulantes tras haberlo rescatado dos días antes en pleno golfo de León, cuando acababa de imponerse un fuerte ventarrón de NW (mestral). Parece ser, los pescadores habían zarpado de La Ciotat (Francia) y, poco después de que irrumpiera el temporal, tenían la mala fortuna de perder el timón quedando desde entonces a la deriva y a merced de las olas con grave riesgo de su integridad física. Avistados por el buque que afortunadamente navegaba por aquella zona en aquellos momentos, fueron auxiliados y, tras depositar en cubierta uno de los botes de salvamento aparejaban los pescantes para subir el de los pescadores en apuros, con lo cual se salvaban de una muerte más que segura. El bote se denominaba “San Jose” y había zarpado durante la noche del 25 desde el puerto de origen el cual se halla situado en las denominadas Bocas del Ródano. En el transcurso del temporal serían avistados por los tripulantes de la corbeta noruega “Leda de Arendal” que dejaría pasadas las siete de la mañana embarcación y tripulantes en la bocana de Maó. Tan pronto hubieron desembarcado a tierra, los pescadores cursaron a las respectivas familias un mensaje de tranquilidad por el buen fin de la aventura.

> 3.9 28-10-1867 “Magdalena”

El 28 de octubre de 1867 refrescaba rápidamente el tiempo y se levantaba en poco tiempo un fuerte temporal del N que comenzaba a hacer peligrar la seguridad de los buques que se encontraban realizando cuarentena en las inmediaciones de la Isleta de sa Quarantena. La corbeta denominada “Magdalena” fue una de las embarcaciones que padecieron más directamente las consecuencias del recio temporal, ya establecido, que por dos ocasiones estuvo a punto de arrancarle sus cañones que estaban firmes en los cables de popa, con el consiguiente riesgo de ir a estrellarse contra las demás embarcaciones que se encontraban en sus inmediaciones. En el transcurso de la tormenta sufrió la rotura de la vara del trinquete, del mastelero de mesana y de otros aparejos de su jarcia de labor. Coincidiendo con uno de los momentos más álgidos de la tormenta, un tripulante de uno de los buques allí amarrados perecía ahogado al caer al agua.

> 3.10 26-11-1867 “Palma”

Transcurría el día 26 de noviembre de 1867 cuando entraba en el puerto de Maó la corbeta mallorquina denominada “Palma” para sufrir el expurgo reglamentario antes de acceder a puertos españoles puesto que, al hallarse en las inmediaciones del Lazareto y fallarle la maniobra, quedaba embarrancada sobre la Llosa de Sant Felipet. Iba el barco al mando del capitán señor Singala y llegaba procedente de la isla de Malta con un cargamento de 14.000 quintales de trigo, mercancía que tenía que recibir igualmente expurgo antes de poder ser descargada en el puerto de Palma de Mallorca. Ante el requerimiento del práctico, acudió inmediatamente en su auxilio el vapor “Mahonés”, que inició sin pérdida de tiempo las maniobras de rescate pasándole un grueso calabrote de 10 pulgadas (230 mm). No llegaba a tirar mucho tiempo puesto que, sin más, el calabrote se partía como si de un hilo se tratara. Se tomó entonces la decisión de proceder a descargar una parte de su cargamento, y efectuar su transbordo a dos lanchones que se situaron en las inmediaciones con la idea de aligerarlo. Para ello se retiraron un total de 209 sacos que se encontraban estibados en la proa, la parte del barco que precisamente se encontraba fuertemente asentada sobre el bajo, tras lo cual quedaba en condiciones de finalizar la operación con éxito. Desde Es Castell llegó una embarcación que era portadora de un ancla de notables proporciones, que fue cuidadosamente fondeada por popa del barco varado y a una distancia prudencial del mismo, pasando posteriormente el cabo que entalingaba la misma a bordo de la corbeta para que su tripulación pudiera halarlo. Veintitrés largas horas duraron las operaciones tras las cuales conseguía ser reflotada la “Palma”, siendo ya las nueve de la noche. Parece ser que las causas del accidente se achacaron al práctico del puerto, que hizo pasar la embarcación por la parte de tierra de la boya de la Mola. Una brick-barca se encontraba navegando por las inmediaciones y avanzaba viniendo a sotavento de la proa y con el fin de no estorbarle, el práctico ordenó que se braceara el aparejo de proa en facha. Se continuó avanzando y rebasada la boya mencionada y observarse que la siguiente, situada en las inmediaciones de la Llosa de San Felipet (o des Puntal) les venía por sotavento, tanto el capitán, como el segundo y el contramaestre llamaron la atención del práctico sobre el particular, quien restó importancia al hecho, tranquilizándoles. A pesar de ello, el capitán tuvo la sensación de que su embarcación había topado con el fondo debido a un extraño movimiento experimentado a bordo, por lo que volvió a insistir en ello, pero se continuó avanzando hasta notar quienes se encontraban a bordo un golpe seco y muy fuerte tras el cual quedaba la embarcación fuertemente varada. Alarmado, ante lo que veía como la pérdida del barco que estaba bajo su mando, el capitán ordenó a su tripulación bracear todo el aparejo en facha a favor del viento en un desesperado intento de que éste diera marcha atrás sobre el punto en que se encontraba quedando nuevamente en condiciones de navegar, algo que no se conseguiría. Tuvieron que intervenir varias embarcaciones y el vapor “Mahonés” para poder conseguir reflotar nuevamente el barco. Al finalizar todas las operaciones de rescate, se levantaba un acta notarial en nombre del capitán señor Singala, en la que se hacían constar todas las circunstancias que habían conducido su barco a resultar varado a fin de salvaguardar los derechos del mismo si a resultas del accidente se producían posteriores averías o daños. El documento, que se redactó a instancias del consignatario del buque don Juan Taltavull García, sería firmado por don Juan Parpal Pons y don Vicente de la Torre como testigos, y con la conformidad del comandante de Marina de Menorca, don José María de Balboa.

> 3.11 28-12-1874 “Maria Antonieta”

Una polacra francesa, la “Maria Antonieta”, embarrancaba el 28 de diciembre de 1874 cuando se encontraba en aguas de Cala Teulera mientras que su tripulación permanecía alojada en las dependencias del Lazareto, el centro sanitario del puerto, pasando la reglamentaria cuarentena. Tras ello el buque había sido abandonado al no existir posibilidad de que pudiera navegar por sus propios medios. Habría transcurrido más o menos un mes y medio desde que los hechos anteriores hubieran tenido lugar cuando, el 13 de febrero de 1875, fondeaba en Maó el vapor mercante francés denominado “Raphael”, el cual navegaba al mando de su capitán Mr. Martín Forcade. Dicho barco había sido desplazado hasta Menorca por la armadora propietaria de la “Maria Antonieta” para llevarse a remolque a la polacra averiada, siempre que pudiera ser reflotada y el tiempo lo permitiera, y a la tripulación de la también polacra francesa “Josephine” que, tras haber naufragado en Sanitja, mantenía a su tripulación en Menorca en espera de poder ser repatriada. La salida, una vez cumplidos todos los objetivos para los cuales había sido desplazado, se realizó el día 15, tras verse obligados a demorar una jornada dicha partida debido a un fuerte temporal que se había establecido súbitamente.

> 3.12 16-12-1876 “Rayo”

El día 16 de diciembre de 1876 zarpaba desde el puerto de Maó la goleta denominada “Rayo” con un cargamento de sillares de marès con destino al puerto de Argel. Al ir su patrón don Gabriel Marsal a enfilar el canal de salida en la bocana se vio obligado a arribar debido a la mar gruesa que encontró en la zona, hostigada por un fuerte viento contrario. Al realizar la maniobra, entre el Baix des Moro y la Llosa de Sant Carles, le faltó el viento, yendo a parar inevitablemente contra las rocas. Vista la situación se decidió echar al mar parte de su cargamento y, gracias a los auxilios prestados inmediatamente por otras embarcaciones que habían observado la frustrada maniobra, pudo evitarse la pérdida del barco. La dotación, además del patrón, la formaban otros 6 hombres. En este viaje se encontraba a bordo, además, un pasajero. Tras ser reflotado, entró de nuevo en puerto suspendiendo su salida puesto que debía pasar inmediatamente a reparación de los daños sufridos por este percance.

> 3.13 09-10-1888 “María”

Cuando transcurría la tarde del 9 de octubre de 1888, al salir del fondeadero de la Illeta de sa Quarantena, el bergantín-goleta de 3 palos denominado “María”, embarrancaba junto a la zona del Lazareto por causa de haberle faltado el cable que para llevar a cabo la virada había tendido en la punta de la Illeta. Procedióse inmediatamente por miembros de su tripulación a descargar parte del cargamento transportado por el buque, consistente en duelas de madera, con el fin de poder aligerar el barco. Poco a poco se fueron uniendo al grupo de trabajo el resto de la tripulación, mientras que en tierra eran auxiliados por varios hombres de mar procedentes de Es Castell. Al final, entre lo descargado y a la crecida que hubo en las aguas durante la noche, sobre las seis de la mañana del 10 se lograba reflotar felizmente la embarcación sin que hubiera sufrido avería alguna, tras lo cual le fue nuevamente embarcada y estibada la mercancía descargada y, una vez finalizados todos los trabajos, se hacía a la mar.

> 3.14 05-05-1889 “Nina”

En la tarde del día 5 de mayo de 1889 un bote denominado “Nina” navegaba por las apacibles aguas del puerto de Maó aprovechando la excelente temperatura existente y la brisa que estaba soplando. Se encontraban a bordo cuatro hombres, cuatro mujeres, una niña y un niño de corta edad. En una fallida maniobra realizada frente a El Fonduco, la desgracia hizo que el bote volcara, yendo a parar al agua todos sus ocupantes. En el cambio de bordada tenían que haber pasado todos a la banda de babor, que no harían al quedarse en la de estribor, hacia donde iría la botavara. Inmediatamente acudieron otras embarcaciones que se encontraban también navegando por la zona. Éstas eran las denominadas “Juanita”, “Lealtad” y “Francos”, así como otra que partió presta del muelle de la isla del Hospital, recuperando a todos los náufragos que salvarían su vida excepto el niño, que perecería ahogado a pesar de los esfuerzos del personal sanitario del Hospital Militar por reanimarlo. Quedaron todos ingresados en el centro sanitario hasta la mañana siguiente, atendidos por el jefe del centro don Sixto Pers, el médico mayor don Jaime Bach y la srta. doña Francisca Fábregues.

> 3.15 09-01-1896 “Manent”

En la mañana del día 9 de enero de 1896 navegaba por las aguas interiores del puerto la embarcación denominada “Manent” tripulada por su propietario que realizaba un viaje llevando a bordo un pasajero, un soldado, desde el muelle de la Fortaleza de Isabel II  hasta Es Castell. Al encontrarse situados frente al Lazareto, al tratar de virar, tuvieron la mala suerte de volcar, yendo a parar al agua los dos hombres que iban a bordo, debido a una racha de viento que había cargado en ese momento. Como quiera que el accidente fuera observado desde tierra, acudieron inmediatamente dos embarcaciones bolicheras a prestar ayuda a los dos náufragos a quienes rescataron, procediendo seguidamente a remolcar al “Manent” hasta Es Castell. Fueron desembarcados los dos tripulantes sin más contratiempos, dejándose al bote naufragado amarrado a fin de poder ser recuperado.

> 3.16 20-08-1896 Bote

El 20 de agosto de 1896 se formaba una gran tormenta acompañada de fuerte aparato eléctrico sobre Maó. Serían las cinco de la tarde cuando comenzó a cubrirse la atmósfera de densas nubes provenientes del NE, las cuales fueron cerrando el horizonte ocasionando una oscuridad tal, que parecía haber anochecido anticipadamente. Súbitamente comenzaba a descargar una lluvia torrencial acompañada de granizo, relámpagos y truenos, que se prolongaría por espacio de una hora. Y cuando la lluvia cesó en su intensidad se instaló una fuerte tramontana, a la que había dado paso. En el transcurso de esta sucesión de fenómenos meteorológicos, zozobraba un bote en las aguas del puerto de Maó. La embarcación se había encontrado en los momentos previos a la tormenta junto con otras en los muelles del Lazareto pero cuando comenzó a descargar la lluvia su patrón decidió largar amarras y partir llevando a bordo a dos pasajeros sin hacer caso de las advertencias que le dirigían los otros patrones y gentes experimentadas que se hallaban sobre el muelle del centro sanitario, llegando hasta el punto de increparle por la temeridad de abandonar la seguridad que ofrecía en aquellos momentos el muelle. Se hizo el bote a la vela y al encontrarse más o menos en el centro de las Plana des Castell una fuerte ráfaga le impelía una fortísima escora hasta hacerle zozobrar. El resultado fue que perecieran los dos pasajeros que llevaba a bordo, un padre y su joven hija de unos nueve años de edad. Se salvó sin embargo el patrón, que se había encaramado inmediatamente sobre la quilla de la embarcación volcada, siendo arrastrados hasta el punto conocido como Sa Font Nova, donde lograría saltar a tierra merced a la ayuda de otras personas que se hallaban en el lugar. Desde el buque “Timoteo I”, que estaba purgando cuarentena, varias personas observaban el accidente e inmediatamente procedían a arriar uno de sus botes de salvamento acudiendo a prestarles ayuda pero al llegar al lugar del suceso tanto el padre como la hija habían desaparecido bajo las movidas aguas. El núcleo del temporal duró unos quince minutos. El cuerpo del padre, cuya ocupación era la de guarda de Consumos del Lazareto, apareció a primeras horas de la tarde del día 25 de agosto en las aguas cercanas a Sa Font Nova. A la mañana siguiente y en la misma zona aparecía el de la niña. Tras las diligencias oportunas, serían enterrados ambos cadáveres en el Cementerio Católico de Es Castell.

> 3.17 19-01-1900 “Anita”

En la madrugada del 19 de enero de 1900 recrudecía violentamente el temporal del N que desde hacía ya varios días se había establecido sobre Menorca. Tan imponente fue el vaivén que levantó en las aguas del puerto de Maó, que numerosas embarcaciones en él amarradas comenzaron a peligrar debido a los embates ocasionados por el mismo. Las olas rebasaban fácilmente las orillas del muelle, provocando inundaciones en diversos puntos y almacenes, consiguiendo en pocos momentos hacer zozobrar a varias de las  embarcaciones menores. La polacra “Anita”, de la matrícula de Maó, que se encontraba amarrada en el muelle del Andén de Levante, cediendo al empuje de las olas, rompió sus amarras, comenzando a garrearle también el ancla, con el inminente riesgo de ser arrojada contra el cantil. Sus propietarios, que eran los armadores Viuda e Hijos de Estela, acudieron inmediatamente a solicitar ayuda al comandante de Marina, quien ordenó que varios miembros de la marinería de la Base Naval junto con un oficial acudieran a socorrer al buque, lo que realizarían rápidamente, haciéndose cargo de la situación. El barco sería nuevamente fondeado, habiéndole asegurado con dos anclas, una a proa y la otra a popa, situándolo a una distancia prudencial del muelle. La misma autoridad de Marina, viendo la situación creada por el temporal y atendiendo al alboroto de las aguas del puerto, ordenó que las falúas militares y otras embarcaciones oficiales dejaran de operar hasta que volviera a restablecerse la normalidad meteorológica.

> 3.18 01-01-1905 Bote

El día 1 de enero de 1905, sobre las diez y media de la mañana, se presentaba un individuo en el Lazareto solicitando ayuda urgente para poder rescatar uno de los botes del vecino de Es Castell José Vila, a la sazón contratista de los fondos de la Fortaleza de Isabel II, que se encontraba próximo a perderse en el punto denominado En Cremat, situado exactamente entre el Lazareto y el Dique de Subic allí fondeado. Respondiendo a la llamada acudieron los señores Gregorio Aguirre, conserje del establecimiento sanitario, su hijo de igual nombre y apellido, y el guarda-marinero Miguel Escudero, que lo hicieron provistos de un sólido cabo de esparto, uno de cuyos extremos lograrían afirmar en el bote, mediante la ayuda de tres marineros que trabajaban a órdenes del expresado contratista y de un cabo de Gastadores del Batallón de Infantería destacado en la fortaleza. Así trincado y tras luchar contra los lógicos grandes inconvenientes que comportaba la operación consiguieron conducirlo hasta la entrada del Canal de Alfonso XIII, bordeado por tierra la Illa de Sant Felipet. Pero tan recios resultaban los embates del viento que soplaba, que en algún momento tenían que dar todo lo que de sí podían los siete hombres para poder ejercer el remolque y no ir a parar todos al agua. Finalmente se consiguió amarrar la embarcación en un punto seguro y resguardado.

> 3.19 02-01-1905 “María”

El 2 de enero de 1905 había amanecido extremadamente frío en la Isla. En la población de San Clemente se estaba construyendo un edificio y los albañiles tenían perfectamente apiladas todas las tejas con las que iban a rematar la cubierta del mismo. Pues absolutamente todas se hicieron trizas a causa de la fuerza del viento que las hizo volar desde el punto en que se encontraban apiladas. A su vez, el temporal reinante en la mar era descrito por varios testigos presenciales como uno de los más duros de los últimos años. Nevó. Bastante gente se acercó hasta cala Mesquida para presenciar sus efectos en la mar, pudiendo constatarse que presentaba un aspecto imponente. En estas condiciones, el pailebot “María”, propiedad de la armadora local “Velera Mahonesa” se encontraba amarrado en cala Teulera, con el fin de proceder a desembarcar diversos pertrechos de guerra con destino a la Fortaleza de Isabel II que días antes había transportado a este puerto el vapor “Velázquez”. Tras una serie de rachas de gran intensidad, la embarcación era zarandeada con tal violencia, que acabó por romper sus amarras, siendo inmediatamente arrastrada mar adentro con su tripulación a bordo, que se veía impotente para encontrar una salida a la angustiosa situación en que se encontraban. Fueron a parar finalmente sobre la Llosa de Fora, existente en la bocana, en la cual quedaba destrozado el pailebot en un breve espacio de tiempo. La tripulación pudo salvarse gracias a que parte del personal de la Fortaleza no dudó en lanzarles un cabo al cual pudieron asirse y volver de nuevo a tierra.

> 3.20 03-08-1907 “Lord Dufferin”

El 3 de agosto de 1913 tenía lugar entre los mahoneses un hecho anecdótico con la llegada del vapor “Lord Dufferin”, de pabellón británico y matrícula de Belfast (Irlanda) que, al encontrarse al través de la isla de Sant Felipet, frente al Lazareto, rectificó rumbo para dejar caer sus anclas junto a estas instalaciones. El buque procedía del puerto de Garrucha (Almería) donde había estado cargando mineral de hierro en los días precedentes. Durante el transcurso de dichos trabajos había fallecido de modo repentino uno de sus tripulantes, mientras que otro se había puesto muy enfermo. El barco había llegado unos días antes desde el puerto de Alejandría que, daba la casualidad, estaba declarado sucio a causa de un brote de peste. El hecho había levantado las sospechas de las autoridades sanitarias de aquel puerto y por consiguiente le mandaron levar anclas y zarpar rumbo a la estación sanitaria de primera clase de Cartagena, donde se le aplicó el equipo Marot para desratizarlo. Seguidamente le ordenaron dirigirse al Lazareto de Maó para pasar cuarentena. Desplazaba 3.007 toneladas y llevaba a bordo 29 tripulantes, más un carabinero y un empleado de la casa consignataria de Garrucha que se encontraban a bordo en el momento de intervenir las autoridades sanitarias no pudiendo ya, de acuerdo con las leyes sanitarias vigentes, desembarcar. En Maó, tras pasar a ser incomunicado, se le volvió a desratizar, se le practicó una rigurosa desinfección de ropas y estancias, sometiéndose a los tripulantes a diversos controles bacteriológicos. El aislamiento debía continuar hasta que se obtuvieran todos los resultados analíticos pero el director del centro, el doctor Malva, estaba convencido de que tanto el fallecido como el otro tripulante estaban afectados de enfermedad común. Y así fue que todos los análisis dieron resultado negativo, no hallándose por parte alguna el temido microbio de Jersin. De este modo, el 6 de agosto se le concedía la libre plática.

> 3.21 11-07-1920 “Contessa Adelma”

El 11 de julio de 1920 entraba en puerto y fondeaba en las inmediaciones de la Illa de Sant Felipet (Lazareto) el vapor de pabellón italiano “Contessa Adelma” que, procedente de Marsella había llegado a Barcelona de donde sería despedido para Maó por haber caído enfermo uno de sus tripulantes de posible peste bubónica. Una vez fondeado, y de acuerdo con las vigentes leyes internacionales sanitarias el vapor quedó sometido a cuarentena. El 13 de julio el comandante de Marina hacía pública una orden prohibiendo cualquier contacto entre la dotación del buque y la población, por lo que no podían en modo alguno desembarcar sus tripulantes a tierra ni, a su vez, acercarse nadie al barco. Tan sólo podían, durante las horas diurnas, comunicarse con la parte limpia del Lazareto con arreglo a las disposiciones vigentes de policía sanitaria. Durante varias semanas permaneció fondeado en estas condiciones. Llegado el día 20 del mismo mes recibía el certificado de poseer patente limpia, aunque varios tripulantes enfermos continuarían internados en las dependencias de contagiosos de dicho establecimiento.

> 3.22 04-09-1921 “Estrella del Mar”

El 4 de septiembre de 1921 entraba en Maó la goleta “Estrella del Mar”, de 167 toneladas de desplazamiento. Lo hacía de arribada forzosa al encontrarse a bordo escasos de víveres. Había sido construída en 1920, pertenecía al conocido armador don Francisco Arguimbau, procedía en aquel viaje del puerto de Anzio (Italia) y se dirigía al de Málaga con un cargamento de duelas de madera de castaño. Los hechos ocurridos eran que, como navegaba a vela, en sus singladuras había topado con días de máxima encalmada y también de vientos contrarios. Por ello y, ante la baja de víveres a bordo, el patrón había decidido entrar de arribada en Maó, donde podría proveerse de todo tipo de vituallas y, una vez en puerto, fondeó en Cala Corb. Una vez repuestas las diversas vituallas esperó a reemprender viaje a que lo hiciera el pailebot “Teresa”, que estaba embarcando en Calesfonts un cargamento de piedra machacada con destino a Barcelona. Una vez alistadoeste último, tomó a remolque al “Estrella del Mar”, y lo condujo hasta dejarlo en aguas libres, fuera de puntas, siguiendo a partir de entonces cada uno sus respectivos rumbos a destino.

> 3.23 01-12-1923 “Armando Palermo”, “Estrella del Mar”, “Apolonia”, “Anita”, “Mado” y “Mahón”

El 1 de diciembre de 1923 se encontraba retenida en el puerto la balandra “Armando Palermo”, de la matrícula de Eivissa, por causa de haber vientos contrarios. Previamente se había hecho a la mar pero, debido a que el viento había rolado en su contra, el patrón se vio obligado a regresar a puerto, fondeando en Cales Fonts. Pero este barco no sería el único que se encontraba en retención forzosa. Los “Estrella del Mar”, “Apolonia”, “Anita” y el vapor francés “Mado”, se encontraban en idénticas condiciones, puesto que los vientos había reforzado y la mar se había dispuesto entre fuerte marejada y mar gruesa. El día 4, al producirse una pequeña encalmada que engañó a sus patrones, todos se habían hecho a la mar, pero no tardaría en recrudecer, obligándoles nuevamente a regresar a puerto salvo el vapor francés, cuyo responsable decidió continuar viaje. Ya fondeados, el “Estrella del Mar” comenzó a garrear, siendo empujado por el viento y las olas hasta Cala Corb. Apercibidos de lo que estaba sucediendo, los tripulantes del velero de matrícula de Ciutadella “Apolonia”, acudieron rápidamente a prestarle el auxilio necesario, tras lo cual fondearon en Calesfonts, dejándolo perfectamente asegurado. Por su parte el vapor correo “Mahón”, que rendía viaje con procedencia de Alcúdia y Barcelona y que llegaba costeando la ribera norte puesto que en el sur reinaba fuerte marejada, al encontrarse al través del Cap de Cavalleria rompió uno de los guardines del timón, siendo necesario pasar a gobernarlo manualmente mediante la gran rueda existente en la popa hasta culminar el viaje.

> 3.24 10-06-1924 “Piove”

El 10 de junio de 1924 entraba el pailebot a motor de pabellón italiano “Piove” al mando de su capitán Sign. Andrea Porcelli. Procedía de Parderman (Turquía) y era portador de un cargamento de piedra barcita para un importador de Barcelona. Había tenido que entrar de arribada forzosa por encontrarse falto de víveres y agua potable. El barco, de 89 toneladas de desplazamiento tenía matrícula de Venecia y estaba tripulado por 7 hombres. Una vez cargadas las provisiones necesarias, reemprendió viaje el día 11.

> 3.25 14-12-1924 “S. Giner”

Durante la tarde del 14 de diciembre de 1924 entraba en Maó el vapor “S. Giner” procedente de Liverpool y Barcelona conduciendo 530 toneladas de carbón para abastecer los depósitos que la Cía. Trasmediterránea tenía ubicados en este puerto. El barco navegaba con 29 tripulantes al mando del capitán don Alfredo Valdés. Una vez fuera atracado y convenientemente amarrado, el capitán entregaba a las autoridades locales al polizón llamado Pedro Maimó, natural de Sant Feliu de Guixols que, según parece, se había fugado de su domicilio y se había escondido bajo la capota de uno de los botes salvavidas del barco. Al ser descubierto por uno de los tripulantes había manifestado que al darse cuenta, el buque se encontraba navegando ya en alta mar.

> 3.26 31-10-1925 “Mahón”

El 31 de octubre de 1925, mientras se estaba llevando a cabo la descarga de un pesado cañón llegado a bordo del vapor correo “Mahón” con destino a la Mola, ocurrió un accidente a bordo del vapor del que resultaría con graves daños el carretero don Rafael Camps Anglada, más conocido como “En Pelegrina”. El hombre había bajado a la bodega para comprobar unos fardos que tenía que trasladar hasta la población, con la mala fortuna de resbalar y caer de la escala de acceso a la misma. Tras ser auxiliado y subido a cubierta, se le apreciaron diversas heridas en el rostro. Una vez en tierra y subido al vehículo de don Jerónimo Preto fue trasladado a la farmacia del señor Mercadal, en la calle de Pi y Margall, donde fue curado en primeros auxilios por el médico don Lorenzo Pons Marqués y don José Luis de Cózar, titular de la Base Naval. Le fueron practicados doce puntos de sutura tras lo cual pasó a su domicilio. Durante la tarde el vapor se había escorado bastante al estar desembarcando la pesada pieza de artillería y la mala fortuna hizo que uno de los trabajadores que se encontraba carboneando en el mismo fuera a parar al mar. El hombre no sabía nadar y, gracias a la rápida intervención de sus compañeros, el mal no pasó a mayores.

> 3.27 11-11-1925 “La Bonne Lorraine”

El 11 de noviembre de 1925 entraba de arribada forzosa el pailebot-goleta de 3 palos y pabellón francés “La Bonne Lorraine” a causa del fuerte temporal reinante. Procedía de Bonne (Argelia) y portaba un cargamento de habas y avena con destino a Port-Vendres. Su capitán era Mr. Quena, que viajaba acompañado de su esposa. Desplazaba 252 toneladas y su tripulación estaba compuesta por 7 hombres.

> 3.28 18-01-1926 “Francesco Pi” y “I Due Amichi”

El día 18 de enero de 1926 entraba de arribada forzosa el bergantín-goleta de pabellón italiano “Francesco Pi” el cual procedía del puerto argelino de Bonne y se dirigía hacia el de Barcelona. Entró por la mañana y reanudó viaje entrada la tarde. También lo haría la goleta italiana “I Due Amichi” que, procediendo de Livorno, se dirigía hacia Nemours (Argelia).

> 3.29 17-10-1928 “Júpiter” y “Ophir”

EL “OPHIR” SERÍA ADQUIRIDO COMO PETROLERO POR LA CÍA. TRASMEDITERRÁNEA

El 17 de octubre de 1928 irrumpía un fortísimo temporal en esta zona, bajo el predominio de bajas presiones, cielos cubiertos o muy brumosos y mar gruesa. El velero “Júpiter”, que se encontraba navegando en demanda de este puerto procedente de Barcelona se vio forzado a buscar refugio en la cala de Binissafúller, fondeando a dos anclas. Durante el transcurso de las siguientes horas, el personal de guardia del petrolero de la Cía. Trasmediterránea “Ophir” que se encontraba fondeado en el puerto de Maó, observaba que sus anclas garreaban peligrosamente, lo que obligó al personal de Máquinas a tener la máquina en marcha para mantenerse con la misma maniobrando continuamente proa al viento durante toda la noche para evitar quedar a la deriva lo que podría acarrear un grave accidente. Por lo que respecta a los vapores de las líneas regulares, se hallaban retenidos en los diferentes puertos dada la imposibilidad de navegar en aquellas condiciones. A partir de las once de la mañana siguiente no tardaron en hacerse presentes los truenos que acompañaban a los numerosos relámpagos los cuales irían arreciando a medida que pasaban las horas. Vientos con rachas fortísimas y mucha agua. Llegada nuevamente la noche, la ciudad ofrecía un espectáculo dantesco y sombrío. Las numerosas averías causadas por los rayos a la red de alumbrado eléctrico fueron cuantiosas y la noche, en el mismo corazón de la ciudad, transcurría negra y tenebrosa entre los aullidos del viento de NE (gregal), negritud que era sólamente rasgada por el fogueo de los relámpagos que saltaban constantemente. Numerosas ramas arrancadas de los árboles vagaban por las calles. Se produjeron daños en el Paseo de Augusto Miranda, carretera de Sant Lluís y plaza de la Explanada con árboles arrancados y caídos; a la calle de la Concepción cayó parte de la torre del colegio de religiosos franceses de la calle del Carmen; en la plaza de Sant Roc también se desprendió una cornisa y en el muelle eran varios los norays que amenzaban desprenderse debido a los brutales tirones efectuados por las estachas y calabrotes de los barcos amarrados. El 18 conseguía entrar el “Júpiter” aprovechando que el viento había caído tras rolar a levante. Su patrón era el señor Enseñat. En cambio, el “Pons Martí” se vería obligado a regresar tras encontrar mar gruesa del N. El “Carmen Flores” aprovechó el receso para zarpar por el sur aprovechando el resguardo que le ofrecía la costa, pero como los vientos para salir de puerto le eran contrarios, tuvo que ser remolcado para ello por una embarcación de pesca a motor que lo dejó fuera de puntas. Sobre las cuatro de la tarde del mismo día entraba de arribada forzosa tras haber sufrido diversas averías el vapor mercante francés “Antoine Schiaffino”, de la matrícula de Argel, cuando se encontraba en navegación. El buque pertenecía a la Compagnie Maritime Schiaffino, y fondeó buscando la protección de cala Llonga, donde podría solucionar sus problemas. Había salido del puerto argelino de Bonne el 13 y en la noche del 15 al 16 se vio sorprendido a unas 70 millas al norte de Menorca por el fortísimo temporal de gregal, intentando desde entonces capearlo. Al no conseguir navegar en condiciones, su capitán se vio obligado a virar y buscar refugio en Maó. Portaba 1.000 toneladas de superfosfatos con destino al puerto de Saint Louis du Rhône, próximo a Marsella, desplazaba 2.140 toneladas y su dotación estaba compuesta por 26 hombres. Su capitán era Mr. Geffray y fue consignado por la agencia Hijo de Pons Martí.

> 3.30 04-07-1929 Bote y “Delfín”

EL VAPOR “DELFÍN” ESTUVO ASIGNADO A LA LÍNEA DE BARCELONA DURANTE MUCHO TIEMPO

A las seis y media de la tarde del 4 de julio de 1929, ocurría en el puerto de Maó un accidente que afortunadamente para sus protagonistas no derivaría en desgracias personales. Y es que sucedió que frente a la Punta de cala Figuera se encontraba una pequeña embarcación con dos tripulantes a bordo. Ello tenía lugar en el momento en que el vapor de la Cía. Trasmediterránea “Delfín” abandonaba el puerto rumbo a Barcelona en viaje regular. Al paso del vapor, la embarcación había ido acercándose paulatinamente a éste, mientras uno de sus ocupantes, que iba en traje de baño, se sentaba en la borda para despedir a unos conocidos que marchaban en el barco. Les alcanzó con fuerza la estela que dejaba el barco a su paso, penetrando el agua en el mismo y hundiéndolo rápidamente con todo el equipaje e incluso las ropas del tripulante mencionado. Éste, que no sabía nadar, se agarró desesperadamente a un remo hasta que pudo ser auxiliado por su compañero. Todo el episodio había sido observado por el mariscador Antonio Mus Carreras, que acudió rápidamente a auxiliar a los improvisados náufragos. Lo curioso del caso es que poco antes habían desembarcado en el muelle a otros dos amigos que tampoco sabían nadar. Al día siguiente se estuvo intentando localizar la posición del bote hundido y de este modo proceder a su recuperación con el fin de arrastrarlo hasta la costa donde sería sacado fuera del agua. Por fin la operación se veía coronada por el éxito sobre las siete de la tarde, en que fue enganchado con un rezón y arrastrado por el fondo hasta el varadero de Sa Punta donde fue sacado del agua por un grupo de voluntarios. Se recuperó todo lo que se había perdido, incluso el pantalón del tripulante y el dinero que llevaba en uno de sus bolsillos.

> 3.31 08-06-1930 “Le Tigre”

Cuando transcurrían las once y media del 8 de junio de 1930 entraba de arribada forzosa debido a haberse desatado un fuerte temporal el motovelero “Le Tigre”, de pabellón francés y de la matrícula de Dildjilli, al mando de su patrón Mr. Cagny. Había zarpado de Marsella en ruta a Argel portando un cargamento de ladrillos. Desplazaba 25 toneladas y su tripulación la componían 6 hombres. Había sido construído recientemente en Marsella y era éste su primer viaje. Zarpó nuevamente a las seis y media de la mañana del 9.

> 3.32 29-12-1980 Varios y  “Ciudad de Compostela”

PESQUERO “COSTA DEL SOL” CON EL COSTADO DESTROZADO

EL MISMO PESQUERO VISTO DESDE OTRO ÁNGULO

Serían aproximadamente las cuatro y media de la madrugada del día 29 de diciembre de 1980 cuando el fuerte viento que había estado soplando durante la tarde anterior recrudecía espectacularmente alcanzando rachas que daban picos medidos de entre 110 y 120 kilómetros a la hora rolando entre E y NE. Las olas que se generaron en el interior del puerto de Maó sorprendieron a los habituales de la zona por no recordarse un temporal de tal magnitud dentro del mismo.

VELERO DE MADERA “VEGA” QUE HABÍA SIDO RECIENTEMENTE REPARADO

EL MISMO VELERO VISTO DESDE OTRO ÁNGULO

El resultado final sería el de una verdadera catástrofe tanto en las instalaciones portuarias, por cuanto más de un centenar de metros de cantil de muelle cedería entre el Club Marítimo de Mahón y la denominada Punta des Rellotge, como por el gran número de embarcaciones de todo tipo que sufrirían los embates de las enfurecidas olas con el resultado de pérdidas, hundimientos o averías de toda índole.

UN CATAMARÁN BASTANTE MALPARADO

OTRA PERSPECTIVA DEL MISMO CATAMARÁN

Algunas embarcaciones habían sido trasladadas por sus propietarios a la ribera norte del puerto al ver el mal cariz que iba tomando el panorama meteorológico, navegando con grandes dificultades en contra de las olas que cada vez arreciaban a más. Otras, de menor porte, fueron puestas en seco con la ayuda de camiones grúa desplazados al puerto ex profeso. De las que permanecieron amarradas hubo bastantes que estuvieron golpeándose entre ellas o contra el muelle, con el resultado de producirse mutuamente grandes desperfectos.

UNA LANCHA TIPO DRACO SEMIHUNDIDA BAJO UN PANTALÁN

REVOLTIJO DE RESTOS FLOTANDO Y UNA EMBARCACIÓN HUNDIDA

EMBARCACIÓN CON MUESTRAS DE LOS DAÑOS PRODUCIDOS CONTRA EL MUELLE

UNA LANCHA CON LA QUILLA AL SOL. SINIESTRO TOTAL

EL MÁSTIL DE UNA EMBARCACIÓN HUNDIDA EMERGE DEL AGUA

Y las que estaban amarradas de proa, ofreciendo por lo tanto su popa al oleaje, embarcaron tal cantidad de agua que acabaron yéndose a pique. Personal de la Junta de Obras del Puerto, junto con miembros de la Comandancia de Marina y de la Policía Municipal estuvieron reforzando amarras, colocando defensas y realizando otras operaciones desesperadas intentando aminorar en lo posible las consecuencias de lo que ya se intuía como una verdadera catástrofe sin precedentes.

CONSECUENCIAS DEL TEMPORAL DE LEVANTE MÁS DURO DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS EN MAÓ

También estuvo actuando el práctico del puerto Bartolomé Rigo a bordo de la lancha de la Corporación realizando remolques de embarcaciones en peligro hacia las zonas más resguardadas, con el riesgo que ello suponía dado lo alborotadas que se encontraban las aguas en esos momentos. El correo de la Cía. Trasmediterránea “Ciudad de Compostela”, al hallarse en la bocana del puerto cuando rendía viaje desde Barcelona, comprendiendo que iba a ser imposible atravesar el canal de entrada, decidió virar entre impresionantes bandazos y poner proa rumbo S para ganar el abrigo en el centro de la costa sur menorquina, concretamente frente a Punta Rabiosa.

AMASIJO DE RESTOS FLOTANDO EN EL “CUL DE SAC” DE CALA FIGUERA

EL LLAÜT “BELLA LOLA” CON LOS RESULTADOS DEL TEMPORAL

El tramo de muelle referido anteriormente y que había cedido desde el Club Marítimo hasta la Punta des Rellotge  era consecuencia de la antigüedad del mismo y de los constantes y encontrarse sometido a los fortísimos tirones que le daban las embarcaciones que permanecían allí amarradas.

OTRA VISTA DEL AMASIJO DE RESTOS DE EMBARCACIONES FLOTANDO EN EL “CUL DE SAC” DE CALA FIGUERA

El temporal tendría igualmente sus consecuencias en la costa del sudeste de la Isla, provocando gravísimos daños en construcciones de la primera línea en la Urbanización S’Algar, y convirtiendo el Pas de l’Aire en una auténtica y colosal rompiente.

> 3.33 18-05-1991 “Ocean Diver”

Hacía un tiempo ya que en la Comandancia de Marina de Menorca se había acordado hundir a la gabarra de pabellón holandés “Ocean Diver” en las profundidades marinas en aguas someras a la costa, tras haber quedado abandonada en Cala Teulera y que, de no actuarse a su debido tiempo, sin duda hubiera acabado por hundirse allí mismo convirtiéndose en un peligro para la navegación. De casco de acero, en el supuesto de haber ocurrido, su reflotamiento resultaría costoso y, desde luego, con serias dudas de llegar a recuperarse el coste económico que la operación supondría. Hacía ya muchos meses que había llegado al puerto de Maó, utilizada como embarcación turístico-familiar, aunque su utilidad anterior fuera un transporte de río, carbonero probablemente. Había amarrado frente a la antigua fábrica del gas y posterior popular restaurante “225” y, raramente se movía de su amarre dado su cansino andar: no debía de desplazarse a más de 2 o 3 nudos. Pintado de color azul eléctrico y blanco, llegó a convertirse en parte del paisaje portuario hasta que las obras de remodelación de los muelles le obligaron a tener que cambiar de ubicación. Fue entonces cuando marchó a Cala Teulera. Allí permaneció durante meses, con su ropa tendida en los quitamiedos de las bordas hasta que, parece ser, fue abandonado por sus propietarios. La decisión de las autoridades navales fue hundirlo frente al Arenal de Son Bou. Una buena decisión, puesto que desde entonces se ha convertido en hábitat de especies marinas, tanto en flora como en fauna y lugar visitado por numerosos submarinistas y centros de buceo. Ciertamente en aquellos años no existían tantos problemas burocráticos como en la actualidad para crear estos enclaves tan beneficiosos para la industria náutico-turística de los centros de submarinismo, como para la propia fauna y flora marinas. Las imágenes son de nuestros magníficos colaboradores Guido Pfeiffer y Flory Calò.

INTERIORES DE LA BODEGA

LA PROA POR LA AMURA DE BABOR

DETALLES. BARANDAS

INTERIORES DEL PUENTE DE GOBIERNO

CURIOSIDADES. CABOS PETRIFICADOS POR EL PASO DEL TIEMPO

BARANDAS CUBIERTAS DE VIDA SUBMARINA

DETALLE DE LA POPA POR LA ALETA DE BABOR

OTRA PERSPECTIVA DE LOS INTERIORES DEL PUENTE

DETALLES DE LA POPA Y TIMÓN POR LA ALETA DE ESTRIBOR

HERMOSA PERSPECTIVA POR LA POPA, ALETA DE BABOR

DETALLES DEL PECIO

> 3.34 22-06-1996 “Onvac Cuatro”

Sobre las once de la noche del día 22 de junio de 1996 era localizado el práctico del puerto Bartolomé Rigo con la finalidad de que realizara el salvamento de la draga que estaba trabajando en el puerto desde hacía varios meses. Al parecer, tras ir a realizar una de sus habituales descargas de lodo había quedado fuera de puerto con avería en su máquina. El barco se encontraba en trance de ir a parar al garete. Inmediatamente zarpó el remolcador “José Elduayen” con el fin de ir a auxiliarla, yendo a bordo el práctico. Cuando se encontraban entre boyas, observaron la presencia de la neumática auxiliar de la “Onvac Cuatro”, que así se denominaba la draga, con los dos tripulantes a bordo, que se estaba dirigiendo hacia el interior del puerto. Al ser interrogados, manifestaron que habían abandonado el barco porque la corriente y el oleaje lo estaban llevando contra las rocas al habérsele averiado la máquina. Hicieron subir a bordo a ambos tripulantes y el remolcador partió a toda máquina hasta la zona en que habían abandonado su barco, encontrándolo rozando los peñales de una de las márgenes de la Cala de Rafalet, prácticamente frente a la Cova de Rafalet. Saltaron a bordo los tripulantes del mismo e hicieron firme un cable mediante el cual fueron remolcados por el “José Elduayen” hasta el puerto de Maó donde, a la mañana siguiente, procedían a reparar la avería y a continuar su trabajo de dragado del puerto.

*

SÍGUENOS DESDE

FACEBOOK y TWITTER

Ambas ventanas fueron abiertas con el objeto de informar en el momento en que se produjera cualquier novedad tanto en actualización, como noticia o adición de nueva imagen en este portal de la web.

Regularmente se van insertando imágenes escogidas de entre nuestros colaboradores o propias para mantener viva la atención de nuestros amigos. También se insertan los vídeos que se van editando, tanto referentes a la costa como del interesantísimo mundo de los caballos.

*

TEMPORAL DE TRAMONTANA OBSERVADO DESDE LA PUNTA DES SIULET (NA MACARET)

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

*

Toda la información que aparece en esta Guía virtual sobre empresas y entidades, así como las colaboraciones fotográficas o cualquier otro tipo de aportación encaminada a mejorar la información al navegante son completamente gratuitas siendo, por ello, un Portal Náutico público de uso general.

* * *

De la COORDINACIÓN de este Portal:

Alfonso Buenaventura Pons (Es Castell, Menorca, 1947), Patrón de yate y miembro de la Real Liga Naval Española. Ex-directivo del Club Marítimo de Mahón y Juez y Jurado de Regatas.

* Desde el año 2000 fue colaborador semanal del diario “Menorca” en temas marítimos y portuarios, realizando en la actualidad colaboraciones especiales.
* También ha intervenido y colaborado puntualmente en otros temas típicamente menorquines, así como en otras publicaciones, programas de TV y radio.
* Desde septiembre de 1988 hasta diciembre de 2000 dirigió la revista interna de difusión social del Club Marítimo de Mahón, con una aparición de cadencia trimestral.
* El año 1995 publicó una base de datos en dos tomos sobre la historia de los primeros 50 años de la veterana sociedad náutica mahonesa.
* El año 1995, con el soporte de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, publicó una recopilación histórica sobre el Lazareto de Maó bajo el título “El Lazareto de Mahón. Notas históricas”.
* El año 1998 publicó la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca”, de la cual se agotaron sucesivamente dos ediciones.
* El año 1998 publicó la obra “Menorca. Atlas náutico”, que ofrece toda la información necesaria para aquellos que se dedican a navegar por la costa de Menorca.
* El año 2001 publica la guia “La Reserva Marina del Norte de Menorca”, que da a conocer las singularidades de esta particular zona marítima menorquina.
* El año 2002 publica la guía y el plano para el visitante de “La Albufera des Grau” en castellano, catalán, inglés y alemán.
* El año 2003 aparece la obra sobre el caballo, la gallina, la oveja y la vaca menorquines, bajo el título de “Las razas autóctonas de Menorca”.
* El año 2004 lanza un nuevo “Menorca. Atlas náutico”, que incluye una guia para el submarinismo y nuevas informaciones y portulanos del cual se irían agotando sucesivamente dos ediciones.
* En el mes de abril de 2007 aparece la obra “Menorca. Caballos y tradición popular”, con referencia al mundo del caballo y su protagonismo en las fiestas menorquinas, de Sant Joan en Ciutadella, y patronales en el resto de las poblaciones.
* Finalizando ese mismo año publicaba el primer volumen de la serie “Menorca. Illa, mar i homes” (en catalán)
* El año 2008 publica la historia de la agencia de consignaciones marítimas Federico J. Cardona Trémol S.L., bajo el título de “125 años de ilusiones compartidas 1883-2008″.
* El mismo año publica la guía “Ciutadella de Menorca. Las fiestas de Sant Joan”. * El mes de abril aparece la tercera edición de la obra “Menorca. Atlas náutico, totalmente actualizada. * El 2008 publica el 2º volumen de la colección “Menorca. Illa, mar i homes”.
* El 22 de febrero de 2010 inicia un blog en la web bajo el título “Menorca, isla sin par” (bilingüe catalán-castellano) destinado a publicitar la isla de Menorca en todas sus vertientes poniendo un punto y final a su etapa de publicación de libros divulgativos.
* El 18 de enero de 2011 publica la 3ª edición de la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca” notablemente ampliada que, por primera vez, se presenta de forma digitalizada y colgada en la red en forma de blog actualizable bajo el título “Naufragios y pecios de Menorca”.
* El 23 de enero de 2011 inicia la publicación en forma de blog colgado en la red y bajo el título “Puerto de Maó, siglo XX” de todos los artículos (aumentando el número de imágenes antiguas que en su momento no pudieron incluirse en la edición de papel por razones de espacio), que fueron apareciendo durante casi diez años en las páginas del diario insular “Menorca”.
* El 21 de junio de 2011 abre un nuevo blog con el título “La cuina de vorera” (La cocina de ribera), también bilingüe catalán-castellano, destinado a recoger todas las recetas recogidas de pescadores y gentes de todos los ambientes durante la etapa de entrevistas efectuadas en sus diferentes publicaciones a fin de ponerlas a disposición del gran público.
* El 4 de agosto de 2011 inicia un blog fotográfico bajo el título “Menorca a través de tus ojos”.
* El 18 de marzo de 2012 cuelga en la red la 4ª edición de su derrotero “Menorca. Atlas náutico”. Notablemente ampliado en cuanto a contenido, imágenes y digitalizado, será actualizable por suscripción gratuita para el navegante interesado y la idea es convertirlo en la guía náutica total de la isla de Menorca.
* La importancia que va adquiriendo el portal “Menorca Atlas Náutico” obligará a ir cerrando paulatinamente los blogs “Menorca, isla sin par”, “Menorca a través de tus ojos”, “La cuina de vorera” y otros proyectos. Sus contenidos se irán incorporando al nuevo portal o quedarán en archivo pendientes de una futura ubicación.
* En abril de 2012 cuelga en la red el contenido de la obra “El Lazareto de Mahón” notablemente ampliado.
* A finales de 2012 se abren las páginas en Facebook de “Menorca Atlas Náutico”, “Naufragios y pecios de Menorca”, “Puerto de Maó, Siglo XX” y “Lazareto de Mahón”, y en Tweeter, “Menorca Atlas Náutico”.
* 2014 supondrá el año de la reconversión: “Menorca Atlas Náutico” aglutina a “Naufragios y Pecios de Menorca” y “Puerto de Maó, Siglo XX”, quien a su vez ha hecho lo mismo con “Lazareto de Mahón”, aunque conservando todas sus estructuras originales y dejando tan sólo una única página -tanto en Facebook como en Tweeter- que anuncia todas las actualizaciones: “Menorca Atlas Náutico”. La razón: en 28 meses se han rebasado las 67.000 consultas. Al propio tiempo se da paso a la ampliación de colaboradores tanto gráficos como de artículos adquiriendo la guía la categoría de “comunidad“.
* 2015 lo será el de su expansión con una total remodelación de su estructura, con adición de nuevos bloques y secciones una vez superadas las 120.000 consultas.

* El 22 de abril de 2016, rebasadas ya las 175.000 consultas, tanto el PORTAL como la TOTALIDAD DE PUBLICACIONES del autor, ALFONSO BUENAVENTURA PONS, son cedidas por el mismo a todos los efectos a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO.

* * *

De la TITULARIDAD de este Portal: 

Desde el 22 de abril de 2016, tanto este PORTAL NÁUTICO como las diferentes obras publicadas por el mismo autor, amén de otra serie de documentos históricos e imágenes debidamente relacionados, fueron donados así como cedidos sus derechos de explotación a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO, siendo desde entonces esta entidad la única titular y gestora de los mismos.

LA ISLA DEL AIRE OBSERVADA DESDE PUNTA PRIMA (Imagen de RAQUEL ARIÑO)

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Imagen de A. BUENAVENTURA FLORIT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s