1.- Aspectos generales y antecedentes

*

DE LA HISTORIA

*

Los orígenes de un lazareto para el Puerto de Maó

*

En el número de Invierno del año 1994 de la Revista de Difusión Social del Club Marítimo de Mahón, nuestro colaborador Diego Pons Pons llevaba a cabo la descripción de una de las islas más significativas que se hallan en el interior del puerto de Mahón: la que hoy conocemos como del “Lazareto“. Con una nueva incursión en esta misteriosa construcción sanitaria, vamos a intentar profundizar muchísimo más en su pasado, así como a lo que se refiere a sus zonas colindantes y otros enclaves dedicados al mismo fin que le precedieron. Y le llamamos “isla” puesto que la mano del hombre se encargó de cambiar, en su momento justificado, lo que la naturaleza había creado.

Originariamente “península de Sant Felipet” este enclave constituía un apéndice de la ribera norte del puerto de Maó, teniendo por levante la pequeña ensenada que permitía el fondeo de buques de poco calado llamada “Cala Teulera” o “Puerto del Lazareto” y, por poniente, otra cala denominada “Sant Jordi“. Esta península (hoy isla) tiene unos 1.240 metros de longitud por unos 380 metros de anchura media. Su terreno fue tasado en el año 1787 en 9.018 libras, para cuyo pago, realizado con el fin de dar inicio a las obras de construcción del Gran Lazareto de Mahón, giró el Gobierno del Monarca Carlos III, bajo la inspiración del Conde de Floridablanca, la cantidad de 300.000 pesos de a ocho, procedentes de los fondos de la Santa Cruzada. Los trabajos no comenzaron, sin embargo, hasta que con motivo de la peste de Argelia se dispuso su inicio inmediato. Hoy por hoy, se la conoce popularmente (y oficialmente aceptado, por su nomenclatura en cartas y mapas) por el nombre de “Isla del Lazareto”, en detrimento de su originario, tanto en su época de península como de isla, una vez realizada la construcción del canal de Alfonso XIII (o de Sant Jordi), por el Cuerpo de Ingenieros Militares: “Isla de Sant Felipet“.

EL LAZARETO SE ENCUENTRA EN LA ISLA DE SANT FELIPET, ENCLAVADA DENTRO DEL PUERTO DE MAÓ

EL LAZARETO SE ENCUENTRA EN LA ISLA DE SANT FELIPET, ENCLAVADA DENTRO DEL PUERTO DE MAÓ

Una publicación del año 1813 nos describe la ubicación del complejo sanitario (transcripción literal del original):

“Allase situado este edificio en la parte mas oriental de la isla (Menorca), al lado del norte, detras del cabo mola, à la derecha entrando en el puerto de maón, en una lengua de tierra correspondiente à Felipet; elebada, rasa, como de tres mil varas de diámetro, de suelo petroso flojo, rodeada del mar en toda su circunferencia, á excepción de un ismo, que la une á la sierra de Sanantonio, de 160 varas de largo y ancho, el cual á poca costa podia cortarse y dejar absolutamente aislado el lazareto. De este modo viene a estar colocado entre dos puertos: uno particular, que le pertenece enteramente llamado del lazareto ó cala tegera, en donde caven con seguridad gran numero de enbarcaciones asta fragatas de guerra inclusives, con su desembarcadero cómodo, agua potable en abundancia, y proporcion de poderse cerrar con una cadena a poca costa; el otro es el general, ó célebre puerto maón, en donde, sin tener comunicacion alguna con aquel, pueden anclar las escuadras y todos los barcos de comercio que se allen en libre practica. A esta bellisima situacion añade nuestro lazareto estar dividido de villacarlos y maón por las aguas del puerto general, al no tener en sus alrededores pantanos que coinquinen su atmósfera, edificios que se opongan á su ventilación, y sobre defenderle una batería y tres torres de fuerza, se descubre su circunferencia desde dichos pueblos y desde los buques, porque aun asta en esto se alle mejor condicionado; pues los ojos de los sanos son las mejores centinelas del edificio donde están custodiados los enfermos”.

Este texto parte de una descripción pormenorizada del recinto en su estado a principios de 1800, necesidades de futuro, amén de una severa crítica a la denominada Junta de Sanidad existente, en la que formaban mayoría profanos en la materia. Fue escrito por don Manuel Rodríguez, destinado en el mismo, en un intento de hacer reflexionar al poder legislativo sobre las verdaderas necesidades del complejo antes de emprender la Reforma Sanitaria. Véase, sino, la opinión sobre los miembros de la Junta de Sanidad del señor Rodríguez

A las antedichas nulidades de la junta actual de maón debe añadirse, como otra de alta consideracion, la de que los vocales morberos, jurados y los facultativos se mudan cada año, quedando permanentes no mas el comandante general, que por lo comun no asiste a ellas el capitan del puerto, cuyo sugeto, aunque no falta a alguno de sus actos, empeñado en el cumplimiento de los deberes de tal, le queda poco tiempo para pensar en otros asuntos, y el secretario, que siendolo tambien del ayuntamiento, apenas puede mirar los negocios de sanidad sino como segundarios, o de menor inportancia. Así sucede que a la mala disposición de los vocales se junta la novedad, la ignorancia de las ordenes que rigen y de las providencias que se an tomado; por manera, que cuando comienza a entrar en el giro ordinario de sanidad, y muchas veces antes de entenderlo, siendo otra vez relevados del encargo, ceden la plaza a otros nuevos, a veces sin aber conprendido ni aun lo mas tribial, que es inposible remediar sin destruirlo.

Si lo hasta aquí enunciado no fuese suficiente para inclinar el animo del gobierno a la mejora de la organizacion de esta junta de sanidad, bastaria para ello saber el modo como eligen sus facultativos y las calidades de algunos de ellos. Como estos no pueden durar mas tiempo en la comision de salud que sus comitentes, mudandose los jurados todos los años, deben ser removidos los facultativos tanbien. No es aqui la ciencia, la providad y la firmeza de carácter quien decide la eleccion; no se necesita ser doctor, licenciado o tener gradicion alguna; el buen nombre, el concepto de liderato, la fama pública, son circunstancias indiferentes para ser médico o cirujano de sanidad. Está determinado, como de cajón, que sean los que asisten la casa de cada uno de los jurados; y sobre esto ni ay dificultad; ni se cree faltar a las leyes en cosa alguna, mas que los turnantes sean enpíricos, intrusos, charlatanes, sin estudio, ni opinion; pues seria un delito decir a estos magnificos que algunos de sus predilectos son unos vergonzosos padrastros del arte de curar, indignos de la confianza pública, y de alternar con los verdaderos facultativos, a quienes abochorna aber de consultar con ellos. Tengo fundadisimos motivos para dudar si los tales saben entender un libro del arte en su idioma. ¡Tolerancia arto contraria a las leyes, y conducta bien diferente de la que tuvo la junta de sanidad de barcelona en 1589 con Bernardo Rigaldi, que fue sentenciado y puesta su cabeza en una jaula de fierro, porque curaba de peste sin ser médico, ni aber estudiado la facultad! ¿Y será posible, que se aya de tolerar por mas tienpo tamaño abuso? Añadase a lo dicho que ninguno de ellos se encierra en el lazareto durante los periódos epidémicos para celar los espurgos y auxiliar a los pacientes, quedando abandonadas las medidas de sanidad a un mareante, y los enfermos a si mismos, a la religión y a la filosofía propia…“.

Y en otro apartado aclaraba

En Menorca es médico, cirujano y boticario; médico y cirujano en una pieza; y comunmente cirujano, médico y boticario a un tienpo el que quiere, sin que se le obligue a presentar documento alguno de suficiencia. No es mas dificil el establecimiento de una botica que el de una taverna o de una tienda de aceite y vinagre. ¿Asta este punto ha llegado la estupida indolencia de los gobernantes anteriores? No tolerar que el sastre, el zapatero, el molinero,…, egerzan sus oficios mecánicos sin aprendizage y maestría, en que solo se arriesga una pequeña parte de los bienes, y favorecer el que manegen las vidas de los ciudadanos cualquiera onbre oscuro, desentendiendose de las leyes: sin circunstancias contrarias a la buena civilizacion de los pueblos”.

*

LAS ENFERMEDADES CONTAGIOSAS

*

Pero retrocedamos aún bastante más en nuestra historia. ¿Por qué un Lazareto en Mahón? Sería Venecia, país de navegantes por excelencia, la iniciadora del régimen sanitario marítimo, creado para defenderse de las frecuentes invasiones de la temida peste que le ocasionaba su intenso tráfico comercial con las regiones de Oriente y de berbería. En 1403 levantó el de la isla de Santa María Nazaret, el primero de Europa, al que seguirían otros en Génova y Marsella. Las Illes Balears, primer territorio español, situado entre oriente y la Península y en medio de las rutas que conducían desde Argelia hasta los puertos franceses mediterráneos, sufrieron repentinamente el azote de las mortíferas epidemias que harían movilizar a sus habitantes en una lucha frenética para evitar la importación de las mismas. Pero ¿cuáles eran esas enfermedades? Veámoslas:

La Peste

*

Causada por el bacilo de Yersin, la Pasteurella pestis. Cocobacilo del que se conocían tres variedades cuyo período de incubación estaba fijado en seis días. Entre las ratas la infección pestosa se contagia directamente por canibalismo o indirectamente por medio de las pulgas. Las pulgas al chupar la sangre de un animal infectado, ingieren microorganismos que se multiplican y que, posteriormente, transmiten al hombre. También existen otros roedores que pueden ser portadores de la enfermedad. El hombre podía quedar contagiado por mordedura o por tratamiento (manipulación) de estos animales. La forma más frecuente es la bubónica o ganglionar y la neumónica. Sus síntomas: fiebre, escalofríos, vómitos, mal estado en general, dolores ostemusculares, cefaleas, voz temblorosa, vértigo, conjuntivitis, aspecto de ebrio y sudoración profunda y fétida. Los ganglios más afectados son los inguinales, axilares y cervicales. A veces, en el lugar de la mordedura o picadura se forma una una lesión necrótica, negruzca y dolorosa, transformándose en úlcera. Se trata con antibióticos, sueros, antitérmicos, etc. Su profilaxis pasa por el aislamiento, la limpieza y la desinfección tanto del paciente como de su entorno.

LAS RATAS Y LAS PULGAS SON LOS PRINCIPALES TRANSMISORES DE LA PESTE

LAS RATAS Y LAS PULGAS SON LOS PRINCIPALES TRANSMISORES DE LA PESTE

“Los enfermos de peste necesitan un riguroso aislamiento y desinfección y, además, si se trata de peste neumónica, habrá que tomar precauciones para evitar el contagio por vía respiratoria a las personas que prestan cuidados a los pacientes así como, en todo caso, hay que precaver la picadura de las pulgas infectadas que pueden transmitir la dolencia.”

El Cólera

*

Enfermedad infecciosa producida por el Vibrio comma (bacilo vírgula) que tiene una incubación de seis días. Invade los intestinos del contagiado. El medio de propagación son las aguas infectadas y el contacto directo con enfermos. Se halla en las heces y las moscas pueden transportarlo de los excrementos de los enfermos a los sanos. Existen regiones en las cules la epidemia es constante: Sudeste Asiático, China, Indonesia, Pakistán, etc. Se manifiesta por dolores intestinales, vómitos, sed, etc. Se considera más peligrosa en menores de 50 años de edad que en los mayores. Se trata con baños calientes, sueros y administración de adrenalina. Como prevención, se aconsejaba lavarse correctamente las manos, hervir los alimentos (verduras), beber agua hervida o clorada, desinfectar las ropas, utensilios y demás de los pacientes, etc…

VIBRIO COMMA (BACILO VÍRGULA) BACTERIA DEL CÓLERA

VIBRIO COMMA (BACILO VÍRGULA) BACTERIA DEL CÓLERA

Los enfermos de cólera necesitan estar rigurosamente aislados, y sus excretas, que contienen los microbios propagadores del mal, deber ser desinfectados en el momento mismo de ser expulsados, para que no puedan contaminar directa o indirectamente las cosas exteriores y singularmente el agua ni los alimentos, que son los vehículos más temibles de propagación del padecimiento“.

La Fiebre Amarilla

*

También se incuba durante seis días. Es una enfermedad infecciosa y epidémica y que en algunos países africanos y americanos es endémica. Es producida por el virus amarillo. Su hábitat son los enfermos y su principal medio de transmisión, la hembra del mosquito del género Aedes Aegipty. Al Lazareto de Mahón se le prohibió recibir enfermos con esta patología por existir aclimatada en la isla la variedad de mosquito apuntada, hecho que se descubriría tras dos epidemis importantísimas ocurridas en su historia. A causa de las toxinas bacterianas la fiebre aumenta las combustiones intraorgánicas debido a perturbar la termorregulación del organismo, que por la respiración cutánea, sudoración y vasodilatación periférica, es mantenida en el cuerpo a una temperatura constante. Son sus síntomas: icterici (por el que recibe el nombre de “amarilla”), escalofríos, taquicardia, sequedad de la piel y mucosas, delirio, sed, temperaturas exageradas (hasta 44º C) en cuyo caso el paciente puede morir por destrucción de su tejido nervioso. Se trata con antibióticos, antitérmicos y sulfamidas. Su profilaxis: desinsección con insecticidas para protegerse de las picaduras de los mosquitos, mosquiteros o telas metálicas protegiendo los recintos, etc.

AEDES AEGYPTI. CAUSÓ ESTRAGOS EN EL LAZARETO HASTA QUE NO SE DETECTÓ SU PRESENCIA ACLIMATADA EN MENORCA

AEDES AEGYPTI. CAUSÓ ESTRAGOS EN EL LAZARETO HASTA QUE NO SE DETECTÓ SU PRESENCIA ACLIMATADA EN MENORCA

Los individuos atacados de Fiebre amarilla, que como es sabido no es infección que se transmita por los productos patológicos del enfermo, sino por el intermedio de los mosquitos del género ‘Stegomya calopus’, requieren el aislamiento absoluto del individuo y la colocación de éste en condiciones de no poder ser picado por esta determinada clase de mosquitos. Para ello hay que cubrir las camas con apropiados mosquiteros y colocar en las puertas y ventanas telas metálicas que impidan en absoluto la entrada en las habitaciones de los referidos ‘stegomyas’…

LOS PRECEDENTES DEL LAZARETO

*

Para construir el Lazareto de Mahón se tuvieron en cuenta los últimos progresos de aquella época después de estudiar los más importantes que existían y estaban en funcionamiento en Europa, que eran precisamente los anteriomente enumerados: Marsella, Venecia y Génova.

Bien puede, pues, asegurarse que, a raiz de terminada su construcción, en los principios del siglo XIX, el Lazareto de Mahón era uno de los más perfectos Establecimientos sanitarios de esta clase que había en Europa; y hemos de aprovechar la triste circunstancia de haber quedado hasta hace poco totalmente olvidado, abandonado y sin reforma alguna, para estudiar en él, como en arqueológico ejemplar, cuál era el concepto que se tenía en el mundo del sistema cuarentenario marítimo, hace justamente un siglo. No hay ningún libro ni documento escrito alguno que hablen de la historia de las cosas con más elocuencia que los viejos edificios, que representan, por decirlo así, la realidad estática de las funciones que desempeñaron en el tiempo pasado. Aquel doble recinto amurallado que rodeaba el total conjunto de edificios y que aislaba entre sí a los departamentos sospechoso, sucio y apestado; aquellos gigantescos almacenes para el oreo de las mercancías; aquellos amplios corrales para alojamiento de los ganados; aquellos locutorios tristes y misteriosos y toda aquella secuestración de cárcel a que se sometían las personas enfermas y sospechosas, junto con la práctica de los expurgos, ventileos, fumigaciones, sahumerios, etc., que constituían las prácticas sanitarias más corrientes entonces, dan idea muy clara del concepto que se tenía hace un siglo de las causas y orígenes de las enfermedades contagiosas, de los extraños modos que se usaban para precaver o evitar la propagación de los contagios y, en general, del sentido que tenía para la Sanidad pública de aquella época el sistema de los lazaretos y cuarentenas marítimas.

Lo primero que llama la atención como diferencia fundmental entre las ideas de la Sanidad antigua y la moderna sobre este punto, es el papel importante, extraordinario, que se otorgaba antes a las mercancías, como vehículo o medio de propagación de las enfermedades pestilenciales de un lugar a otro por el comercio marítimo. Las cosas contumaces, según se entendía antiguamente, eran los principales propagadores del contagio; al contrario de lo que se sabe hoy, que son sobre todo las personas; hasta tal extremo que, desde el punto de vista epidemiológico, se puede decir que el hombre es el principal enemigo del hombre. Los progresos de la Microbiología, que es, por decirlo así, el alma máter de la epidemiología, así como ésta lo es de la ciencia sanitaria, han venido a esclarecer estas y otras muchas cosas, dando la razón del por qué el hombre enfermo o el sano portador de gérmenes morbosos, es el principal origen de los contagios, ya directos o indirectos. Después de las personas vienen, en orden a la propiedad de difusión de ciertos males contagiosos, los animales que padecen enfermedades transmisibles al hombre; y sólo en el último término deben colocarse las cosas exteriores todas, en razón directa de las condiciones que reúnan para retener y favorecer la reproducción de los microbios patógenos en ellas…

Pero para llegar a toda esta historia, ya se llevaban bastantes años en la isla de Menorca recorriendo un largo camino metidos de lleno este tema: no en vano Maó es el primer puerto de España que se encontraban todos los barcos que venían de traficar con los puertos de Oriente y por aquel entonces existían muchas enfermedades, terribles enfermedades que causaban estragos que acababan incluso con la muerte de quienes las padecían y de las que muy poco se conocía sobre la manera de combatirlas, y mucho menos de erradicarlas. Por ello se construían los denominados Lazaretos, cuya finalidad era someter tanto a los pasajeros, tripulantes, mercancías y ganados, así como a los propios barcos, a unos severos controles de desinfección y control sanitario para evitar que tales enfermedades procedentes de esos puertos que por tenerlas obtenían la denominación de “sucios” pudieran entrar y extenderse a países sanos, en donde no existían. Países que, por otro lado, se conocían como “limpios“. Tales procesos se conocían con el nombre de “cuarentena“.

EL PUERTO DE MAÓ EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX

EL PUERTO DE MAÓ EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XIX

Muchos años antes a que se llevara a cabo la construcción del Lazareto que conocemos habían funcionado otras estaciones sanitarias en el puerto como fueron lo que se llamaba “La Consigna” (a la altura del actual Muelle de Pasajeros), la “Isla de la Quarantena” (en documentación figura el año 1490) e incluso, durante un corto espacio de tiempo, la misma “Illa d’en Colom“, frente a Es Grau, funcionó como lazareto provisional. Encontrándose Menorca en el año 1745 bajo la dominación británica acordóse, tras reunión del Gobernador con varios comerciantes locales, médicos ingleses y algunas otras personas exponentes de la sociedad mahonesa, la redacción del que sería primer “Reglamento Sanitario” que acogería las diversas instrucciones y normas para dar el correspondiente tratamiento a los barcos que visitaban el puerto de Mahón. Posteriormente sería unificado el reglamento para toda la Isla puesto que, dependiendo Mahón de los Jurados de dicha Ciudad y Ciutadella junto con Fornells de los de Ciutadella, ocurría en ocasiones que, por los mismos motivos o circunstancias, se obligaba a guardar cuarentena a unos barcos mientras que, en la otra zona y con el mismo motivo, no se les exigía tal formalidad. El Gobernador británico General Stuart, publicó el 24 de abril de 1799 sus “Disposiciones para la corrección de abusos en Menorca”. En las mismas y en lo que concierne a Sanidad, ordenaba:

Estará bajo la dirección de los Jurados de Mahón, cuya jurisdicción abrazará toda la isla, y nombrarán Diputados con aprobación del Gobernador en Ciutadella, en el puerto de Fornells y en otros puntos que considere necesario”.

Y a raíz del decreto, en 1803 se nombraba a lo que se llamaría la “Junta de Sanidad de Mahón“. Pero conozcamos los predecesores del que fuera reconocido gran Lazareto de Mahón cuyas imponentes instalaciones se mantienen aún hoy en pie causando la admiración de propios y extraños.

LA CONSIGNA

*

La más primitiva y rudimentria Estación de Sanidad que tuvo el puerto de Maó es lo que se conoció como La Consigna. En ella se examinaban las patentes, se reconocían los equipajes y, de no encontrar inconveniencias, se daba la “libre plática” a los buques inspeccionados. Cuando tenían a bordo géneros sospechosos, se les ordenaba fondear en la Cala de Sant Jordi y se descargaban dichos géneros en la Isla de sa Quarantena, isleta que mide unos 212 metros de longitud y 50 metros de anchura. A partir del año 1490 comenzó a utilizarse para quemar las ropas u otros tejidos de los pasajeros llegados a puerto y que presentaban enfermedades contagiosas o que fueren sospechosos de portarlas. Durante la segunda dominación británica (más o menos por el 1771) se construyeron varios edificios debidamente protegidos mediante rejas para confiscar las mercancías en su interior. 14 años después se construyó otro edificio para alojar a los pasajeros enfermos, al cual se le añadiría más adelante otro de nuevo. Para todas estas operaciones, los Jurados de la Juntas de Sanidad de Mahón observaban las reglas prescritas en la Instrucción de Sanidad dictada por el Conde de Cifuentes, de ser suficientemente importantes o de considerarse peligrosos para la salud pública los casos detectados, aplicaban entonces los preceptos del Reglamento del Lazareto de Marsella, inspirado como resultado de una epidemia que causó estragos en aquella población francesa.

La Consigna del puerto de Mahón estaba formada por una casa situada muy cerca del lugar donde actualmente se ubica la Delegación del Ministerio de Hacienda, cercana al Muelle de Pasajeros, en donde se interrogaba a los capitanes de los barcos visitantes y por un locutorio formado por una extensa línea de dobles paredes, con los correspondientes rastrillos se proveía a los barcos de víveres y de todo lo que fuere menester. Durante la dominación británica fue mejorada aquella casa que, sin embargo, sería derruida en la época del destronamiento de S. M. la Reina Doña Isabel II. El personal se instaló, entonces, en uno de los almacenes particulares inmediatos. En 1879 fue nuevamente reconstruida, alojándose en ella las Oficinas de Sanidad y la Capitanía del Puerto.

LA ISLA DE SA QUARANTENA

*

ILLA DE SA QUARANTENA. DE LOS ANTIGUOS EDIFICIOS TAN SÓLO QUEDA EL VARADERO CUBIERTO (EL PRIMERO DE LA IZQUIERDA)

ILLA DE SA QUARANTENA. DE LOS ANTIGUOS EDIFICIOS TAN SÓLO QUEDA EL VARADERO CUBIERTO (EL PRIMERO DE LA IZQUIERDA)

Utiliza este apelativo desde el año 1490, en que fue destinada como lugar para realizar expurgos de géneros e incineración de ropajes de pasajeros y tripulantes de buques infectados por las enfermedades clasificadas como pestilenciales. Hasta entonces se la había conocido como “La Isleta“. Cercana a la (en sus tiempos) Península de Sant Felipet, frente a la población de Villacarlos, tenía en su vertiente N. la Cala de Sant Jordi en donde solían fondearse todos los buques cuarentenarios; cuando comenzó a funcionar el Lazareto, solamente los de “Patente sospechosa” y desde el año 1821, además de éstos, los de “Patente sucia sin accidente“. Pero como se ha dicho previamente, hasta 1771 no tenía edificación alguna. Fue con el producto del impuesto sobre el anclaje que se dictó para con los buques extranjeros, que se construyeron los edificios destinados a confiscar las cargas sospechosas para su oreo. En principio fueron 10 almacenes enrejados a los que en 1785 se le añadieron habitaciones para pasajeros. Posteriormente se construyó otro edificio que albergaba almacenes de gran capacidad, otra casa de dos plantas, dos cisternas y un pozo. Un muelle rodeaba toda la isla si bien, en 1917, ya estaba prácticamente destruido. Los edificios también estaban en muy mal estado de conservación y, el único que se conservaba en condiciones, era un varadero cubierto destinado a albergar la embarcación desinfectadora; el resto ya había finalizado su etapa de utilidad. Por poner un ejemplo, desde 1814 hasta el 1º de septiembre de 1817, tuvieron entrada en ella 630 barcos con 7.307 tripulantes y 2.062 pasajeros.

LA ISLA D’EN COLOM

*

LA ILLA D'EN COLOM, SITUADA AL NORTE DE ES GRAU (MAÓ), ALBERGÓ POR UN TIEMPO UN LAZARETO PROVISIONAL

LA ILLA D’EN COLOM, SITUADA AL NORTE DE ES GRAU (MAÓ), ALBERGÓ POR UN TIEMPO UN LAZARETO PROVISIONAL

Tras un acuerdo entre España y Argelia, no sin haber promediado numerosas y laboriosas gestiones, a mediados de 1785, fueron excarcelados muchos cautivos españoles. Embarcados en la urca “Real Redemptora“, en el bergantín “Monte Carmelo” y en el jabeque “La Soledad“, llegaron hasta Alicante, puerto en el que no fueron autorizados a desembarcar por provenir de un pais declarado “apestado“, ordenándose que susiera rumbo a Mahón para pasar cuarentena. La urca “Real Redemptora“, al mando del comandante don Bartolomé Escudero, llegó al puerto de Mahón el día 3 de abril de 1787, llevando a bordo 268 esclavos. El bergantín con su patrón don Andrés Escudero y el jabeque con el suyo, don Antonio Socías, el día 7 del mismo mes. Estos dos portaban más de 90 esclavos que, en los libros de La Consigna no figurarían como pasajeros, sino como “carga de esclaus” (carga de esclavos). Como quiera que la Isla de sa Quarantena resultara insuficiente para acoger a tanta gente, fueron desviados hacia la Isla d’en Colom, de 12 kilómetros de contorno, situada en la costa NE. de Menorca, frente a Es Grau. Finalizó su desembarque el día 16 de abril, tanto de pasajeros como de cargas y efectos. En el año 1787, este lazareto provisional contaba con 9 tiendas o barracas capaces de 15 a 30 personas cada una, para los sanos; una barraca para el Capitán de la urca, el Capellán y un Cadete; otra barraca destinada a las mujeres; una casa (que ya existía) para el Médico, Cirujano y Boticario; otra, dividida, para sahumerios y hospital de enfermedades muy comunes; un horno donde se conservaba la cal viva para realizar los enterramientos; una tienda-hospital para enfermos sospechosos; otra para contagiados; otra para calenturas ordinarias o males conocidos; una barraca para orear y purificar ropas; una casa de madera para los facultativos en urgencia; casa para los enterradores; cementerio; casa para los guardas y pozos de agua. Frente a la isla y en tierra firme se montó un cordón sanitario con numerosa guardia militar (Infantería, Dragones y Artillería) y algunos civiles a las órdenes de un Diputado de la Salud, para evitar que los recluidos pudieran comunicar con la costa de Menorca.

UN MONOLITO ERIGIDO POR UN ANTIGUO PROPIETARIO RECUERDA EL HECHO DE QUE ALLÍ SE ENTERRARON TRES VÍCTIMAS

UN MONOLITO ERIGIDO POR UN ANTIGUO PROPIETARIO RECUERDA EL HECHO DE QUE ALLÍ SE ENTERRARON TRES VÍCTIMAS

Habiendo permanecido incomunicados el jabeque y el bergantín, de los pasajeros y tripulantes de la urca, y sin accidente sanitario, se concedió la libre plática a los barcos el día 11 de junio. La plática general, esto es, a todas las personas que quedaron en la isla, tuvo lugar el 4 de agosto. Al parecer, solamente fallecieron 2 individuos, uno de tuberculosis y el otro de peste bubónica. Estos enfermos habían llegado ya muy graves, falleciendo a los dos días del desembarco. Encontrándose los pasajeros y tripulantes que habían guardado cuarentena tan pletóricos de salud, parece ser que dejaron en ella una lápida con la siguiente leyenda: “Isla de la salud“.

DE ENFERMEDAD FALLECIERON DOS; EL TERCERO PARECE SER FUE EL RESULTADO DE UNA REYERTA OCURRIDA EN AQUELLOS DÍAS

DE ENFERMEDAD FALLECIERON DOS; EL TERCERO PARECE SER FUE EL RESULTADO DE UNA REYERTA OCURRIDA EN AQUELLOS DÍAS

Este último suceso y el incremento de las relaciones mercantiles entre España y Turquía y países de Levante, reveló la necesidad de acometer la construcción de un gran lazareto en el puerto de Mahón.

*

SÍGUENOS DESDE

FACEBOOK y TWITTER

Ambas ventanas fueron abiertas con el objeto de informar en el momento en que se produjera cualquier novedad tanto en actualización, como noticia o adición de nueva imagen en este portal de la web.

Regularmente se van insertando imágenes escogidas de entre nuestros colaboradores o propias para mantener viva la atención de nuestros amigos. También se insertan los vídeos que se van editando, tanto referentes a la costa como del interesantísimo mundo de los caballos.

*

TEMPORAL DE TRAMONTANA OBSERVADO DESDE LA PUNTA DES SIULET (NA MACARET)

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

*

Toda la información que aparece en esta Guía virtual sobre empresas y entidades, así como las colaboraciones fotográficas o cualquier otro tipo de aportación encaminada a mejorar la información al navegante son completamente gratuitas siendo, por ello, un Portal Náutico público de uso general.

* * *

De la COORDINACIÓN de este Portal:

Alfonso Buenaventura Pons (Es Castell, Menorca, 1947), Patrón de yate y miembro de la Real Liga Naval Española. Ex-directivo del Club Marítimo de Mahón y Juez y Jurado de Regatas.

* Desde el año 2000 fue colaborador semanal del diario “Menorca” en temas marítimos y portuarios, realizando en la actualidad colaboraciones especiales.
* También ha intervenido y colaborado puntualmente en otros temas típicamente menorquines, así como en otras publicaciones, programas de TV y radio.
* Desde septiembre de 1988 hasta diciembre de 2000 dirigió la revista interna de difusión social del Club Marítimo de Mahón, con una aparición de cadencia trimestral.
* El año 1995 publicó una base de datos en dos tomos sobre la historia de los primeros 50 años de la veterana sociedad náutica mahonesa.
* El año 1995, con el soporte de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, publicó una recopilación histórica sobre el Lazareto de Maó bajo el título “El Lazareto de Mahón. Notas históricas”.
* El año 1998 publicó la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca”, de la cual se agotaron sucesivamente dos ediciones.
* El año 1998 publicó la obra “Menorca. Atlas náutico”, que ofrece toda la información necesaria para aquellos que se dedican a navegar por la costa de Menorca.
* El año 2001 publica la guia “La Reserva Marina del Norte de Menorca”, que da a conocer las singularidades de esta particular zona marítima menorquina.
* El año 2002 publica la guía y el plano para el visitante de “La Albufera des Grau” en castellano, catalán, inglés y alemán.
* El año 2003 aparece la obra sobre el caballo, la gallina, la oveja y la vaca menorquines, bajo el título de “Las razas autóctonas de Menorca”.
* El año 2004 lanza un nuevo “Menorca. Atlas náutico”, que incluye una guia para el submarinismo y nuevas informaciones y portulanos del cual se irían agotando sucesivamente dos ediciones.
* En el mes de abril de 2007 aparece la obra “Menorca. Caballos y tradición popular”, con referencia al mundo del caballo y su protagonismo en las fiestas menorquinas, de Sant Joan en Ciutadella, y patronales en el resto de las poblaciones.
* Finalizando ese mismo año publicaba el primer volumen de la serie “Menorca. Illa, mar i homes” (en catalán)
* El año 2008 publica la historia de la agencia de consignaciones marítimas Federico J. Cardona Trémol S.L., bajo el título de “125 años de ilusiones compartidas 1883-2008″.
* El mismo año publica la guía “Ciutadella de Menorca. Las fiestas de Sant Joan”. * El mes de abril aparece la tercera edición de la obra “Menorca. Atlas náutico, totalmente actualizada. * El 2008 publica el 2º volumen de la colección “Menorca. Illa, mar i homes”.
* El 22 de febrero de 2010 inicia un blog en la web bajo el título “Menorca, isla sin par” (bilingüe catalán-castellano) destinado a publicitar la isla de Menorca en todas sus vertientes poniendo un punto y final a su etapa de publicación de libros divulgativos.
* El 18 de enero de 2011 publica la 3ª edición de la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca” notablemente ampliada que, por primera vez, se presenta de forma digitalizada y colgada en la red en forma de blog actualizable bajo el título “Naufragios y pecios de Menorca”.
* El 23 de enero de 2011 inicia la publicación en forma de blog colgado en la red y bajo el título “Puerto de Maó, siglo XX” de todos los artículos (aumentando el número de imágenes antiguas que en su momento no pudieron incluirse en la edición de papel por razones de espacio), que fueron apareciendo durante casi diez años en las páginas del diario insular “Menorca”.
* El 21 de junio de 2011 abre un nuevo blog con el título “La cuina de vorera” (La cocina de ribera), también bilingüe catalán-castellano, destinado a recoger todas las recetas recogidas de pescadores y gentes de todos los ambientes durante la etapa de entrevistas efectuadas en sus diferentes publicaciones a fin de ponerlas a disposición del gran público.
* El 4 de agosto de 2011 inicia un blog fotográfico bajo el título “Menorca a través de tus ojos”.
* El 18 de marzo de 2012 cuelga en la red la 4ª edición de su derrotero “Menorca. Atlas náutico”. Notablemente ampliado en cuanto a contenido, imágenes y digitalizado, será actualizable por suscripción gratuita para el navegante interesado y la idea es convertirlo en la guía náutica total de la isla de Menorca.
* La importancia que va adquiriendo el portal “Menorca Atlas Náutico” obligará a ir cerrando paulatinamente los blogs “Menorca, isla sin par”, “Menorca a través de tus ojos”, “La cuina de vorera” y otros proyectos. Sus contenidos se irán incorporando al nuevo portal o quedarán en archivo pendientes de una futura ubicación.
* En abril de 2012 cuelga en la red el contenido de la obra “El Lazareto de Mahón” notablemente ampliado.
* A finales de 2012 se abren las páginas en Facebook de “Menorca Atlas Náutico”, “Naufragios y pecios de Menorca”, “Puerto de Maó, Siglo XX” y “Lazareto de Mahón”, y en Tweeter, “Menorca Atlas Náutico”.
* 2014 supondrá el año de la reconversión: “Menorca Atlas Náutico” aglutina a “Naufragios y Pecios de Menorca” y “Puerto de Maó, Siglo XX”, quien a su vez ha hecho lo mismo con “Lazareto de Mahón”, aunque conservando todas sus estructuras originales y dejando tan sólo una única página -tanto en Facebook como en Tweeter- que anuncia todas las actualizaciones: “Menorca Atlas Náutico”. La razón: en 28 meses se han rebasado las 67.000 consultas. Al propio tiempo se da paso a la ampliación de colaboradores tanto gráficos como de artículos adquiriendo la guía la categoría de “comunidad“.
* 2015 lo será el de su expansión con una total remodelación de su estructura, con adición de nuevos bloques y secciones una vez superadas las 120.000 consultas.

* El 22 de abril de 2016, rebasadas ya las 175.000 consultas, tanto el PORTAL como la TOTALIDAD DE PUBLICACIONES del autor, ALFONSO BUENAVENTURA PONS, son cedidas por el mismo a todos los efectos a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO.

* * *

De la TITULARIDAD de este Portal: 

Desde el 22 de abril de 2016, tanto este PORTAL NÁUTICO como las diferentes obras publicadas por el mismo autor, amén de otra serie de documentos históricos e imágenes debidamente relacionados, fueron donados así como cedidos sus derechos de explotación a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO, siendo desde entonces esta entidad la única titular y gestora de los mismos.

LA ISLA DEL AIRE OBSERVADA DESDE PUNTA PRIMA (Imagen de RAQUEL ARIÑO)

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Imagen de A. BUENAVENTURA FLORIT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s