Reglamentos y Normas

*

DE LA HISTORIA

*

Reglamentos y Normas de funcionamiento

*

EL LAZARETO VISTO DESDE SA PLATJOLA, EN CALA TEULERA, ACCESO A LA MOLA

EL LAZARETO VISTO DESDE SA PLATJOLA, EN CALA TEULERA, ACCESO A LA MOLA

No resulta difícil suponer que nuestro Lazareto de Mahón se tenía que regir por diversos Reglamentos, con una redacción muy severa que tenían que cumplirse estrictamente y que obligaban tanto al personal como a los buques incomunicados y enfermos recluidos entre sus altos muros. De no ser así, mantener un orden hubiera resultado totalmente imposible. También, y a través de las autoridades civiles y militares de ser necesario, obligaban a la población civil quien debía de respetar unas normas en cuanto al mantenimiento de distancias, accesibilidades, etc. Como ejemplo, se transcriben los artículos de algunos de los que se han podido analizar: la cuota de poder de la máxima autoridad del centro, el Alcaide, se puede decir que no tenía límite.

1er. REGLAMENTO para 

el GOBIERNO y DIRECCIÓN

del LAZARETO DE MAHÓN

Junio de 1817

*

CAPÍTULO I

De la Junta de Sanidad de Mahón: Ramo de cuenta y razón

y de las Diputaciones subalternas

DE LA JUNTA (ARTÍCULOS)

*

1.- La Junta de Sanidad de Mahón se compondrá: Del Gobernador militar y político de la Isla y plaza de Mahón, Presidente.

Del Jurado mayor.

De uno de los otros dos Jurados, turnando cada clase en este cargo por el tiempo de su oficio.

De algún sujeto que habiendo seguido la carrera del Cónsul en los puertos de Levante, existiese en Mahón gozando de su retiro.

Del Consejero Decano del Ayuntamiento.

Del Capitán del Puerto.

Del Comandante del Resguardo de Rentas.

De un Hacendado.

De un Comerciante.

De un Médico, como Consultor.

Y del Secretario, que lo será uno de los dos del Ayuntamiento.

2.- El Hacendado y Comerciante vocales serán amovibles anualmente, haciéndose su primer nombramiento por el Ayuntamiento de Mahón, y para cada año en lo sucesivo por la Junta de Sanidad que se establece en este Reglamento, a cuyo efecto se reunirá en cualquier día antes del 20 del mes de Diciembre que señale el Presidente con llamamiento “ante diem” de todos los vocales y expresión del objeto.

3.- Los vocales elegidos en virtud de sus oficios públicos y de la confianza que respectivamente se les supone de un celo y amor desinteresado al bien público, desempeñarán gratuitamente este cargo de la Sanidad, percibiendo no obstante aquellos honorarios que se designen en remuneración de los trabajos extraños del objeto principal que habrán de distribuirse entre algunos de ellos.

4.- Esta Junta reconocerá la inmediata autoridad Superior del Capitán General de las Islas Baleares dándole los partes, avisos, e instrucciones que le pidiese o convengan para el mejor régimen del instituto Sanitario; y ella ejercerá en el distrito de la Isla de Menorca la prerrogativa de las funciones de Superior de sus Diputaciones de Sanidad, conservando a la de Ciudadela las franquicias de que actualmente goza.

5.- Tendrá toda la autoridad necesaria para conservar ilesa la salud pública, removiendo conforme a la institución del lazareto todo peligro presente o temido de cualquiera enfermedad pestilente o contagiosa; y en el exercicio de sus facultades económicas procederá de plano y sin figura de juicio contra los infractores de las ordenanzas de Sanidad; bien entendido que en este último caso o en cualquier otro cuya ejecución traiga perjuicio irreparable, ha de consultar su providencia la Junta de Sanidad de Mahón con una copia del expediente que habrá instruido por medio del Capitán General Jefe superior de las Islas Baleares, interponiendo también éste su dictámen a la Junta Suprema, quien elevará a S. M. la consulta conveniente, cumpliéndose la Real resolución que recayese en el asunto.

6.- Conocerá igualmente de las faltas que cometieren sus Subalternos desde el más principal hasta el más ínfimo, suspendiéndoles a todos sin distinción en el ejercicio de sus empleos, y aún removiendo cuando hallare méritos, a los que sean de su privativo nombramiento. Pero para llevar a efecto la de aquellos empleados cuya provisión toca a la Junta Suprema, la consultará el negocio con expresión de causa por medio del Capitán General de las Islas que también propondrá dictamen, y esperará su resolución.

7.- Celebrará la Junta una sesión cada semana y las demás a que obligare algún motivo extraordinario, reuniéndose al efecto en las casas Consistoriales. No habrá preferencia en los asientos ni en el orden de dar sus votos, pues a excepción del Presidente o del que haga sus veces, todos los demás Vocales se colocarán indistintamente por el orden que fueren llegando, y decidirán los asuntos a pluralidad de votos, siendo decisivo el del Presidente en caso de igualdad. En ausencia de este hará sus veces de Jurado mayor, y así progresivamente según el orden que se les guarda en el llamamiento.

8.- Llegada la hora señalada para la sesión, y habiendo cinco Vocales reunidos darán principio a ella, y será válido quando acuerden y resuelvan aunque no concurran los demás Vocales. En principio de cada año con asistencia de todos los Vocales se hará una lectura completa de este Reglamento con las adiciones de cuanto se hubiese añadido y corregido.

9.- Cada quince días o con más frecuencia si la gravedad de las circunstancias lo exige, remitirá la Junta de sanidad de Mahón a la Suprema una relación de todas las ocurrencias del Lazareto y de toda la Isla concernientes a Sanidad, e igualmente le sará parte de cuantas noticias adquiera de los países extranjeros sobre esta materia, abriendo a dicho efecto correspondencia con las Juntas Sanitarias de más nombre en las Provincias de Levante, y con los agentes y comisarios diplomáticos y comerciales de la Nación en las diversas plazas de las mismas Provincias que tuviere por conveniente.

10.- En la primera sesión de cada año, la Junta nombrará con exclusión del Comandante del Resguardo uno de sus Vocales comisionado para inspeccionar el exacto régimen del lazareto, bien entendido que un tal nombramiento no obstruye ni disminuye las funciones que estime ejercer sobre lo mismo la Junta o el Gobernador, ni las que competen al Vocal semanero sobre la exacta ejecución de las órdenes.

11.- Excepto el Presidente y los dos Vocales natos, Capitán de Puerto y Comandante del Resguardo, habrá entre los demás Vocales de la Junta un turno de servicio por semanas con asistencia de mañana y tarde a la Secretaria de la Junta para el despacho de las ocurrencias diarias y demás que se previene en este Reglamento.

12.- A propuesta del Vocal comisionado de la Junta acordará la ejecución de todas las obras necesarias en el lazareto dando noticia de ello a la Suprema; pero no saliendo de la esfera de útiles las obras que se proyecten, lo hará presente a la misma Suprema Junta acompañando un ligero diseño y el cálculo de su costo antes de poner mano en ellas y esperará su determinación.

13.- La Junta tendrá a sus órdenes los precisos empleados dotados competentemente así dentro como fuera del lazareto, y recibiéndoles juramento del fiel desempeño de las obligaciones que a cada uno incumben, les hará entregar un ejemplar de este Reglamento a fin de que en ningún momento aleguen ignorancia de cuanto en él se ordena. Con idéntico objeto dispondrá igualmente que los Capitanes y Patrones de buques incomunicados, pasajeros y demás personas comprendidas en ellos, estén advertidos de lo que deben ejecutar conforme su clase.

DE LA CUENTA Y RAZÓN

14.- En la Junta de Sanidad de Mahón habrá una cuenta y razón del ingreso y salida de fondos a cargo de un Tesorero y de un Contador, Vocales de la Junta que elegirá, y del Secretario de la misma como Interventor.

15.- La Junta celará con la debida exactitud en la recaudación e inversión. En su consecuencia, el Tesorero con el Visto Bueno del Contador, le pasará para su conocimiento y gobierno mensualmente un estado metódico y circunstanciado de entradas y salidas.

16.- Los fondos de la Junta se determinan sobre las exacciones señaladas en la Tarifa de este Reglamento, siendo sus deducciones las que correspondan al pago de sueldos de todos los empleados, a las obras de reparo o mejora del lazareto, y a los gastos extraordinarios que ocurran.

17.- Habrá un arca de tres llaves donde mensualmente se encerrará el caudal recolectado, teniendo una el Gobernador Presidente, otra el Tesorero, y la tercera el Vocal Contador. El Tesorero reservará en su poder una cantidad fija que prudencialmente se gradue bastante para cubrir los gastos ordinarios del mes y, en cada tres, se celebrará Junta plena para hacer un arqueo de todos los fondos.

18.- La Junta por ningún motivo ni pretexto autorizará ni consentirá la aplicación de los fondos de Sanidad a objetos extraños de su instituto sopena de responsabilidad de los individuos que lo contrario dispongan.

19.- Las cantidades que se adeuden a la Junta en razón de sus fondos, serán pagadas en moneda metálica con exclusión de todo papel. El Tesorero ninguna percibirá ni pagará de que no se haya tomado razón por el Contador e Interventor, ni tampoco ejecutará pagos anticipados.

20.- El Tesorero formará a fin de cada mes recibos interinos de todos los empleados según el haber devengado por cada uno, que les solventará precedida la correspondiente toma de razón, de todos los quales formará para la cuenta general del año uno solo que le sirva de Data.

21.- No pagará suma alguna por gastos extraordinarios, en que también entran las obras del lazareto, sin que preceda libramiento en forma de la Junta firmado a lo menos del Presidente y de dos Vocales, e intervenido según queda dicho. Pero las partidas que en igual caso no sean referentes a un mismo objeto ni excedan de la suma de cien rr.s pagará bien el Tesorero con el Visto Bueno del Vocal Semanero, enviando a la Contaduría de Cargo y Data y a la de Intervención mensualmente una suscinta razón de las cantidades que hubiese satisfecho en dicho concepto.

22.- La responsabilidad del Tesorero durará hasta el día siguiente al del nombramiento de su sucesor, en el que le hará entrega formal de las existencias y documentos de la oficina. Luego formará en el preciso término de un mes su cesación de la cuenta general del Contador y del Interventor en el siguiente, la remitirá original sin pérdida de tiempo a la Junta Suprema para su exámen y a fin de que hallándola conforme, expida su aprobación y finiquito, del que la de Mahón pasará al Tesorero una copia autorizada.

23.- Será propio del Contador además de las funciones que le están especificadas, girar la cuenta del adeudo de cada embarcación por los avisos diarios que habrán de darle al Alcaide del lazareto y el Diputado de la salud, y confrontada por el Secretario Interventor, la pasará al Tesorero a fin de que perciba su importe.

DE LAS DIPUTACIONES DE SANIDAD DE LA ISLA DE MENORCA

24.- En todos los pueblos litorales de la Isla habrá Diputaciones de Sanidad, y la Junta de Mahón nombrará todas menos la de Ciudadela, cuyo arreglo oído el Capitán General de las Islas, será privativo de la Suprema.

25.- La Junta Suprema de Sanidad dirigirá al igual que las Superiores del Reyno las resoluciones generales a la Junta de Sanidad de Mahón, y ésta las comunicará a todas las Diputaciones de la Isla sin excluir la de Ciudadela, cuidando de su exacta observancia; y las mismas Diputaciones en qualquiera duda la consultarán a la referida Junta de Mahón sin proceder a otra cosa hasta su resolución executándola puntualmente.

26.- El puerto de Ciudadela seguirá habilitado para que todo barco de patente limpia sujeto a cuarentena observación que vaya dirigido a él, haga allí dicha cuarentena sin obligarle por esta circunstancia a pasar al Lazareto de Mahón: a los barcos que arribaren a cualquiera otro puerto de la Isla en las propias circunstancias aún de la menor incomunicación, se les obligará a salir para el mismo lazareto; y si la arribada fuese impelida del viento, marejada u otro accidente, se custodiará la embarcación por guardas de vista que la Dipùtación nombrará, haciéndola dar la vela luego de haber cesado el motivo de su detención.

CAPÍTULO II

De los empleados exteriores del lazareto

DEL MÉDICO CONSULTOR

27.- Entre los Médicos mas caracterizados de Mahón la Junta Suprema nombrará por Consultor de la de aquella Plaza a uno de tres que propondrá la misma señalando su carrera, méritos y servicios.

28.- Recibirá anualmente por vía de recompensa de sus trabajos un nonorario fixo que establecido la primera vez por la Junta Suprema, ha de seguir abonándose a quien exerza esta distinción.

29.- Será de su incumbencia asistir a todas las sesiones a que se le convoque, para satisfacer a la Junta en las materias concernientes a su facultas, y hacer de los partes y avisos respectivos a las mismas que comunicase el Médico del lazareto, las explicaciones que se le pidiesen.

30.- Concurrirá al lazareto, estando este libre de incomunicación, quantas vezes se le avisase o bien por la Junta o por alguna Comisión de ella, o bien quando el Vocal Comisionado del lazareto o el Semanero lo hallasen alguna vez necesario o oportuno.

31.- Y finalmente asistirá con el Diputado de salud para el reconocimiento de aspectos de los individuos de a bordo de los buques en el acto de su habilitación.

DEL SECRETARIO

32.- Elegido una vez el Secretario de la Junta no podrá ser removido sin juasta causa.

33.- Extenderá los acuerdos de la Junta, llevará su correspondencia, suministrará al Vocal Semanero los datos y noticias que le pidiera, acompañará al mismo quando fuere al lazareto; y últimamente seguirá la intervención de los caudales como queda expresado en su lugar.

DEL DIPUTADO DE SALUD EN LA CONSIGNA

34.- La Junta Suprema de Sanidad nombrará al Diputado de salud en la Consigna a propuesta de la de Mahón, quien comprenderá en ella sugetos de acreditada conducta, de conocimientos teóricos y prácticos en el ramo de Sanidad e inteligente en idiomas extrangeros.

35.- Tendrá a sus órdenes el bote de Sanidad por cuyo medio el Alcayde del lazareto le pasará los partes diarios de lo que en él ocurra, para noticia de la Junta. Permanecerá por mañana y tarde en la oficina de los incomunicados, y cuidará de que no se cometa el menor exceso de los de a bordo suyo que baxen con sus lanchas a la Consigna.

36.- Cuando el Patrón del bote de Sanidad se encargase por el Alcayde del lazareto o de otro modo la compra de comestibles u otros efectos que pidan los incomunicados, este Diputado examinará la cuenta de su costo y hallándola conforme pondrá su Visto Bueno a fin de evitar todo fraude en la alteración de precios..

37.- Luego que entre algún barco de la Marina Real, nacional o de otra Potencia pasará a recibir a su Comandante baxo de palabra de honor la ordinaria declaración de que dará parte al Vocal Semanero y esperará su orden para admitirle a libre plática. Siendo mercante la embarcación, se recibirá al Capitán o Patrón su declaración jurada de que informará igualmente al Vocal Semanero, de cuya orden le dará plática, concurriendo a esta visita de entradas en todos casos el Médico Consultor.

38.- Llevará un libro en que asentará las ocurrencias de su dependencia, observando las reglas que sobre el modo de llevarle le prescribiere la Junta.

39.- Habrá en la Consigna un guarda de dotación fixa que nombrará la Junta, a la orden del Diputado de salud com objeto de zelar que no infrinjan las reglas de incomunicación de las personas sujetas a ella que baxen a la Consigna, quedando también en ella las noches que el Diputado se lo prevenga.

40.- El bote sde Sanidad de la Consigna estará servido de un Patrón y dos marineros de dotación fixa los cuales nombrará la Junta; pero si por algún accidente hubiese necesidad de mayor número, el Diputado lo expondrá a la Junta, o al Vocal Semanero en caso de urgencia, y obrará conforme a su resolución.

41.- Pasará este bote todos los días por mañana y tarde al lazareto cumpliendo las disposiciones del Diputado si fuese a su bordo, y cuando no, las que en el lazareto le ordenare el Alcayde relativas al servicio de Sanidad.

42.- En ocasiones que el Diputado de salud estime, y no hallándose ocupados este Patrón y marineros en el servicio del bote, podrá encargarles la custodia de los buques y personas incomunicadas de la Consigna, haciendo también que en algún caso extraordinario permanezcan de noche en la misma vigilia el uno o los dos marineros, a quienes igualmente que al guarda de la Consigna se les pasará por un tal servicio extraordinario una mitad de su sueldo diario.

43.- Últimamente el Diputado de salud liquidará los salarios que devenguen los guardas a bordo de los buques incomunicados, y también en los de los guardas Supernumerarios fuera de servicio, abonándoseles de los fondos de la Junta por el Tesorero los salarios así liquidados con el Visto Bueno del Vocal Semanero, que se incluirán después en la cuenta general del adeudo del buque a quien corresponde.

DEL DIPUTADO DE SANIDAD DE CALA-FONS

44.- Se designa la persona del Ayudante del Capitán del puerto en Cala-Fons para cuidar del ramo de Sanidad en aquel sitio, percibiendo por ello una dotación de sueldo fixo. Sus obligaciones se determinan sobre el cumplimiento de las órdenes que le comunicare la Junta.

45.- Además, correspondida en el lazareto la señal dada por el Vigía de la Mola de entrada de algún buque, embarcándose en el bote de aquel establecimiento que le pasará su Alcayde saldrá a la boca del puerto a encontrarse con el barco avistado, e informándose muy detenidamente de su procedencia y de todo cuanto importe saber para señalarle su fondeadero, le encaminará al que le toca según las instrucciones de este Reglamento.

46.- Siempre que la lancha de auxilio salga a socorrer algún buque, también este Diputado se embarcará en ella para ordenar todas las operaciones conducentes al resguardo de la salud pública, de que dará cuenta sin pérdida de tiempo a la Junta a fin de que providencie las demás que crea oportunas.

CAPÍTULO III

De los empleados del Lazareto

DEL ALCAYDE, SU TENIENTE Y DEMÁS SUBALTERNOS

47.- Habrá un Alcayde nombrado por la Junta Suprema a propuesta de la de Mahón, sujeto de acreditada conducta, inteligente en idiomas extranjeros y que bo tenga ningún giro ni especulación mercantil.

48.- Habitará en el Lazareto del cual no podrá salir sin licencia de la Junta; y si por algún accidente hubiese de ser procesado y preso, el Juez de la causa oficiará a la Junta a fin de que le preste el debido auxilio.

49.- Llevará quatro libros foliados y rubricados por el Secretario de la Junta: uno de entradas y salidas de barcos en los fondeaderos del lazareto; otro de entradas y salidas de mercaderías en el lazareto; el tercero de entradas y salidas de personas en incomunicación; y el quarto de testamentos e inventarios de efectos de los que fallecieron en el lazareto.

50.- A medida que estos libros se vayan llenando, los pasará a la Junta para que disponga se archiven en la Secretaría y recibirá los equivalentes; y debiendo merecer tales libros en lo que de ellos resulte entera fe con responsabilidad del Alcayde deberá tenerlos en la mejor custodia.

51.- Cuidará muy particularmente el que reine la armonía y buen orden entre todos los habitantes del lazareto, sin permitir ninguna clase de juegos que puedan turbar la tranquilidad de este asilo de humanidad: a cuyo efecto y el de cerciorarse del buen trato de las puertas, ventanas y demás partes de que se compone el establecimiento, hará el Alcayde una ronda general de día y otra de noche acompañándose de los dependientes que guste: y recogidas al anochecer las llaves de las puertas tanto exteriores como interiores del lazareto las tendrá en su poder hasta la hora de abrirlas en el día siguiente.

52.- Habiendo incomunicaciones con el lazareto no permitirá entrar en él persona alguna ni propia de los incomunicados ni extraña ni aún socolor de cuidar de los efectos del expurgo que en defecto o reemplazo del Escribano del buque, no se haya nombrado a dicho fin; ni consentirá que haya perros, gatos, aves, ni otra casta de animales. Del mismo modo los centinelas del destacamento que habrá a una proporcionada distancia del lazareto, impedirán el paso de la línea que se señale, a todas las personas pudiendo matar a todo animal o ave que vieren pasar.

53.- Cuando llegue algún barco de incomunicación hará poner durante media hora la bandera del lazareto; los Domingos y días festivos la tendrá enarbolada todo el día; también mientras permanezcan dentro del lazareto la Junta de Sanidad, o el Vocal Semanero.

54.- Recibirá a los Capitanes o Patrones de buques mercantes su declaración jurada al tenor de las preguntas siguientes:

Cómo se llama el Patrón; de qué nación es, que especie de buque manda, su nombre, y quantas toneladas mide.

Qué número de personas trae, de la dotación del buque y pasageros, sus nombres y apellidos y nación.

Qué cargo conduce, a quien va consignado, de qué puerto procede originariamente y que día salió de él.

Si allí o en sus cercanías se gozaba de perfecta salud, o había al contrario enfermedades contagiosas o recelos de padecerse.

Si durante la navegación hubo a bordo enfermo o enfermos; si cayeron todos a un mismo tiempo y con un propio mal, o unos después de otros, y con que síntomas y quantos días de enfermedad; si curaron todos o murió alguno, y con qué síntomas y en quantos días desde el en que enfermó.

Si dexó en dicho puerto algunos buques nacionales, quando debían salir y para qual destino.

Si antes de su salida lo habían verificado otros, quando y para dónde.

Si ha tocado en alguna escala y si se gozaba en ella de buena salud, quanto se detuvo, si embarcó o desembarcó algunas personas o efectos, y si durante la travesía ha comunicado con otro buque en la mar, en que manera, quando, si recibió de él algún efecto expresando qual y de que calidad, de que parte procedían originariamente, y si los de su bordo se hallaban sanos.

Después de todas estas indagaciones y demás que el Alcayde hallare oportunas, pedirá la patente de Sanidad, rol de matrícula, diarios de navegación, los manifiestos del cargamento y certificaciones de los Cónsules del Rey referentes a él, y confrontado todo con el resultado de dichas indagaciones dará parte a la Junta del mismo resultado acompañando los documentos originales que le hayan entregado.

55.- Los barcos de patente sucia o apestada pasarán precisamente al fondeadero de Cala Teulera; los de patente sospechosa al sitio llamado vulgarmente “Clot dels Ases”, donde executada la descarga de los efectos susceptibles de contagio para su expurgo en el departamento sospechoso, se dirigirán al fondeadero de la Isleta a cuyo sitio pasarán desde luego si no conducen cargamento contagiable; y por último se colocarán aunque en sitio aparte del mismo fondeadero de la Isleta los barcos de patente limpia sujetos a pura observación. Si algún barco entrase sin dirigirse al fondeadero que por su patente le corresponde, se le obligará a verificarlo al día siguiente sin pérdida de tiempo, y no le empezará hasta tanto a correr el período de su incomunicación.

56.- Fondeado un buque en incomunicación se le introducirá un guarda de los Supernumerarios con cuya intervención el Alcayde hará descargar todas sus armas de fuego, y que se le entreguen las pertenecientes de la expresada arma o de otra cualquiera a los individuos de a bordo, las quales recibidas con la competente razón, les devolverá al tiempo de su habilitación: se extraerán en seguida la pólvora si la tuviese, después los efectos susceptibles de contagio, los ganados por agua al corral del lazareto, y también se sacarán todo el velamen y jarcia dejando la mas precisa para el servicio del buque, los cofres con sus ropas, los colchones y todo el equipage de los pasageros y de la tripulación que baxe al lazareto.

57.- Todos estos efectos así extraidos del buque incomunicado se transportarán en las lanchas o botes suyos al muelle de su correspondencia y al tinglado que habrá designado el Alcayde, por los marineros de la tripùlación o por los mozos expurgadores en absoluta incomunicación de las personas empleadas en ello; tomando en este acto el Alcayde una exacta razón de dichos efectos con intervención del Escribano del buque o del que haga sus veces que remitirá a la Junta después de haberla trasladado al libro.

58.- Graduará el número de mozos expurgadores por la cantidad, magnitud y peso de llas sacas, fardos, etc. poniéndose de acuerdo con sus dueños o consignatarios, o avisando a la Junta quando tenga que nombrarlos, de los que sean necesarios. Si los marineros de a bordo se sujetasen a todas las maniobras del expurgo, se preferirá su elección si bastasen al intento, y elegirán los demás hasta completar el número de los necesarios.

59.- No recibirá en el lazareto, ni dexará salir de él persona, mercaduría ni efecto alguno de ninguna clase y baxo de ningún pretexto sin que preceda mandato expreso de la Junta, y aún entonces impedirá el que la entrada o salida se verifique de noche.

60.- Hará desenfardar a su presencia las mercadurías cuidando de que su expurgo al propio tiempo de hacerse con la mayor prolixidad, se execute también sin detrimento ni menoscabo de ellas; y de que los expurgadores limpien y barran diariamente sus respectivos tinglados sin dexar por el suelo ninguna porción ni pequeña de tales efectos que no se recoja, para unirla a lo demás o quemarla. Cumplido el tiempo de expurgo, se volverán a enfardar los efectos con las mismas formalidades de inventario, y así también se extraerán del lazareto para si inmediato libre comercio: dexándole a su encargado el término de seis días para dicha extracción, sopena de que pasado aquel día sin haberla verificado, pagará dos rr.s en fardo por cada día de detención.

61.- Observarán las prevenciones del Comisionado en la custodia de los efectos para que no se deteriores ni cambien sus cubiertas y marcas; arreglándose a las órdenes del Alcayde en las operaciones del expurgo y en todo lo concerniente al plan de policía que les prescribirá de no encender lumbre ni fumar dentro de los tinglados, comunicarse con personas extrañas de su departamento, y ni aún de entrar baxo de ningún pretexto en el aposento del mismo encargado de los efectos, con lo demás conducente al exacto desempeño de sus funciones.

62.- A cada cinco incomunicados si los hubiese de una misma procedencia de buque no apestado, se les designará un guarda de los Sipernumerarios que habitará con ellos, pero de los quarentenarios de patente apestada cada persona se colocará en quarto separado, asistiendo a cada tres sanos un guarda en todo el rigor de incomunicación de aquella entre si, y del asistente con los de afuera.

63.- Es obligación de los incomunicados tratar con consideración al guarda, y de este el asistirles bien, barrer todos los días su habitación, hacer que la ropa de su uso esté día y noche al aire libre, e impedir que se rozen con los de afuera, o falten de otro modo a las reglas de incomunicación.

64.- Si cayese enfermo alguno incomunicado, avisarán al Alcayde quien dispondrá que le visite el Médico del Lazareto con la cautela necesaria ordenándole los remedios que estime: en seguida extenderá un parte circunstanciado de los síntomas que acompañan a su enfermedad, dirigido a la Junta, que el Alcayde le remitirá sin pérdida de tiempo, haciendo de su parte sobre la disposición del mismo enfermo, quando entró en incomunicación, y los días subsiguientes hasta el de su enfermedad las observaciones que le pareciesen del caso. El Cirujano obrará por disposición del Médico en todos los casos pertenecientes a su facultad.

65.- Siendo la enfermedad de las comunes, continuará el enfermo en el mismo aposento de su incomunicación o se le trasladará a otro de las enfermerías si el Médico lo creyese necesario. An enfermo en este último caso le tratarán tanto su asistente, como los facultativos con la debida reserva, aumentándose ésta en proporción del carácter de la enfermedad; la qual como que a nadie otro que al mismo Médico le toca graduar, por eso se fía a su celo, sabiduría y prudencia el prescribir las reglas de preservación que se han de adoptar, sin omitir las de acceso o comunicación de si mismo en lociones, mudanza de vestido y otras para el más preciso trato en la visita de los incomunicados o de algún otro habitante del lazareto que resulte enfermo. Pero sin perjuicio de todo, a la Junta le queda la facultad de proveer en la preservación común conforme a su experiencia y a las circunstancias.

66.- Si algún enfermo quisiese testar, el Alcayde instruirá de la prohibición bajo nulidad de testamento de instituirle heredero a él ni a ningún otro empleado del lazareto, o de hacerles por ninguna consideración manda alguna; y convocados cinco testigos de los de su bordo u otros que entiendan su idioma, o en defecto de unos y otros, de entre los mismos guardas que residan en el lazareto, el Alcayde escribirá y autorizará el testamento, o solo autorizará el que le entregase escrito el testador expresando ante los testigos ser aquella su última voluntad, la cual leida oyéndola los referidos cinco testigos, firmará el mismo testador si pudiese y supiese, anotando la razón de no hacerlo, y en seguida le firmarán también los testigos que sepan, supliendo igualmente por los que ignoraren. El establecimiento mismo del lazareto se declara capaz de heredar o de percibir cualquier legado.

67.- Falleciendo alguna persona incomunicada, el Alcaide dará parte a la Junta acompañando una relación circunstanciada del Médico de todos los accidentes de la enfermedad, y esperará su orden para enterrarle, a fin de dar lugar a que los facultativos hagan disección anatómica si lo dispusiese; teniendo cuidado de que se abra profundamente la zanja de sepultura y de cubrir en ella el cadáver con una capa de cal viva.

68.- El Alcaide con intervención de la persona que hubiese designado el difunto, o de algún pariente suyo si le hubiese, o del Escribano del buque, formará también trasladándole al libro de su referencia un inventario del dinero y efectos que le pertenecían, el cual remitirá a la Junta sin cuya orden no permitirá que se extraiga ninguno de tales efectos.

69.- Finalizada la incomunicación de esta especie, el Guarda se encargará de recoger en el ser en que aquella se abrió, el menaje que había o se puso para el servicio del aposento, sobre lo que informará al Alcaide el precedente día al de su habilitación, advirtiendo desde un principio a los cuarentenarios que será de su cuenta en caso de quiebra o deterioro de cualquier efecto su reemplazo o abono del importe.

70.- Cuidará de que ninguna embarcación de la clase que sea, menos las de oficio, entre en los fondeaderos de incomunicación; de que las de esta especie colocadas en el que les toca por su respectiva patente, no se rocen ni comuniquen entre si, tomando las medidas conducentes para dejar sus lanchas y botes asegurados de noche.  Y de que durante ella se ejecute a su bordo la cuarta con la mayor exactitud.

71.- Para esto, a los guardas que se introducen en semejantes buques, instruirá de lo que deben ejecutar y si se les pusiese algún estorbo en el cumplimiento de sus funciones darán cuenta al Alcaide, el cual, además de conminarles con el recargo de la cuarentena, si para mantener el orden, exigiese en algún caso el auxilio de la fuerza armada, el Comandante de destacamento a quien acudiere, se le prestará sin ninguna repugnancia.

72.- Las obligaciones de estos guardas se circunscriben en general respecto de los buques cuarentenarios a lo mismo que las del lazareto sobre las personas incomunicadas, donde si cayese algún enfermo, le visitará también el Médico del lazareto extrayéndosele después a él para su curación. Y a ellos así a los unos como los otros durante las incomunicaciones, se les pagará a cargo del buque y de las personas incomunicadas un determinado jornal.

73.- Dos Porteros que nombrará la Junta de Mahón y disfrutarán el sueldo fijo de su dotación, habrá también en el lazareto para cuidar de que nadie que no debe, entre ni salga de él; en lo cual estarán a las papeletas del Alcaide que se les presenten en uno y otro caso, observando también, y haciendo guardar las demás órdenes que les diere el mismo Alcaide, cuya licencia han de obtener para salir y pernoctar fuera del lazareto.

74.- Habrá también en el lazareto tres guardas de dotación fija nombrados por la Junta de Mahón con destino a cuidar de la limpieza, aseo y conservación material del edificio, y estarán a las órdenes del Alcaide así en lo dicho como en lo demás que tuviere a bien ordenarles, procurando al expresado objeto que dos de estos tres guardas sean el uno carpintero y el otro albañil, para que en todas aquellas temporadas en que no haya incomunicados, o ellos tengan sobrado ocio, se les emplee ventajosamente en las reparaciones uobras que se ofrezcan de sus oficios.

75.- El Teniente Alcaide reunirá y será nombrado bajo las mismas circunstancias que el Alcaide; gozará un sueldo fijo, habitará la vivienda que la Junta le señalará en el lazareto, sin ausentarse sino con licencia del Vocal Comisionado que oirá sobre su pretensión al Alcaide, o de la Junta cuando la ausencia haya de ser por algunos días.

DEL MÉDICO Y CIRUJANO

76.- Para ejercer en el lazareto la Medicina y la Cirugía habrá de ambas facultades dos Profesores científicos y experimentados en el ramo de contagios, los cuales nombrará la Junta Suprema de Sanidad a propuesta de la de Mahón en que describirá su carrera, méritos y servicios. Gozarán de un sueldo fijo percibiendo también de los enfermos pudientes cuarentenarios el honorario de sus visitas y asistencia, habitarán en el lazareto del cual no podrán salir en casos de incomunicación sino con licencia de la Junta, y de ningún modo cuando haya enfermos.

77.- Además de sus principales obligaciones señaladas en los precedentes artículos, si algún enfermo pidiese Médico o Cirujano determinado que según la clase de mal se prestase a su asistencia y curación, este tal facultativo se encerrará con el enfermo sujetándose después de su curación o muerte a la cuarentena que corresponda a juicio de la Junta, y en su intermedio de morir o sanar, todos los días por la mañana y tarde pasará al Médico del lazareto un parte relativo al curso, anomalías y estado de la enfermedad, de los que enviará un estracto diario con sus observaciones a la Junta por medio del Alcaide según queda advertido, reteniendo en su poder los partes originales para los efectos que haya lugar.

DEL CAPELLÁN

78.- Un Capellán Párroco del lazareto teniendo por feligreses a los habitantes de él y a todos sus incomunicados se nombrará con el sueldo competente por la Junta Suprema a propuesta de la de Mahón en sujetos de ciencia y costumbres con preferencia de los más versados en el trato de enfermos, e inteligente en idiomas extranjeros. Tendrá la habitación que la Junta le señale en el lazareto, sin ausentarse de él más que con licencia suya.

79.- Todos los Domingos y fiestas de precepto, celebrará misa en la Capilla del lazareto anunciando en aquellos los días festivos y de ayuno de la semana, dirigiendo también una breve exhortación sobre algún punto del evangelio o moral cristiana, contraido especialmente al mejor cumplimiento de las obligaciones de los empleados del lazareto.

80.- Recibirá por inventario los vasos sagrados y ornamentos de la Capilla custodiándolos con el aseo y decoro debido. Expondrá a la Junta si algo faltase para su decente servicio y se pondrá de acuerdo con la misma para solemnizar la festividad del día de advocación de la Capilla.

81.- A los enfermos incomunicados Católicos Romanos que por pedirlo ellos u ordenarlo el Médico, hayan de recibir los sacramentos, les administrará en el orden que exige la santidad y reverencia de estos misterios, preservándose entre tanto del enfermo con disimulo todo lo que permitan las circunstancias y usando las precauciones más aventajadas a juicio del Médico para evitar su misma infección o la de otros por su medio, a cuyo logro procurará en tales casos huir o no admitir sino lo preciso el trato de los demás.

82.- Últimamente llevará los libros parroquiales ordinarios de bautizados y muertos, conforme a la institución de todas las parroquias y obligaciones de los párrocos.

CAPÍTULO VI

DE LAS CUARENTENAS EN GENERAL Y DEL

SISTEMA QUE HA DE REGIR SOBRE ELLAS

83.- La aceptación del nombre de cuarentena abraza en materia de Sanidad el tiempo de prohibición del trato y comercio de cualesquiera objetos semovientes y movibles, que por estar o suponérseles infectos, o agravados de alguna sospecha de infección, se purifican y remueven todo recelo durante aquel entredicho.

84.- Así como las cuarentenas se prescriben por efectos reles o de opinión, así también las patentes limpias de Sanidad pueden producir en algunos bastimentos los efectos de sucia y en otros de sospechosa según sea su procedencia, o por exigirlo las escalas que hayan hecho, y los roces o comunicaciones habidas en el mar con otras embarcaciones; decidiendo estas circunstancias en vez del contexto de las mismas patentes su verdadera calificación de sucias, sospechosas y limpias.

85.- Son y producirán los efectos de patente sucia aquellas embarcaciones que para su habilitación a libre plática y comercio deben ejecutar su cuarentena y expurgos en el lazareto de Mahón u otro sucio, prohibiéndoles mientras tanto su entrada o drtrnción en los demás puertos de los dominios del Rey. Serán de patente sospechosa todos aquellos buques sujetos a algún perríodo de incomunicación, la cual siendo más aliviada si se tiene en el puerto y lazareto de Mahón, pueden todavía observarla en cualquier puerto habilitado del Reino. Y finalmente, las de patente limpia se entienden aquellas que practicadas las diligencias comunes de reconocimiento, se habilitan sin ningún género de precaución, o tomando la de detenerlos incomunicados por el tiempo señalado en las órdenes Superiores.

86.- Las escalas o arribadas a otros puertos y los roces e incomunicaciones en el mar con otros barcos pueden ser detenidas o ligeras. Las detenidas cuando en el puerto de arribada los de a bordo hubiesen tenido con los de tierra un trato formal por haber bajado los de la tripulación al pueblo o pasado sus habitantes a bordo, por cargar en él algo y otros actos que bien se entienden del propio modo en un buque respecto de otro. Y, ligeras, cuando solo se hubiese parlamentado sin tal trato o haciendo aguada o recibiendo víveres en absoluta incomunicación. En tales casos, por regla general, aquel trato detenido de embarcaciones sospechosas en país o con otras de patente sucia las transforma en sucias también, y a las de patente limpia en sospechosas siendo su trato en tierra o con otras que lo sean o con corsarios del Mediterráneo. La prudencia de la Junta por lo que arrojen las diligencias de averiguación sobre las detenciones o comunicaciones ligeras, modelará el trato que merezcan las embarcaciones de esta clase, inclinándose a la severidad con preferencia.

87.- Las de patente sucia por razón de procedencia son aquellas que navegan directamente desde cualquier puerto del Globo en cuya población a la sazón de dar la vela, se padecía alguna enfermedad pestilente o contagiosa, entendiéndose del mismo modo tal aún después de su extinción hasta que la Junta Suprema haya declarado su Sanidad, y todos los demás puntos que haya señalado por sucios en consecuencia de semejante accidente.

88.- En los puertos y Provincias del Imperio Otomano ni se extingue nunca el germen de la peste, ni menos aquellos habitantes se precaven para evitar su reproducción. En su virtud las embarcaciones procedentes de Cabo Mesurat en el distrito de la Regencia de Trípoli hacia la dirección de Levante por toda la costa de África y volviendo por la Siria, la Anatolia y el Mar Negro hasta Ragusa (que juntamente con las Islas Jónicas se excluye en el Adriático) comprendiendo el Archipiélago y las demás islas del mismo círculo, se reputarán por de patente sucia, otra traigan o no patentes de Sanidad, o que las tengan sucias o limpias, vengan con novedad o sin ella en sus tripulaciones, y finalmente con cargamento susceptible de contagio o que deje de serlo.

89.- No obstante este concepto general de patente sucia en todas las embarcaciones procedentes del Imperio Otomano según queda declarado, todavía a medida de la diversa disposición de cada una, en el Lazareto de Mahón se les dispensarán todos los alivios conciliables con la seguridad de sus comunicaciones ulteriores en la forma siguiente.

90.- Los bastimentos de esta clase que hayan tenido en su navegación enfermos o muertos de peste u otra enfermedad aguda, harán la cuarentena y expurgos rigurosos de cuarenta días sin atender en tal caso a que sean limpias sus patentes de Sanidad ni a la calidad del cargamento.

91.- En los procedentes con patente sucia, o sin ninguna, de puerto señaladamente apestado o que trayendo patente limpia de su procedencia originaria hayan hecho escala detenida en algún otro que estuviese, cuyo cargamento sea en el todo o parte de efectos de contumacia, se expurgarán éstos con la mayor escrupulosidad en cuarentena rigurosa. Y si los individuos de a bordo furante la travesía no tuvieron novedad en su salud, se les dará libre plática a los treinta días de haber entrado en cuarentena, observando este mismo período cuando en los propios términos sea el cargamento susceptible de contagio.

92.- Siendo el todo o parte del cargamento susceptible en las embarcaciones de puerto sano al tiempo de dar la vela, o trajesen patentes limpias de Sanidad, y concurriesen los demás requisitos expresados en abono de su Sanidad, los efectos susceptibles de contagio se expurgarán con todo rigor, quedando libre toda la gente de a bordo a los veinte días de cuarentena y de fumigado y baldeado del buque, que es lo que se previene también cuando en el cargamento no haya nada susceptible de contagio.

93.- Las embarcaciones procedentes desde Veglia descendiendo por los puertos de Dalmacia hasta Ragusa con las Islas adyacentes de las Regencias Berberiscas hasta Trípoli se declaran de patente sospechosa, con obligación (para no pasar al grado de sucia) de traer patente de Sanidad y certificados de los cónsules de S. M. en el puerto de salida o del distrito de su consulado en que conste la cantidad y calidad del cargamento por su origen y fabricación. Y también serán sospechosas, cuando procediendo de algún puerto de los países cultos, apareciere por las patentes de Sanidad o rn alguna otra forma auténtica que se padecían en el común de su población calenturas o enfermedades malignas y contagiosas.

94.- En los buques de esta patente tendrán las personas en los puertos habilitados de la Monarquía una incomunicación de quince días, y de veinte expurgándose entre tanto los efectos susceptibles de contagio. Pero por la preferencia que en todos casos suponen las mismas incomunicaciones y expurgos verificados en el lazareto de Mahón, la embarcación de igual patente que se dirija a habilitarse en aquél, obtendrá libre plática y comercio con la ventaja de una tercera parte de tiempo, esto es, las personas a los diez días y las mercaderías a los trece de su expurgo, y así en cualquier otro período mayor.

95.- Las procedencias originarias de las demás potencias cultas de Europa no mediando algún claro motivo especial, o que la Junta Suprema de Sanidad hará conocer por resoluciones especiales, siempre se tendrán por de patente limpia, recibiéndose a libre plática y comercio ya sea desde luego de verificado su exámen y reconocimiento, o cumplido el período de detención precautoria conforme a las órdenes especiales del caso, bien entendido que, conceptuándose lo mismo los buques Marroquíes, todavía se les tendrá en todas las estaciones del año en incomunicación o lo menos de cuatro días.

CAPÍTULO V

De los expurgos

96.- Los expurgos suponen en materia de Sanidad aquellas operaciones que se practican con todos los géneros susceptibles de contagio realmente infectos que han depuesto su infección real o presunta, recibiéndose desde entonces a libre comercio.

97.- Siendo esta infección un ser invisible, así en el tiempo de su existencia como cuando se llega a disipar, debe ser ideal el tiempo que se prefije de su total exterminio tomando para este juicio un temperamento de supercreencia que excluya hasta el menor escrúpulo.

98.- Sin ser visto que se combata en los ácidos sulfúricos y minerales toda la virtud necesaria y más ejecutiva para disipar los miasmas contagiosos de cualquier cuerpo, los cuales pueden y deben usarse cuando hay disposición de emplearlos con utilidad, por la contraria razón deben ejecutarse toda vez o se teme la impotencia de aquellos ingredientes por el contacto con otros elementos heterogéneos, o cuando no corresponde a su costo la conservación de los géneros expurgables si hay al propio tiempo, como realmente existen, otros medios sencillos de igual virtud desinfectante cual es el agua y la ventilación al aire libre.

99.- Por tanto así como el expurgo de todos aquellos cuerpos inaccesibles a la libre comunicación del viento ha de ejecutarse por medio de dichos gases, así también han de expurgarse al aire libre de día y noche todos los aquellos efectos del cargamento de un buque accesibles a su influencia, que por la magnitud y cantidad de los mismos efectos junto con otras muchas razones, no son susceptibles de la virtud de un aparato artificial.

100.- Contraidos los mismos principios al argumento de esta ordenanz, ya que en una embarcación de patente tanto sucia como sospechosa hay que considerar la importancia del expurgo de la propia embarcación y del cargamento, así también se ha de saber que alijado el buque enteramente de todos sus efectos susceptibles de contagio conforme a lo prevenido en el artículo 56, queda desde entonces apto para principiar su expurgo, igualmente que el de los efectos desde el día que transportados los susceptibles de contagio a su tinglado, hayan comenzado los mozos expurgadores las operaciones de su oficio.

101.- El expurgo de toda embarcación ha de hacerse bajo la vigilancia del guarda, celado por el Teniente Alcalde del lazareto mediante prolijes baldeos de agua en todas sus superficies exteriores e interiores, repetidos mañana y tarde todos los días durante su incomunicación, interpolando en cada cuatro una fumigación sulfúrica o mineral exacta en la bodega, cámara y demás aposentos del barco, cerrándose en este acto todas sus comunicaciones al viento y dejándolas abiertas en el resto de la cuarentena. Al tiempo de ejecutarse dichas fumigaciones, sin perjuicio de celar el guarda que los individuos existentes a bordo tengan constantemente todas sus ropas al aire libre, cuidará también de que las pongan a la acción de los gases desinfectantes todos los días que toque fumigar, extendiéndolas en redes o cordeles puestos a raíz del techo de la bodega.

102.- El expurgo de los efectos y géneros susceptibles de contagio en el almacén del lazareto principiará desenfardándose las pacas, líos o fardos, de manera que extendiéndolos después en el tinglado, presenten todas sus superficies al aire libre de día y de noche y removiéndolos todos los días de manera que en cada uno sea diversa su posición. Si los efectos fuesen de tal calidad que el agua no los deteriora, entonces a voluntad del interesado se puede usar de este medio desenfardándolos también, y teniéndolos por espacio de veinticuatro horas así remojados antes de ponerlos al aire libre, con la ventaja de que en tal caso ahorrarán una tercera parte del tiempo que corresponde de expurgo. Lo cual se entiende del mismo modo en cuanto a los equipajes de los pasajeros y de cualquiera que de bordo pase a cumplir su incomunicación en el lazareto, en otro caso al mismo tiempo que existen estos equipajes a la influencia del aire libre, se procurará que también se desinfecten por medio de alguna fumigación proporcionada a sus mismos cuartos al cuidado del guarda de su asistencia conforme a lo prevenido respecto de los de a bordo.

103.- Además del especial cuidado que incumbe todo el tiempo de una incomunicación al Alcaide y Diputado de salud sobre la exacta observancia de estas medidas, dos días antes de llegado el término de abrir la comunicación ya del buque, como de las personas y efectos del cargamento, se informarán respectivamente si se han cumplido las referidas precauciones, sobre lo cual instruirán a la Junta de Sanidad a fin de que ésta expida con tiempo la orden de habilitación o de recargo, según corresponda a la conducta tenida en las mismas incomunicaciones y expurgos.

CAPÍTULO VI

Del oficio de sanidad en los náufragos y sus equivalentes

104.- Siendo del instituto de la Sanidad evitar el libre comercio de personas solas u otros seres semovientes y el de todos los efectos que no hayan obtenido su habilitación, resulta por consecuencia el deber intervenir el od¡ficio de Sanidad en todos los casos de naufragio o sus equivalentes.

105.- Para evitar con buque náufrago, encallado o que zozobra, sus personas y efectos de cualquier especie, todo contacto o roce a que estimula en lo general con olvido de la primera obligación de la preservación de la salud pública, la codicia y también una mal entendida consideración de caridad, en todos los puertos y poblaciones arrimadas a la costa una vez cada año o más siendo necesario, se prohibirá por bando, como ya lo está, que nadie se roce ni tenga otro género de comixtion con tales buques, personas y efectos aún si éstos sin asomo de otra cosa fluctúan en el mar mandando al propio tiempo que todos y cualquiera que advierta en tierra una o más personas salvadas de algún naufragio, les intime su aislamiento en el mismo lugar hasta nuevas disposiciones de Sanidad, acudiendo enseguida a dar parte del suceso a la Diputación del pueblo a que correspondiese el territorio, la cual sin perjuicio de tomas por de pronto las providencias más aventajadas para hacer conciliable la conservación en su caso del buque, personas y efectos con la de la salud pública, informará del suceso a la Junta de Sanidad de Mahón.

106.- Está en fuerza de semejante aviso o de cualquiera otra noticia auténtica enviará sin pérdida de tiempo una Comisión autorizada de la asistencia de uno de sus Vocales, menos el Comandante del Resguardo, y de los empleados de todas clases, la cual se informará ante todas cosas de si han comunicado con los náufragos o recibido algunos efectos de ellos los de tierra, y quienes fueron éstos, a fin de disponer su pronta incomunicación si la debieses sufrir, o castigarles en otro caso a su tiempo según la gravedad de la culpa. Si los náufragos, sus efectos, o el buque no tuviesen la incomunicación bien asegurada, dispondrá la Comisión lo necesario al efecto.

107.- Evacuadas estas primeras diligencias, el Vocal pasando a la estancia de los náufragos mandará presentársele el Capitán, Patrón o persona más condecorada de los de la dotación del buque, y le examinará sobre su procedencia y por todas las preguntas de inquirir señaladas en el artículo 54 de esta ordenanza, recibiendo igual declaración a cualquier otro que le pareciese y luego le pedirá la patente de Sanidad, rol de matrícula, diarios de navegación y manifiestos del cargamento para adquirir por el conjunto de todas estas circunstancias un conocimiento el más exacto que debe tenerse a fin de proceder con acierto. En suma, aún si estos documentos se hubieses perdido en el naufragio, el Vocal en lo demás que las circunstancias le ofrezcan, nada omitirá que interesa a la averiguación de todas las ocurrencias del buque en su procedencia y destino, escalas que hubiese tocado, roces en el mar, origen, fabricación y calidad del cargamento.

108.- Cuando de un examen así ajustado resultase con evidencia que el buque es de los que tienen inmediata libre plática, se la dará el Comisionado desde luego a todos los incomunicados y sus efectos, dejando en el mismo acto al encargado de la Real Hacienda y Ministro o Subdelegado de Marina del territorio la intervención que les toca según su respectivo ministerio. Pero siendo el buque de patente sucia o sospechosa, según los diferentes grados de su especie, la Comisión de Sanidad continuará en el paraje mismo de ocurrido el accidente las funciones del entredicho, ya sea para que se trasladen al lazareto personas y efectos, o cuando esto no se pueda verificar, disponiendo que se establezcan allí barracas, tinglados u otros cobertizos donde con la posible comodidad ejecuten la cuarentena y expurgos que harían en el lazareto, entendiéndose que los gastos de la tal Comisión han de ser siempre a costa del causante, o exigiendo su costo del cónsul de la Nación a que el barco corresponda.

109.- No lejos de tierra en el mar pueden aparecer efectos del cargamento de algún buque arrojados para alixarle y salvar algún peligro, o que fluctúen de resultas del naufragio en que perecieron todos los de a bordo. Para recoger semejantes efectos, debe también convocarse e intervenir el oficio de Sanidad que después de haberlo verificado con las cautelas convenientes, dispondrá que dos peritos los reconozcan y declaren sobre su origen y fábrica, expurgándolos conforme a su naturaleza antes de ponerlos a merced del Subdelegado de Marina a quien se le entregarán con deducción del importe de gastos causados hasta dicho acto. Los cadáveres y todos los cuerpos muertos extraidos a la orilla, se enterrarán allí mismo en zanjas profundas y bien apisonadas.

NOTA GENERAL

El sistema adoptado en este Reglamento en orden a las preparaciones para recibir y a las precauciones en el trato de los buques considerados de patente sucia por la Peste levantina, se entenderá dispuesto igualmente siempre que se declare padecerse Fiebre Amarilla en cualquier país donde sea exótica dicha calentura, advirtiendo que los buques procedentes del Continente e Islas comprendidas en el círculo que abraza el Seno Mejicano desde las bocas del Orinoco al Canal de Bahama, en que es endémica la misma enfermedad con influencia únicamente sobre los nuevos navegantes y viajeros europeos o de otras tierras de extraño clima, se reputarán de patente sospechosa desde principios de Mayo hasta fin de Noviembre en las Islas Canarias, desde mitad de Mayo a mediados de Noviembre en los puertos meridionales del Océano y en todos los del Mediterráneo. Finalmente, desde mediados de Junio a mitad de Octubre en los puertos del norte de la Península, con la diferencia todavía en estos mismos casos, de que los individuos de las embarcaciones de dicha procedencia a cuyo bordo no hubiese habido enfermos durante la travesía, ejecutarán en las épocas respectivamente señaladas una observación de ocho días destinada a expurgar por ventilación al aire libre sin intermisión toda su ropa de cama y de vestir. Pero cuando las mismas embarcaciones hubiesen tenido en su viaje enfermos y especialmente muertos, se extraerá el cargamento para expurgar el susceptible de contagio durante quince días, en cuyo tiempo se expurgará también el buque y se mantendrá la observación de las personas, cuidando con todo esmero laq ventilación de sus equipajes, a menos que pesadas todas las circunstancias entiendan las respectivas Juntas de Sanidad, que a las embarcaciones de esta clase debe obligárseles a salir para su completa desinfección en el lazareto de Mahón, lo que ejecutarán dando parte a la Suprema Junta con expresión de causas.

(Finaliza el presente Reglamento con un cuadro de tarifas de lo que se tenía que percibir por los servicios del establecimiento sanitario en cada uno de los casos posibles)

PLANA DE EMPLEADOS DE LA JUNTA DE SANIDAD

y del LAZARETO DE MAHÓN

Exteriores: Un Médico Consultor de la Junta, Un Secretario, Diputado de Salud en la Consigna, Diputado de Salud en Calesfonts, Patrón del bote de diligencias, Dos marineros para el bote, y un Guarda en la Consigna.

Del Lazareto: Un Alcaide, Su Teniente, El Médico, Cirujano, Capellán Párroco, Dos Porteros, Tres Guardas de salud y Doce Guardas Supernumerarios.

(Declarado en Madrid, a 3 de junio de 1817 y firmado por Bernardo Riega, con la conformidad del Secretario, Miguel de Barrena.)

REGLAMENTO DEL DOCTOR ROMERO

Septiembre de 1909

*

Por haberse declarado enfermedades contagiosas en algunos puertos del Mediterráneo el 10 de septiembre se publicaba un Bando de Buen Gobierno Interno y de Policía Sanitaria redactado por el doctor Romero, que sería refrendado en representación del comandante de Marina por el segundo jefe don José Riera; el alcalde don Pedro Pons Vidal; el administrador de la Aduana don E. Alabern y el delegado del Gobierno don Francisco Mercadal. Afectaba a todos los buques que entraren en puerto cualquiera fuere su clase y nacionalidad. También afectaba a la población. El texto era el siguiente:

“Artículo 1º: Todo barco, sea cualquiera su clase y nacionalidad, a su entrada en el puerto izará bandera amarilla al tope del palo trinquete, o en su defecto en sitio bien visible, en señal de incomunicación, y la mantendrá izada hasta recibir orden de libre plática.

Art. 2º: Para obtener plática, todo barco provisto de patente limpia, que no haya tenido ni tenga novedad alguna en la salud de sus tripulantes y pasajeros, ni haya comunicado en la travesía con barco sospechoso, concurrirá el Capitán, Patrón, o quien haga sus veces, a esta Dirección por la escala de la Consigna, que estará señalada con bandera amarilla, en un bote de a bordo con bandera de igual color, para prestar las declaraciones correspondientes, presentar la patente y demás documentos que se les pida. Cuando el barco esté dotado de Médico, será éste el que concurra. Al recibir libre plática arriará la bandera amarilla del bote y a su vez el barco podrá arriar la suya; desde este momento podrá empezar las operaciones que tenga por conveniente.

Art. 3º: Los barcos que durante su navegación hayan tenido o tengan en el momento de su entrada la menor alteración en la salud de sus tripulantes o pasajeros, los que hayan comunicado con barcos sospechosos y los que traigan patente sucia del puerto de origen o de las escalas, fondearán en aguas del Lazareto e izarán debajo de la bandera amarilla, un gallardete o cornetín rojo, para que desde la Estación Sanitaria salga el personal que ha de reconocerle, debiendo permanecer el barco en absoluta incomunicación hasta que haya sufrido el régimen correspondiente o se le dé orden de libre plática.

Art. 4º: Si la patente sucia del barco lo fuere por peste, y se viera obligado a dar amarras en tierra, serán éstas revestidas de lonas embreadas, cuyo embadurnado se mantendrá siempre fresco en un metro de extensión y a prudente distancia de la salida de a bordo, o en su defecto podrán colocarse ramas de brezo o discos metálicos para evitar en lo posible que las ratas del barco pasen a tierra. Si la patente fuera sucia por cólera antes de su entrada en el puerto, vaciarán sus tanques y depósitos de agua, o en su defecto se le precintarán con el de la Dirección.

Art. 5º: Queda terminantemente prohibida la comunicación de personas y embarcaciones con barcos que no hayan recibido libre plática, no debiendo acercarse a éstos a una distancia menor de dos cumplidos del barco con bandera amarilla. Los objetos que hubieren recibido de a bordo serán decomisados, y los infractores, además de la multa correspondiente, sufrirán el régimen a que estuvieran sometidos o se sometan los tripulantes y pasajeros del barco. Los prácticos que en ejercicio de sus funciones tengan necesidad de comunicar con los barcos, quedarán sujetos al régimen sanitario de éstos.

Art. 6º: Los barcos incomunicados por razón sanitaria, conservarán siempre bandera amarilla, no podrán salir del puerto, sino de día, ni dar amarras a los muelles sin consentimiento del Director de Sanidad. Las embarcaciones pequeñas que intenten aproximarse con víveres, mercancías o personas, solo podrán hacerlo de día y con previo permiso del mismo.

Art. 7º: Los Capitanes o Patrones que durante la permanencia del barco en el Puerto observen a bordo algún caso de enfermedad, sea cualquiera su naturaleza, o inusitada mortandad de ratas, lo pondrán inmediatamente en conocimiento de la autoridad sanitaria. Respecto a este último extremo, tendrán el mismo deber los encargados de almacenes, tinglados o depósitos, situados en los muelles.

Art. 8º: Los Capitanes y Patrones de barcos cuidarán de que la limpieza y estado higiénico de éstos de mantenga en perfecto estado, así como de que sean de buena calidad el agua potable y las substancias alimenticias, para uso de la tripulación y pasajeros. Los destinados a largas travesías o cabotaje internacional, deberán estar provistos de botiquín, desinfectantes e instrumentos de cirugía de urgencia. En los barcos dotados de facultativo, será éste el encargado y responsable de dicho servicio.

Art. 9º: Los Médicos de la localidad encargados de la asistencia de enfermos de barcos surtos en el Puerto, vienen obligados a dar parte diario a la Dirección de Sanidad del mismo, del nombre y curso de las enfermedades que asistan. Cuando se trate de enfermedades epidémicas o contagiosas, lo avisarán sin pérdida de tiempo.

Art. 10º: En ningún caso se consentirá el embarque de enfermos pestilenciales, ni con infecciones comunes contagiosas. Si en el pasaje hubiera enfermos de padecimientos comunes, deberán exigirles los Capitanes, al embarcar el certificado de un Médico de la localidad, visado por el de a bordo, si lo hubiera, y por el Director de Sanidad.

Art. 11º: La carga y descarga de mercancías solo tendrán lugar en los muelles designados por las autoridades competentes, cuidando los que lo utilicen de que al término de la operación queden dichos lugares en buen estado de limpieza.

Art. 12º: Por ser de interés general para el comercio marítimo de este Puerto y para evitar molestias y perjuicios al mismo, de previene: que los trapos procedentes del extranjero, solo serán admitidos cuando procedan de puerto limpio con certificado consular que lo acredite y su embalaje sea de lonas embreadas. Para la admisión de trapos procedentes de territorio español, sea cualquiera su embalaje, es requisito indispensable, certificación expedida por la autoridad local que acredite que han sido fumigados antes de su embarque.

Art. 13º: Queda terminantemente prohibido arrojar en las aguas del Puerto desperdicios, basuras, lastres y animales muertos. Las sustancias orgánicas en descomposición y las excrementicias, deberán ser desinfectadas previamente.

Art. 14º: Asimismo se prohibe hacer uso de agua para baldeos en las proximidades de desagüe de cloacas, y lavar pescado en las aguas o con las aguas del Puerto.

Art. 15º: Siempre que circunstancias extraordinarias lo exijan a juicio de esta Dirección de Sanidad para garantía de la salud pública, los patrones de barcos pescadores vendrán obligados a manifestar a esta autoridad sanitaria tan pronto como lleguen al puerto si han tenido comunicación con buques o han recogido objetos en el mar. El incumplimiento de éste o la declaración falsa serán castigados con arreglo a las disposiciones de este Bando, sin perjuicio de entregar el infractor a los Tribunales de justicia.

Art. 16º: Cualquier caso que se presentara y no estuviese previsto en este Bando será resuelto por analogía por la autoridad sanitaria y penado según el mismo dispone.

Art. 17º: Los infractores de los artículos contenidos en el presente Bando, serán castigados con multa de 15 a 2.500 pesetas, según los casos previstos en el Reglamento vigente de Sanidad Exterior. Las multas se harán efectivas en papel de pagos al Estado, entregándose al interesado la parte superior diligenciada, uniéndose la inferior al expediente del barco, o a los antecedentes que correspondan.

Art. 18º: Serán considerados como responsables de los delitos previstos y penados en los artículos 335 y 337 del Código penal:

1º El Capitán de barco, Contramaestre, Patrón o Consignatario que faltare maliciosamente a la verdad en las respuestas que diere a los interrogatorios dirigidos por los funcionarios sanitarios.

2º Los facultativos de a bordo que ocultares la verdad acerca del estado sanitario de la tripulación y pasajeros, así como respecto al tiempo que el barco hubiere permanecido en los puertos de procedencia, escalas, arribadas y duración del viaje.

3º: El Práctico que no declarase el nombre de los barcos de pesca, pilotaje o remolcadores, y de los tripulantes que puedan haber tenido comunicación con el barco antes de la visita sanitaria.

4º: El Práctico que faltare a la verdad en el interrogatorio que le hiciere el Director de Sanidad de Puerto o que ocultare alguna circunstancia de la cual pueda provenir daño a la salud pública.

Mahón, 7 de septiembre 1910”.

EL CANAL DE ALFONSO XIII. CON SU APERTURA POR LOS INGENIEROS MILITARES, LA PENÍNSULA DE SANT FELIPET SE CONVIRTIÓ EN ISLA

EL CANAL DE ALFONSO XIII. CON SU APERTURA POR LOS INGENIEROS MILITARES, LA PENÍNSULA DE SANT FELIPET SE CONVIRTIÓ EN ISLA

INSTRUCCIONES PARA GUARDAS DE PERSONAS INCOMUNICADAS EN EL LAZARETO

*

Del documento original conservado en la Biblioteca Pública de Maó (el cual aparece en la imagen) se transcribe el texto tal cual aparece en el mismo:

FOTOCOPIA DE DOCUMENTO ORIGINAL

FOTOCOPIA DE DOCUMENTO ORIGINAL

“1.- Su primera obligación es la de no perder de vista à los incomunicados en todo el tiempo de su incomunicación, prestarles toda la asistencia, y comodidades compatibles con su situación, y tener el mayor cuidado en que no se mezclen, ni rozen con persona alguna.

2.- Quando alguna persona incomunicada, hubiese de salir de su quarto ò se sacase de él algun efecto de qualquier naturaleza, lo que no podrá verificarse sin preceder el permiso ó ciencia del Alcayde, el Guarda los acompañará sin perderle de vista, dexando entretanto cerrada la puerta del quarto.

3.- Pondrá la mas escrupulosa é incesante atencion en observar el estado de salud de las personas incomunicadas, y en el momento que adviertan alguna señal de indisponibilidad, darán cuenta al Alcayde.

4.- Se esmerarán en tener bien barridos y ventilados los quartos de los incomunicados de su cargo; en exponer al aire libre las ropas y efectos que tubiere, y en impedir que maltraten lo que sea perteneciente al Lazareto como tambien las puertas y ventanas, y demás partes del edificio, dando inmediatamente parte al Alcayde de cualquier falta ò contravencion que advierta.

5.- El guarda que tolere alguna infraccion, ó dexe de cumplir con estas prevenciones ó alguna de ellas, será arrestado, procesado, y castigado con todo el rigor de la ley hasta con la pena de muerte, si la gravedad del asunto lo exigiese.

6.- Antes de entrar el guarda en incomunicacion, el Alcayde ó su Teniente le entregarà un exemplar de estas instrucciones, y le instruhirá detenidamente de sus prevenciones para que en ningun tiempo puedan alegar ignorancia. De haverlo asi executado darà cuenta el Alcayde ó su Teniente en el parte del dia que lo verifique.

Mahon 4 de octubre de 1817″

(Estas Instrucciones las firmaban Miguel de Sarachaga -posiblemente el Alcayde-, Pedro Ximenez, Antonio Vidal, Jose Soler, Pedro Mir, Juan Ferrer, José Antonio Carrasco, D. Guillermo Olives, D. Bartolomé Escudero y Mateo Orfila como Secretario)

INSTRUCCIONES PARA GUARDAS DE SALUD EN LOS BARCOS INCOMUNICADOS

*

Del documento original conservado en la Biblioteca Pública de Maó (el cual aparece en la imagen) se transcribe el texto tal cual aparece en el mismo:

FOTOCOPIA DE DOCUMENTO ORIGINAL

FOTOCOPIA DE DOCUMENTO ORIGINAL

1.- La primera diligencia que deberàn practicar estos guardas luego que se constituyan en una embarcación incomunicada será reconocer uno por uno á todos los individuos de la tripulación, Pasageros y demas Personas que hubiese en ella de cuyo numero serà instruhido por el Alcayde ò su Teniente.

2.- Visitarán con la mayor exàctitud, y rigor los armarios, caxas, baules, y matelotages de los Capitanes, Patrones, Marineros, y Pasageros; y todas las demas partes del buque, á fin de averiguar si trahen algo susceptible de contagio que no hayan manifestado; y esta visita la repitirán à menudo durante la incomunicacion para poder afirmar baxo juramento el dia de la entrada que no ha quedado cosa susceptible dentro del barco.

3.- Examinaràn con puntualidad, y muy escrupulosamente los colchones y almohadas de los individuos del barco, y piperia del mismo.

4.- Harán sacar dichos colchones y almohadas sobre cubierta y lo picarán con un pincho de fierro hecho á proposito para vér si hay alguna pieza de tela ó qualquier otra cosa que no sea lana usual, y teniendo la menor sospecha de que la haya en bruto, lino, ú otra cosa susceptible los harán descocer.

5.- Si se encontrase alguna cosa contumaz que no se hubiese manifestado daran parte inmediatamente al Alcayde.

6.- Durante la incomunicacion, y particularmente en los diez dias primeros harán ventilar toda la ropa de la tripulacion y Pasageros que hubieren quedado en el buque.

7.- Nadie podrá separarse del buque incomunicado sin la concurrencia del guarda de salud, y quando la lancha baxe a la consigna ú otro parage con el correspondiente permiso del Alcayde ó su Teniente, sin cuya indispensable circunstancia, no podrán executarlo, procurarán evitar todo rose con otros.

8.- Luego de descargado un barco cuyos generos sean en el todo ó en parte susceptibles, el guarda lo limpiará de manera que no quede residuo. Los que se hallaren se llevarán al Lazareto y se quemarán.

9.- No permitirán que durante la incomunicación se arroge cosa alguna al mar, ni que se saque cosa alguna del Barco sin permiso del Alcayde ó su Teniente.

10.- Observarán con el mayor cuydado si los Capitanes, ò Patrones de los Buques incomunicados hacen executar con la mayor exactitud la quarta durante la noche, y si no lo hicieren darán cuenta inmediatamente al Alcayde.

11.- Les està prohivido el entretenerse con la tripulacion en el juego de naypes, damas, ni otro alguno de qualquier clase que sea.

12.- Tampoco podrán comprar ni vender á los individuos de la tripulacion cosa alguna de poco ni mucho valor sin exceptuar aun los comestibles y licores.

13.- No permitirà que la tripulacion fume en el escotillon, ni entre puentes, ni que se ponga á cocer pez, brea ni otras materias susceptibles á incendio.

14.- No permitirán que los incomunicados hablen con persona en libre platica sin que preceda el correspondiente permiso del Alcayde.

15.- Procurarán que las fumigaciones del barco que se manden, se executen con toda exactitud por el término que se señale.

16.- Si el Patron o tripulacion se negase à obedecer ó à permitir las operaciones del guarda en el desempeño de su encargo, ò se le faltase à este à la atencion que se merece, dará cuenta inmediatamente al Alcayde, ó su Teniente para la oportuna providencia.

17.- De qualquier novedad que ocurriese en el Barco dará inmediatamente parte al Alcayde; y mas particularmente quando note alteracion en la salud de alguno de los individuos incomunicados sobre que deberá poner el mayòr cuydado.

18.- Antes de entrar el guarda en incomunicacion, el Alcayde ó su Teniente le entregarà un exemplar de estas instrucciones, y le impondrá detenidamente de sus prevenciones para que en ningun tiempo puedan alegar ignorancia. De haverlo asi verificado darà cuenta el Alcayde ó su Teniente en el parte del dia que lo verifique.

19.- El guarda que tolere alguna infraccion, ó dexe de cumplir con estas prevenciones ó algunas de ellas, será arrestado, procesado, y castigado con todo el rigor de la ley hasta con la pena de muerte, si la gravedad del asunto lo exigiese.

Mahon 4 de octubre de 1817″

(Está firmado por las mismas personas que el anterior)

CALA TEULERA, TAMBIÉN CONOCIDO EN OTROS TIEMPOS COMO "PUERTO DEL LAZARETO"

CALA TEULERA, TAMBIÉN CONOCIDA EN OTROS TIEMPOS COMO “PUERTO DEL LAZARETO”

INSTRUCCIONES PARA LOS GUARDAS EXPURGADORES

*

Del documento original conservado en la Biblioteca Pública de Maó (el cual aparece en la imagen) se transcribe el texto tal cual aparece en el mismo:

FOTOCOPIA DE DOCUMENTO ORIGINAL

FOTOCOPIA DE DOCUMENTO ORIGINAL

1.- En las operaciones de expurgo se conformarán exàctamente á las ordenes del Alcayde.

2.- En cuanto al cuydado, y atencion que deben poner para no causar deterioro en los generos sin confundir sus diferentes especies, ni cambiar sus cubiertas, ni marcas, estaràn bien sugetos à las prevenciones que les haga el Escrivano del Buque ó Persona que represente al dueño ó consignatario del cargamento.

3.- Les està prohibido el encender ó tener lumbhre y aun el fumar dentro de los almacenes ni en sus inmediaciones; igualmente que el tener comunicacion alguna con otros mozos ni personas que pertenezcan á otro barco.

4.- Tampoco les es permitido entrar en el quarto del Escrivano ó persona que haga sus veces con el obgeto de fumar beber ò comer juntos.

5.- Se abstendrán de proferir blasfemias ni expresiones indecentes so pena de ser castigados por el Alcayde segun las facultades que se le han conferido, con respecto á sus dependientes.

6.- Respetarán al guarda del Departamento y executarán quanto él les mandare.

7.- Luego de recibida la orden del Alcayde procederán à la operacion de volvér á enfardar, ò empaquetar las mercaderias expurgadas sin canviar sus respectivas cubiertas y cuerdas.

8.- Dexarán barridos los Almacenes y sus inmediaciones à satisfaccion del guarda, y quando obtengan la licencia para salir del Lazareto, lo executarán sin comunicar con persona alguna, y dirigidos por la misma puerta por donde entraron, se sugetaràn al correspondiente registro.

9.- Los mozos empleados en la purificacion de las Mercaderias, no podran extraerlas del Lazareto.

10.- Antes de entrar el guarda en incomunicacion, el Alcayde o su Teniente le entregará un exemplar de estas instrucciones, y le instruhirá detenidamente de sus prevenciones para que en ningtun tiempo pueda alegár ignorancia. De haverlo asi executado darà cuenta al Alcayde ó su Teniente en el parte del dia que lo verifique.

11.- El guarda que tolere alguna infraccion ó dexe de cumplir con estas prevenciones ó alguna de ellas, serà arrestado, procesado, y castigado con todo el rigor de la ley hasta con la pena de muerte si la gravedad del asunto lo exigiese. Mahon 4 de octubre de 1817″

(Está firmado por las mismas personas que el anterior)

INSTRUCCIONES QUE DEBEN OBSERVAR LOS CAPITANES Y PATRONES DE BARCOS INCOMUNICADOS

*

Del documento original conservado en la Biblioteca Pública de Maó (el cual aparece en la imagen) se transcribe el texto tal cual aparece en el mismo:

FOTOCOPIA DE DOCUMENTO ORIGINAL

FOTOCOPIA DE DOCUMENTO ORIGINAL

1.- El Patron se dirigirá al fondeadero que le señale el Diputado de salud en Calafons, y fondearà precisamente en el parage que le designe el Alcayde ó su Teniente.

2.-Luego de fondeado el barco sugeto à incomunicacion el Capitan dará su declaracion jurada en poder del Alcayde ò su Teniente entregandole la Patente de sanidad, boletas de los Pasageros si los hubiese y manifiesto del cargamento, todo con las precauciones sanitarias establecidas.

3.- Contextarà directamente á las preguntas que se le hagan.

4.- En cualquier caso que se considere necesario el exàmen del diario ó libros Diurnales, y todos los papeles concernientes al cargamento, deberán entregarse por los Patrones ò Capitanes al Alcayde ò su Teniente ó al Diputado de salud en la Consigna.

5.- El Capitan ò Patron prestará al guarda de salud todos los auxilios que le pida y sean necesarios para el mejor desempeño de sus atribuciones, y procurará se le trate con el respecto y atencion que pide su inportante encargo.

6.- No permitará que persona alguna se separe del barco sin permiso del Alcayde ò su Teniente; y que vaya acompañado del guarda de salud.

7.- Nada podrá sacarse ni introducirse en el Barco incomunicado son conocimiento del Alcayde ó su Teniente.

8.- Los incomunicados no pueden hablar por ningun motivo ni pretexto con Personas que no lo estén sin permiso del Alcayde ó su Teniente.

9.- Los Patrones ó Capitanes dispondràn que se haga con exactitud y puntualidad la quarta en las noches.

10.- Executarán, y harán executar, quantas prevenciones le hiciere el Alcayde sin resistirse à ellas baxo ningún motibo ni pretesto; recurriendo despues á la Junta en el caso de considerarse agraviado.

11.- Procuraràn que reyne la mejor armonia y se guarde una rigurosa disciplina en la Tripulacion y Pasageros, evitando desavenencias y contestaciones que pueden producir perjuicios de la mayor entidad.

12.- El Capitan ó Patron que contraveniere á estas prevenciones y á las que le comunique el Alcayde durante su incomunicacion será arrestado, procesado y castigado con todo el rigor hasta con la pena de muerte según sea la gravedad del caso particularmente si se averiguase alguna introduccion clandestina de generos contumaces antes de ser admitidos á libre platica ó falta en las declaraciones sanitarias conforme asi lo tiene mandado la Suprema Junta.

13.- Antes de dar el Capitan ó Patron su declaracion se le entregarà un exemplar de estas prevenciones para su inteligencia y gobierno como para que enteren de ellas á la tripulacion y pasageros a fin de que ninguno de ellos pueda en ningun caso alegar ignorancia.

Mahon 4 de octubre de 1817

TODAS LAS INSTRUCCIONES VAN FIRMADAS POR LOS MISMOS MIEMBROS. (FOTOCOPIA DEL DOCUMENTO ORIGINAL)

TODAS LAS INSTRUCCIONES VAN FIRMADAS POR LOS MISMOS MIEMBROS. (FOTOCOPIA DEL DOCUMENTO ORIGINAL)

(Está firmado por las mismas personas que el anterior)

MURALLAS DEL LAZARETO VISTAS DESDE LA MOLA. EN PRIMER TÉRMINO, A LA IZQUIERDA, LA TORRE DE CALA TEULERA, EN LA MOLA

MURALLAS DEL LAZARETO VISTAS DESDE LA MOLA. EN PRIMER TÉRMINO, A LA IZQUIERDA, LA TORRE DE CALA TEULERA, EN LA MOLA

*

SÍGUENOS DESDE

FACEBOOK y TWITTER

Ambas ventanas fueron abiertas con el objeto de informar en el momento en que se produjera cualquier novedad tanto en actualización, como noticia o adición de nueva imagen en este portal de la web.

Regularmente se van insertando imágenes escogidas de entre nuestros colaboradores o propias para mantener viva la atención de nuestros amigos. También se insertan los vídeos que se van editando, tanto referentes a la costa como del interesantísimo mundo de los caballos.

*

TEMPORAL DE TRAMONTANA OBSERVADO DESDE LA PUNTA DES SIULET (NA MACARET)

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

*

Toda la información que aparece en esta Guía virtual sobre empresas y entidades, así como las colaboraciones fotográficas o cualquier otro tipo de aportación encaminada a mejorar la información al navegante son completamente gratuitas siendo, por ello, un Portal Náutico público de uso general.

* * *

De la COORDINACIÓN de este Portal:

Alfonso Buenaventura Pons (Es Castell, Menorca, 1947), Patrón de yate y miembro de la Real Liga Naval Española. Ex-directivo del Club Marítimo de Mahón y Juez y Jurado de Regatas.

* Desde el año 2000 fue colaborador semanal del diario “Menorca” en temas marítimos y portuarios, realizando en la actualidad colaboraciones especiales.
* También ha intervenido y colaborado puntualmente en otros temas típicamente menorquines, así como en otras publicaciones, programas de TV y radio.
* Desde septiembre de 1988 hasta diciembre de 2000 dirigió la revista interna de difusión social del Club Marítimo de Mahón, con una aparición de cadencia trimestral.
* El año 1995 publicó una base de datos en dos tomos sobre la historia de los primeros 50 años de la veterana sociedad náutica mahonesa.
* El año 1995, con el soporte de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, publicó una recopilación histórica sobre el Lazareto de Maó bajo el título “El Lazareto de Mahón. Notas históricas”.
* El año 1998 publicó la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca”, de la cual se agotaron sucesivamente dos ediciones.
* El año 1998 publicó la obra “Menorca. Atlas náutico”, que ofrece toda la información necesaria para aquellos que se dedican a navegar por la costa de Menorca.
* El año 2001 publica la guia “La Reserva Marina del Norte de Menorca”, que da a conocer las singularidades de esta particular zona marítima menorquina.
* El año 2002 publica la guía y el plano para el visitante de “La Albufera des Grau” en castellano, catalán, inglés y alemán.
* El año 2003 aparece la obra sobre el caballo, la gallina, la oveja y la vaca menorquines, bajo el título de “Las razas autóctonas de Menorca”.
* El año 2004 lanza un nuevo “Menorca. Atlas náutico”, que incluye una guia para el submarinismo y nuevas informaciones y portulanos del cual se irían agotando sucesivamente dos ediciones.
* En el mes de abril de 2007 aparece la obra “Menorca. Caballos y tradición popular”, con referencia al mundo del caballo y su protagonismo en las fiestas menorquinas, de Sant Joan en Ciutadella, y patronales en el resto de las poblaciones.
* Finalizando ese mismo año publicaba el primer volumen de la serie “Menorca. Illa, mar i homes” (en catalán)
* El año 2008 publica la historia de la agencia de consignaciones marítimas Federico J. Cardona Trémol S.L., bajo el título de “125 años de ilusiones compartidas 1883-2008″.
* El mismo año publica la guía “Ciutadella de Menorca. Las fiestas de Sant Joan”. * El mes de abril aparece la tercera edición de la obra “Menorca. Atlas náutico, totalmente actualizada. * El 2008 publica el 2º volumen de la colección “Menorca. Illa, mar i homes”.
* El 22 de febrero de 2010 inicia un blog en la web bajo el título “Menorca, isla sin par” (bilingüe catalán-castellano) destinado a publicitar la isla de Menorca en todas sus vertientes poniendo un punto y final a su etapa de publicación de libros divulgativos.
* El 18 de enero de 2011 publica la 3ª edición de la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca” notablemente ampliada que, por primera vez, se presenta de forma digitalizada y colgada en la red en forma de blog actualizable bajo el título “Naufragios y pecios de Menorca”.
* El 23 de enero de 2011 inicia la publicación en forma de blog colgado en la red y bajo el título “Puerto de Maó, siglo XX” de todos los artículos (aumentando el número de imágenes antiguas que en su momento no pudieron incluirse en la edición de papel por razones de espacio), que fueron apareciendo durante casi diez años en las páginas del diario insular “Menorca”.
* El 21 de junio de 2011 abre un nuevo blog con el título “La cuina de vorera” (La cocina de ribera), también bilingüe catalán-castellano, destinado a recoger todas las recetas recogidas de pescadores y gentes de todos los ambientes durante la etapa de entrevistas efectuadas en sus diferentes publicaciones a fin de ponerlas a disposición del gran público.
* El 4 de agosto de 2011 inicia un blog fotográfico bajo el título “Menorca a través de tus ojos”.
* El 18 de marzo de 2012 cuelga en la red la 4ª edición de su derrotero “Menorca. Atlas náutico”. Notablemente ampliado en cuanto a contenido, imágenes y digitalizado, será actualizable por suscripción gratuita para el navegante interesado y la idea es convertirlo en la guía náutica total de la isla de Menorca.
* La importancia que va adquiriendo el portal “Menorca Atlas Náutico” obligará a ir cerrando paulatinamente los blogs “Menorca, isla sin par”, “Menorca a través de tus ojos”, “La cuina de vorera” y otros proyectos. Sus contenidos se irán incorporando al nuevo portal o quedarán en archivo pendientes de una futura ubicación.
* En abril de 2012 cuelga en la red el contenido de la obra “El Lazareto de Mahón” notablemente ampliado.
* A finales de 2012 se abren las páginas en Facebook de “Menorca Atlas Náutico”, “Naufragios y pecios de Menorca”, “Puerto de Maó, Siglo XX” y “Lazareto de Mahón”, y en Tweeter, “Menorca Atlas Náutico”.
* 2014 supondrá el año de la reconversión: “Menorca Atlas Náutico” aglutina a “Naufragios y Pecios de Menorca” y “Puerto de Maó, Siglo XX”, quien a su vez ha hecho lo mismo con “Lazareto de Mahón”, aunque conservando todas sus estructuras originales y dejando tan sólo una única página -tanto en Facebook como en Tweeter- que anuncia todas las actualizaciones: “Menorca Atlas Náutico”. La razón: en 28 meses se han rebasado las 67.000 consultas. Al propio tiempo se da paso a la ampliación de colaboradores tanto gráficos como de artículos adquiriendo la guía la categoría de “comunidad“.
* 2015 lo será el de su expansión con una total remodelación de su estructura, con adición de nuevos bloques y secciones una vez superadas las 120.000 consultas.

* El 22 de abril de 2016, rebasadas ya las 175.000 consultas, tanto el PORTAL como la TOTALIDAD DE PUBLICACIONES del autor, ALFONSO BUENAVENTURA PONS, son cedidas por el mismo a todos los efectos a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO.

* * *

De la TITULARIDAD de este Portal: 

Desde el 22 de abril de 2016, tanto este PORTAL NÁUTICO como las diferentes obras publicadas por el mismo autor, amén de otra serie de documentos históricos e imágenes debidamente relacionados, fueron donados así como cedidos sus derechos de explotación a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO, siendo desde entonces esta entidad la única titular y gestora de los mismos.

LA ISLA DEL AIRE OBSERVADA DESDE PUNTA PRIMA (Imagen de RAQUEL ARIÑO)

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Imagen de A. BUENAVENTURA FLORIT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s