Un lugar sórdido: la Apestada

*

DE LA HISTORIA

*

Un lugar sórdido: LA APESTADA

*

TORRE DE ACCESO A LA PATENTE APESTADA EN SU FACHADA DEL LADO DE LA PATENTE SUCIA

Sin embargo, el grupo de edificaciones más sobrecogedor de los que conforman el Lazareto es, sin lugar a dudas, el de la temida Patente Apestada, conocida vulgarmente más bien como la “Apestada” a secas, que no puede resultar más descorazonador y triste. Observando lentamente en nuestra visita llevada a cabo a finales de 1995 sus viejas edificaciones e intentando retroceder en la época en que estuvo en funcionamiento, los tres recintos que la conforman reportan al visitante pavor y sobrecogimiento, al situarse por un momento en el tiempo y parecer estar escuchando los gemidos, las lamentaciones y los suspiros de impotencia y vencimiento de los que allí se encontraban secuestrados…

LA TORRE DE LA PATENTE APESTADA VISTA DESDE EL LADO EN QUE SE ENCONTRABAN LOS TRES EDIFICIOS DEL SECTOR MÁS TRISTE DEL LAZARETO

LA TORRE DE LA PATENTE APESTADA VISTA DESDE EL LADO EN QUE SE ENCONTRABAN LOS TRES EDIFICIOS DEL SECTOR MÁS TRISTE DEL LAZARETO

Los tres recintos son rectangulares, iguales y contienen cada uno un edificio exactamente igual, situándose en los extremos del patio que circunda a cada uno de ellos una cocina común y un retrete, uno a cada extremo ocupando un ángulo.

Además, cada uno de estos recintos tiene construido su propio pozo de agua. El acceso a los tres está limitado por una torre de vigilancia en la que se situaba un guarda de la salud que se encontraba igualmente incomunicado y, la relación entre los internados en los tres recintos, se llevaba a cabo a través de unos locutorios, sin posibilidad de contacto físico alguno entre ellos. Los enfermos declarados como apestados o en fase terminal, accedían al establecimiento sanitario por la Puerta de los Enfermos, situada como se ha especificado en el capítulo anterior en Cala Teulera. Eran entrados en el recinto de la Patente Apestada y tras someterlos a un baño en una pileta existente en tierra en el interior de un sahumerio, recibían una fumigación caliente, como si de una sauna se tratara, a fin de intentar eliminar los microbios que causaban sus temidas infecciones. A continuación entraban en las habitaciones del edificio al que eran incomunicados y encerrados por el guarda de salud correspondiente. El que tenía suerte (que de los que entraban en la Patente Apestada eran poquísimos) se curaba, pasando a otra patente pero, la mayoría, salían por otra puerta lateral que daba directamente al Cementerio. Los recintos de la Patente Apestada no tienen vista alguna y están limitados sus edificios, a pocos metros, por unas altísimas murallas, por lo que es de imaginar que el panorama de aquellos desgraciados no podía ser más desolador.

RUINAS DE UN ANTIGUO SAHUMERIO. SE PUEDEN OBSERVAR EN EL MURO LOS HUECOS DE LAS VIGAS DEL TECHO DE LA CASETA Y, EN EL ÁNGULO, EL SISTEMA DESINFECTADOR

RUINAS DE UN ANTIGUO SAHUMERIO. SE PUEDEN OBSERVAR EN EL MURO LOS HUECOS DE LAS VIGAS DEL TECHO DE LA CASETA Y, EN EL ÁNGULO, EL SISTEMA DESINFECTADOR

Hemos dicho que los secuestrados (o incomunicados, como también se denominaba a quienes eran internados en este centro) en cada una de las tres patentes existentes estaban vigilados por los llamados “Guardas de salud“. Aún a pesar de ser un trabajo peligroso, las solicitudes para obtener en propiedad una de estas plazas, que eran bastante cotizadas según hemos podido observar en los archivos de personal del Lazareto que se encuentran actualmente depositados en la Biblioteca Pública de Maó. Ello era debido bien porque estuvieran aceptablemente remuneradas, bien por escasez de trabajo en la época, y eran designadas por la denominada Junta de Sanidad que, el año 1917 en que entraba en servicio el Lazareto de Mahón como tal, estaba formada por los señores don Miguel de Sarachaga, don Pedro Ximénez, don Antonio Vidal, don José Soler, don Pedro Mir, don Juan Ferrer, don José Antonio Carrasco, don Guillermo de Olives, don Bartolomé Escudero y actuando como Secretario, don Mateo Orfila.

EL POZO (BASTANTE DETERIORADO) PERTENECIENTE A UNO DE LOS TRES EDIFICIOS DE LOS APESTADOS. DE ÉL SACABAN EL AGUA Y CON ELLA TENÍAN QUE LAVARSE DIRECTAMENTE

EL POZO (BASTANTE DETERIORADO) PERTENECIENTE A UNO DE LOS TRES EDIFICIOS DE LOS APESTADOS. DE ÉL SACABAN EL AGUA Y CON ELLA TENÍAN QUE LAVARSE DIRECTAMENTE

En principio se habían creado 12 plazas (o “supernumerarios”), pero al pbservarse que resultaban insuficientes para realizar todos los trabajos de control a los muchos barcos sujetos a incomunicación a ellos encomendados, se nombraron otros 40 y, más adelante otros 20 más, conla circunstancia de no poder percibir sueldo alguno en caso de estar desocupados. De ello quedó la denominación popular de pertenecer a los guardas de “los cuarenta”, de “los veinte”, o de “los doce” como eran conocidos. La Junta decidió que los “40” no entrarían en servicio hasta estar colocados todos los de los “12” y, por el mismo sistema, los del “20” hasta que estuvieran colocados todos los del “40”. Es decir, que unos dependían de los otros. También existían las recomendaciones, fáciles de obtener a tenor de lo observado en dicha documentación y en el supuesto de que se supiera leer y escribir medianamente (Transcrito literalmente):

… Expuse muchas veces mi vida en muchas enfermedades contagiosas que se han visto en este Lazareto, siendo la mas temible de todas las del año de 1821, horrorosa y mortífera que tenía espantados a todos los vivientes de la Isla. Así como mi oficio es albañil estaba ocupado de día y parte de la noche haciendo y arreglando sepulcros y ayudar a enterrar los cadáveres que habían fallecido; en esta deplorable situación estuve todo el tiempo que duró el contagio y no tuve mas retribución que la que tenía cualquier otro guarda… (otros ejemplos en el Capítulo 9Anécdotas y curiosidades“).

VISTA EN PERSPECTIVA DE UNO DE LOS TRES EDIFICIOS DE LA PATENTE APESTADA

VISTA EN PERSPECTIVA DE UNO DE LOS TRES EDIFICIOS DE LA PATENTE APESTADA

Como se ha explicado los guardas de salud se encerraban con los enfermos en las patentes en las cuales estuvieran destinados. Su reglamento de servicio era extremadamente severo y durante la incomunicación de los secuestrados debían de prestarles toda la asistencia y las comodidades compatibles con su situación, teniendo el mayor cuidado en evitar que pudieran mezclarse o rozar con cualquier otra persona. Para salir del cuarto en que se hallaba encerrado un incomunicado, el guarda debía de acompañarlo sin perderlo de vista dejando además, cerrada con llave la puerta del aposento. Cualquier objeto que se pretendiera sacar del mismo debía de contar con el permiso exprofeso del Alcaide. La venta o compra entre los guardas y los internos de objetos, licores o incluso comestibles estaba completamente prohibida. El hecho de faltar a estas reglas o que se tolerase alguna infracción era motivo suficiente de arresto, proceso que podía derivar en dos años de presidio en África o si la gravedad lo exigía, de castigo sumarísimo con la propia pena de muerte. Así, si un guarda tenía como destino la Patente Apestada debía quedar incomunicado con el resto de los enfermos, teniendo como misión ayudarles e impedir, por cualquier medio, que pudieran pasar éstos a cualquier otro recinto del establecimiento sanitario.

FACHADA LATERAL (LOS TRES EDIFICIOS ORIGINALES ERAN EXACTAMENTE IGUALES, A8UNQUE ESTABAN COMPLETAMENTE AISLADOS ENTRE SÍ)

FACHADA LATERAL (LOS TRES EDIFICIOS ORIGINALES ERAN EXACTAMENTE IGUALES, A8UNQUE ESTABAN COMPLETAMENTE AISLADOS ENTRE SÍ)

Sucedió en diversas ocasiones que el guarda contrajo la enfermedad por contagio de los propios enfermos custodiados e incluso que falleciera víctima de ella, mientras se hallaba en su destino. Sin embargo, la excepción a la regla acaeció en ese mismo año 1821 en que ni los vigilantes, ni aún el propio médico, quisieron entrar en un momento dado en la Patente Apestada por la cantidad de enfermos agonizantes de peste amarilla existentes y el terror que les suponía la posibilidad de ser contagiados. Durante esa epidemia les tiraban los víveres al patio para que los propios enfermos se las apañaran y prepararan las diferentes comidas en la cocina del recinto, intentando evitar con ello cualquier posibilidad de contacto.

PERSPECTIVA DEL PATIO DE UNO DE LOS EDIFICIOS

PERSPECTIVA DEL PATIO DE UNO DE LOS EDIFICIOS

Pero también tendría lugar en 1854 que uno de estos guardas fue reclamado por el Juez de Primera Instancia de Mahón por una acusación en su contra al haber herido con arma blanca a un vecino de la población de Es Mercadal. El Juez solicitó que tan pronto como el guarda tomara la libre plática compareciera en el Juzgado con el fin de cumplir con la condena que se le había impuesto. A los pocos días el Alcaide comunicaba al Juez que el individuo en cuestión acababa de fallecer y había sido sepultado en el Cementerio del centro víctima del contagio. Enterado el Juez, ordenó que se le remitiera por quien correspondiera la certificación oportuna de defunción, la cual sería extendida por el Cura-Párroco del Lazareto. (Ello da cuenta de lo comprometida que era la profesión de guarda de salud, puesto que te vinculaba a las mismas obligaciones que el interno de la patente en la cual prestaras servicio).

Los partes que el Segundo Médico del Lazareto, como responsable, extendía sobre el estado de los secuestrados en la Patente Apestada solían ser cortos y lo suficientemente expresivos:

En el día de hoy Johan Wilhem Johansen, natural de Sunswan, de estado soltero y de edad de 24 años, marinero de la barca dinamarquesa HONGEN DANMARK, procedente de Barcelona, ingresó en las enfermerías de este establecimiento y falleció a las 6 a consecuencia de una fuerte inflamación gástrica

Y otro de esos partes:

Hans Larsen, natural de Foböch, de estado soltero, de edad 23 años, marinero de la barca dinamarquesa HONGEN OF DANMARK, procedente de Barcelona, ingresó en las enfermerías a las 3 de la tarde y falleció el día 23 a las 9 y 10 m. de la mañana, a consecuencia de una fiebre que con vehementes sospechas puede clasificarse de tifus icteroides

Y aún se añaden otros dos como ejemplo:

XX, natural de Villa-Carlos, sujeta a la observación cuarentenaria, acaba de fallecer a las 10 de esta mañana sin que haya sido posible cumpliera los preceptos del nuestra Religión ya por no permitirlo su estado, ya por la rapidez de tan funesta terminación. Al dar a Ud. parte del estado de la enfermería este día, cumplí con el doloroso deber de anunciarle que esta desgraciada se hallaba en plena agonía. En esta enferma se han presentado síntomas que si bien no eran suficientes para clarificar la enfermedad, eran bastantes para hacerla sospechosa, como tuve el honor de consignarlo en mi referido parte de hoy, empero el sello que la muerte ha impreso en ella, permite afirmar que ha muerto de ‘fiebre amarilla’, especialmente clarificada cor el tinte amarillo extendido por todo el cuerpo, mucho más manifiesto al cesar la vista, hemorragias gingivales, hipocongestión de su cerebro y de más propios de esta enfermedad y a cuyo cuadro sintomatológico da mayor valor el hallarse otros enfermos que presentan síntomas análogos, procedentes todos del puerto de Barcelona. 23 de setiembre de 1870

XX, que anoche entró en la Enfermería de Observación ha pasado hoy a la Apestada por haberse declarado de enfermedad sospechosa con vehementes probabilidades de fiebre amarilla, hallándose en estos momentos en estado verdaderamente grave, próximo a la agonía…

Los viejos edificios de la temida Patente Apestada fueron cayendo con el tiempo y no fueron reconstruidos, salvo el que uno de ellos se utilizara temporalmente como Sala de Autopsias y Depósito de Cadáveres, en una segunda fase de la historia, y tan sólo en el principio fueron utilizados para su triste finalidad. Los avances de la medicina se estaban haciendo más tolerantes con los enfermos y el descubrimiento de las modernas vacunas harían desaparecer los tan desoladores como arcaicos sistemas de defensa antiguamente utilizados en evitación de los posibles contagios. Se puede comprobar perfectamente que una puerta da acceso directo desde la Patente Apestada al Cementerio Católico.

ANTIGUO RETRETE DE UNO DE LOS EDIFICIOS DE LA APESTADA

ANTIGUO RETRETE DE UNO DE LOS EDIFICIOS DE LA APESTADA

Y no resulta difícil llegar a la conclusión que debió resultar terrible para aquellas pobres gentes estar aisladas totalmente, sin atenciones y que tenían una puerta por la que habían entrado y por la que ya no podrían volver a salir y, otra, la única que les quedaba, era ésta. Muchas veces el personal del centro tenía que ser obligado a atender a estos enfermos. En muchas otras, eran los penitos (reclusos en el Penal Militar) de la Mola los que venían a trabajar a fin de rebajar a cambio sus penas ya que, por cada día en que prestaban servicios en el Lazareto, les condonaban dos días de condena. Muchas veces los apestados tenían que prepararse la comida ellos mismos. Por unas rejas les metían los víveres y a partir de ahí tenían sus cocinas con las cuales se las tenían que apañar… Era el desconocimiento a principios del siglo XIX sobre las causas de las epidemias y de las vacunas u otros medios existentes para prevenirlas o atajarlas. Los apestados no tenían agua para lavarse. Lo único que podían hacer,”… los que tenían fuerza y valor para hacerlo, era sacarla del pozo que tenían en su patio y echársela con el cubo por encima de su cuerpo…” y, éso, en cualquier época del año.

RUINAS DE UNA ANTIGUA COCINA DE LA APESTADA

RUINAS DE UNA ANTIGUA COCINA DE LA APESTADA

El punto más cruel de nuestra historia se centra, precisamente, en los internados en la Patente Apestada, de donde salían casi siempre casi siempre hacia el cementerio anexo. Los enfermos en ella confinados permanecían aislados, en fase terminal, totalmente deshauciados y, como se ha explicado, ni recibían la más mínima atención, tal era el pánico que generaban entre el personal del complejo por la posibilidad de contraer sus terribles enfermedades. De poder moverse por sí solos, tenían derecho a pasear por la antesala del Cementerio: “…para que tuvieran siempre presente la muerte…” manifestaría el Sr. Alcaide, Administrador entonces del centro.

DISTRIBUCIÓN DE LA PATENTE APESTADA EN SU CONSTRUCCIÓN ORIGINAL

DISTRIBUCIÓN DE LA PATENTE APESTADA EN SU CONSTRUCCIÓN ORIGINAL

Una vez habían fallecido, se les introducía en un ataúd de zinc (cuya tapa tenía un engaste que cerraba herméticamente), sumergidos en una mezcla realizada a base de agua y vinagre y así eran llevados hasta el Cementerio. Seguidamente se abría una fosa directamente en la tierra, se extendía una capa de cal viva volcándose el cadáver sobre ella sin ser tocado para nada en absoluto y se cubría con tierra.

CAJA DE ZINC EN LA QUE ERAN SUMERGIDOS LOS CADÁVERES EN AGUA Y VINAGRE PARA SER TRANSPORTADOS HASTA EL CEMENTERIO PARA SER ENTERRADOS

CAJA DE ZINC EN LA QUE ERAN SUMERGIDOS LOS CADÁVERES EN UNA MEZCLA DE AGUA Y VINAGRE PARA SER TRANSPORTADOS HASTA EL CEMENTERIO DONDE SERÍAN ENTERRADOS

*

SÍGUENOS DESDE

FACEBOOK y TWITTER

Ambas ventanas fueron abiertas con el objeto de informar en el momento en que se produjera cualquier novedad tanto en actualización, como noticia o adición de nueva imagen en este portal de la web.

Regularmente se van insertando imágenes escogidas de entre nuestros colaboradores o propias para mantener viva la atención de nuestros amigos. También se insertan los vídeos que se van editando, tanto referentes a la costa como del interesantísimo mundo de los caballos.

*

TEMPORAL DE TRAMONTANA OBSERVADO DESDE LA PUNTA DES SIULET (NA MACARET)

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

*

Toda la información que aparece en esta Guía virtual sobre empresas y entidades, así como las colaboraciones fotográficas o cualquier otro tipo de aportación encaminada a mejorar la información al navegante son completamente gratuitas siendo, por ello, un Portal Náutico público de uso general.

* * *

De la COORDINACIÓN de este Portal:

Alfonso Buenaventura Pons (Es Castell, Menorca, 1947), Patrón de yate y miembro de la Real Liga Naval Española. Ex-directivo del Club Marítimo de Mahón y Juez y Jurado de Regatas.

* Desde el año 2000 fue colaborador semanal del diario “Menorca” en temas marítimos y portuarios, realizando en la actualidad colaboraciones especiales.
* También ha intervenido y colaborado puntualmente en otros temas típicamente menorquines, así como en otras publicaciones, programas de TV y radio.
* Desde septiembre de 1988 hasta diciembre de 2000 dirigió la revista interna de difusión social del Club Marítimo de Mahón, con una aparición de cadencia trimestral.
* El año 1995 publicó una base de datos en dos tomos sobre la historia de los primeros 50 años de la veterana sociedad náutica mahonesa.
* El año 1995, con el soporte de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, publicó una recopilación histórica sobre el Lazareto de Maó bajo el título “El Lazareto de Mahón. Notas históricas”.
* El año 1998 publicó la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca”, de la cual se agotaron sucesivamente dos ediciones.
* El año 1998 publicó la obra “Menorca. Atlas náutico”, que ofrece toda la información necesaria para aquellos que se dedican a navegar por la costa de Menorca.
* El año 2001 publica la guia “La Reserva Marina del Norte de Menorca”, que da a conocer las singularidades de esta particular zona marítima menorquina.
* El año 2002 publica la guía y el plano para el visitante de “La Albufera des Grau” en castellano, catalán, inglés y alemán.
* El año 2003 aparece la obra sobre el caballo, la gallina, la oveja y la vaca menorquines, bajo el título de “Las razas autóctonas de Menorca”.
* El año 2004 lanza un nuevo “Menorca. Atlas náutico”, que incluye una guia para el submarinismo y nuevas informaciones y portulanos del cual se irían agotando sucesivamente dos ediciones.
* En el mes de abril de 2007 aparece la obra “Menorca. Caballos y tradición popular”, con referencia al mundo del caballo y su protagonismo en las fiestas menorquinas, de Sant Joan en Ciutadella, y patronales en el resto de las poblaciones.
* Finalizando ese mismo año publicaba el primer volumen de la serie “Menorca. Illa, mar i homes” (en catalán)
* El año 2008 publica la historia de la agencia de consignaciones marítimas Federico J. Cardona Trémol S.L., bajo el título de “125 años de ilusiones compartidas 1883-2008″.
* El mismo año publica la guía “Ciutadella de Menorca. Las fiestas de Sant Joan”. * El mes de abril aparece la tercera edición de la obra “Menorca. Atlas náutico, totalmente actualizada. * El 2008 publica el 2º volumen de la colección “Menorca. Illa, mar i homes”.
* El 22 de febrero de 2010 inicia un blog en la web bajo el título “Menorca, isla sin par” (bilingüe catalán-castellano) destinado a publicitar la isla de Menorca en todas sus vertientes poniendo un punto y final a su etapa de publicación de libros divulgativos.
* El 18 de enero de 2011 publica la 3ª edición de la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca” notablemente ampliada que, por primera vez, se presenta de forma digitalizada y colgada en la red en forma de blog actualizable bajo el título “Naufragios y pecios de Menorca”.
* El 23 de enero de 2011 inicia la publicación en forma de blog colgado en la red y bajo el título “Puerto de Maó, siglo XX” de todos los artículos (aumentando el número de imágenes antiguas que en su momento no pudieron incluirse en la edición de papel por razones de espacio), que fueron apareciendo durante casi diez años en las páginas del diario insular “Menorca”.
* El 21 de junio de 2011 abre un nuevo blog con el título “La cuina de vorera” (La cocina de ribera), también bilingüe catalán-castellano, destinado a recoger todas las recetas recogidas de pescadores y gentes de todos los ambientes durante la etapa de entrevistas efectuadas en sus diferentes publicaciones a fin de ponerlas a disposición del gran público.
* El 4 de agosto de 2011 inicia un blog fotográfico bajo el título “Menorca a través de tus ojos”.
* El 18 de marzo de 2012 cuelga en la red la 4ª edición de su derrotero “Menorca. Atlas náutico”. Notablemente ampliado en cuanto a contenido, imágenes y digitalizado, será actualizable por suscripción gratuita para el navegante interesado y la idea es convertirlo en la guía náutica total de la isla de Menorca.
* La importancia que va adquiriendo el portal “Menorca Atlas Náutico” obligará a ir cerrando paulatinamente los blogs “Menorca, isla sin par”, “Menorca a través de tus ojos”, “La cuina de vorera” y otros proyectos. Sus contenidos se irán incorporando al nuevo portal o quedarán en archivo pendientes de una futura ubicación.
* En abril de 2012 cuelga en la red el contenido de la obra “El Lazareto de Mahón” notablemente ampliado.
* A finales de 2012 se abren las páginas en Facebook de “Menorca Atlas Náutico”, “Naufragios y pecios de Menorca”, “Puerto de Maó, Siglo XX” y “Lazareto de Mahón”, y en Tweeter, “Menorca Atlas Náutico”.
* 2014 supondrá el año de la reconversión: “Menorca Atlas Náutico” aglutina a “Naufragios y Pecios de Menorca” y “Puerto de Maó, Siglo XX”, quien a su vez ha hecho lo mismo con “Lazareto de Mahón”, aunque conservando todas sus estructuras originales y dejando tan sólo una única página -tanto en Facebook como en Tweeter- que anuncia todas las actualizaciones: “Menorca Atlas Náutico”. La razón: en 28 meses se han rebasado las 67.000 consultas. Al propio tiempo se da paso a la ampliación de colaboradores tanto gráficos como de artículos adquiriendo la guía la categoría de “comunidad“.
* 2015 lo será el de su expansión con una total remodelación de su estructura, con adición de nuevos bloques y secciones una vez superadas las 120.000 consultas.

* El 22 de abril de 2016, rebasadas ya las 175.000 consultas, tanto el PORTAL como la TOTALIDAD DE PUBLICACIONES del autor, ALFONSO BUENAVENTURA PONS, son cedidas por el mismo a todos los efectos a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO.

* * *

De la TITULARIDAD de este Portal: 

Desde el 22 de abril de 2016, tanto este PORTAL NÁUTICO como las diferentes obras publicadas por el mismo autor, amén de otra serie de documentos históricos e imágenes debidamente relacionados, fueron donados así como cedidos sus derechos de explotación a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO, siendo desde entonces esta entidad la única titular y gestora de los mismos.

LA ISLA DEL AIRE OBSERVADA DESDE PUNTA PRIMA (Imagen de RAQUEL ARIÑO)

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Imagen de A. BUENAVENTURA FLORIT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s