2.- Un nuevo lazareto en Mahón

*

DE LA HISTORIA

*

Un nuevo Lazareto en Mahón

*

PLANO DE LA COLECCIÓN DEL MUSEO

PLANO DE LA COLECCIÓN DEL MUSEO

PLANO DE LA COLECCIÓN DEL MUSEO

PLANO DE LA COLECCIÓN DEL MUSEO

PLANO DE LA COLECCIÓN DEL MUSEO

PLANO DE LA COLECCIÓN DEL MUSEO

*

EL DISEÑO DE MIGUEL PUEYO

*

Las instalaciones de lo que fue el Lazareto de Mahón que ha llegado hasta nuestros días y que podemos contemplar sobre la isla de Sant Felipet serían levantadas en un dilatado espacio de tiempo, a la par que sometidas posteriormente a diferentes y profundas transformaciones con el fin de irlas actualizando hasta que dejaron de ser consideradas aptas como centro sanitario. Y durante los años de su existencia pasarían por su interior infinidad de pacientes que serían atendidos de sus enfermedades en base al sistema sanitario de la época, sistema que, hoy, harían poner los pelos de punta y estremecer a más de uno.

Pero era lo que había entonces y los sistemas de erradicación y de incomunicación ante posibles brotes de epidemias aplicados por las autoridades de la época no se andaban con remilgos ni ningún tipo de miramiento con tal de prevenir lo que se pretendía evitar. Tripulaciones, buques, enseres, ganado y diferentes tipos de cargas eran severamente desinfectados utilizando los que se consideraban más sofisticados sistemas existentes en la época, evitando cualquier contacto de tipo humano con los posibles apestados. Y los Guardas de la Salud, empleados que tenían que vigilar a los enfermos, se tenían que encerrar obligatoriamente con ellos respondiendo incluso con su propia vida si ocurría algún hecho grave como la fuga de un apestado. Eran años de hambre y falta de trabajo en el país por lo que, a pesar de lo desagradable y arriesgado de la profesión, muchos eran los solicitantes de las contadas plazas ofrecidas con el fín de mitigar las necesidades de sus respectivas familias.

PERSPECTIVA DE LA TORRE CENTRAL

PERSPECTIVA DE LA TORRE CENTRAL

La ceremonia de colocación de la primera piedra del Lazareto de Mahón tuvo lugar el 15 de septiembre de 1793, mientras que los trabajos en sí dieron comienzo en la siguiente jornada, bajo la dirección del ingeniero don Miguel Pueyo. Como consecuencia de la última dominación británica (que tuvo lugar entre los años 1798 y 1802), los trabajos quedaron paralizados para retomar la actividad durante 1803. El nuevo ingeniero en hacerse cargo del proyecto fué don Juan Antonio Casanova, tomando parte en las obras una plantilla cercana a los 500 hombres. La construcción se llevó a cabo por departamentos independientes, la mayoría de ellos aislados entre sí y los conjuntos rodeados por impresionantes muros de sillería. A pesar de no completarse nunca la totalidad del proyecto (por no llevarse a cabo la construcción del denominado de la “Patente Limpia”, que tenía que ocupar idéntica superficie en la zona norte de la península de Sant Felipet), llegaría a convertirse en uno de los mejores a principios del siglo XIX. El complejo sanitario del Lazareto de Mahón se hallaba circundado por una muralla de 1,30 a 1,55 metros de espesor en su parte inferior, 0,50 metros por su parte superior y 7,54 metros de altura total. Su perímetro era de 1.210 metros lineales, albergando 8 puertas: cuatro principales que conducían a los tres departamentos entonces llamados de “Patente Sospechosa”, “Patente Sucia” y “Patente Apestada”, limitadas entre sí por un muro de características semejantes al exterior y distante de éste 13,05 metros. Las dos puertas exteriores orientadas hacia Es Castell eran las destinadas a servicios generales y son conocidas como Puerta de los Leones, que en la parte superior está rematada, a cada lado de un escudo con dos leones procedentes de la derruída del antiguo castillo de Sant Felip, y la des Clot, que sirve de acceso desde el llamado Clot d’ets Ases. Las que miran hacia Cala Teulera servían, una para entrar los enfermos a la “Zona de Distribución” y la otra, para introducir los géneros calificados como “contumaces” (apropiados para retener y propagar gérmenes contagiosos, tales como vestimentas, sacas, fardos, etc.) en la “Sucia” y en la “Sospechosa”. Estas últimas estaban separadas en toda su extensión, de norte a sur, por otra calle de 13,05 metros de anchura formada por los murallones que limitan a cada departamento. Se ha mencionado en un capítulo precedente que existía la creencia de que las enfermedades se transmitían por las mercancías y géneros calificados como “contumaces“.

“Pero ¿De dónde proviene la creencia antigua de la transmisión de las enfermedades pestilenciales por las mercancías contumaces? Recuérdese bien que las materias consideradas como más contumaces eran aquellas de origen vegetal o animal, como algodón, lanas, pieles, trapos, etc. de condición porosa, o capaces de contener entre sus mallas mismas o virus morbígenos, cuya idea tenía su origen en las opiniones corrientes entonces sobre el papel del aire retenido en su espesor en la transmisión de las enfermedades infecciosas. Pero por encima de esta razón había otra más contundente y persuasiva, que era el hecho brutal de observación repetida e indiscutible, de que el contacto de las personas con esas mercancías contumaces infestadas daba lugar a veces, por ejemplo, a casos de peste o de fiebre amarilla; aunque no se conocieran antes, como se saben hoy, las causas determinantes de estos específicos contagios. Después de averiguado el papel de los mosquitos en la propagación de la fiebre amarilla y de las ratas y pulgas en la de la peste, así como la facilidad con que en esas mercancías llamadas contumaces se pueden albergar muchas veces estos pequeños animales, se puede explicar muy bien el secretp mecanismo de la transmisión de ciertas enfermedades contagiosas comunicadas por dichas mercancías, y justificar con cierta razón los temores seculares tenidos sobre este punto por la higiene clásica.”

En medio de esa calle, casi en el centro del complejo, se eleva sobre cinco gradas una capilla rodeada de cristales dedicada a San Sebastián, patrón de los enfermos. A 17,30 metros de la mismar y circunscribiéndola, se encuentran dos secciones de “oratorios” provistos de sólidas rejas para que, desde ahí, pudieran seguir la misa los internos “cuarentenarios”. Los “cuarentenarios” eran los pasajeros y tripulantes de los buques que se hallaban en “cuarentena”, es decir, sospechosos de estar enfermos o infectados de cualquier enfermedad de las denominadas “apestosas” que les obligaba a permanecer aislados por un período preventivo de 40 días. Completaban los accesos otras cuatro puertas que irían abriéndose según las necesidades. Así, en la muralla de Cala Teulera, se abrió otra, pequeña, que servía para introducir directamente los cadáveres procedentes de los barcos a través del muro de la Apestada y de ahí, directamente al cementerio a fin de ser enterrados en el menor tiempo posible. En la muralla N. se abrieron las tres restantes, conocidas con los nombres de La Campana, Los Locutorios y otra carente de apelativo. Estas tres últimas conectaban a lo que tenía que ser la “Patente Limpia” que, como se ha citado, nunca llegaría a construirse.

PERSPECTIVA TOMADA DESDE LA RIBERA SUR DEL PUERTO

PERSPECTIVA TOMADA DESDE LA RIBERA SUR DEL PUERTO

El departamento de “Patente Sospechosa” estaba destinado a albergar a los pacientes procedentes de los puertos igualmente denominados “sospechosos”, o que hubieran podido mantener contacto en navegación con barcos calificados como de esa patente. Rodeado por su propia muralla dentro del recinto, éste tenía 6 puertas y dos torres de vigilancia. Estaba constituido por tres divisiones denominadas Norte, Centro y Sur que, a su vez, estaban igualmente delimitadas por altas tapias. La primera, “Norte”, albergaba un hermoso edificio para pasajeros formado por tres alas y dos alturas (la Cuadra Francesa). Ambas contaban con una espaciosa galería de columnas de piedra abarcando toda la fachada principal, un pozo y una torre de vigilancia. La división “Centro” contenía una enfermería para dolencias comunes, ocho salas, dos servicios, cocina y lavatorio. Una de las imágenes muestra la torre central bajo la cual se encuentra la noria perteneciente al huerto, existiendo también en el recinto la casa para el payés y un almacén, además de los oratorios correspondientes. Por lo que respecta a la división Sur, estaba formada por dos edificios iguales divididos cada uno en ocho cuartos destinados a albergar patronos, pilotos y escribanos. También contenía una buhardilla, grande y corrida, para marinería y mozos de cordel, dos almacenes grandiosos destinados a ventilación, con planta baja abovedada sostenida por fuertes pilares y una rampa para acceder al piso alto. En el espacio que mediaba entre ambos almacenes existían 80 grandes “poyos” (especie de bancos de obra) para el oreo de los efectos contumaces. También contenía esta división Sur las siguientes construcciones: una caballeriza apta para 20 animales, con pajar, habitación para los mozos de cuadra, pozo y abrevadero; un corral para el ganado, dos “sahumerios” (construcción en la cual se ahumaban mediante combustión de sustancias olorosas diversas prendas y objetos, una vez desinfectados), dos lavatorios para los internados y una torre de vigilancia, denominada popularmente como de los “Secretos” por la particularidad que ofrecía su habitación de la planta baja, abovedada, en la que si se hablaba en voz muy baja en uno de sus ángulos, se oía perfectamente en su opuesto mientras que, nada, en los puntos intermedios.

Por lo que respecta al departamento de “Patente Sucia”, su destino eran las personas y efectos cuya procedencia fueran buques declarados apestados o que, durante la travesía, hubieran tenido contacto con barcos en esas condiciones. Dentro de su propio recinto amurallado, una calle dividía a éste en dos partes. La del N. comprendía cuatro subdivisiones limitadas por altas tapias formando una cruz; en el centro, una torre principal de vigilancia y, bajo ésta, una noria de la que partían las conducciones necesarias para llevar agua a los diferentes edificios. El tipo de noria era el mismo que las que se hallaban construidas en diferentes puntos de la isla de Menorca, con un asno o una mula dando vueltas alrededor sacando el agua, aunque se diferenciaba de las otras por la perfección de su construcción y en que el animal trabajaba siempre a cubierto, en la planta baja de la torre. Tres casas iguales que albergaban ocho habitaciones cada una y sala, dos dormitorios, cocina y servicio, con dos cisternas para cada edificio. Cuatro huertos; dos enfermerías que constituían otro edificio para “dolencias no contagiosas” y quince “Oratorios”. La del S., contigua a cala Teulera, dentro de su gran cuadro limitado por murallas, contenía cinco grandes almacenes para oreo con 40 poyos. Tres edificios para escribanos, guardas de salud, expurgadores y mozos de cordel; caballeriza, portería, cuerpo de guardia, pozo, locutorio y, en su cara NE, otra torre de vigilancia. Entre la muralla de este departamento y la general se hallan otros dos sahumerios y dos lavatorios. Completaba esta instalación un gran corral para alojar el ganado que viajaba a bordo de los buques en cuarentena, anejo al departamento y separado del mismo por una calle formada por las dos murallas exteriores, con puertas de comunicación.

Por lo que respecta al departamento de “Patente Apestada” (cuya distribución interior se describe más adelante) había sido concebido especialmente para acoger a los atacados de enfermedades pestilenciales. Situado en la parte más elevada y oriental del complejo, con su muralla de separación y algunas tapias interiores constituyendo más o menos una especie de laberinto, contenía tres enfermerías exactamente iguales, cada una con seis habitaciones, cocinas, aseos, lavatorios y sahumerios, además de un pozo de agua potable. Su entrada principal la formaba una torre de vigilancia. Disponía también de locutorios, constituidos por una serie de arcadas provistas de rejas, limitando una plazoleta, que estaban destinados a hablar desde la patente “Sucia” con los enfermos y sus asistentes. A su lado existía un Cementerio Católico al cual se le adosó, un poco más tarde, otro de carácter Protestante.

El complejo del Lazareto de Mahón fue uno de los más importantes del Mediterráneo y, resumiendo la construcción, diremos que dentro de su muro perimetral albergaba otros tres muros destinados a delimitar tres categorías de residentes. El conjunto sumaba 141 habitaciones, 2 enfermerías para dolencias comunes y 3 para enfermedades pestilenciales, 7 almacenes y 120 poyos para oreo de efectos contumaces, 6 sahumerios y lavatorios, 49 cocinas, 53 retretes, 1 capilla, 30 locutorios u oratorios para oir misa, 2 caballerizas, 2 corralones para ganado, 1 cuerpo de guardia, 5 huertos, 2 norias, 9 pozos, 6 cisternas y tres llaveros con 372 llaves diferentes.

Fuera de las murallas existían, también, algunas fuentes para surtir de agua a buques en estado de cuarentena, casetas de vigilancia y unos sólidos muelles que permitían la carga y descarga de las diversas mercancías y géneros. A su alrededor, e incluso en las riberas N. y S. del puerto de Mahón, inmediatas, se pueden observar aún hoy en día, diversos cañones de hierro clavados en la roca para ser utilizados como bolardos, así como otros construidos trabajando la roca a fin de que pudieran amarrarse en su perímetro bañado por las aguas del puerto (recordemos que se trataba de una península), los barcos que se encontraban en cuarentena que no permanecían fondeados. El coste total de las edificaciones valorado en 1807 por don Andrés Ibáñez, comisario Ordenador de los Reales Ejércitos e Interventor del Lazareto, fue de 5.632.746 reales y 2 maravedíes.

DIVISIÓN ESTRUCTURAL ORIGINAL DEL LAZARETO DE MAHÓN (OBSÉRVESE QUE YA NO SALE LA PARTE DE LA “PATENTE LIMPIA” QUE APARECE EN TODOS LOS PLANOS ANTIGUOS, PERO QUE NUNCA LLEGARÍA A CONSTRUIRSE)

1.- Puerta de los Locutorios; 2.- Puerta de la Campana; 3.- Puerta (sin nombre conocido); 4.- Puerta de los Leones; 5.- Puerta del Clot; 6.- Puerta de admisión de mercaderías contumaces; 7.- Puerta de los Enfermos; 8.- Locutorios; 9.- Sahumerios; 10.- Torre del NW; 11.- Torre del SW (o de “Los Secretos”); 12.- Torre del SE; 13.- Torre del NEW (o de “La Apestada”); 14.- Torre Central; 15.- Cuadra Francesa; 16.- Hospedería de primera; 17.- Hospedería de segunda; 18.- Pabellón del Personal; 19.- Pabellón de Enfermedades comunes; 20.- Oratorios; 21.- Capilla de San Sebastián; 22.- Antigua Enfermería; 23.- Lavadero; 24.- Casa del guarda; 25.- Grandes Almacenes de oreo (2 plantas); 26.- Pabellón de Desinfección (o “Deptº de Observación”); 27.- Pabellón de Personal facultativo; 28.- Almacenes;; 29.- Edificios auxiliares de la Patente Sucia; 30.- Caballerizas; 31.- Edificios para los Apestados;; 32.- Cementerio Católico; 33.- Cementerio Protestante; 34.- Corralón del Ganado; 35.- Zona de Distribución; 36.- Puerta de los Muertos.

“Así pues, resumiendo cuanto contiene, este edificio, resulta: que consta de 1 muralla comun, de 3 particulares, de 5 torres para vigías, 141 abitaciones, 7 almacenes con 120 poyos para serenar los contumaces, 2 enfermerías para indisposiciones ordinarias, 3 para apestados, 5 zaumerios, otros tantos labatorios, 49 cocinas, 53 comunes, 1 capilla, 30 tribunas con locutorio, 6 cisternas, 2 norias, 9 pozos, 5 uertos, 2 cavallerizas, igual número de corralones, cuerpo de guardia, con el correspondiente número de chimeneas, inbornales, rastrillos, verjas, escaleras, puertas, ventanas, llaves subalternas y maestras; todo rotulado y distribuido segun el mejor orden y esquisito gusto; por manera que no solo ay en este edificio cuanto basta al benéfico obgeto a que se destina, sino que resplandece en él cierta comodidad lujosa, que promete alagüeños auspicios a los navegantes, que teniendo la desgracia de ser apestados, conduce la providencia al lazareto de maón. Ni obsta en contrario de esto el reparo de que faltando el cuarto departamento, y estando por tanto incompleta la obra, carece de las proporciones necesarias, pues aunque sería oportunisimo que su ubiese construido ya, para lo cual se abia echo el presupuesto de que costaría cuatro millones de reales, teniendo en su inmediación la isleta de la cuarentena perteneciente a la sanidad, es claro que reparando sus deterioros, puede servir de patente linpia, sin ninguna dificultad, supliendo al departamento que falta. ¿La isla del ospital no podría destinarse con bentaja a este mismo objeto?.”

“Si consideramos el desconocimiento absoluto que en aquella época existía sobre el verdadero mecanismo de transmisión de las enfermedades pestilenciales; que los únicos medios utilizados como prevención eran el secuestro y la fumigación para las personas, y la ventilación y expurgo para las mercancías y efectos de uso personal; que el secuestro anteriormente mencionado, para ser efectivo, no debía bajar de los cuarenta días físicos (de ahí la denominación de “cuarentena”); que las diferentes sustancias esponjosas, tejidas y de superficie desigual (lana, cáñamo, algodón, hilo, etc…) estaban calificadas como muy apropiadas para conservar y transmitir durante mucho tiempo el contagio y que las ideas sobre la incomunicación traducíanse en la construcción de sólidos y elevados muros para separar los diferentes grupos de cuarentenarios, y otros muy próximos a las enfermerías para aislarlas del resto del complejo, se puede comprender perfectamente que, a principios del siglo XIX, el Lazareto de Mahón fuera calificado, con justicia, de grandioso y soberbio monumento sanitario”.

De todas formas, no sería hasta el 17 de julio de 1817, tras finalizar unas obras de remodelación, cuando comenzaría a prestar su verdadero servicio sanitario con regularidad, a pesar de haber finalizado las obras en septiembre de 1807 y ser bendecido el centro el día 1 de octubre por el obispo de Menorca en el punto en que se había levantado la Capilla de San Sebastián. Anteriormente, en 1803, se había utilizado para prestar otros fines, como alojo de tripulaciones de diferentes buques guardacostas del Rey, alojo de prisioneros franceses, de más de mil enfermos procedentes del ejército de Cataluña y otros enfermos esporádicos de fiebre amarilla adquirida en Cartagena por la tripulación de un místico. En 1811 con los enfermos del Hospital Militar de esta plaza por haber tenido roce con los de los navíos de S. M. Británica el “Temerario” y el “Invincible“, que suponían padecer aquella misma dolencia. Finalmente el 1 de septiembre de 1817 acogió a los enfermos de la bombarda española “Antonia“, comenzando sus funciones sanitarias. El centro estaba comandado por un Alcaide, su Teniente, un Médico, un Cirujano, un Capellán con categoría de Párroco, dos porteros y doce guardas. Además tenía otros empleados exteriores, es decir, que no habitaban en el recinto, tales como un Médico Consultor de la Junta, un Secretario, un Diputado de la Salud en Calesfonts, el patrón del bote de diligencias que realizaba la travesía del puerto y dos marineros.

Va pasando un siglo y las instalaciones irán quedando obsoletas en cuanto a los avances de la Medicina, normas sanitarias y demás. Parece que el paso de los tiempos no ha logrado traspasar los enormes muros que rodean nuestro enclave. La gestión de las últimas décadas ha sido realmente negativa y los resultados afectan de forma que hacen desmerecer al que podía ser el mejor establecimiento en su género del país. No se ha llevado a cabo ninguna reforma ni modernización en el centro durante todo un siglo. Así lo definiría el Doctor Acosta, joven y proclive Médico del Cuerpo de Sanidad Exterior, en un folleto publicado con motivo de querer reformarse nuestro Lazareto:

“Por desgracia, para el Lazareto de Mahón no pasaron los años. Aquel que llamamos monumento sanitario de principios del siglo XIX, perfectamente adaptado a la ignorancia de su época en cuestiones de higiene y profilaxia, permanece in statu quo; sin avanzar un paso se deja alcanzar por el siglo XX, como si los robustos murallones exteriores e interiores le hubieran acorazado contra las conquistas de la moderna higiene.

Menos mal que sus edificios ciclópeos fueron hechos, más que a prueba de bombas, a prueba de la acción destructora del tiempo en amigable consorcio con el abandono de los hombres.

Mala dirección arriba, peor administración abajo; causas primeras del justo descrédito, del que siempre debió ser nuestro mejor establecimiento cuarentenario. Ya en 1884 decía un historiador de la isla de Menorca que, a pesar de los muchos proyectos de reforma, unos ineficaces y otros mal aplicados, no respondía el Lazareto a lo que de él había derecho a esperar. Veinticinco años más tarde podíamos, con más razón aún, repetir esas palabras, reforzándolas.

En 1907, siendo Ministro de la Gobernación el Excmo. Sr. Don Juan de la Cierva, construyóse en la Isla de sa Quarantena un varadero para la chalana del aparato sulfurador Clayton, tipo B, adquirido aquel año.

Nada más: dos puertas aquí, dos allí; unos locutorios construidos en 1852, y tenemos el Lazareto lo mismo que era en 1807, salvo los desperfectos causados por el tiempo, la incuria y el mal gusto…”

Durante ese tiempo se habían realizado varias obras de menor importancia -y al parecer de mal gusto- que no lograrían impedir la perseverante degradación de las instalaciones. El Ministro acomete con decisión una reforma sanitaria en todo el territorio implicando en ello a todos los estamentos del Estado. Desde las Direcciones Generales hasta las Juntas de Obras de los puertos.

EL EQUIPO DESINFECTADOR PORTÁTIL "CLAYTON"

EL EQUIPO DESINFECTADOR PORTÁTIL “CLAYTON”

Una adquisición positiva se llevaría a buen término durante 1907, sin embargo, cual lo fue la culminación del proyecto de llevar a cabo la adquisición de un moderno equipo de desinfección de la marca Clayton, el cual sería montado a bordo de una chalana para facilitar su uso en los diferentes barcos independientemente de dónde se encontraran fondeados. Este aparato tenía un peso aproximado a las 8 toneladas y estaba valorado en 45.000 pesetas. A principios de agosto la Dirección del Lazareto mandaba a Madrid los planos y documentación del hangar a construir en la Isla de sa Quarantena destinado a albergar la chalana y el horno de desinfección mencionado. El 11 de diciembre entraba el vapor “Isla de Menorca” portando a bordo el ansiado aparato. Este moderno equipo, inventado por M. A. T. Clayton, había sido experimentado ya y con notable éxito en el puerto de Le Havre (Francia), en los vapores de la Compagnie Générale Transatlantique. Los resultados no podían ser más concluyentes puesto que ni los vestidos de lana, hilo y color; ni las muestras de seda en color; ni los embutidos, arenques curados al humo, ni las frutas frescas o frutos secos; ni los cigarros, colocados en diferentes partes de los buques, habían experimentado la menor alteración, ni tampoco las colgaduras de los camarotes, pinturas ni dorados de los salones, ni tan siquiera las partes metálicas. Para el día 20 se anunciaban las pruebas de funcionamiento del equipo tras haber sido montado sobre la chalana construida exprofeso por los Talleres Parpal para albergarlo y para ello se aprovecharía la estancia en puerto del vapor correo “Menorquín” para realizarlas en el mismo. Se comentaba que el hecho de tener este equipo supondría el fin de las famosas cuarentenas que tanto perjuicio acarreaban a los comerciantes. El gas “clayton” estaba considerado como un eficacísimo destructor de microbios (cólera, peste amarilla, tuberculosis, fiebres, etc) puesto que destruía a sus principales portadores como lo eran las ratas, cucarachas y otros insectos que se instalaban en los rincones y grietas de los buques, infestándolos. El horno estaba constituido por un recipiente cilíndrico en el cual se quemaba azufre cuyos vapores (ácido sulfuroso) eran enviados por tuberías de ventilación forzada los cuales eran introducidos en bodegas, cámaras y otros lugares apetecidos por estos parásitos. A las pocas horas el lugar era renovado del aire contenido habiendo quedado liberado de infecciones y sus transmisores. Se dijo que tales pruebas resultaron positivas, sorprendiendo a los espectadores por la cantidad de ratas que aparecieron tras abrirse una de las escotillas. Éstas no eran portadoras de enfermedad alguna puesto que aparecían muertas con los ojos abiertos y con sus pupilas blancas, signo inequívoco de que estaban exentas de infecciones (en caso contrario, la córnea presentaría un todo amarillento). Comenzando el mes de marzo de 1908 se sabría que había sido concedido un crédito de 2.350 pesetas para ampliar el varadero cubierto de la chalana para guardar protegida en condiciones. Las obras habían sido declaradas de carácter urgente.

LOS TALLERES PARPAL UBICADOS EN EL ANDÉN DE PONIENTE CONSTRUYERON UNA EMBARCACIÓN MOVIDA A VAPOR PARA EL SERVICIO DEL LAZARETO

LOS TALLERES PARPAL UBICADOS EN EL ANDÉN DE PONIENTE CONSTRUYERON UNA EMBARCACIÓN MOVIDA A VAPOR PARA EL SERVICIO DEL LAZARETO

OTROS SERVICIOS REALIZADOS PARA LA ESTACIÓN SANITARIA FUERON LA ADAPTACIÓN E INSTALACIÓN DE UNA GRÚA EN EL CLOT D'ETS ASES Y LA CHALANA PARA EL TRANSPORTE DEL EQUIPO DESINFECTADOR "CLAYTON"

OTROS SERVICIOS REALIZADOS PARA LA ESTACIÓN SANITARIA FUERON LA ADAPTACIÓN E INSTALACIÓN DE UNA GRÚA EN EL CLOT D’ETS ASES Y LA CHALANA PARA EL TRANSPORTE DEL EQUIPO DESINFECTADOR “CLAYTON”

TÍMIDO REIMPULSO EN 1909

*

La Sanidad Exterior y la Sanidad Interior no se reorganizan, sino que abren los ojos hacia la modernidad. España se había comprometido mediante el Convenio Sanitario Internacional de París de 1903 a instalar un lazareto en cada uno de sus mares. Y nuestros dos conocidos volvieron a saltar a la palestra: el de San Simón, en Vigo y, por supuesto, el de Mahón, en la isla de Sant Felipet. Uno en el Atlántico y, el otro, en el Mediterráneo. La elección se fundamentaba en la estratégica situación de ambos, que además ofrecían la ventaja, especialmente el de Mahón, de poseer buenos edificios que, reformados convenientemente, permitirían transformar sin un costo excesivo, los dos casi abandonados lazaretos en establecimientos modelo en su género. Es elegido el arquitecto mallorquín Guillermo Reynés para realizar un vasto proyecto de modernización muy bien documentado que, sin embargo, no llegaría a realizarse debido, quizá, a la situación política del momento. No obstante, habiendo sido aprobado con anterioridad otro proyecto menor de reparaciones varias, también perteneciente al mismo arquitecto, procedióse durante 1909 a dar desarrollo al mismo, realizándose las siguientes modificaciones puntuales:

Hospedería de primera

*

El edificio conocido como “Cuadra francesa” que desde la fundación del Lazareto había servido de alojamiento de pasajeros, en 1909 se hallaba completamente ocupado por los empleados del complejo sanitario. Se transformó en “Hospedería de primera” mediante un nuevo embaldosado, remozado general de paredes, pintadas hasta entonces del amarillo característico de la isla que, aún hoy, puede observarse en diferentes casas de payés, siendo sustituido por el blanco, muchísimo más higiénico y luminoso. Se instala el agua corriente, modernos lavabos, bidettes, cocinas, etc.

Hospedería de segunda

*

Hasta entonces “Hospedería de primera“, cambió su categoría. Las obras que se realizaron fueron de la misma naturaleza que en la anterior. Se reconstruye, además, una doble escalera exterior, de acceso a la planta alta y se derriba un muro próximo.

Hospedería de tercera

*

Anteriomente “Hospedería de segunda“, recibió el mismo tratamiento que las precedentes. Además se le construyeron dos escaleras embaldosadas.

Pabellón de empleados

*

Se remozó completamente para su nuevo destino. Hasta ese momento había sido la “Hospedería de tercera“. Se construyeron 4 escaleras y 6 cocinas, aseos y se le dotó de agua corriente.

Pabellón de enfermedades comunes

*

Este otro edificio sería dividido en dos partes destinadas a acoger enfermerías y almacén. El hormigonado del piso fue completado con un embaldosado y las paredes de las enfermerías recibieron un perfecto estucado.

Infraestructuras y conducciones de agua

*

En el piso bajo de la Torre Central, próximo al pozo situado exactamente bajo la misma, fue instalado un motor de gasolina, con tuberías de hierro galvanizado, bombas y demás accesorios, para elevar y conducir el agua a: “Hospedería de segunda” y “Hospedería de tercera” clases y “Pabellón de empleados“.

EL TRABAJO DEL LAZARETO FUE AUMENTANDO CON EL PASO DE LOS AÑOS

EL TRABAJO DEL LAZARETO FUE AUMENTANDO CON EL PASO DE LOS AÑOS

En 1910 es nombrado Médico-Director del complejo den Manuel Romero, quien tenía en propiedad la plaza de Málaga. Su nombramiento tenía el carácter de “comisión de servicio” teniendo como principal objeto la realización de un estudio minucioso de todas las mejoras que fueren necesarias para modernizar el Lazareto de Mahón. Fueron tres meses de intensa actividad, siendo recogida toda su información por el arquitecto Sr. Reynés que nuevamente quedaba encargado de redactar el correspondiente proyecto de mejoras. El mismo se reducía a los trabajos de:

– Instalación hidráulica general

– Alumbrado eléctrico

– Servicios Generales del hospital en un pabellón denominado “Patio de los Cinco Almacenes

– Transformación de tres pabellones del mismo patio en enfermerías

– Habilitación de otro pabellón con destino a alojar a funcionarios de categoría como Médicos, Secretario y Capellán.

– Otro para residencia de las Hermanas de la Caridad que prestaban servicio en el centro

– Otro para personal eventual

– Se habilitaba una cuadra con su corral para los animales de laboratorio

– Otro edificio se convertía en pabellón completo de desinfección

– Dos pabellones utilizados como enfermería de apestados se transformaban en salas de autopsias, depósito de cadáveres y anexos

– Se contemplaba una instalación completa de alcantarillado y rehabilitación de la vivienda del conserje.

Estos trabajos serían la base de la reforma que sufriría el conjunto. Por el Ministerio de la Gobernación se publicaba un opúsculo titulado “La obra sanitaria en España durante los años 1910 a 1912” en el que se elogiaba el Lazareto en la Isla de San Simón, de Vigo. A continuación aparecía una mención refiriéndose al de la isla de Sant Felipet de Mahón:

“No podemos decir lo mismo del Lazareto de Mahón. Por falta de medios económicos para ello, no se ha acometido aún la obra de reforma de este Lazareto que se halla en el mayor abandono…”

y continúa:

“… aquellos numerosos y vetustos edificios, hechos a prueba de bombas, con sus altos y espesos muros, carecen de las más elementales condiciones higiénicas. Falta en ellos alcantarillado, aprovisionamiento y distribución conveniente de aguas, iluminación, hospederías en buenas condiciones, hospitales a la moderna y todo lo que se requiere para cumplir con sus importantes funciones…”

BUQUES FONDEADOS GUARDANDO CUARENTENA

BUQUES FONDEADOS GUARDANDO CUARENTENA

*

SÍGUENOS DESDE

FACEBOOK y TWITTER

Ambas ventanas fueron abiertas con el objeto de informar en el momento en que se produjera cualquier novedad tanto en actualización, como noticia o adición de nueva imagen en este portal de la web.

Regularmente se van insertando imágenes escogidas de entre nuestros colaboradores o propias para mantener viva la atención de nuestros amigos. También se insertan los vídeos que se van editando, tanto referentes a la costa como del interesantísimo mundo de los caballos.

*

TEMPORAL DE TRAMONTANA OBSERVADO DESDE LA PUNTA DES SIULET (NA MACARET)

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

*

Toda la información que aparece en esta Guía virtual sobre empresas y entidades, así como las colaboraciones fotográficas o cualquier otro tipo de aportación encaminada a mejorar la información al navegante son completamente gratuitas siendo, por ello, un Portal Náutico público de uso general.

* * *

De la COORDINACIÓN de este Portal:

Alfonso Buenaventura Pons (Es Castell, Menorca, 1947), Patrón de yate y miembro de la Real Liga Naval Española. Ex-directivo del Club Marítimo de Mahón y Juez y Jurado de Regatas.

* Desde el año 2000 fue colaborador semanal del diario “Menorca” en temas marítimos y portuarios, realizando en la actualidad colaboraciones especiales.
* También ha intervenido y colaborado puntualmente en otros temas típicamente menorquines, así como en otras publicaciones, programas de TV y radio.
* Desde septiembre de 1988 hasta diciembre de 2000 dirigió la revista interna de difusión social del Club Marítimo de Mahón, con una aparición de cadencia trimestral.
* El año 1995 publicó una base de datos en dos tomos sobre la historia de los primeros 50 años de la veterana sociedad náutica mahonesa.
* El año 1995, con el soporte de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, publicó una recopilación histórica sobre el Lazareto de Maó bajo el título “El Lazareto de Mahón. Notas históricas”.
* El año 1998 publicó la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca”, de la cual se agotaron sucesivamente dos ediciones.
* El año 1998 publicó la obra “Menorca. Atlas náutico”, que ofrece toda la información necesaria para aquellos que se dedican a navegar por la costa de Menorca.
* El año 2001 publica la guia “La Reserva Marina del Norte de Menorca”, que da a conocer las singularidades de esta particular zona marítima menorquina.
* El año 2002 publica la guía y el plano para el visitante de “La Albufera des Grau” en castellano, catalán, inglés y alemán.
* El año 2003 aparece la obra sobre el caballo, la gallina, la oveja y la vaca menorquines, bajo el título de “Las razas autóctonas de Menorca”.
* El año 2004 lanza un nuevo “Menorca. Atlas náutico”, que incluye una guia para el submarinismo y nuevas informaciones y portulanos del cual se irían agotando sucesivamente dos ediciones.
* En el mes de abril de 2007 aparece la obra “Menorca. Caballos y tradición popular”, con referencia al mundo del caballo y su protagonismo en las fiestas menorquinas, de Sant Joan en Ciutadella, y patronales en el resto de las poblaciones.
* Finalizando ese mismo año publicaba el primer volumen de la serie “Menorca. Illa, mar i homes” (en catalán)
* El año 2008 publica la historia de la agencia de consignaciones marítimas Federico J. Cardona Trémol S.L., bajo el título de “125 años de ilusiones compartidas 1883-2008″.
* El mismo año publica la guía “Ciutadella de Menorca. Las fiestas de Sant Joan”. * El mes de abril aparece la tercera edición de la obra “Menorca. Atlas náutico, totalmente actualizada. * El 2008 publica el 2º volumen de la colección “Menorca. Illa, mar i homes”.
* El 22 de febrero de 2010 inicia un blog en la web bajo el título “Menorca, isla sin par” (bilingüe catalán-castellano) destinado a publicitar la isla de Menorca en todas sus vertientes poniendo un punto y final a su etapa de publicación de libros divulgativos.
* El 18 de enero de 2011 publica la 3ª edición de la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca” notablemente ampliada que, por primera vez, se presenta de forma digitalizada y colgada en la red en forma de blog actualizable bajo el título “Naufragios y pecios de Menorca”.
* El 23 de enero de 2011 inicia la publicación en forma de blog colgado en la red y bajo el título “Puerto de Maó, siglo XX” de todos los artículos (aumentando el número de imágenes antiguas que en su momento no pudieron incluirse en la edición de papel por razones de espacio), que fueron apareciendo durante casi diez años en las páginas del diario insular “Menorca”.
* El 21 de junio de 2011 abre un nuevo blog con el título “La cuina de vorera” (La cocina de ribera), también bilingüe catalán-castellano, destinado a recoger todas las recetas recogidas de pescadores y gentes de todos los ambientes durante la etapa de entrevistas efectuadas en sus diferentes publicaciones a fin de ponerlas a disposición del gran público.
* El 4 de agosto de 2011 inicia un blog fotográfico bajo el título “Menorca a través de tus ojos”.
* El 18 de marzo de 2012 cuelga en la red la 4ª edición de su derrotero “Menorca. Atlas náutico”. Notablemente ampliado en cuanto a contenido, imágenes y digitalizado, será actualizable por suscripción gratuita para el navegante interesado y la idea es convertirlo en la guía náutica total de la isla de Menorca.
* La importancia que va adquiriendo el portal “Menorca Atlas Náutico” obligará a ir cerrando paulatinamente los blogs “Menorca, isla sin par”, “Menorca a través de tus ojos”, “La cuina de vorera” y otros proyectos. Sus contenidos se irán incorporando al nuevo portal o quedarán en archivo pendientes de una futura ubicación.
* En abril de 2012 cuelga en la red el contenido de la obra “El Lazareto de Mahón” notablemente ampliado.
* A finales de 2012 se abren las páginas en Facebook de “Menorca Atlas Náutico”, “Naufragios y pecios de Menorca”, “Puerto de Maó, Siglo XX” y “Lazareto de Mahón”, y en Tweeter, “Menorca Atlas Náutico”.
* 2014 supondrá el año de la reconversión: “Menorca Atlas Náutico” aglutina a “Naufragios y Pecios de Menorca” y “Puerto de Maó, Siglo XX”, quien a su vez ha hecho lo mismo con “Lazareto de Mahón”, aunque conservando todas sus estructuras originales y dejando tan sólo una única página -tanto en Facebook como en Tweeter- que anuncia todas las actualizaciones: “Menorca Atlas Náutico”. La razón: en 28 meses se han rebasado las 67.000 consultas. Al propio tiempo se da paso a la ampliación de colaboradores tanto gráficos como de artículos adquiriendo la guía la categoría de “comunidad“.
* 2015 lo será el de su expansión con una total remodelación de su estructura, con adición de nuevos bloques y secciones una vez superadas las 120.000 consultas.

* El 22 de abril de 2016, rebasadas ya las 175.000 consultas, tanto el PORTAL como la TOTALIDAD DE PUBLICACIONES del autor, ALFONSO BUENAVENTURA PONS, son cedidas por el mismo a todos los efectos a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO.

* * *

De la TITULARIDAD de este Portal: 

Desde el 22 de abril de 2016, tanto este PORTAL NÁUTICO como las diferentes obras publicadas por el mismo autor, amén de otra serie de documentos históricos e imágenes debidamente relacionados, fueron donados así como cedidos sus derechos de explotación a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO, siendo desde entonces esta entidad la única titular y gestora de los mismos.

LA ISLA DEL AIRE OBSERVADA DESDE PUNTA PRIMA (Imagen de RAQUEL ARIÑO)

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Imagen de A. BUENAVENTURA FLORIT

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s