José Tudurí Pablo (1)

*

MENORQUINES DE MAR

*

José Tudurí Pablo, “Tutet” (I)

(Patrón de Cabotaje)

*

Menorca se ha caracterizado siempre por su tradición marinera y, consecuencia de ello, haber gestado marinos, pescadores, deportistas náuticos, etc. que han sabido demostrar su clase y dejar muy alto su nivel profesional allá por donde han ido. Se inicia con esta entrega un apartado exclusivo a dar a conocer a estos navegantes, tanto de Maó como de Ciutadella y otras poblaciones menorquinas, manteniéndoles en la memoria, que bien lo merecen, incluyendo la narración -siempre que se pueda- de sus viajes y quehaceres, siempre amenos para los amantes de las cosas del mar.

En este primer capítulo vamos a recordar a través de las páginas del diario personal de navegación de uno de estos hombres las vicisitudes de su trabajo, del quehacer diario, de la multidisciplina que se tenía que aplicar para enfrentarse a los mil y un problemas que se presentaban en el desarrollo de su labor. Un hombre que llegó a una edad extrema de madurez al pie del cañón (en nuestro caso “a la caña del timón”) en el ejercicio de su labor. El diario, escrito en varios libros con sus tapas altamente deterioradas por causa de la humedad imperante a bordo y el inmisericorde paso de los años, guarda en su interior el sentir de un hombre enfrentado a los elementos, a la dura vida y a la soledad del mando.

A LA DERECHA Y EN PIE, JOSÉ TUDURÍ PABLO "TUTET". A LA IZQUIERDA, SU PADRE

A LA DERECHA Y EN PIE, JOSÉ TUDURÍ PABLO “TUTET”. A LA IZQUIERDA, SU PADRE

*

José Tudurí Pablo nace en 1853 en Es Castell, es el mayor de 9 hermanos (7 varones y 2 mujeres) y, siendo muy joven, es embarcado a bordo de buques de vela que llevan a cabo viajes comerciales, algunos de ellos con singladuras trasatlánticas. Su progresión tanto laboral como económica en este tiempo sería considerable, llegando hasta el nivel de “escribiente” antes de comenzar a quemar singladuras como patrón de embarcaciones de gran porte. Por la documentación que ha podido encontrar y nos ha facilitado tras un excelente trabajo de investigación y recopilación el nieto de su hermano menor Jaume, Antoni Tudurí Miquel, durante un tiempo desaparecerá para volver a reaparecer nada menos que por La Habana y, años más tarde, por otros documentos se le situa en los Estados Unidos. En aquel país vivirán él y una mujer de nombre Herminia y natural de Valencia (que no la oficial) junto a dos hijos, José y Eduardo. Parece ser que Tudurí (conocido familiarmente como “Tutet”), llegó a tener tres familias, no está claro si al unísono, aunque esto sea un tema realmente personal y no venga al caso (pero en sus apuntes hace en algunos momentos mención a la influencia de la situación): la esposa oficial, de la que no tendría descendencia; la compañera de Valencia, con dos hijos, aunque el primero podría no ser de ambos, si no que ya lo aportara al matrimonio o al hogar -tal sea el caso- la mujer al conocerse y, una tercera, que conocería en Barcelona y ésta vendría a residir finalmente a Maó. Sin embargo, sus familiares le reconocen “un corazón muy grande y amplio…”. Pues lo que son las cosas de la vida: pese a todo, el hombre falleció solo en el Hospital Municipal de Maó el mes de octubre de 1939 tras haber navegado hasta finales de 1938 teniendo el mando del “Isabel Matutes” (posiblemente incluso hasta primeros de 1939). El óbito tuvo lugar pocos días antes de alcanzar la edad de 86 años. Sin ningún género de dudas, tras toda su vida dedicada enteramente al mar.

PORTADA DEL PRIMER DIARIO DE NAVEGACIÓN DEL PATRÓN "TUTET"

PORTADA DEL PRIMER DIARIO DE NAVEGACIÓN DEL PATRÓN “TUTET”

*

En el relato aparecen en diversas ocasiones puntos suspensivos (…) y la razón no es otra que la eliminación de frases o textos alusivos a la familia, considerados de carácter exclusivamente particular, que nuestro colaborador, Antoni Tudurí, lógicamente se ha encargado de obviar. También puede ser que se elimine cualquier expresión no apta para los “buenos oídos” expresada por alguien que se encuentra en esos momentos nervioso o malhumorado. Eso sí: se ha querido mantener tal cual el léxico marinero popular de la época, mientras se destacan aspectos concretos en algunos casos de la redacción. Cuando aparece (XXXXX) o (¿) es que la palabra ha sido imposible de descifrar por estar casi borrada o ser del todo punto ilegible. El apelativo “nostramo” que utiliza en diversas ocasiones es el mismo que “contramaestre”, aunque aquella se utilizaba más en estas aguas mediterráneas. Podrá observarse también que los accidentes geográficos de nuestra costa estaban totalmente alejados de la Toponimia legal, pero son perfectamente identificables. También se muestra la influencia del paso de nuestro protagonista por las Américas como “caffe” en muchas ocasiones, o “choffer” por motorista de a bordo.

EL "ANITA" AMARRADO EN CALESFONTS

EL “ANITA”, BARCO DE ESTOS VIAJES, AMARRADO EN CALESFONTS

*

También se podrá observar la lucha y soledad del patrón con su tripulación. Y es que la crisis laboral del momento, la penuria económica que se vive en el país…, todo ello conduce a una clara falta de profesionalidad entre el personal laboral. “Tutet”, en su etapa profesional, habrá pasado también por otros puestos de trabajo no menos interesantes, tales como el Lazareto de Mahón y el de Tarragona. El barco que patronea en los viajes relatados es el “Anita”, un motovelero cuyos armadores son la familia Mercadal de Maó. Más adelante y como se ha citado, tendrá a su cargo el “Isabel Matutes” y también el “Pons Martí”. Pero vayamos, ya, a la primera parte de la información recopilada sobre este patrón menorquín, que recoge el primer semestre del año 1922.

AÑO DE 1922

MES DE ENERO

PUERTO DE BARCELONA. EL MUELLE QUE APARECE EN EL CENTRO CON UN PAILEBOT AMARRADO ENTRE VAPORES ES EL MUELLE DE ESPAÑA

PUERTO DE BARCELONA. EL MUELLE QUE APARECE EN EL CENTRO CON UN PAILEBOT AMARRADO ENTRE VAPORES ES EL MUELLE DE ESPAÑA

Día 1 de Enero.

SALIDA DE BARCELONA

Después de listos de carga del día anterior y papeles a bordo, a las 11 de la noche alargamos cabos y salimos con el motor para buen viaje. A las 2 paramos el motor con viento al terral, navegando por la costa hasta las de Sitges.

Día 2 de Enero.

(VUELTA A BARCELONA POR MAL TIEMPO)

PÁGINA PRIMERA DEL DIARIO

PÁGINA PRIMERA DEL DIARIO

Amaneció el día claro con viento fresco al N.O. y navegamos bien hasta las 9, que tomamos un rizo a la mayor, ferramos el petifoque y mesana, aguantando hasta las 11 que derribamos, por gruesa mar y mucho viento, haciendo un esfuerzo y no podíamos atracar a Geltrú, tuviendo que entrar a Barcelona, amarrando al lado del dique a las 4 de la tarde.

Día 3 de Enero

Como el día anterior sigue el viento fuerte de N.O., siguiendo en nuestro amarradero y teniendo que reforzar las amarras.

Día 4 de Enero

Seguimos amarrados y componiendo velas que están algo maltrechas y muy pesadas.

Día 5 de Enero

Amaneció el día claro y frío y con mucho viento del N.O. teniendo que reforzar amarras.

Día 6 de Enero

Después de listo, con las velas compuestas y preparados para salir, me dice el motorista y otros de la tripulación que no quieren seguir a viaje y demoro la salida hasta mañana.

Día 7 de Enero

Amaneció el día con nubarrones y viento fresquito al E. favorable para nuestro viaje, pero por causa del motorista, que quiere desembarcar y otros de la tripulación, no puedo efectuar la salida y espero la contestación de los Sres. Armadores para que dispongan del barco, por (que) yo Patrón no quiero exponerme a salir sin motorista y nostramo, con el resto de la tripulación que no son marineros ni entienden la maniobra.

Día 8 de Enero

Amaneció el día claro calma de viento. A las 7 llamé a la gente para tomar caffé, mandando hacer baldeo, con gran disgusto de parte de la tripulación, porqué, como ignorantes y malos, creen que no tienen obligación de hacer nada más que dormir. Después del baldeo y haber almorzado, saltaron a tierra sin permiso, como dueños absolutos para poder hacer lo que les viene en gana, siendo que ninguno de ellos sirve para nada, porque no son marineros ni saben amarrar un cabo y con muchas precauciones tengo que tratarlos.

Día 9 de Enero

Hoy día de la fecha espero órdenes para transbordar el cargo y quedar  libre para cargar para Mahón, si no tengo contraorden. La gente sin respeto y querer hacer a su antojo. Sin tener noticias de mis preguntas, hago lo que creo más conveniente.

Día 10 de Enero

A las 6 de la mañana, después de tomar caffé, trasladamos el barco al muelle de España derecha, amarrando al lado del pailebot “Casandra“. A las 9 damos principio a transbordar la carga, operación que duró todo el día, con un número de sacos de cemento descargados 400. La gente hace lo que quiere, porque no me respetan y trabajan a su antojo y con mucha calma. Espero con ansia noticias de Mahón y no las recibo. Estoy impaciente.

DETALLE DEL DIARIO

DETALLE DEL DIARIO

Día 11 de Enero

Amaneció el día frío y después de tomar caffé, damos principio a la descarga, pero no pudimos continuar porqué suspendieron la orden. Así, después de muchas corridas, idas y venidas, pudimos alcanzar el permiso a las 3 de la tarde y continuamos nuestro trabajo hasta las 5.

Día 12 de Enero

Amaneció el día nublado, continuando la descarga todo el día hasta terminar a las 5 de la tarde.

Día 13 de Enero (viernes)

Hoy como primer trabajo tuvimos que trasladar el barco del muelle de España al muelle de Muralla, para dar principio a la carga, pasando todo el día sin cargar. A la tarde envergamos el petifoque después de las roturas que tenía.

Día 14 de Enero (sábado)

Amaneció el día lluvioso y frío. Por la mañana cargamos cartón y salvado hasta las 12 que comimos. Lloviznando, a la tarde seguimos cargando poco a poco.

Día 15 de Enero (domingo)

Hoy día claro y espléndido y yo muy acatarrado. A las 9 recibí un telegrama de D. Narciso notificándome que no buscara motorista, que me mandarían uno y así queda la cosa hasta mañana.

Día 16 de Enero (lunes)

Amaneció el día frío y nublado, esperando llegue la hora para que traigan carga que no llega nunca. A las 12 cargamos 80 sacos de salvado, hasta las 3 que bajaron 150 sacos de harina y una partida de azúcar. Hasta mañana.

Día 17 de Enero (martes)

Amaneció el día lluvioso. A primera hora de la mañana, que la gente estaba durmiendo, llegaron cuatro carretadas de harina, que la cargamos antes de almorzar y a las once llegaron dos carretadas más, el completo de 110 sacos, cargamos seis cajas y algunos sacos de azúcar, y así esperando hasta las cinco de la tarde.

DETALLE DEL DIARIO

Dia 18 de enero (miércoles)

Amaneció el día claro y frío. A las 7 de la mañana cargamos un vagón de harina, hasta las 9 y por la tarde embarcamos 237 sacos de salvado. Uno de los marineros me da la noticia de que desembarca, y son tres. A las cinco de la tarde, después de esperar todo el día, bajaron para cargar diez bocoyes de vino, el resto de carga que nos faltaba.

Día 19 de enero (jueves)

A las 7 de la mañana llamo a la gente para tomar caffé, dando principio a la estiba de los bocoyes y al arreglo de la cobertada, trincar y arreglar las velas para la salida, esperando la llegada del vapor “Mahón” en el que viene el motorista, demorando la salida.

Día 20 de enero (viernes)

(SALIDA DE BARCELONA HACIA MAHÓN )

Amaneció el día lluvioso. A las 7 de la mañana llegó el vapor “Mahón“, en el que vino el maquinista que con tanto deseo esperaba y después de conferenciar con él y saber las opiniones de los armadores, quedo satisfecho y acordamos salir cuando bonancée el tiempo. A las 10 de la noche largamos cabos, izamos la mayor y los foques, mandé avante el motor a las 10 y cuarto hasta fuera de puntas, que izamos la redonda, y mandé parar  a las 10 y dos cuartos, con rumbo directo, mandando la guardia franca a dormir con rumbo SE ¼ S, por ser el viento en popa redondo amurado por estribor hasta,

Día 21 de enero (sábado)

Amaneció el día claro (con) viento fresquito al terral. A la vista dos vapores y el choffer y la cocinera mareados. A las 8 trabuchamos la mayor amurando a babor hasta las 12, que volvimos a trabuchar, izando la escandalosa y la mesana. A la vista tres vapores con rumbo S. A las 2 (de la tarde) descubrimos la costa de Mallorca por la amura de estribor y así seguimos con el mismo rumbo, refrescando el viento, poco a poco, con un camino de cuatro millas toda la noche seguimos con el mismo rumbo hasta las cuatro del día 22, que descubrimos la farola del Cabo Formentor por el través de estribor.

Día 22 de enero (domingo)

(LLEGADA A MAHÓN A LAS 23:30 H) (48.5 horas)

EL CAP DE CAVALLERIA, PRINCIPAL REFERENTE DE LA COSTA NORTE DE MENORCA

EL CAP DE CAVALLERIA, PRINCIPAL REFERENTE DE LA COSTA NORTE DE MENORCA

Amaneció el día nublado  y calma de viento y mar gruesa del N.O. a la vista de Cabo Formentor por el S.S.O. y la isla de Menorca por el S.E.. A las tres PM  mandé avante con el motor, hasta las cinco, que paramos frente a Cabo Caballería, con poquito viento del N.E., haciendo muy poco camino. A las diez volvimos a dar motor frente a Cabo Favaritx, hasta las once y media, que fondeamos frente la popa del vapor, atracando en tierra.

Día 23 de enero (lunes)

Amaneció el día claro. A las 7 dimos principio a la descarga, limpiando la cubierta y dando principio a la bodega, con mucha calma, hasta las cinco de la tarde.

Día 24 de enero (martes)

Hoy día lluvioso, seguimos descargando. A las 10 fui llamado por el armador, que me dio la noticia de amarrar el barco y que despachara a la gente, cosa que me alegró mucho, por estar muy disgustado a bordo.

Día 25 de enero (miércoles)

Amaneció el día claro, continuando la descarga hasta terminar la operación que duró hasta las doce del día, mandé comer y por la tarde se hizo baldeo y recibí la visita de D. Paco, hijo del Armador, que me dio la orden de llevar el barco a la parte norte del Puerto, lugar conocido por La Viñeta  para pintar y arreglar lo necesario. Hoy queda despedida toda la tripulación. A los dos marineros embarcados en Barcelona se les paga el viaje de regreso.

Día 26 de enero (jueves)

Son las ocho de la mañana cuando se presenta el motorista, diciendo que la bomba del agua del motor que está a componer, todavía no está lista y tuvimos que esperar hasta las nueve y media. A esta hora se presentaron cinco hombres de la pareja del bou para trabajar y después de montada la bomba y listo el motor levamos anclas y nos trasladamos a la parte N. del Puerto, en el puesto denominado La Viñeta, fondeando con dos anclas, una al S.O. y la otra al N. Durante el día tendimos velas para secar y desenvergar. A la tarde cambia el tiempo, rodando el viento al Norte, con nubarrones, lloviendo a intervalos, arreciando el tiempo durante la noche.

Día 27 de enero (viernes)

Amaneció el día claro pero húmedo. Con la mayor y la redonda tendidas al sol hasta las doce que desembarcamos para llevar la mayor y el petifoque  a la velería para componerlas de las roturas del viaje anterior. Los dos hombres que tengo a jornal todo el día están entretenidos con limpiar para poder pintar cuando el tiempo sea bueno. Desde las 2 de la tarde que está lloviznando y se prepara muy mala noche. Mañana Dios dirá.

Día 28 de Enero (sábado)

Me levanté al aclarar el alba, cielo claro y mucho viento al N.O., que sopló toda la noche. A las seis tomé caffé y a las ocho vinieron los jornaleros, dando principio a limpiar el costado. Yo me entretenía en preparar las pinturas y repasar algunas manchas, porqué el barco estaba muy abandonado, a motivo de nunca poder embarcar gente buena. Ahora estoy solo a bordo, hago compra para dos o tres días para no ir a tierra, …

Ya lo hubiera hecho antes (irse) si no hubiera sido por mi pobre padre que es muy viejo y quiero ver su último instante. Esta es mi única preocupación y, en cuanto muera, desaparezco como si me hubiera tragado la tierra,…

Todo el día me ocupo de limpieza para que el barco pueda quedar listo para poder pintar el lunes, así es que para hoy me despido y hasta mañana.

Día 29 de enero (domingo)

Hoy, por ser día de fiesta, me levanto por la mañana a las siete. Hago mi caffé y almuerzo. Terminada esta operación, preparo la pintura y salgo fuera, al botalón, limpio de tiras y chicotes colgantes y principio a pintar botones de drizas y cargaderas y escotas roda de proa hasta las “gatas”, operación que duró hasta las once y media, hora en que voy a hacer la comida, invirtiendo hasta la una, comida y descanso, sigo arreglando y recogiendo los cabos que tenía tendidos para que se secaran, invirtiendo toda la tarde, hasta la hora de cenar, y después de esta hora me retiro a la cámara, escribo y hago proyectos que nunca salen. Sopla el viento fuerte del O. pero estoy tranquilo porque tengo dos anclas al agua y estoy seguro.

Día 30 de enero (lunes)

Como en los días anteriores, me levanto, tomo mi caffé y me pongo a trabajar.

Hoy estoy ocupado en el costado de babor, repasando manchas y poniendo masilla hasta las tres de la tarde, que voy a tierra para encargar pintura y demás para mañana continuar. Regreso a las cinco, me visto y voy a tierra para hablar con el Armador, el padre, y no lo encuentro. Tomo el coche y voy a Villa Carlos a ver a mi querido padre y demás de la familia, pero a mi padre lo encuentro en la cama, algo indispuesto, lo que me tiene preocupado por sus muchos años (96). Al entrar en la casa me encuentro con la noticia de que el Armador hijo quiere hablar conmigo en su casa particular y después de nuestra entrevista y de hacer muchos números, acordamos preparar viaje y que la gente navegara a salario, o sea, veinte duros al mes, sin comida, y 10 duros de gratificación a cada viaje, estando de conformidad, por ser beneficio para todos.

Día 31 de enero (martes)

Amaneció el día claro y frío, con viento fresquito al O., aumentando por momentos hasta las doce del día y he tenido de estar con cuidado hasta el punto de esperar en garrear  o romper una cadena, pero gracias a Dios amainó a la tarde y me tranquilicé. Sin poder ir a tierra, hoy me entretuve en pintar la cámara. Así pasé el día, siempre pensando cual será mi suerte si piensan tener el barco amarrado, y solamente de pensar estas cosas y ver a mi pobre padre abatido, yo tantos años estoy triste y tan lejos de mis queridos hijos que no puedo ir a verlos, y lloro amargamente como aquel poeta que cantaba debajo de la ventana de su ex novia y que tantos días felices había pasado “Hojas del árbol caído juguetes del viento son, las ilusiones perdidas, ay, son hojas desprendidas del árbol del corazón” triste recuerdo, pero más triste es mi ausencia larga y perenne, hasta quien sabe cuando. Hoy he sabido que está para llegar a Cádiz el nuevo vapor de la Compañía procedente de Bilbao sigo ansioso todos estos detalles como si fuera cosa mía, agradecido como estoy por lo bien que me reciben cuando voy a las oficinas de Barcelona. Pronto espero carta de mis queridos hijos. Los únicos momentos felices que tengo son cuando leo la carta, que me figuro que hablo con ellos, pero están muy lejos. Adiós, que son las diez de la noche y me retiro a descansar.

PANORÁMICA DEL PUERTO DE MAÓ (Archivo CARDONA GONYALONS)

PANORÁMICA DEL PUERTO DE MAÓ (Archivo CARDONA GONYALONS)

FEBRERO DE 1.922.

Día 1 de febrero (miércoles)

A primera hora de la mañana, después de tomar caffé, pongo mano al trabajo y preparo la pintura y doy principio a pintar debajo la popa, porque es bonanza y es difícil de pintar y tengo que aprovechar los momentos en que el bote no tenga movimiento. Así sigo todo el día con gran trabajo porque el viento ha arrefreneado y no me puedo sostener en el costado, pero sigo trabajando hasta la hora de comer y después de esta hora pico cadenas y me entretengo en pintar al pie del palo, entretenido hasta las cinco, que voy a tierra porque me hace falta aceite para la pintura y carbón para cocinar. A las siete estoy de vuelta, ceno, preparo la comida para mañana y me retiro a descansar. Y adiós, hasta mañana.

Día 2 de febrero (jueves)

Hoy amaneció el día claro. Me levanté, tomé caffé y puse mano a la pintura y como primer trabajo me puse a pintar debajo el castillo, por causa que los costados estaban mojados a motivo del mucho rocío que cayó. Así hasta después del almuerzo, que el sol ya iba secando los costados. A esta hora llamaron y era el motorista que vino a probar el motor y, al mismo tiempo, D. Vicente me pidió pintura para pintar el bote, que lo tenia en tierra, verde y “aplomado”. Durante todo el día he terminado el costado de babor y me encuentro muy cansado de  tantas subidas y bajadas al bote, trabajo muy pesado  para un hombre solo y viejo, mis deseos son acostarme porque estoy cansado y he pasado muy mala noche, sin poder dormir, pensando en la humanidad perversa, falsa y calumniadora, que mientras uno tiene dinero es conocido de todos, pero, ay cuando no lo tengas, ya nadie te conoce ni te miran a la cara los mismos que han recibido de ti muchos favores, así es que vivir y verás. Adiós, hasta mañana.

Día 3 de febrero (viernes)

Hoy, como los días anteriores, después de tomar caffé, arreglo mi pintura y a las siete y media entró el vapor “Mahón“, el directo de Barcelona. Preparo el bote y voy a bordo para saber noticias de un encargo que mandé, y fue muy grande mi sorpresa que la persona que tenia que ir a bordo a recibir mi encargo no fue ni tengo noticias de ella. Estoy preocupado de pensar si tendrá alguna novedad. Espero con ansia contestación a un telegrama que tampoco recibo,  Hoy por mucho viento no he podido trabajar en el costado y me entretuve pintando picos y botones hasta las cinco, que me puse a hacer la cena. Terminando esta operación cené, escribí diario y me acosté pensando en mañana, a ver si recibía alguna noticia buena que tanto anhelo.

Día 4 de febrero (sábado)

Amaneció el día frío y con viento fresco del N., causa suficiente para no poder terminar de pintar los costados y me entretuve en cubierta, picando cadenas y limpiando rincones para poder hacer algo. Así pasé el día entretenido, teniendo que ir a  tierra a buscar aceite y, al mismo tiempo, fui a ver al Sr. Armador y poder cobrar la semana que tenía vencida, preguntándome que día de la semana que viene podría quedar el barco listo. Mucho trabajo hay, pero haremos lo posible, porque estoy solo y no puedo adelantar mucho.

Hoy he ido a ver a mi padre, encontrándole, aunque muy débil, algo mejor. No me preocupa mucho su enfermedad, que son 95 años (¿) y podemos esperar de un día a otro que se apague la débil luz que lo ilumina. Buenas noches y hasta mañana.

Día 5 de febrero (domingo)

Hoy, por ser domingo y el día muy húmedo, no puedo trabajar mucho por las malas condiciones que está todo mojado. A las diez recibo visita de mi sobrinito, hijo de mi hermano Jaime  diciéndome que a las doce me esperan a comer. Así es que a las once dejé de trabajar, me lavé, me vestí y fuimos a casa, que llegamos a las doce y media. Así pasé la tarde, viendo las votaciones en Villa Carlos y a las cuatro salimos mi hermano Diego y su hija Eulalia y mi sobrinita Anita y yo para el teatro, donde estaba convidado por mi sobrina que trabaja en la Compañía de Muñoz como principianta, hasta las siete y media  salimos de donde me despedí para ir a bordo a hacerme la cena y ellas siguieron para Villa Carlos y después de cenar escribí mis memorias. Estuve un rato preocupado con mis planes para lo sucesivo, porque la verdad es que no se que hacer, solo, aborrecido y fastidiado hasta el extremo de tener ganas de abandonar. Adiós, buenas noches y mañana será otro día.

Día 6 de febrero (lunes)

A las tres de la mañana tuve que levantarme de un fuerte chubasco del N.O., que eran tantos los tirones que pegaban las cadenas que parecía que la proa del barco se hacía pedazos. Así me levanté con mucho frío y lloviendo (XXXXX) arreglé las cadenas que habían tomado vuelta, operación en la que invertí una hora, y satisfecho de mi trabajo me retiré a la cámara, cambiándome de ropa y me acosté hasta las siete, convencido de tener el barco bien asegurado. Y así amaneció el día lloviendo, con cerrazón  de viento y sin poder continuar la pintura hasta las doce que amainó un poco y se despejó el cielo, para continuar el viento con más fuerza, teniendo que estar continuamente en cubierta por miedo a garrear  o romper una cadena, de los muchos y fuertes tirones que pegaba el barco que parecía que se deshacía por la proa. Así pasé todo el día, con mucha vigilancia por no estar tranquilo. A la hora en que escribo, las seis de la tarde, amainó un poco el viento y, aprovechando este momento un poco tranquilo, ceno y me propongo acostarme para poder descansar por si me tengo que levantar durante la noche. Mañana relataré lo sucedido.

Día 7 de febrero (martes)

Durante la noche anterior la pasé sin poder dormir a causa del mucho viento, que soplaba como un huracán y el barco sin parar de girar de un lado para otro y, como tengo las cadenas cruzadas, arman mucho ruido cuando corren una por encima de la otra. Así es que este ruido y pensando que podía romper una cadena, me tuvo toda la noche sin poder dormir y amaneció el día claro y soplando el viento con más intensidad y mucho frío. Así que probé de pintar después del almuerzo y tuve que abandonar por tener las manos que no podían sostener la brocha. A las doce comí y después probé de pintar por haber calmado algo el viento y calentaba un poco el sol. Así hasta las cuatro que intenté ir a tierra a comprar algo que me hacía falta y a mi regreso hago la cena, a cuyo tiempo oigo una pitada y es el vapor “Mahón” que entra retrasado, debiendo haberlo hecho esta mañana, pero como el tiempo era malo, este es el motivo de su retraso. A esta hora, las siete de la noche, el viento encalma y pienso pasar la noche durmiendo, porque tengo el barco tranquilo, así es que termino mi diario y me acuesto a dormir. Buenas noches.

Día 8 de febrero (miércoles)

Amaneció el día claro, con viento al terral, como le suelen llamar los pescadores. A las ocho almorcé, puse mano a la obra, pintando toda la cubierta de la banda de babor, hasta las once y media, que bajé a tierra para ir a buscar aceite y, al mismo tiempo, comí. Después de esta operación que duró hasta la una, volví a bordo continuando mi trabajo hasta las cuatro y media que preparé pintura color plomado para llevar a tierra para pintar el bote, siguiendo para Villa Carlos a ver a mi pobre padre. Cené en casa de mi hermano Jaime y regresé a las ocho, hora en que escribo estas líneas y terminadas me retiro a descansar, por estar la noche tranquila y el viento en calma. Buenas noches, hasta mañana.

Día 9 de febrero (jueves)

Amaneció el día frío con nubes y tapado el sol. Almorcé y a las nueve tomé la pintura y a las doce terminé de pintar en cubierta la parte de estribor que me faltaba. Bajé a tierra a comer  y estuve hasta las tres con el consignatario, hablando del barco y de que manera podríamos arreglar para que pudiera navegar y después de muchos números y cálculos, acordamos embarcar la gente a salario, veinte duros al mes, sin comida, y diez duros de gratificación por viaje, pudiendo hacer tres viajes cada dos meses, y da por resultado alguna ganancia, o alquilar el barco a treinta duros cada mes. No siendo así, no se puede hacer nada, esperando mañana la contestación. A último caso, el barco no da nada y yo creo que deben aceptar esta proposición. Mañana ya hablaremos de todo esto que llevo dicho. Buenas noches.

Día 10 de febrero (viernes)

Me levanto a la hora acostumbrada, tomo mi caffé y como siento bastante frío, doy principio a pintar, pero no puedo seguir a motivo de no poder sostener la brocha, así es que adelanto poco, aunque tengo poco que pintar. Solamente repaso las manchas y pinto de minio hasta las doce, que me preparo para bajar a tierra a la comida y este ha sido un momento feliz para mi, que al llegar al vapor para preguntar y ver a los amigos, me encuentro que me entregan dos cartas, una amable y cariñosa de mi querido hijo Pepito, de New York y fue tanta la alegría que experimenté que no sabía lo que me pasaba, y la otra carta de Barcelona, de otra persona, también amable, así es que este día, aunque sea viernes, ha sido feliz para mi y, en este momento, voy a contestar a las dos para completar la felicidad de mi corazón. Adiós, buenas noches.

Día 11 de febrero (sábado)

Amaneció el día triste, como mi corazón. Tomé caffé y seguí mi pintura como todos los días. Hasta las once pinté el costado de estribor y me preparé para ir a comer, donde me entretuve hasta las dos. A esta hora regresé a bordo, pinté la verga de la redonda y la parte babor y recibí recado de que a las siete tenga una entrevista con el Sr. Armador, cuyo resultado ha sido de preparar el barco para salir a viaje, con la gente a meses,  diez y ocho duros al mes y diez duros de gratificación pagándose ellos la comida. Quedamos conforme y mañana se buscará la gente y probaremos a ver si resulta. Hoy escribo a Barcelona, esperando tener contestación el martes. Terminado, hasta mañana.

Día 12 de febrero (domingo)

Hoy como domingo amaneció el día nublado y lluvioso. Tomé mi caffe por la mañana, icé la bandera, preparé todas mis cosas y a las nueve y media fui a tierra para ir a casa de mi hermana Anita, por haber tenido noticias que mi mujer estaba en casa. Tomé el coche pasé a Villa Carlos y, efectivamente, la encontré con un fuerte catarro y bronquitis, bastante delicada, con visitas de médico, así que pasé un buen rato a la cabecera de la cama, hasta las doce que fui a comer a casa de mi hermano Jaime. A la tarde fui otra vez a visitarla y después me dediqué a buscar tripulantes para preparar el barco para salir a viaje, saliendo bien de mi empresa y satisfecho, porque encontré gente buena y a mi gusto, y ellos conformes con lo que acordamos. Así es que mañana, a las siete de la mañana, deben estar en el muelle para ir a bordo para atracar el barco. Son las nueve de la noche y sigue lloviendo con viento fresco del S.E. y mal cariz de cielo. Terminado por hoy, doy las buenas noches y voy a descansar hasta mañana.

Día 13 de febrero (lunes)

PRINCIPIO DE VIAJE

Amaneció el día claro, calma de viento y cielo cargado. Me levanté a las seis, tomé mi caffé y a las siete preparé el bote para ir a tierra a buscar a la gente que tenía contratada para el viaje. Llegaron una a uno, hasta estar todos y a las ocho estábamos a bordo, preparamos el molinete y viramos cadenas, viendo que tenían dos vueltas que tenemos que quitar haciendo avante con el motor, y así con este trabajo hasta las diez que pudimos tener las dos anclas arriba e hicimos avante hasta llegar frente la consigna que fondeamos, atracamos y y preparamos el barco para cargar. A las tres de la tarde  enprincipiaron a llenar bocoyes  de agua para lastre, cuya operación nos costó toda la tarde para preparar una manguera y empalmarla a un embudo para llenar los bocoyes estibados abajo la bodega, trabajo útil y descansado, sin haber adelantado mucho hoy, por estar las cosas sin arreglar. Mañana continuaremos. Hoy he recibido de los Sres. Armadores 250 pesetas, cuya cantidad corresponde a la gratificación de los cinco tripulantes de la balandra “Anita“, yo el patrón para distribuirlos para el sostenimiento durante el viaje. Mañana continuaremos con nuestro trabajo.

 Día 14 de febrero (martes)

Como el día anterior,  a las siete de la mañana tomamos café y damos principio a nuestra faena de llenar bocoyes para lastre, pasando así todo el día y embarcamos fardos de cartón viejo, hasta las cinco de la tarde, que terminamos para cenar. Me vestí y fui a casa a ver a mi pobre padre y a María. A la noche tuve compromiso de ir al teatro por (que) trabajaba una sobrina mía y tuve el gusto de acompañarla hasta la una y media, que regresé a bordo. Tengo uno de los tripulantes enfermo, que no podrá seguir a viaje y tendré que embarcar otro.

Día 15 de febrero (miércoles)

Amaneció el día bueno y sería más bueno si estuviera (mos) listo (s) para salir porque se presenta el viento al E., favorable para nuestra travesía. (Estamos) cargando todo el día, hasta las tres de la tarde, hora en la que mandé a la velería a buscar la mayor y el petifoque para envergarlo y llamar al maestro velero para que tomase medida de la mayor para hacer una de nueva. Terminada esta operación, la tripulación ocupada en arreglar toda la maniobra, pasando contras, escotas y demás cabos pertenecientes al buque como para salir a viaje. Después de todo listo y arreglado (XXXXX) y la gente se fue a tierra para despedirse de sus familias, con orden de estar a bordo a las once para poder salir si el tiempo es bueno. Son las siete y me retiro a descansar un momento. Continuaré a la hora de la salida.

Día 16 de febrero (jueves)

SALIDA DE MAHÓN HACIA BARCELONA

LA PUNTA CONOCIDA COMO "EN PANTINÉ"

LA PUNTA CONOCIDA COMO “EN PANTINÉ”

A la una de la mañana de hoy alargamos cabos, viramos cadena hasta estar a pique. Una vez listo el motor hicimos avante tomando a remolque al jabeque “Nuevo Corazón”, siguiendo con poca máquina hasta estar fuera boyas, alargándole el remolque y nosotros seguimos por la costa N., costeando hasta cabo “Enpantinat”,  amaneciendo el día claro, con algunas nubes blancas sobre la tierra y con viento fresquito del terral. Poco a poco refrescó el viento, poniendo mucha mar. A las diez rompimos la escota de la escandalosa, la arriamos y viramos para tierra, hasta las doce y media  que atracamos de la vuelta de Addaya y “sasí” para tierra hasta la una y media y volvimos a virar hasta las dos y media, que atracamos al mismo sitio de donde en vista de no adelantar nada acordamos de derribar a la vuelta del puerto, hasta las cuatro, que calmó el viento, volviendo a virar de la vuelta N.. Así toda la noche, con poco viento al terral y mar gruesa de proa que apenas nos dejaba gobernar. A las nueve descubrimos la farola de Caballería.

Día 17 de febrero (viernes)

Amaneció el día claro, con poco viento al O. y con la misma mar, calmando poco a poco a las siete, frente a Fornells, rondando (rolando) el viento al S.O., y mandé izar la escandalosa, habiendo antes afianzado el palo con la corona de babor anca de barlovento. Después de almorzar nos ocupamos en pasar unos fardos de cartón de popa a proa porque el barco estaba muy empopado y tenía muy mal gobierno. A las nueve izamos la redonda y nos “XXXXX” con viento fresquito del S.O. Navegamos todo el día y a las cinco perdimos de vista la isla de Menorca. Por la amura de babor, un barco a la vista que, al parecer, va a todo ceñir, porque nos adelanta a barlovento. A las seis cenamos y después de esta operación encendimos los faroles de situación, navegando toda la noche con viento fresco. A la once arriamos la escandalosa porque había mar picada de proa y tuvimos miedo de romper el mastelero.

Día 18 de febrero (sábado)

A las tres de la madrugada amainó el viento por momentos y escaseando hasta el punto de no poder ir a rumbo y arriamos la redonda e izamos la escandalosa. Amaneció el día nublado y frío, a la vista de la costa, sin poder reconocer (la) por estar muy cargada de neblina, con vapores a babor y estribor, con diferentes rumbos. Hasta las once en calma y a esta hora “señaló” el viento al S., mandando izar la redonda por ser el viento favorable. A las doce comimos, sin poder descubrir la tierra por estar muy cargada, pero confiando que pronto (la) reconoceremos. Poco a poco rondó (roló) el viento, hasta ser preciso arriar la redonda. A la una y media descubrimos la tierra, aunque muy oscura, pero muy cerca ya que se ven las embarcaciones de pesca y la blancura de las casas. A las tres descubrimos Montjuich, con su castillo arrogante y su vigía, con su largo anteojo, dando cuenta a los barceloneses del movimiento del mar y lo que pasa en el horizonte. A las seis descubrimos el faro de cabo Tosa por el anca de estribor y el faro de Calella por el través y Montjuich por la proa, con poquísimo viento y esperando al terral, a la vista de los pueblos de la costa, con ventolina pasamos la noche.

VIAJE Nº 2

Día 19 de febrero (domingo)

LLEGADA A BARCELONA

AL FONDO, LA MONTAÑA DE MONTJUICH

AL FONDO, LA MONTAÑA DE MONTJUICH

*

Amaneció el día con neblina y muy frío. A las seis descubrimos la punta del muelle, con vapores a la vista y algunos barcos de vela y muchas barcas del bou, que tampoco pueden tirar por poco viento. A las ocho frente la farola de Llobregat viramos a la vuelta del puerto, tuvimos que dar al motor por ser calma y la poca ventolina era de proa, así que, poco a poco, entramos y amarramos en el muelle de España, parte O., al lado de una polacra goleta. Después de dar los cabos me arreglé para ir a sanidad, a tomar entrada, mientras que los tripulantes aferraban velas y ponían fundas. Yo pasé a poner un telegrama a los Armadores, dando cuenta de nuestra llegada, llegando (volviendo) a bordo  a las once y media, tiempo a propósito  para comer. … comí y me acosté a descansar hasta las cuatro, entreteniéndome en arreglar mis cosas, hasta la hora de cenar. Después de esta operación, hablamos un rato, dando órdenes al contramaestre del trabajo para mañana y me retiré a descansar. Buenas noches.

Día 20 de febrero (lunes)

Amaneció el día frío y claro. A las seis llamé a la gente, tomamos café y “guarnimos”  para descargar “listo” del palo y “guarnido” el avante y aparejo, damos principio a izar bocoyes y vaciar en cubierta y conforme se vaciaban los descargamos en el muelle por encima de otro barco, por no tener atraque. Así duró todo el día esta operación. Yo hice diligencias en tierra, buscando carga, que hay poca para nosotros. A las doce  comimos y después escribí a los Armadores, dando cuenta de nuestro viaje, para que ellos en Mahón dieran pasos para buscar notas, porque, la verdad, así no se puede navegar.

Día 21 de febrero (martes)

Amaneció el día encapotado, como para llover, aclarando el tiempo a las ocho, hora de almorzar. A esta hora terminamos de descargar y nos entretenemos en arreglar el barco y hacer limpieza todo el día, hasta las tres, que vino un poco de carga. A la hora de costumbre cenamos, y algunos fueron a tierra y otros se quedaron a bordo.

Día 22 de febrero (miércoles)

Amaneció el día lloviendo, aclarando a las diez de la mañana. A esta hora pudimos descargar el resto de carga que quedaba a bordo y cargamos alguna cosa. Yo todo el día ocupado en visitar casas para procurar cargar y tuve que ir a Badalona para asuntos particulares, teniendo a la noche hacer una diligencia urgente y arreglar asuntos de mucha importancia.

Día 23 de febrero (jueves)

EL "JÚPITER" ABARLOADO A UN BUQUE EN DESGUACE EN CALA FIGUERA (Cortesía Familia VICENTE MARÍ)

EL “JÚPITER” ABARLOADO A UN BUQUE EN DESGUACE EN CALA FIGUERA
(Cortesía Familia VICENTE MARÍ)

Hoy amaneció el día claro. A las seis me levanto y lo primero que se presentó a la vista fue el “Júpiter“, nuestro rival. Almorzamos y cargamos bocoyes de vino y cemento. A las diez me presenté a la Comandancia de Marina, por haber recibido un telegrama sobre el asegurar la tripulación, que sin este requisito no pueden despachar el barco a cuyo tiempo fui a la Agencia y fue tan grande mi sorpresa que en menos de una hora se recibieron notas para más de setenta toneladas, todas para el “Júpiter” y nada para nosotros, así es que estoy aborrecido de ver que no podemos hacer nada ni podemos seguir así. Veremos el final de nuestro viaje.

Día 24 de febrero (viernes)

Como los días anteriores, amaneció el día claro aunque muy húmedo. A las seis tomamos café y por no tener carga, la tripulación se entretuvo en “arridar” los estays toda la mañana, hasta la hora de comer. Al final de la comida vinieron de la Agencia a buscar una caja con destino a Ciudadela que, por equivocación embarcaron a bordo. …

Día 25 de febrero (sábado)

Amaneció el día con neblina, hasta las diez, que aclaró y esperando carga de un momento a otro, pero resulta que con este vapor que esperaba buenas noticias y algunas notas, no he recibido ni carta, esto es el colmo. Todo el día entretenidos con la maniobra y haciendo agua la tripulación, el maquinista limpiando el motor por la mañana y por la tarde fue a la fábrica a cambiar el carburador. Hoy hemos embarcado ciento veinticinco litros de bencina para el consumo del motor. A las dos de la tarde se presentó mi sobrino que estaba en Badalona para que le sacara el pasaje para embarcar para Mahón, …acompañé al vapor y estuve en su compañía hasta las seis y media que el vapor tocó la tercera pitada. Nos despedimos, alargó el vapor y yo me fui a bordo a descansar…

Día 26 de febrero (domingo)

Amaneció el día con mucha neblina, hasta el extremo que el correo de Mahón retrasó tres horas, llegando a las nueve. Poco a poco aclaró el tiempo y el muelle está muy concurrido de gente, a motivo de haber llegado la escuadra inglesa y muchísima gente va a la puerta de la Paz para embarcarse con los remolcadores que se han puesto al servicio del público, haciendo un viaje cada hora, llenándose cada viaje, pagando una peseta de ida y vuelta. (Hay) tanto entusiasmo que el público hace cola para poder embarcar, así es que no se puede pasar de público, hasta el extremo que hay un cordón del Orden Público de a caballo para guardar orden. Era tanto el público que acudió en busca de embarcaciones que uno de los marineros de a bordo arregló nuestro bote y embarcó unos individuos para dar una (vuelta) por el puerto por una hora y ganó seis pesetas. Cenamos a las seis y toda la gente que pasaba se paraba a mirar como comíamos comentando el caso. Después de todo esto y estar un rato con el contramaestre de conversación, dándole instrucciones para mañana, me retiré a las siete. Buenas noches.

Día 27 de febrero (lunes)

Como los días anteriores, me levanté a las seis, tomé caffé  y mandé hacer baldeo y limpieza y a las ocho, después de almorzar, me presenté a la Agencia para ver si tenía carta, la cual recibí una que me dicen que el Sr. Tomás da orden de embarcar treinta toneladas de carga, pero resulta que después de recorrer varias casas donde yo pensaba encontrar alguna noticia de dicha carga y por todo “mutis” sin tener ninguna orden, así es que estamos como antes, esperando lo que no viene y, hablando con el patrón del “Júpiter, acordamos que nosotros (la “Anita“) cargaremos la carga sobrante y veremos mañana si emprincipiaremos. Esto es resulta(do) de la mala administración, pero procuraremos, poco a poco, encaminar la cosa por camino recto.

Día 28 de febrero (martes)

Amaneció el día claro, con calma de viento. Me levanté a las cinco porque estaba cansado de estar en cama, por haberme acostado a las siete de la noche del día anterior, por no tener donde ir a pasar la noche, por estar solo y sin familia, …. A las ocho tomamos el almuerzo y preparamos la bodega para recibir carga que vendrá antes de las doce: 186 sacos de harina y 100 de salvado y diez bocoyes de vino. Esto es todo hasta la hora presente. A las dos damos principio a la carga, toda la tarde. A las cinco terminamos, cenamos. Unos se fueron a pasear y yo me quedé a bordo y a las siete me retiré a descansar. Buenas noches, por ser fin del mes de febrero.

MES DE MARZO DE 1.922

Día 1 de marzo (miércoles)

Hoy me levanté a las seis porque esperábamos un carro de harina que no pudimos cargar ayer por llegar tarde. A las ocho almorzamos y después nos bajaron veinticuatro bocoyes de vino que, junto con la demás harina que bajaron, tuvimos trabajo hasta las cuatro de la tarde y hoy, por ser el día que la gente hace fiesta y el muelle está muy concurrido y alrededor de nuestro barco la gente se para vernos trabajar, cosa nunca vista, parecen monos haciendo comentarios de nuestro trabajo. A las cuatro terminamos, se lavó la gente, cenamos y fueron a pasear. Yo salí para ver al Sr. Tudurí (¿), para preguntar si tenía carta, …..

 Día 2 de marzo (jueves)

….llegué a bordo y nos pusimos en movimiento por tener que trasladar el barco a otro muelle, por causa que en el lugar donde nosotros estábamos y otros cuatro barcos, tenía que atracar un vapor grande cargado de azúcar. Una vez amarrados a un lugar designado, aunque de mala manera, preparamos para recibir un resto de carga que nos falta. Así pasamos todo el día sin recibir nada.

Día 3 de Marzo (viernes)

Amaneció el día claro. Tomamos caffé, se hizo baldeo y a las ocho almorzamos. A esta hora bajaron un resto de salvado que nos faltaba y no pudimos embarcarlo porque nos faltaban cincuenta sacos de maíz que tenían que ir abajo la bodega, cuyos sacos bajaron a las once de la mañana. Cargamos, preparamos el barco, comimos y después de esta operación, que terminó a las dos, trincamos la cubertada pasamos escotas y tiras, terminando a las cuatro. Todo listo para salir, cenamos, dando orden a la gente que estuviera a bordo a las diez. NOTA: a las siete de la mañana llegó el vapor “Mahón” y fui a bordo porque venía de pasaje mi hermano Diego con su hija Eulalia, que trabaja con la compañía Muñoz. Vistos ellos y arreglados y hospedados nos despedimos después de comer a bordo.

Día 4 de marzo (sábado)

SALIDA DE BARCELONA

Me levanté a las tres de la mañana, llamé a la gente y nos pusimos en movimiento, largando cabos y mandé izar el bote, que nos costó mucho por estar el barco en malas condiciones, por la mucha carga en cubierta. Mandé avante al motor y a las cinco rebasábamos la puerta del muelle. Salimos junto con el “Júpiter” y el “Oliver” (“Arnaldo Oliver“), que perdimos de vista hasta las siete que los descubrimos por la mura de estribor, con viento al terral. A esta hora izamos la escandalosa y después la redonda. A las ocho almorzamos y quedamos de guardia los de estribor, con viento fresco todo el día y buen camino. A la vista, por estribor el “Júpiter“, con el mismo rumbo y destino. A las cuatro de la tarde descubrimos por la “gata” de estribor la isla de Mallorca, sin poder reconocer el sitio, por estar la tierra muy cargada. A las ocho descubrimos el faro de cabo Formentor, con buen andar y viento fresco hasta las diez de la noche, que nos quedamos en calma. Así pasamos toda la noche.

Día 5 de marzo (domingo)

Amaneció el día con calma de viento y mar bonanza a la vista del cabo Formentor, cabo Menorca y toda la isla. Por el costado de estribor a la vista el “Júpiter“. Así, con poquísimo viento, apenas gobernando, pasamos todo el día sin poder adelantar nada. A las doce perdimos de vista al “Júpiter” por el cabo de Caballería que, al parecer le dio motor, porque de lo contrario no podía adelantar tanto, con tan poquísimo viento y tan poco tiempo. A las cuatro y media le dimos motor hasta las seis que atracamos el cabo Caballería. A esta hora paramos y cenamos y así pasamos la noche con poco viento al terral, que nos acompañó hasta la isla de’n Colom, quedando en calma y escaseando el viento que nos hizo virar.

Día 6 de marzo (lunes)

LLEGADA A MAHÓN

Amaneció el día claro con calma de viento, a la vista del cabo de la Mola y a merced de la corriente. A las ocho almorzamos, con las mismas condiciones, a la vista de algunas barcas pescadoras, durante todo el día de vuelta y vuelta, con el viento de proa hasta las cuatro, que mandé avante al motor

Para poder remontar el cabo de la Mola, entrando a vela y máquina hasta las cinco que fondeamos a la popa del vapor “Mahón” atracado en el muelle. Listos y amarrados cenamos y me arreglé para ir a Villa Carlos, ……me retiré a bordo a las ocho y media y me acosté a descansar. Buenas noches.

Día 7 de marzo (martes)

Amaneció el día húmedo. Me levanté a las seis y todavía no había venido el cocinero y tuve que hacer el café, mientras los demás de la tripulación preparaban para descargar. A las ocho almorzamos y dimos principio a la descarga, todo el día con muchísima prisa porque quieren que salgamos pronto, teniendo dos jornaleros. Hoy terminamos a las cinco por estar la gente muy cansada. Cenamos y me arreglo para ir a Villa Carlos, donde encontré a mi padre más animado. Regresé a bordo a las nueve (para) preparar las cuentas del viaje, a entregar mañana, para liquidar con la gente. Terminado este trabajo me acosté para descansar. Buenas noches.

Día 8 de marzo (miércoles)

Hoy, por ser el último día de viaje, por haber terminado la descarga y liquidado cuentas que nos pagaron los días transcurridos desde el día 13 de febrero, a sean, 24 días, no quedando la gente muy conforme y teniendo algunos disgustos. Yo, por mi parte no estoy muy satisfecho porque me cargo encima mis costillas veintisiete pesetas con sesenta céntimos que la gente no quiere abonar del déficit de la comida. Hoy no vino a bordo el cocinero pero queda desembarcado porque no “provecha” para navegar, Después de terminada la descarga cambiamos el bote que teníamos en tierra pintado y después de esta operación damos principio a cargar bocoyes vacíos para llenar de agua para lastre, operación que durará (toda la) mañana. Terminado todo esto me arreglé para ir a Villa Carlos, donde cené en casa de mi hermano Jaime, que (es) siempre muy atento conmigo todos los de casa…… Regresé a las ocho, anoté mi libro y me retiré a descansar.

PRINCIPIO DE VIAJE  Nº 3 (¿) (ORIGEN MAHÓN)

Día 9 de marzo (jueves)

PRINCIPIO DE VIAJE

Amaneció el día calma de viento, refrescando el viento poco a poco, hasta el punto de no poder estar en el muelle de tanto “polvo”. Así pasamos el día llenando todos los bocoyes que había a bordo con la intención de terminar y quedar listos para salir, pero no me gustó el tiempo y permanecimos en el puerto en espera del vapor, para preguntar que tiempo había encontrado en la travesía de Barcelona a Mahón.

Día 10 de marzo (viernes)

Me levanté a las seis de la mañana, tomé café y a las ocho almorzamos, esperando la llegada del vapor que tiene que venir una persona que tengo que acompañar a la Mesquida para enseñarle donde están los restos de dos vapores perdidos, para ver si le conviene trabajar. El vapor no llega y nosotros estamos listos para salir, esperando el cambio de tiempo para emprender viaje a Barcelona. A las diez vinieron a bordo los carabineros para pasar “fondeo” y resultó (que) encontrar(on) siete libras de tabaco, armando el gran escándalo y se llevaron al contramaestre preso, y tuvimos que suspender la salida, pero gracias a las buenas influencias  del Armador del barco, D. Paco Mercadal se pudo arreglar la cosa telegrafiando a Palma para la libertad del individuo, pero hasta la hora presente no se recibió la contestación. A las siete fui a la cárcel a visitar al individuo, como compañero, hablando con él como una hora. A las ocho regresé a bordo

Y me retiro a descansar. Buenas noches y hasta mañana.

ÉL PAILEBOT "ARNALDO OLIVER" EN EL PUERTO DE CIUTADELLA (Cortesía de JOAN BAGUR TRUYOL)

ÉL PAILEBOT “ARNALDO OLIVER” EN EL PUERTO DE CIUTADELLA (Cortesía de JOAN BAGUR TRUYOL)

Día 11 de marzo (sábado)

Amanece el día lluvioso, en espera de la llegada del vapor de Barcelona, para preguntar el tiempo que encontró, pero el vapor no llega por haber suspendido su salida por temporal, pero llega el correo de Palma y dice haber encontrado buen tiempo, pero nosotros no salimos. A las seis de la mañana se presentó a bordo el contramaestre que, según dice, quedó en libertad anoche por no recaer causa ninguna sobre él, según noticias de Palma, contestación de un telegrama de Mahón de nuestro Amador, D. Paco Mercadal, quedando este individuo libre y sin costas, porque la cantidad de tabaco recogido no sumaba lo estipulado por la ley, que son veinticinco pesetas, quedando este individuo citado para declarar cuando lo llamen, esperando sea de un día a otro, y como nosotros salimos a viaje y no estará este individuo en Mahón, nombró un apoderado para que lo representara, siendo la persona designada D. Vicente Mercadal, un hijo del Sr. Armador del barco, persona apta para el caso. A las doce comimos y rondó (roló) el viento al N.E., viento favorable para nosotros, pero no está firme y, por lo tanto, esperamos a la noche. A las seis cenamos, dando orden a la gente que venga temprano para poder salir a buena hora.

Día 12 de marzo (domingo)

SALIDA DE MAHÓN

Como tenía anunciada la salida de diez a once de la noche del día 11, no pude verificarlo a motivo que nos faltaba el chofer. Resultó venir a bordo a las cuatro y media de hoy borracho como una cuba, tanto es así que cuando llegó le mandé arreglar el motor y se quedo dormido, vestido como había llegado y no poder conseguir que despertara,así es que izamos ancla y nos amarramos a la boya porque el viento era de proa, calmó y nos dio una racha favorable y maniobramos izando el aparejo con el bote de proa, pero fue poco duradero por “nos dio” de proa y tuvimos que amarrar a otra boya del Arsenal, hasta las ocho que, con muchos esfuerzos pude despertar al choffer y poner el motor en marcha con grandes esfuerzos pudimos salir de puerto porque  el viento era fresco de proa con mucha mar , gracias al motor que nos ayudaba en las viradas. Después de remontar (a las  9) la punta de la Mola izamos la redonda, con viento fresco de S.E. hasta las cuatro que nos dio un chubasco del S.O. y calmó el viento, con mar gruesa al N., sin poder resistir con las velas arriba. A las ocho se rompió la mayor y tuvimos de arriarla y remendarla y así la llevamos arriada toda la noche y así hasta las cuatro que izamos un rizo y la izamos con el petifoque. Así pasamos toda la noche.

Día 13 de marzo (lunes)

Amaneció el día nublado y lloviznando hasta las seis que aclaró y a la vista de Mallorca, Puig Mayor que nos demoraba por el S.O. cuarta al S.,o sea, a cincuenta millas de distancia. A las ocho tuvimos que arriar la Mayor por haberse roto otra vez, hasta las diez que después de remendada y ajustar el rizo la izamos habiendo calmado un poco el mar, pero con mucho peligro de romperla otra vez, así pasamos. A las diez descubrimos la costa de Cataluña aunque muy oscura, rondando el viento al N.O. muy flojo. A las doce comimos, sin viento ninguno, con una cerrazón por la proa, N.N.E., esperando viento de un momento a otro. Así pasamos todo el día hasta las seis, que entró un poco de S.O., solo para poder gobernar a esta hora con rumbo N.O. cuarta al O., izamos la escandalosa, navegando toda la noche.

Día 14 de marzo (martes)

A las cuatro de la mañana descubrimos un vapor por la proa y otro por la popa, con diferentes rumbos. A las seis, aclarando el día descubrimos Montjuich por la amura de estribor de la vuelta de tierra con viento S.O. que rendimos bordada. A las once, en  Calella viramos para afuera con poco viento. A las doce nos calmó el viento rondando a la “virazón”. A la una izamos la redonda con viento fresco del S.E. con rumbo a Montjuich que nos demora por la proa, aclarando de momento en momento, descubriendo las chimeneas de las fábricas del “pla” de Llobregat. A las tres rondó el viento al S.O., teniendo que arriar la redonda y ceñir de la vuelta de tierra para rendir bordada a S. Palou virando para fuera a las cuatro hasta las seis que viramos para tierra en busca del viento al terral que nos entró a las once de la noche, con poca fuerza, casi casi sin poder gobernar.

Día 15 de marzo (miércoles)

A las cuatro de la mañana volvió otra vez el viento del S.O. teniendo que virar de la vuelta de tierra, siempre con la ayuda del motor en las viradas porque aprovechaba “atracar” (acercar) a la playa para aprovechar el viento. Así de vuelta y vuelta hasta las diez, que nos calmó el viento rondando a la “virazón”, pero muy poco todo alrededor y a la vista muchas barcas de bou, que esperan, como nosotros, que entre el viento fresco, nosotros para caminar y ellos para pescar. Así pasamos todo el día dando vueltas. A las cuatro viramos a la playa de Badalona y así dando bordos hasta las diez de la noche, que le dimos motor, para poder entrar a las dos de la mañana.

Día 16 de marzo (jueves)

(LLEGADA A BARCELONA (93 HORAS)

EL VAPOR "CATALUÑA"

EL VAPOR “CATALUÑA”

Amaneció el día cubierto de neblina. A las seis me levanté, llamé a la gente para preparar para descargar, tomamos caffé y me arreglé para ir a tomar entrada y dar la orden para desinfectar el barco. A las ocho damos principio a izar los bocoyes en cubierta para vaciarlos. A las nueve me presenté a la casa consignataria para tomar órdenes  y me dijeron que tenía que atracar en el muelle de la Barceloneta para cargar maíz. Fui a bordo y nos pusimos en movimiento, alargamos cabos, hicimos avante con el motor, cosa que yo no mandé y al pasar entre dos vapores que estaban fondeados, el “Rius y Taulet” y el “Cataluña“, que tenían un alambre delgado, que no habían visto, y nos rompió el mastelero, que se vino abajo. Gracias a que no hubo ninguna desgracia, recogimos los desperfectos y pudimos atracar en el muelle donde terminaron de descargar los bocoyes. A las seis cenamos y me retiré a descansar.

Día 17 de marzo (viernes)

Me levanté a las seis de la mañana, después de descansar diez horas, que necesitaba reposar de las fatigas del viaje. Llamé a la gente y nuestra primera operación fue tirar abajo el pedazo del mastelero que quedaba arriba,cuya operación duró una hora. A las ocho almorzamos y dimos principio a la descarga. A las doce comimos y como arriamos los estays para tirar el mastelero abajo, tuvimos que “arridarlos”, operación que duró hasta las cinco, porque como no cargamos, nos entretenemos con estas faenas, y esperando a mañana para cargar. …..

Día 18 de marzo (sábado)

Me levanté a las cinco y media y llamé a la gente porque a las seis “enprincipiamos” a cargar maíz, pero fue con tal mala suerte y con tanta calma, que con (en) todo el día solo pudimos cargar cuarenta toneladas, por causa que había mucho pedido de afuera y no había bastantes pesadores, teniendo que cargar los carros por turno. Así es que todo el día entretenidos para nada y teniendo que alargar porque tiene que atracar otro vapor de grano. Todo esto sucede por no haber cumplido la palabra de descargar treinta toneladas el viernes y cincuenta el sábado y, por este motivo, perdemos dos días. ….

 Día 19 de marzo (domingo)

Hoy, por ser domingo y el día de mi santo, lo primero que hicimos, antes de tomar caffé, fue “enmendar” el barco, porqué tenía que atracar un vapor. Después de esta maniobra, tomamos caffé. La gente hizo baldeo, yo lavé un poco de ropa sucia y a las diez mandé al cocinero a que comprara unos dulces y una botella de licor para celebrar el día de mi santoaunque, yo por mi parte, lo pase muy triste pensando en mi querida esposa y mis queridos hijos que tengo en New York, lejos, muy lejos para mi, porque se me hace difícil poderlos ver, porque no puedo ir por causas que yo mismo no comprendo y que mi situación no me permite solventar, por ser muy viejo y por no tener recursos, y con pocas energías para emprender una lucha que no podría sostener, al verme tratado con indiferencia  por parte de las personas que yo tanto quiero. Así es que  dejo a la voluntad de Dios y de las personas de buenos sentimientos de resolver mi problema, triste es el declararlo, pero no tengo fuerza de voluntad suficiente para permanecer mudo, sufriendo interiormente. Esto es el final de la lucha y trabajos de muchos años y olvidado de todas las personas que de mí recibieron muchos favores y muchos beneficios. Esto es la vida y la humanidad, cortar leña al árbol que está caído, y el desprecio al desvalido, pero yo, con mi paciencia y mi voluntad, confiando en dios, espero de un día a otro, poder realizar mis buenas intenciones para pagar algunos favores que tengo recibidos. Con todas estas ideas, estas cavilaciones y este sufrimiento, paso el día de mi santo en la cámara del velero de mi mando, Balandra (“Anita” de Mahón), …….. Buenas noches.

Día 20 de marzo (lunes)

Llegué a bordo a las seis, tomé caffé y preparamos para cargar y cargamos hasta las ocho, que tuvimos que alargar del muelle porque tenía que atracar un vapor para descargar maíz, y nosotros rodando de un sitio a otro hasta las doce, que pudimos conseguir un sitio, atracados de punta con la popa, en tierra y de mala manera cargamos como podemos. Colocando muchos carros y muchos hombres, podemos conseguir terminar a las seis y media, sin poder arreglar la cubertada, tapamos, cenamos a las siete y me retiré a descansar.

Día 21 de marzo (martes)

Amaneció el día lluvioso, con viento fresco al E.. Siempre de mala suerte, ahora que estamos listos para salir, tenemos viento de proa, así es que este viaje no podemos adelantar nada por causa de cosas que yo podría evitar si tuviera bastantes atribuciones. Son las ocho de la mañana, almorzamos y esperamos cuarenta sacos de harina que nos faltaban y llegaron a las nueve, lloviendo de mala manera, con temporal de levante. Así pasamos todo el día. A las cuatro fui a la Agencia en busca de la documentación y me encuentro con la noticia  de no poder despachar el buque sin antes pasar reconocimiento, así que no hay que pensar salir hasta el jueves, si el tiempo es bueno. Regresé  a bordo a las seis, cenamos y me acosté. Buenas noches.

Día 22 de marzo (miércoles)

EL VAPOR "CABO CERVERA", DE LA COMPAÑÍA YBARRA

EL VAPOR “CABO CERVERA”, DE LA COMPAÑÍA YBARRA

Me levanto a las seis de la mañana, con el día lluvioso. Tomo caffé y en este momento entra el vapor “Cabo Cervera” y nos fastidia un poco con los cabos, porque tiene que atracar en el sitio que nosotros ocupamos y tenemos que “esmendar” nuestras amarras, lloviendo y todo,  hasta quedar completamente amarrado, que terminamos a las ocho. Así estamos esperando todo el día, porque nuestra salida depende de un reconocimiento que tienen que hacer en el buque y, sin este requisito y la certificación que nos darán no pueden despachar el barco. A las diez vino el Sr. Ingeniero para el reconocimiento, resultando que, a bordo, faltaban salvavidas, apagafuegos, cohetes,  luces bengalas, boya luminosa, velamen de repuesto, telégrafo, código, botiquín, y todo tuvo que reponerse y demorar la salida hasta mañana. Después de la segunda visita veremos lo que resulta, así es que después de cenar, a las seis, me retiro  a descansar. Hasta mañana.

Día 23 de marzo (jueves)

Amaneció el día frío, lluvioso y de mal cariz, sin poder estar en cubierta porque el barco está cargado y no tenemos sitio donde estar, ni tenemos toldo, que lo tenemos ocupado en la cubertada, así es que estamos a la intemperie, esperando el buen tiempo y la solución del reconocimiento. A la una, después de comer, fui a la Agencia  para esperar las órdenes que recibirían del perito que reconoció el buque, y hasta las cuatro no dieron la orden  de poder despachar el barco. Así es que toda la tarde la perdí esperando y a las cinco quedé listo y con los documentos en mi poder. Gracias a dios después de muchas peripecias, a las seis cenamos y me retiré a descansar.

 Día 24 de marzo (viernes)

Amaneció el día algo despejado, pero con mal cariz. Me levanté a las seis y la primera novedad que encontré fue que durante la noche nos cortaron la “braza” de estribor de la redonda, que era de cáñamo. Así es que uno no se puede fiar de nadie, porque corren muchos ladrones por estos muelles. A las ocho almorzamos y me fui a la agencia para tomar impresiones y supe que un pailebot había tirado todo el cargamento que llevaba en cubierta, que eran naranjas, por causa del mal tiempo. Hoy parece que el tiempo Ha cambiado y el cielo va aclarando. Nosotros esta noche intentaremos salir, veremos lo que resulta.

Día 25 de marzo (sábado)

Me levanto a las cinco de la mañana, tomo café y me voy a la playa para ver el tiempo y preguntar a los pescadores sobre el tiempo, siendo de la opinión que para un barco cargado, como nosotros, no hay salida, porque creen que en (el) canal hay mucha mar, que la experiencia que tienen de la playa sobre estas noticias y las recibidas por conducto de los marineros que vienen de tierra, que el vapor “Mahón” “derribó” y que el “Rey Jaime II” suspendió la salida. Acordamos estar a puerto, hasta recibir contestación de un telegrama puesto a los Armadores, preguntando el motivo de la “derribada” del vapor “Mahón“. Así pasamos todo el día, maniobrando de cabos porque teníamos poca cadena por la proa y había mucho viento y no podíamos mover el barco. A las dos fui al cine, pero no pude ver terminar las películas  porque se formó un chubasco de agua y viento y no pude continuar estando en el teatro, porque estaba intranquilo, Así es que salí, mojándome, tomé el tranvía y llegué a bordo, donde me tranquilicé porque vi que el barco estaba bien y encontré a mi hermano Diego que me esperaba. Cenamos y lo acompañé hasta la fonda. Regresé a bordo a las ocho y me acosté a las ocho a descansar.

Día 26 de marzo (domingo)

EL VAPOR "CABO SAN VICENTE" DE LA COMPAÑÍA YBARRA

EL VAPOR “CABO SAN VICENTE” DE LA COMPAÑÍA YBARRA

Hoy, como ayer, sigue el viento fuerte del N. y tampoco salió el vapor. Sí llegó el de Mahón, así es que nosotros seguimos amarrados y hoy por la mañana tuvimos que “esmendar” el ancla porque teníamos poca cadena por la proa. A las ocho almorzamos y tuvimos que virar “a través ” por(que) el barco tocaba la proa del vapor “Cabo San Vicente“, que estaba atracado en el muelle y la “roda” nos fastidiaba el costado. Así pasó la mañana hasta las doce que entró el vapor “Mahón, procedente de Mahón y Alcudia, y fuimos a preguntar que tiempo había encontrado y nos enteró de Oeste Sureste y mucha mar, un temporal, así es que para nosotros no hay salida. De regreso de nuestra entrevista, comimos comentando, y acordamos lo que teníamos que hacer; esperar que “bonancée” el tiempo, porque vamos muy cargados. A las seis cenamos en compañía de mi hermano Diego y estuvo a bordo hasta las ocho, que nos despedimos y me retiré a mi camarote a descansar. Buenas noches.

Día 27 de marzo (lunes)

Me levanté a las cinco de la mañana para ver el tiempo, que estaba bueno, y ver el movimiento del puerto. A nuestro lado alargó un falucho, que tenía que subir al “varadero”. Yo llamé a la gente para preparar para salir y mandé al cocinero a la plaza para comprar fresco para el viaje. Ya de regreso, nos trasladamos al muelle de España, donde está el “Júpiter“, que también está de salida. Así es que seguimos amarrados en el puerto de Barcelona en espera de buen tiempo. Hoy también el vapor “Rey Jaime II, correo de Palma, llegó con cuatro horas de retraso, así es que el tiempo sigue malo. Pasemos hoy y veremos mañana.  A las doce comimos y salí a dar un paseo, por tener el barco seguro y mucha confianza con el contramaestre. A mi regreso a las cuatro, que pasé por la agencia para pedir dinero, porque el motorista me había pedido para comprar una bujía para el motor. Le entregué dos pesetas y salí para hacer una visita al vapor “Buenos Aires para ver algunos amigos y conocidos de New York, y charlamos un rato, hasta las seis que regresé a bordo para cenar. Cenamos y a las ocho me acosté. Buenas noches.

VAPOR TRASATLÁNTICO "BUENOS AIRES", PERTENECIENTE A LA COMPAÑÍA TRASATLÁNTICA

VAPOR TRASATLÁNTICO “BUENOS AIRES”, PERTENECIENTE A LA COMPAÑÍA TRASATLÁNTICA

Día  28 de marzo (martes)

Amaneció el día claro, en las mismas condiciones de los días anteriores, con viento fresco del O., pero con carácter de bonancible y con la confianza de poder salir esta noche. Veremos lo que resulta. A las doce comimos, me afeité, me lavé y me fui a ver un amigo inginiero para hablar con (el) sobre una colocación que dice me buscará. Dios quiera que sea pronto, porque estoy cansado de navegar. Por la tarde fui al cine, hasta las seis que me retiré a bordo, cené y me acosté.

Día 29 de marzo. (miércoles)

SALIDA DE BARCELONA

Me levanté a las cinco de la mañana, llamé a la gente porque había por la proa un vapor que hacía movimiento para salir. Tomamos café y preparamos todo para nuestro viaje, pasamos escotas, drizas y demás, porque en este puerto todo tiene que estar guardado, porque hay muchos ladrones. A las seis nos pusimos en movimiento, alargamos cabos nosotros y el “Júpiter“, que estaba a nuestro lado, y otros barcos que salieron, Hicimos avante con el motor y salimos fuera puntas. A las siete y media estábamos a la punta del muelle, mandé parar el motor, con poco viento al terral y, poco a poco, fue calmando, hasta las dos que nos “señaló” el viento S.O., con rumbo directo. El “Júpiter”  y el “Bonet” nos dejaron por la popa porque llevan mucha vela y nosotros no, porque tenemos roto el mastelero. Así todo el día hasta las cuatro, que “rondó” (roló) el viento al E. y tuvimos que virar de la vuelta al S. y fue refrescando poco a poco hasta llegada la noche, que se presentaba de mal cariz el cielo. A las  tomamos un rizo a la mayor y aferramos el petifoque, teniendo poco sueño por causa del tiempo, relevé a la guardia a las doce.

Día 30 de marzo (jueves)

Después de amainar un poco el tiempo, a las tres alargamos el petifoque, rondando poco a poco el viento al S. y amaneció el día a la vista de la costa norte de Mallorca. Viramos a las seis y alargamos el rizo a la mayor y a las ocho, después de almorzar,  alargamos la redonda con el viento N.O., a la vista de la costa que se va descubriendo paulatinamente. A las tres descubrimos una vela por el costado de babor, creyendo que es el “Júpiter“, que perdimos de vista ayer a las seis de la tarde. Con rumbo S.E. el cabo de Formentor que “recalamos” a las siete (¿) después de haber cenado, con gran satisfacción por tener el viento largo y fresco, andando el barco cinco millas. Así toda la noche, hasta las doce que relevamos la guardia.

Día 31 de marzo (viernes)

LLEGADA A MAHÓN

A las tres de la mañana descubrimos por la amura de babor el faro de Cabo Nati, intentando aguantar el mismo rumbo hasta las seis, que viendo lo imposible para remontar el Cabo del “Truch” (d’Artrux), mandé derivar frente Ciudadela en demora del Cabo Caballería que “recalamos” a las nueve y,  a esta hora tomamos un rizo a la mayor y mesana y aferramos el petifoque, costeando hasta Cabo Favaritx, donde nos escaseó un poco el viento en demora del Cabo la Mola. A las doce comimos frente a la isla de’n Colom y después tuvimos (que) derivar porque escaseó más el viento. Así toda la tarde, de vuelta y vuelta, hasta las cinco que fuera la punta del Cabo la Mola, tuvimos que darle  al motor para poder entrar. Fondeamos a las seis y media, amarrando el barco y recibiendo la visita del Sr. Armador. Cenamos a las siete, la gente se lava y se arregla y se fue a su casa. Yo me quedé  a bordo. Buenas noches.

MES DE ABRIL DE 1.922

Día 1 de abril (sábado)

Amaneció el día nubloso. Me levanté a las cinco, encendí el fuego, piqué la bomba y esperé a que viniera la gente. Quitamos trincas y encerados y a las siete principiamos la descarga, que duró hasta las cinco de la tarde, terminamos de cargar los últimos carros, recogimos toldos que teníamos tendidos y barrimos la cubierta. Cenamos a las seis y me lavé, me vestí  y fui a Villa Carlos a ver a mi querido padre y demás familia y regresé a bordo a las ocho a descansar.

Día 2 de abril (domingo)

Hoy, por ser domingo, me levanté a las cinco, encendí fuego, hice café, baldeo, piqué la bomba, me lavé los pies y a las ocho almorcé de pan y queso y café con leche. Me arreglé y fui a comer en casa de mi hermano Jaime, en Villa Carlos, que permanecí hasta las ocho de la noche, tomé el coche, llegué a Mahón y fui al cine Trianón que (donde) estuve hasta las doce para ir a bordo y me acosté. Buenas noches.

Día 3 de abril (lunes)

Amaneció el día claro. Me levanté a las seis, tomé café y el primer trabajo que mandé a la gente fue llevar el mastelero roto en casa del maestro Gori (Femenías), para que tomara medida y hiciera uno de nuevo, pero resulto que en Mahón no se ha encontrado percha buena para el caso y lo embarcamos otra vez para que lo hagan en Barcelona. Todo el día se descargó hasta las seis, hora en que cenamos y todos se prepararon para salir a paseo. Yo me retiré a descansar porque hoy no me encuentro muy bien. Buenas noches.

Día 4 de abril (martes)

VAPOR "REY JAIME II" (Archivo CARDONA GONYALONS)

VAPOR “REY JAIME II” (Archivo CARDONA GONYALONS)

Amaneció el día nublado con tendencias a llover. Tomamos café, abrimos las escotillas para terminar la carga y recoger maíz que (se) había derramado, barrimos la bodega y todo preparado para cargar. A la tarde, después de comer que como un banquete, dado por el sr. receptor de la carga, por lo agradecido de lo bien que tratamos la mercancía, terminando a las tres. Nos pusimos a cargar cascos vacíos, a la hora de salida del vapor “Rey Jaime II” que sale para Barcelona y embarca varios sindicalistas que estaban presos en el Castillo de la Mola y por este motivo se llenó el muelle de gente para despedirlos.Yo me miro estas cosas con indiferencia, así es que el mundo está perdido por lo muy atrasados que estamos y por falta de respeto a la Autoridad, porque yo creo, sin equivocarme, que siempre reinará Sr. Dollar (o sea, cinco pesetas). Por lo tanto me despido a descansar, con mi opinión.

Día 5 de abril (miércoles)

Hoy por ser día de poca prisa, porque lo que tenemos que cargar no está listo, me levanto a las seis, tomo mi café y mando barrer la cubierta y preparar pintura para pintar el costado. Así hasta las dos de la tarde que principiamos a cargar corteza, que terminamos a las cuatro y media. Todo listo, alargamos para trasladarnos a la fábrica del gas para cargar 32  barriles de blacvernis”. Listos y amarrados, cenamos y di la orden de que mañana, después de listos, saldríamos, pero parece que a la gente no le cayó muy bien. Yo fui a Villa Carlos a despedirme de mi padre y familia. Regresé a bordo  a las ocho y media y me retiré a descansar.

Día 6 de abril (jueves)

A las dos de la mañana me levanté para cerciorarme de que el barco estaba bien, porque había mucho viento, pero (como) no había novedad, me retiré otra vez. Amaneció el día claro, con viento fresco del N.O.. A las seis tomamos café y dimos principio a cargar los barriles mencionados, que terminamos a las ocho, almorzamos y a las nueve principiamos a llenar bocoyes de agua para completar el lastre, hasta las cuatro que terminamos. Pasamos drizas, escotas y demás, hasta dejar el barco listo para salir. A las seis cenamos y di orden a la gente que se retirara temprano para salir.

Día 7 de abril (viernes)

SALIDA DE MAHÓN

Me levanté a las tres de la mañana, encendí fuego, hice café y llamé a la gente. A las cuatro tomamos café y nos pusimos en movimiento, largamos cabos y viramos cadena, hasta estar a pique. Después de suspendida el ancla, a las cinco mandé avante el motor y así saliendo para fuera, seguido del “Júpiter“, hasta fuera la punta de la Mola, donde paramos la máquina, con muy poco viento del S., y mar gruesa del N. A las diez doblamos el cabo Favaritx, siguiendo rumbo al Cabo Pantinat, que rebasamos a las doce, quedando en calma, poco a poco, y así toda la tarde, con la redonda arriba hasta las diez de la noche, que tuvimos que arriarla por haber “rondado” el viento al S.O., quedando en calma chicha toda la noche.

Día 8 de abril (sábado)

Amaneció el día claro, con calma, a la vista de Menorca, señal de no haber hecho camino porque no hay viento y, a lo lejos, se ve un ballenato que, con sus soplidos, levanta una columna de agua de más de treinta metros. Eso es señal de poco viento. Turnando guardias pasamos noche y día. A las doce izamos la redonda, con viento escaso, hasta las cuatro que “rondó” un poco más largo y fresquito. A las seis  cenamos, a la vista de la tierra y a las ocho arriamos la redonda por escasear el viento, calmando poco a poco, hasta quedar en calma, toda la noche sin gobernar.

Día 9 de abril (domingo)

LLEGADA A BARCELONA

Amaneció el día neblinoso, a la vista del faro de Montjuic y el faro de Calella, encalmados hasta las once   que nos entró el viento a la “virazón”, o sea, viento de fuera. A las doce cominos, de la vuelta de tierra y nos calmó el viento, dando vueltas hasta las cuatro que entró el N.E. fresquito con la redonda izada, con buen camino. Llegando a la punta del muelle dimos motor y aferramos velas, llegando al muelle de España a las seis, amarrando en segunda andana, al lado de la “María Laura“, …..

PAILEBOTS AMARRADOS EN EL PUERTO DE BARCELONA

PAILEBOTS AMARRADOS EN EL PUERTO DE BARCELONA

Día 10 de abril (lunes)

Me levanté a las cinco, me lavé y ….. llegué a bordo. A las seis tomé mi café y fui a tomar la entrada y regresé a bordo. Almorzamos y di orden al contramaestre para preparar la descarga, me presenté a la Agencia para tomar órdenes y fui con el Maestro de Ribera para comprar una pieza (de) madera para (el) mastelero a la calle de Cortes 435, donde no encontramos nada, porque la casa no estaba formada, solamente es propaganda, pero recorrimos varios almacenes y pudimos encontrar algo para salir del apuro. Regresé a bordo a las doce y media, comimos y encontré a mi hermano Diego que me esperaba. Hablamos de nuestras cosas y se fue a trabajar. A la tarde sacamos los bocoyes llenos de agua para vaciar, trabajando hasta las seis. Cenamos y me preparé para salir.

Día 11 de abril (martes)

Como dormí fuera, llegué a bordo a las siete, que ya encontré el barco amarrado en al muelle y descargando los sacos de corteza, porque tengo un contramaestre de toda mi confianza, que puedo estar completamente tranquilo que cumple las órdenes que yo le doy. A las ocho almorzamos y después seguimos trabajando hasta terminar la descarga de la corteza y esperando todo el día para que viniera a retirar  y pasamos toda la mañana sin nada. A las seis cenamos y fui a tierra a dormir,….

Día 12 de abril (miércoles)

Me levanté temprano, pero llegué a bordo a las siete y media. Almorzamos y descargamos el resto de la carga, que era de treinta y dos barriles de alquitrán y esperando que bajen carga. Hoy recibo carta del Sr. Armador dándome instrucciones y me riñó fuerte por haberme descuidado de telegrafiar a la llegada, porque yo, por mi parte, hago todo cuanto puedo para complacerlos, pero espero me dispensarán de mi falta. Pasamos todo el día entretenidos dando alquitrán y pintando algo. A las doce comimos y a las seis cenamos. La gente se arregló para salir a tierra. …. Buenas noches.

Día 13 de abril (jueves)

Como duermo en tierra, regresé a las siete de la mañana. A esta hora llegaron los carros para cargar los cien sacos de corteza que hay (hace) cuatro días que están encima del muelle. Que por este motivo tuve que pagar 25 pesetas de multa. A las ocho almorzamos y salí a recorrer las casas para saber si tenían algunas notas para carga. A las doce comimos y la gente salió  a pasear. Yo me quedé a bordo ….. hasta las ocho de la noche que sali para ir a dormir, porque esta noche no hay cine por ser Jueves Santo.  Buenas noches.

Día 14 de abril (viernes)

Hoy Viernes Santo, día de luto y recuerdos sagrados, me levanto y salgo a la calle para ir a bordo y me encuentro con una procesión, que tengo de detenerme un buen rato para poder pasar. Eso es motivo suficiente para llegar a bordo a las ocho. Almorzamos a las ocho y todo el día estuvimos entretenidos en hacer algo a bordo. A las doce comimos y fui a bordo del vapor “Mahón“, a saber algunas noticias, pero nada de bueno. Estuve a bordo hasta las cinco, a cuya hora salí para San Andreu,…..a pasar la noche. Y hasta mañana.

EL VAPOR "MAHÓN" (Cortesía DIEGO PONS PONS)

EL VAPOR “MAHÓN” (Cortesía DIEGO PONS PONS)

Día 15 de abril (sábado)

……A las siete llegué a bordo, tomé café y preparamos para cargar cinco bocoyes de alcohol que vienen de transbordo de Tarragona. Este fue todo el trabajo del día.

Día 16 de abril (domingo)

…A las ocho llegué a bordo, di órdenes para lo que tenían que hacer y salí para pasar el día fuera, aunque llovía y no era a propósito para la fiesta, lo pasamos bien. A la noche fui al cine y a descansar. Buenas noches.

Día 17 de abril (lunes)

Llegué a bordo a las siete, tomé café y preparamos para recibir carga. El nostramo y yo nos dedicamos a remendar la mayor, que tenemos algún descosido, operación que duró hasta las cuatro de la tarde. A las seis cenamos, la gente salió de paseo y yo me quedé a bordo….. Hoy todo el día tengo a bordo a mi hermano Diego, hasta las siete de la noche que nos despedimos. Buenas noches.

Día 18 de abril (martes)

Amaneció el día claro y espléndido. Me levanté a las cinco, llamé el cocinero para que hiciera café. A las seis lo tomamos y preparamos para recibir carga, que bajaron a las ocho y tuvimos que esperar para cargar (a) que la guía estuviese despachada, que llegó a las once. Así continuamos cargando harina, maíz, azúcar y bocoyes de vino, hasta las seis que cenamos….. Y hasta mañana.

Día 19 de abril (miércoles)

Llegué a las siete a bordo y encontré que ya cargaban el resto del maíz que faltaba. A las ocho almorzamos y para estar listos para cargar que ya tenemos carros esperando que se despache la guía. Así todo al día hasta las seis que cenamos. ….. Hasta mañana.

Día 20 de abril (jueves)

Amaneció el día claro y fresco. A primera hora de la mañana, después de hacer baldeo, cargamos una carretada de madera. A las ocho almorzamos y continuamos recibiendo carga todo el día, poco a poco y solamente nos faltan las diez toneladas de azufre y doce barriles de aceite. Comimos a las doce y cenamos a las seis, hora en que me fui al vapor para tirar una carta. Fui al cine…y a dormir. Buenas noches.

Día 21 de abril (viernes)

Como de costumbre, llegué a bordo a las siete y encontré a la gente con el contramaestre arreglando la cubierta para poder cargar tres carretadas de tablones que tenemos encima del muelle, esperando todo el día un vagón de azufre que nos falta para completar la carga, que no llegó esta mañana.

Día 22 de abril (sábado)

A las siete de la mañana llegué a bordo, tomé café, mandé hacer baldeo, esperando llegue el azufre para terminar la carga y despachar para poder salir a la noche. A las tres cargamos lo que nos faltaba, arreglamos la cubertada y preparamos para salir.

Día 23 de abril (domingo)

SALIDA DE BARCELONA PARA MAHÓN

Me levanté a las tres de la mañana para ver el tiempo y fui a bordo del “S. Antonio” para hablar con el patrón, que también está de salida. Tomamos café y fuimos a la playa a ver el tiempo y hablamos con algunos pescadores para saber su opinión, creyendo que no es mal tiempo, pero opinan que el viento será de fuera. Regresamos a bordo a las cinco, mandando alargar cabos. Yo mandé izar el bote y avante el motor, hasta las seis que rebasamos la punta del muelle con el viento al terral. A las siete mandé envergar la redonda e izar y así fue calmando hasta las diez que rondó (roló) de proa y arriamos la redonda. A las diez volvimos a izar la redonda, con viento fresco del S.O. toda la tarde. Así todo el día que arriamos la redonda y fue el viento calmando.

Día 24 de abril (lunes)

CAP DE CAVALLERIA

CAP DE CAVALLERIA

A las dos de la mañana rondó el viento al N.E. fresquito, que nos hacía hacer buen camino y así amaneció el día claro a la vista de la isla de Mallorca por el través de estribor y Menorca por la amura de babor. A las ocho, relevo de guardia con poco viento con tendencia de rolar por la proa. Así hasta las once, que viramos de la vuelta del E., navegando toda la tarde hasta las ocho que “refreneó” el viento O.S.W. A las diez arriamos la redonda, aferramos la mesana y el petifoque, con chubascos de agua y viento. A las once, frente al Cabo Caballería rondó el viento al E., asegurando la mayor para tomar un rizo, siendo imposible aguantar y tuvimos que derribar de la vuelta a cabo Nati, con mucha mar.

Día 25 de abril (martes)

LLEGADA A MAHÓN

Después de estar toda la noche en cubierta, a las cuatro pasamos por Cabo Nati, calmando el viento por momentos, siendo imposible estar a bordo por la mucha mar, ni poder cocinar. A las siete pasamos por el cabo Menorca, a la vista de Ciudadela. A las ocho pasamos por Cabo del Truchs (Artrutx ¿) con viento fresco del N.O. hasta las diez, que nos calmó frente Sta. Galdana. Así hasta las dos que refrescó el viento S.O. izando la redonda hasta las tres y media que la arriamos  a la punta de levante de la isla del Ayre, con rumbo a la boca del Puerto, frente a la cala mandé avante el motor porque el viento escaseaba, entrando costeando la costa sur del puerto. Frente al Moll d’en Pons arriamos los foques y siguiendo para adentro, hasta fondear frente la consigna y amarrando el barco costado a tierra. Me  lavé, vestí, cené y fui a Villa Carlos a ver a mi querido padre y demás familia, regresando a bordo a las nueve. Buenas noches.

Día 26 de abril (miércoles)

Amaneció el día claro. Me levanté a las cinco y a las seis llamé a la gente. Tomamos café y dimos principio a la descarga, trabajando todo el día hasta las seis de la tarde, que cenamos y cada cual se fue a su casa. Yo fui a Villa Carlos y regresé a las nueve a bordo y me retiré a descansar. Buenas noches.

Día 27 de abril (jueves)

Me levanté a las cinco de la mañana, encendí fuego,  tomé café y a las seis llamé a la gente y dimos principio a la descarga, trabajando hasta las seis de la tarde. Me lavé, me arreglé y fui a Villa Carlos, como de costumbre, a ver a mi padre, regresando a las nueve y me retiré a descansar.

Día 28 de abril (viernes)

Amaneció nublado, con tendencia a llover. A esta hora, las cinco y media, sale el “Júpiter“. Viene la gente y tomamos café y a las seis damos principio a la descarga, que terminamos a las ocho, almorzamos y después de la hora de descanso, nos dedicamos al baldeo y a limpiar el costado, hasta las tres de la tarde, cargando unos bocoyes vacíos para llenar de agua para lastre. Cenamos y a las seis fui a Villa Carlos y regresé a las ocho y media, retirándome a descansar. Buenas noches.

VIAJE Nº 4

Día 29 de abril (sábado)

Amaneció el día chubascoso y lloviendo. A las seis llamé a la gente, tomamos caffé y dimos principio a llenar bocoyes para lastre. Así, con grandes dificultades, lloviznando todo el día hasta las cinco que cenamos y aseguramos el barco para mañana que es domingo. Fuimos a buscar el mastelero y no pudimos tirarlo arriba por causa del tiempo.

Día 30 de abril (domingo)

Amaneció el día claro y hermoso. Me levanto a las seis, tomo caffé y hago un poco de baldeo. Me visto y salgo para pasar el día a Villa Carlos, de donde regresé a las nueve.

Día 1 de mayo (lunes)

BOCOYES PARA CARGAR EN LOS MUELLES

BOCOYES PARA CARGAR EN LOS MUELLES

Hoy, por ser el día de la fiesta obrera, me levanté a las seis, tomamos café y dimos principio a tirar el mastelero arriba, trabajo que duró hasta las ocho. Almorzamos y después “arridamos” hasta tenerlo listo, que terminamos a las doce, que comimos y dejamos de trabajar, por ser el día 1 de Mayo. Yo quedé a bordo, arreglando mis cosas hasta las cinco que fui a Villa Carlos, que regresé a las nueve.

Día 2 de mayo (martes)

Amaneció el día nublado y lloviendo, aclarando a las ocho de la mañana, con viento fresco del N.O.. Después de almorzar dimos principio a cargar barriles vacíos y llenar para lastre. Así todo el día, recibiendo algunos cascos vacíos hasta las cinco. A las seis cenamos y salí para Villa Carlos, de donde regresé a las ocho y media, retirándome a descansar. Buenas noches.

Día 3 de mayo (miércoles)

Amaneció nublado, con tendencia a llover, con viento N.E. A primera hora terminamos de cargar lo poco que quedaba, pasamos drizas y escotas, todo listo para salir. Pasamos todo el día mirando el cielo. Comimos a las doce, cenamos a las seis y di orden a la gente para que viniera a buena hora, para poder salir.

Día 4 de mayo (jueves)

SALIDA DE MAHÓN

Me levanté a las dos de la mañana para ver el tiempo y esperar a que viniera la gente, que vino a las cuatro y media. Mandé alargar cabos y levar ancla. Una vez arriba, mandé avante el motor y tirar el bote dentro y alargar  velas hasta fuera de la punta de la Mola, que mandé parar con poco viento del terral, que nos acompañó hasta frente la isla de’n Colom, que nos quedó calma hasta las tres, que refrescó un poco al N.E., que nos “conchaba” en tierra, que fue preciso dar motor para poder remontar cabo Favaritx como media hora y le pudimos dar la redonda hasta frente Fornells y poderla arriar a las seis por haber calmado y rondando de proa. Y así toda la noche.

Día 5 de mayo (viernes)

Seguimos encalmados. A las tres y media nos pasó el vapor “Rey Jaime II“, correo de Barcelona y amanece el día claro y calma de viento, sin gobernar, a la vista de Menorca. Hasta las cuatro de la tarde calmando el viento toda la noche, con maniobras de iza y arría velas por ser muy variable.

Día 6 de mayo (sábado)

A las seis de la mañana nos pasó un vapor por la proa con rumbo S.O.. A esta hora rondó el viento al terral, teniendo que arriar la redonda y virar de la vuelta O., con poco viento. Así amaneció el día, encapotado, con tendencia a llover y a la vista de la costa, sin poder ser reconocida, con todo el aparejo largo, así todo el día con calma. A las seis de la tarde reconocimos a Montseny que demoraba N 20º O y Montserrat a los 50º, siguiendo la vuelta tierra.

Día 7 de Mayo (domingo)

A las dos de la mañana viramos de la vuelta O. por llamar el viento al N. y amaneció el día claro a la vista de Montjuich, con poco viento, viéndose algunos vapores y barcos de vela. Así hasta las diez que rondó el viento a la “virazón”. A las once izamos la redonda y arriamos el foque volante de la vuelta de tierra con poco viento. Se ven salir de Barcelona nueve barcos de vela y cinco vapores, con diferentes rumbos. A la una arriamos  la escandalosa, a las dos la redonda y mandé preparar el bote, las anclas  y cabos, todo listo para nuestra atracada, amarrando al lado del “Júpiter“. ….Hasta mañana.

Día 8 de mayo (lunes)

Me levanté a las seis, llegué a bordo y mande preparar para descargar y vaciar los bocoyes y barriles llenos de agua. A las nueve me presenté a la Agencia para entregar documentos y tomar órdenes. Pasamos todo el día vaciando bocoyes, hasta las seis que cenamos y a descansar. Hasta mañana.

Día 9 de mayo (martes)

Amaneció el día claro y caluroso. Llegué a bordo a las ocho, di mis órdenes y salí  a recorrer las casas para cargar, pasando todo el día descargando vacío, hasta terminar. A las seis cenamos y buenas noches.

Día 10 de mayo (miércoles)

Me levanté a las seis, llegué a bordo, tomé caffé y fui a la Agencia a tomar órdenes y a visitar varias casas, quedando conforme con las notas que recibí. Algunas de ellas ya estaban cargadas en el “Júpiter“, que estuve disgustado con tal noticia. Llegué a bordo a las seis, cenamos y hasta mañana.

Día 11 de mayo (jueves)

Amaneció el día claro y caluroso. Llegué a bordo a las siete y encontré que estaban “enmendando” el barco para dar sitio al “Júpiter“, que tenía que cargar. Pasamos todo el día rascando y pintando los palos.

TÍTULO DE TRABAJO EN EL LAZARETO SUCIO DE MAHÓN

TÍTULO DE GUARDA FIJO DE TUDURÍ  EN EL LAZARETO SUCIO DE MAHÓN

Día 12 de mayo (viernes)

Hoy, como dormí a bordo, me levanto a las cinco de la mañana, amaneciendo el día encapotado, con tendencia a llover. Todo el día lo pasamos rascando y pintando.

Día 13 de mayo (sábado)

Seguimos con la misma faena hasta las doce, por ser sábado porque yo tengo la costumbre de terminar el trabajo a las doce. Semana inglesa. Y hasta mañana.

Día 14 de mayo (domingo)

Amaneció el día encapotado. Me levanté a las cinco y me puse a lavar la ropa de trabajar. A las seis tomé caffé y, como es domingo, la gente se levanta cuando quiere. A las ocho se retira el motorista y almorzamos. Yo pasé todo el día a bordo. La ropa que tenía seca la recogí y a la cuatro salí a tierra, hasta las ocho que me retiré.

Día 15 de mayo (lunes)

Como había dormido a bordo me levanté a las cinco. Di una vuelta por el muelle, tomé caffé a las seis y a las nueve, después de almorzar, fui a la agencia a tomar órdenes. A las once ya llovía, hora a la que nos bajaron siete sacos de azúcar, y así lloviendo todo el día. A las seis cenamos y nos retiramos a descansar. Buenas noches.

Día 16 de mayo (martes)

Amaneció el día nublado, aclarando a las nueve de la mañana, hora en que bajan algunos carros cargados y trabajamos todo el día, aunque muy despacio, terminando a las cinco. A las seis cenamos, y hasta mañana.

Día 17 de mayo (miércoles)

Amaneció el día claro y espléndido. A las seis tomamos café, esperando que bajen carga. A las nueve fui a la Agencia a tomar órdenes. A las doce comimos y recibí carta de los Sres. Armadores, dándome noticias que tengo que cargar una partida de madera. Y hasta mañana.

Día 18 de mayo (jueves)

Amaneció el día nublado y lloviznando. A las seis tomo café y espero a que bajen carga para seguir cargando y, por fin, bajaron el cemento a las dos de la tarde, y recibí la visita de mi sobrina Eulalia, que cenó con nosotros a bordo y se empeñó a (en) que la acompañara al teatro, pasando un rato bueno.

Día 19 de mayo (viernes)

Por haberme retirado tarde la noche anterior, me levanto a las seis, tomo café y seguimos cargando todo el día, con ganas de quedar listos, pero no bajaron toda la carga.

Día 20 de mayo (sábado)

Me levanté a las cinco de la mañana y llamé a la gente. A las seis tomamos caffé y metimos mano a cargar toda la madera que quedaba, para arreglar la cubierta, que terminamos a las cuatro. Pasamos drizas y escotas, quitamos fundas y quedamos listos para salir, que esperamos (sea) a la madrugada.

 Día 21 de mayo (domingo)

SALIDA DE BARCELONA

Me levanté a las dos de la mañana para ver el tiempo. Llamé a la gente para preparar para salir y vi que el motorista no había venido y llegó a las tres. Mandé alargar cabos  y avante el motor, alargando velas a las cuatro. Fuera (de) la punta del muelle, mandé parar el motor, con poco viento al terral. A las seis se cerró la neblina, tan densa que no se podía ver la proa. Se oyen pitar los vapores en todas direcciones. A las nueve se despejó un poco, izamos la escandalosa y el foque volante, con poco viento al E. Así todo el día, hasta las ocho, que arriamos el foque volante, pasando la noche tranquila.

Día 22 de mayo (lunes)

Amaneció el día cubierto, con densa neblina y sin viento. Se oyen algunos vapores pitar. A las once despejó el cielo y descubrimos Montseny . A la una descubrimos la costa de Mallorca por la amura de de estribor y así todo el día con poco viento al E.NE. con rumbo al S.E, y anocheció con las mismas condiciones.

Día 23 de mayo (martes)

Amaneció el día claro, mar bonanza y poco viento, apenas para gobernar, a la vista de la costa, con rumbo SE ½ E., en busca del cabo Formentor, que nos demora por SE.. A las ocho descubrimos el Faro, pasando toda la noche con las mismas condiciones.

Día 24 de mayo (miércoles)

Seguimos con poco viento de la vuelta de tierra con calma. A las doce del día pudimos remontar el Cabo Formentor, dando vista a las “badías” (bahías) con proa E. SE.. A la una descubrimos, por la gata de babor, la Isla de Menorca. A esta hora, hace 82 horas que salimos de Barcelona, y no se ha tocado ninguna vela, ni siquiera escotas, hasta las nueve de la noche, que tuvimos que arriar la escandalosa por calma frente Cabo “Ferruchs”, a la vista de los faros Formentor, Pollensa, Alcúdia, Cabo Pera y Nati.

OTRO TÍTULO PREVIO AL DE PATRÓN

TÍTULO DE MARINERO DE FALÚAS EN EL LAZARETO SUCIO DE MAHÓN DE TUDURÍ

Día 25 de mayo (jueves)

Después de pasar toda la noche con calma, amaneció el día con las mismas condiciones, frente a las bahías de Alcudia y Pollensa. A las ocho descubrimos el faro Cabo del “Truch” (d’Artrutx) y pasamos la noche sin gobernar. Hoy por una mala faena del motorista, que rompió la llave de la bomba del motor, tuve que disgustarme al ver que manaba un chorro de agua y pensé con las mercancías que había en la bodega, valor de muchos miles de duros que podían averiarse y, al hacerle esta observación, me contestó con una insolencia, que tuve la prudencia de no contestar.

Día 26 de mayo (viernes)

Amaneció el día claro y bonancible. Frente Cabo “Truch” (d’Artrutx) con poco viento al N.O. A las cuatro izamos la redonda, a las doce frente a Cabo Peñas y a las cinco frente Cabo Font, que nos calmó el viento y roló el viento al S.E. y tuvimos que hacer avante el motor para poder entrar a puerto, donde llegamos a las nueve y media y después de fondeado y amarrado, se fue la gente a ver a sus familias. Yo, como siempre, me quedé a bordo. (138 horas)

Día 27 de mayo (sábado)

Como me quedé a bordo, me levanté a las cinco, esperando a la gente, que viene a las seis. Tomamos caffé y se prepara para descargar, trabajando todo el día hasta las cinco, que terminamos. Se baldeó el barco, cenamos y cada cual se fue a su casa. Yo fui a Villa Carlos a ver a mi padre y familia y regresé a las nueve, lavé un poco de ropa y me retiré a descansar. Buenas noches.

Día 28 de mayo (domingo)

Amaneció el día nubloso con neblina. Me levanté a las cinco y vi que el “Júpiter” levaba anclas para salir. Yo, a esta hora, encendí el fogón, tomé caffé y me puse a lavar un poco de ropa sucia que tenía. A las ocho almorcé y me preparé para ir a Villa Carlos, donde comí y cené, regresando a bordo a las ocho y media.

Día 29 de mayo (lunes)

Amaneció el día con neblina. A las seis principiamos la descarga, trabajando todo el día, hasta las seis de la tarde.

Día 30 de mayo (martes)

Como de costumbre, me levanto a las cinco, voy al vapor “Mahón” y tomo caffé. A las seis llamo a la gente y damos principio a la descarga después de tomar caffé y, porque no estaba listo, reprendí al cocinero y me contestó mal y lo desembarqué al final de la descarga. A las cuatro de la tarde, me lavé, me vestí y fui a Villa Carlos a ver a mi padre y regresé a las nueve. Buenas noches.

Día 31 de mayo (miércoles)

Amaneció el día nublado con viento E. Nosotros cargando para poder quedar listos. Hoy tengo que trabajar por tener al nostramo enfermo, hasta las seis. Cené y fui a Villa Carlos, que regresé a las nueve.

*

EL 1º DE JUNIO SE ABRE NUEVO CUADERNO

EL 1º DE JUNIO SE ABRE NUEVO CUADERNO

MES DE JUNIO DE 1.922

Día 1 de junio (jueves)

Amaneció el día bueno, con viento al E. Nosotros cargando para poder quedar listos para salir después de comer. A las seis de la tarde doy orden a la gente para que regresen a bordo a buena hora.

Día 2 de junio (viernes)

SALIDA DE MAHÓN

Me levanté a las dos de la mañana, esperando que venga la gente para salir. El último regresó a las cuatro, alargamos cabos, viramos ancla y, una vez suspendida, mandé avante el motor y con muchos trabajos pudimos salir, por la mucha mar que había  a la boca del puerto. Remontamos las boyas y alargando velas, mandé parar el motor frente a la Punta Prima. Así, en popa con poco viento, pasamos todo el día. A las dos rebasamos el Cabo del “Truchs” (d’Artrutx) a las tres frente Ciudadela, que braceando la redonda, rompimos la verga, que nos dio dos horas de trabajo para ponerle unas “pimelcas” y después de lista, la izamos con un rizo, llevándola hasta la doce de la noche, que la aferramos, bajo un chubasco.

Dia 3 de junio (sábado)

LLEGADA A BARCELONA

Después de viento fresco toda la noche, amaneció el día nublado, con viento al N.E.. A las siete descubrimos la tierra por la proa, sin poderla reconocer, con vapores a la vista y dos bribarcas (brickbarcas) grandes de vuelta y vuelta. Nosotros a todo aprovechar vuelta a tierra. A las doce descubrimos Montjuich por la amura de estribor, escaseando el viento. A las tres le dimos al motor por ver imposible nuestra entrada por tener la corriente de proa y a las siete amarramos en el muelle de España. Después de listos salté a tierra a poner un telegrama a los Sres. Armadores anunciando nuestra llegada, regresando a bordo a las nueve. Buenas noches.

Día 4 de junio (domingo)

Me levanté a las cinco de la mañana, llamé a la gente, se hizo baldeo y estuve a bordo hasta las tres, hora a la que me vinieron  buscar. Fui al cine y a dormir. Hasta mañana.

Día 5 de junio (lunes)

Como dormí fuera, regresé a bordo a las seis, tomé caffé y preparamos para descargar, pero no se hizo nada en todo el día, por ser día de fiesta. Yo comí fuera.

Día 6 de junio (martes)

Llegué a bordo a las seis, tomé caffé y llamé a la gente para trabajar. Como tengo al contramaestre enfermo de un golpe que recibió en una pierna, yo tengo que encargarme de todo. Así todo el día, descargamos una partida de sacos de corteza.

Día 7 de junio (miércoles)

Hoy, como lo días anteriores, seguimos descargando. El contramaestre sigue mejor de la pierna, gracias a un ungüento que tengo, que me mandaron los muchachos de New York, que es muy bueno.

 Día 8 de junio (jueves)

Amaneció el día claro y caluroso. A las seis damos comienzo a vaciar bocoyes llenos de agua, para poder terminar la descarga. A mi me toca trabajar mucho por tener el contramaestre enfermo.

Día 9 de junio (viernes)

Amaneció el día lluvioso y con mucho calor, esperando llegue el vapor, para ver si trae buenas noticias para poder cargar, pero resulta que hoy tampoco me escriben y estoy desesperado.

Día 10 de junio (sábado)

Como me quedé en tierra, regresé a bordo a las cinco y media, encontrando a todos durmiendo. Tomé café y llamé a la gente. A las ocho almorzamos y pasamos todo el día para descargar.

DETALLES

DETALLES

Día 11 de junio (domingo)

Como duermo en tierra, regresé a bordo a las diez y me quedé todo el día, hasta las ocho de la noche,…..

Día 12 de junio (lunes)

Amaneció el día claro y caluroso. Llegué a bordo a las cinco, llamé a la gente, tomamos caffé, se hizo baldeo y preparamos la bodega para recibir carga, pero pasamos todo el día sin cargar…..

Día 13 de junio (martes)

Regresé a bordo a las cinco y media, tomé un buen caffé con leche, porque estaba algo débil de no haber dormido en toda la noche, por tonterías. Durante el día cargamos algunas mercancías. …

Día 14 de junio (miércoles)

Amaneció el día nublado con tendencias a llover. Llegué a bordo a las cinco, tomé caffé, llamé a la gente y se hizo baldeo. A las ocho almorzamos y damos principio a cargar todo el día, poco a poco, hasta las cuatro de la tarde, que “inprincipió” a llover.

Día 15 de junio (jueves)

Como dormí a bordo, me levanté a las cinco, que todavía llovía. Tomé caffé, arreglé la maniobra que estaba tirante de la lluvia y, como era fiesta, no llamé a la gente hasta las siete, que el tiempo aclaró, marcando el barómetro una subida de tres líneas. Así pasó todo el día, que lo pasé fuera, algo disgustado sin motivo, hasta las ocho de la noche, que regresé a bordo.

Día 16 de junio (viernes)

Amaneció el día lloviendo, tomamos caffé a las seis, esperando que aclare el tiempo para poder cargar. Así pasó el día, con mucho viento y cerrazón del E., hasta las cinco de la tarde que aclaró el tiempo.

Día 17 de junio (sábado)

Por quedarme a bordo me levanto a las cinco de la mañana, me lavo unos pañuelos y cuellos que tengo sucios, tomo caffé, llamo a la gente, hacemos baldeo y a las ocho, almorzamos.. Yo salgo para la Sagrera para visitar una fábrica de jabón que tienen que embarcar género. Todo el día ocupado cargando, aunque sea poco, hasta las seis que cenamos. Yo salí a tierra y me retiré a las nueve. Buenas noches.

Día 18 de junio (domingo)

Hoy, como es fiesta, la gente se levanta cuando quiere. Almorzamos, la gente sale a paseo y yo me quedo todo el día a bordo,….

Día 19 de junio (lunes)

Amaneció el día claro, con calor propio del tiempo. Como dormí a (en) tierra, regresé a bordo a las cinco y media, tomé caffé, llamé a la gente, preparando para recibir el resto de la carga que nos falta, no pudiendo terminar por causa de que no la bajaron.

Día 20 de junio (martes)

Como dormí a bordo, me levanté a las cinco, tomé café, llamé a la gente y preparé para cargar el resto de carga que nos faltaba, quitamos fundas, pasamos drizas y escotas, quedando listos a las cuatro de la tarde. Fui a tierra en busca de los papeles y regresé a las seis. Cenamos y me acosté a las ocho.

Día 21 de junio (miércoles)

SALIDA DE BARCELONA

Como dormí a bordo y teníamos que salir, me levanté a la una para ver el tiempo y poder salir y me encontré que el motorista no había venido. Regresó a las tres y media y, al momento, mandé alargar cabos, izar el bote, mandar avante el motor a las cuatro hasta las cinco y media, que paramos fuera del muelle, quedando en calma hasta las nueve que refrescó un poco el viento al O. SO. Izamos la escandalosa y foque volante, siguiendo todo el día con un camino de cuatro millas. A las ocho nos pasó un vapor por la popa, con rumbo N.O.

Día 22 de junio (jueves)

Amaneció el día con el horizonte cargado, con poco viento. Rondó el viento a las cuatro e izamos la redonda. Todo el día con poco camino, a esta hora descubrimos por la proa la Isla de Menorca. A las nueve de la noche descubrimos la farola de Nati y Cabo Caballería.

TÍTULO DE

TÍTULO DE MARINERO-CELADOR DE BAHÍA Y MOZO EN EL LAZARETO DE TUDURÍ

Día 23 de junio (viernes)

LLEGADA A MAHÓN

Como en días anteriores, amaneció claro y con poco viento. A las seis de la mañana nos pasó por estribor el correo de Barcelona, estando nosotros en calma todo el día, con rachas de viento de todos los cuadrantes. A las cuatro de la tarde rendimos bordada sotavento Cabo Favaritx, teniendo que hacer avante el motor para poder remontar. A la vista del “Júpiter” que va a Barcelona. A las ocho fondeamos en Cala Font para pasar la noche.

Día 24 de junio (sábado)

Como teníamos que descargar en La Mola, me levanté a las tres, llamé a la gente para tomar caffé, alargamos cabos, viramos ancla y nos pusimos en marcha con el motor hasta llegar a la Mola. Nos atracamos y a las siete dimos principio a la descarga de 189 tablones, terminando a las once, con ayuda de de seis trabajadores de la obra. Listos y entregados los tablones, maniobramos para entrar, con la ayuda del motor que, por cierto, está en malas condiciones, llegando a las doce. Fondeamos frente del Estanco, amarramos, comimos y la gente se lavó y cada cual se fue a ver a su familia. Yo me quedé a bordo hasta las seis y después escribí a Barcelona, fui a Villa Carlos a ver a mi padre y demás familia, regresando a las nueve. Llevé dos plantas a D. Paco, para sus hijas, regresando a bordo y me retiré a descansar. Buenas noches.

Día 25 de junio (domingo)

Amaneció el día claro y caluroso. Hice caffé, lavé un poco de ropa y a las nueve fui a tierra para ir a comer a Villa Carlos, donde pasé el día, regresando a las nueve para ir al teatro, donde pasé hasta las doce, que regresé a bordo para descansar.

Día 26 de junio (lunes)

Me levanté a las cinco, llamé a la gente para trabajar a las seis, dando principio a la descarga, trabajando todo el día hasta las cinco y media de la tarde, (hora en) que arreglamos el barco, se hizo baldeo y cada cual se fue a su casa. Yo fui a Villa Carlos, que regresé a las nueve.

Día 27 de junio (martes)

Amaneció el día caluroso, como el día anterior, trabajando todo el día para poder terminar la descarga, pero no se pudo terminar, con motivo de ser poca gente y tener el motorista ocupado con el motor, que no nos puede ayudar.

Día 28 de junio (miércoles)

Hoy, como los días anteriores, mucho calor. Terminamos la descarga a las ocho y preparamos para cargar bocoyes vacíos, corteza y otros. Después de cenar fui a Villa Carlos, regresando a las nueve, fui al cine Victoria y me retiré a las doce.

Día 29 de junio (jueves)

Amaneció el día nublado, con mucho calor. En el muelle hay mucho movimiento por ser el día de San Pedro. Se limpian las embarcaciones, se ponen los toldos, todo listo para pasear la gente para ver la cucaña. Está el puerto muy animado de ver las embarcaciones de vela y remo que tienen que regatear. Llegó la hora acostumbrada, acudiendo la gente al paseo de S’Hort Nou, donde se habían instalado sillas y tocaba la música y los botes se paseaban a remo y vela, estando muy animado hasta las nueve de la noche.

Día 30 de junio (viernes)

Con viento fresquito del N.E. amaneció el día y tomamos café a las seis. Preparamos para recibir carga y así pasamos el día entretenidos hasta las seis de la tarde que cenamos y cada cual se fue a su casa. Yo fui a Villa Carlos a ver a la familia, que regresé a las ocho y media.

*

SÍGUENOS DESDE

FACEBOOK y TWITTER

Ambas ventanas fueron abiertas con el objeto de informar en el momento en que se produjera cualquier novedad tanto en actualización, como noticia o adición de nueva imagen en este portal de la web.

Regularmente se van insertando imágenes escogidas de entre nuestros colaboradores o propias para mantener viva la atención de nuestros amigos. También se insertan los vídeos que se van editando, tanto referentes a la costa como del interesantísimo mundo de los caballos.

*

TEMPORAL DE TRAMONTANA OBSERVADO DESDE LA PUNTA DES SIULET (NA MACARET)

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

*

Toda la información que aparece en esta Guía virtual sobre empresas y entidades, así como las colaboraciones fotográficas o cualquier otro tipo de aportación encaminada a mejorar la información al navegante son completamente gratuitas siendo, por ello, un Portal Náutico público de uso general.

* * *

De la COORDINACIÓN de este Portal:

Alfonso Buenaventura Pons (Es Castell, Menorca, 1947), Patrón de yate y miembro de la Real Liga Naval Española. Ex-directivo del Club Marítimo de Mahón y Juez y Jurado de Regatas.

* Desde el año 2000 fue colaborador semanal del diario “Menorca” en temas marítimos y portuarios, realizando en la actualidad colaboraciones especiales.
* También ha intervenido y colaborado puntualmente en otros temas típicamente menorquines, así como en otras publicaciones, programas de TV y radio.
* Desde septiembre de 1988 hasta diciembre de 2000 dirigió la revista interna de difusión social del Club Marítimo de Mahón, con una aparición de cadencia trimestral.
* El año 1995 publicó una base de datos en dos tomos sobre la historia de los primeros 50 años de la veterana sociedad náutica mahonesa.
* El año 1995, con el soporte de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, publicó una recopilación histórica sobre el Lazareto de Maó bajo el título “El Lazareto de Mahón. Notas históricas”.
* El año 1998 publicó la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca”, de la cual se agotaron sucesivamente dos ediciones.
* El año 1998 publicó la obra “Menorca. Atlas náutico”, que ofrece toda la información necesaria para aquellos que se dedican a navegar por la costa de Menorca.
* El año 2001 publica la guia “La Reserva Marina del Norte de Menorca”, que da a conocer las singularidades de esta particular zona marítima menorquina.
* El año 2002 publica la guía y el plano para el visitante de “La Albufera des Grau” en castellano, catalán, inglés y alemán.
* El año 2003 aparece la obra sobre el caballo, la gallina, la oveja y la vaca menorquines, bajo el título de “Las razas autóctonas de Menorca”.
* El año 2004 lanza un nuevo “Menorca. Atlas náutico”, que incluye una guia para el submarinismo y nuevas informaciones y portulanos del cual se irían agotando sucesivamente dos ediciones.
* En el mes de abril de 2007 aparece la obra “Menorca. Caballos y tradición popular”, con referencia al mundo del caballo y su protagonismo en las fiestas menorquinas, de Sant Joan en Ciutadella, y patronales en el resto de las poblaciones.
* Finalizando ese mismo año publicaba el primer volumen de la serie “Menorca. Illa, mar i homes” (en catalán)
* El año 2008 publica la historia de la agencia de consignaciones marítimas Federico J. Cardona Trémol S.L., bajo el título de “125 años de ilusiones compartidas 1883-2008″.
* El mismo año publica la guía “Ciutadella de Menorca. Las fiestas de Sant Joan”. * El mes de abril aparece la tercera edición de la obra “Menorca. Atlas náutico, totalmente actualizada. * El 2008 publica el 2º volumen de la colección “Menorca. Illa, mar i homes”.
* El 22 de febrero de 2010 inicia un blog en la web bajo el título “Menorca, isla sin par” (bilingüe catalán-castellano) destinado a publicitar la isla de Menorca en todas sus vertientes poniendo un punto y final a su etapa de publicación de libros divulgativos.
* El 18 de enero de 2011 publica la 3ª edición de la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca” notablemente ampliada que, por primera vez, se presenta de forma digitalizada y colgada en la red en forma de blog actualizable bajo el título “Naufragios y pecios de Menorca”.
* El 23 de enero de 2011 inicia la publicación en forma de blog colgado en la red y bajo el título “Puerto de Maó, siglo XX” de todos los artículos (aumentando el número de imágenes antiguas que en su momento no pudieron incluirse en la edición de papel por razones de espacio), que fueron apareciendo durante casi diez años en las páginas del diario insular “Menorca”.
* El 21 de junio de 2011 abre un nuevo blog con el título “La cuina de vorera” (La cocina de ribera), también bilingüe catalán-castellano, destinado a recoger todas las recetas recogidas de pescadores y gentes de todos los ambientes durante la etapa de entrevistas efectuadas en sus diferentes publicaciones a fin de ponerlas a disposición del gran público.
* El 4 de agosto de 2011 inicia un blog fotográfico bajo el título “Menorca a través de tus ojos”.
* El 18 de marzo de 2012 cuelga en la red la 4ª edición de su derrotero “Menorca. Atlas náutico”. Notablemente ampliado en cuanto a contenido, imágenes y digitalizado, será actualizable por suscripción gratuita para el navegante interesado y la idea es convertirlo en la guía náutica total de la isla de Menorca.
* La importancia que va adquiriendo el portal “Menorca Atlas Náutico” obligará a ir cerrando paulatinamente los blogs “Menorca, isla sin par”, “Menorca a través de tus ojos”, “La cuina de vorera” y otros proyectos. Sus contenidos se irán incorporando al nuevo portal o quedarán en archivo pendientes de una futura ubicación.
* En abril de 2012 cuelga en la red el contenido de la obra “El Lazareto de Mahón” notablemente ampliado.
* A finales de 2012 se abren las páginas en Facebook de “Menorca Atlas Náutico”, “Naufragios y pecios de Menorca”, “Puerto de Maó, Siglo XX” y “Lazareto de Mahón”, y en Tweeter, “Menorca Atlas Náutico”.
* 2014 supondrá el año de la reconversión: “Menorca Atlas Náutico” aglutina a “Naufragios y Pecios de Menorca” y “Puerto de Maó, Siglo XX”, quien a su vez ha hecho lo mismo con “Lazareto de Mahón”, aunque conservando todas sus estructuras originales y dejando tan sólo una única página -tanto en Facebook como en Tweeter- que anuncia todas las actualizaciones: “Menorca Atlas Náutico”. La razón: en 28 meses se han rebasado las 67.000 consultas. Al propio tiempo se da paso a la ampliación de colaboradores tanto gráficos como de artículos adquiriendo la guía la categoría de “comunidad“.
* 2015 lo será el de su expansión con una total remodelación de su estructura, con adición de nuevos bloques y secciones una vez superadas las 120.000 consultas.

* El 22 de abril de 2016, rebasadas ya las 175.000 consultas, tanto el PORTAL como la TOTALIDAD DE PUBLICACIONES del autor, ALFONSO BUENAVENTURA PONS, son cedidas por el mismo a todos los efectos a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO.

* * *

De la TITULARIDAD de este Portal: 

Desde el 22 de abril de 2016, tanto este PORTAL NÁUTICO como las diferentes obras publicadas por el mismo autor, amén de otra serie de documentos históricos e imágenes debidamente relacionados, fueron donados así como cedidos sus derechos de explotación a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO, siendo desde entonces esta entidad la única titular y gestora de los mismos.

LA ISLA DEL AIRE OBSERVADA DESDE PUNTA PRIMA (Imagen de RAQUEL ARIÑO)

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Imagen de A. BUENAVENTURA FLORIT

Anuncios