José Tudurí Pablo (2)

*

MENORQUINES DE MAR

*

José Tudurí Pablo, “Tutet” (II)

(Patrón de Cabotaje)

*

Segunda entrega del Cuaderno de Navegación personal manuscrito de José Tudurí, “en Tutet”, en donde narra sus aventuras y desventuras en el quehacer diario de un patrón de pailebots en una época difícil para todo y para todos.

Los problemas se suceden a diario, tanto en conseguir y manipular las cargas, escasas y disputadas, como con la falta de profesionalidad de algunos miembros de su tripulación aunque, quizás, lo que llame más la atención, sean los interminables viajes para cruzar nuestro Mediterráneo entre los puertos de Maó y Barcelona, tan castigado en esta zona por los temporales en muchos de ellos, como fastidiados por las tediosas encalmadas en tantos otros. Viajes que pueden sumar varias decenas de horas, hasta rebasar incluso el centenar, viéndose obligados los abnegados miembros de la tripulación a estar subiendo y bajando aparejos, cambiando velas, poniendo y quitando rizos… Caso curioso: en una de tantas encalmadas, el patrón de otro barco, incluso llegará a arriar su bote auxiliar para aproximarse al “Anita” para preguntar a “Tutet” dónde diablos se encuentran…

Se ofrece esta segunda entrega, que tendrá continuación en otras más.

AÑO DE 1922

MES DE JULIO

EL 1º DE JUNIO SE ABRE NUEVO CUADERNO

DESDE EL 1º DE JUNIO UTILIZA UN SEGUNDO CUADERNO

Día 1 de julio (sábado)

Amaneció el día caluroso, esperando todo el día el resto de la carga que, por fin terminamos a las seis y preparamos todo para salir. Yo no estuve a bordo hasta la tarde, con motivo de tener a la pobre María enferma de mucho cuidado, teniendo que velarla toda la noche.

ILLA DE L'AIRE

ILLA DE L’AIRE

Día 2 de julio (domingo)

SALIDA DE MAHÓN

Me levanté a las tres, esperando a la gente que regresara a bordo. A las cuatro largamos cabos, levamos el ancla, izamos el bote y tomamos café. Mandé avante el motor hasta frente de la Mola, que paramos e izamos velas a las seis. A las nueve, frente al Cabo Favaritx, con viento S.O.. A las diez Cabo Pentinat, tomando rumbo directo. A las once rebasamos Cabo Caballería y, así, con viento en popa seguimos toda la noche, con todo aparejo.

Día 3 de julio (lunes)

Amaneció el día claro y caluroso, con poco viento todo el día, apenas poder gobernar, a la vista de la costa de Mallorca.

Día 4 de julio (martes)

LLEGADA A BARCELONA. (65 HORAS)

Como el día anterior, con poco viento, a la vista de Montseny y Montserrat por la proa, gobernando N. 50 O., con un andar de dos millas. Así todo el día, hasta las siete de la tarde que calmó, teniendo que dar motor y entramos a las nueve, amarrando en segunda andana.

Día 5 de julio (miércoles)

Amaneció el día con mucho calor. Me levanté a las cinco y tomé café a bordo del Júpiter. A las siete fui a tomar entrada, a poner un telegrama y  regresé a bordo para almorzar. Me presenté a la Agencia a las nueve, salí a hacer algunas visitas ( …)  hasta la noche que fui a bordo.

Día 6 de julio (jueves)

Como tenía que buscar atraque, me levanté a las cuatro a ver salir al “Júpiter“, que me dejó sitio para atracar. Una vez atracados dimos principio a la descarga, trabajando hasta las cinco y media que vino mi sobrina Eulalia, que cenó con nosotros y se marchó a las ocho. Yo quedé a bordo y a las diez me retiré a descansar.

Día 7 de julio (viernes)

Amaneció el día con mucho calor. Me levanté a las cinco, llamé a la gente para dar principio a terminar la descarga. Ya tarde cenamos algo.

Día 8 de julio (sábado)

Como en días anteriores, me levanté a las cinco. Tomé café, a las ocho almorzamos y después fui a la Agencia a tomar órdenes y cargamos alguna cosa. Después de cenar fui a tierra.

Días 9 y 10 de julio (domingo y lunes)

Los pasé fuera (…). El lunes amaneció el día caluroso y nublado. Llegué a bordo a las seis y el motorista no había regresado desde el sábado por la noche, que salió  a bordo.

Día 11 de julio (martes)

Amaneció el día nublado y caluroso. Hoy apareció el maquinista, tranquilo y alegre.

Día 12 de julio (miércoles)

Hoy amanece el día lloviendo. A las siete nos trajeron 150 sacos de salvado, que tuvimos que cargar con agua.

Día 13 de julio (jueves)

Esperando un resto de carga que nos faltaba, pasamos todo el día y no cargamos nada, haciendo (enviando) un telegrama urgente para que me contesten y no tengo contestación a lo que pido, ni tengo noticias de mi casa, teniendo a mi esposa muy grave y no se nada.

Día 14 de julio (viernes)

Con ansia espero llegue el vapor, para ver si tengo alguna orden de carga, porque no puedo despachar porque no tengo el completo, así es que no sé lo que tengo que hacer.

Día 15 de julio (sábado)

Hoy, como ayer, estoy desesperado de ver que no tengo ninguna noticia, suspendiendo la orden de despachar porque me faltan diez toneladas de carga y no puedo salir sin ella, porque pierdo un ingreso de 45 a 50 duros y con dos días de espera tengo 50 pesetas de gastos, y por este motivo estoy a (en) Barcelona sin salir.

Día 16 de julio (domingo)

Me levanto a las cinco para lavar mi ropa de la semana. A esta hora entra el “Júpiter (lo) que me causó mucho disgusto por encontrarnos los dos en Barcelona, sabiendo que tenemos que ir combinados y estar uno en Mahón y el otro en Barcelona, pero yo no puedo, (por) a motivo que no hay interés propio para el barco. Ahora mismo, desde el miércoles que me faltan diez toneladas no he podido recogerlas y a su llegada el “Júpiter” ya tiene más de cincuenta ¿Quién tiene la culpa, el poco interés?.

Día 17 de julio (lunes)

Amaneció el día nublado, con viento al E. Me levanto a las cinco, tomo café y llamo a la gente. A las ocho almorzamos y fui a la Agencia a ver las noticias que tienen, sin que resulta nada de bueno.

Día 18 de julio (martes)

Como en días anteriores, me levanto a las cinco y tomo café. A las ocho almorzamos y fui a la Agencia a tomar órdenes y, en vista de que no hay nada, mandé despachar el barco. Fui a bordo y mandé arreglar la cubertada, que quedamos listos a las doce para salir y como el tiempo está borrascoso, con relámpagos y truenos, suspendemos la salida hasta ver como para la cosa.

Día 19 de julio (miércoles)

La noche anterior la pasé en vela, mirando el tiempo y amaneció de la misma manera, esperando que llegue el vapor para preguntar que tiempo han encontrado. Resultado de la pregunta: chubascoso y calma sin viento establecido. No conforme con eso, voy a la playa de la Barceloneta para oír de boca de los pescadores viejos, que me decían del tiempo que chubascoso y calma variable, como señala el barómetro, y decido no salir hasta que aclare el viento.

Día 20 de julio (jueves)

SALIDA DE BARCELONA

Como estoy de salida, me levanto a la una para ver el tiempo y espero el regreso del maquinista para poder salir. A las cuatro mando alargar cabos, izar el bote, hacer avante el motor, izar las velas y, una vez fuera del muelle, mandé a parar, con poco viento y mar gruesa de la vuelta del S., hasta las doce que viramos con el mismo viento E.S.E., rondando poco a poco hasta las tres que íbamos a rumbo e izamos el foque volante. Así, con poco viento, pasamos todo el día y la noche. A las nueve nos pasa el vapor “Mahón” por el costado de estribor.

Día 21 de julio (viernes)

Amaneció el día claro, con poco viento. A las cuatro izamos la redonda, que tuvimos que arriar a las siete, por rondar el viento de proa. A las nueve descubrimos la costa de Mallorca, aunque muy cargada que no pudimos reconocer. Así pasamos todo el día, con viento de proa, sin poder adelantar nada, de vuelta y vuelta.

Día 22 de julio (sábado)

Amaneció el día con calma. A las ocho de la mañana se declaró la ventolina al E.S.E., y así todo el día con proa al S. la costa cubierta que no se puede reconocer nada. Vino la noche con las mismas condiciones. A las diez viramos de la vuelta E., con poco viento.

Día 23 de julio (domingo)

A la una de la mañana nos pasó el vapor “Balear“, correo de Mahón con escala en Alcudia y, al poco rato, descubrimos la farola del Cabo Formentor por la amura de estribor, amaneciendo el día con chubascos y lluvioso sin viento. A las diez se declaró la brisa al O., izando la redonda, la escandalosa y foque volante, con poco camino. A las once, con la tierra cargada, descubrimos el cabo Formentor y, refrescando el viento, pudimos descubrir Menorca a las dos de la tarde y a las cinco, frente Ciudadela, nos calmó el viento, permaneciendo toda la noche con calma.

EL VAPOR "BALEAR"

EL VAPOR “BALEAR”

Día 24 de julio (lunes)

Amaneció el día con las mismas condiciones, que tuvimos que dar motor para remontar el Cabo “del Truchs”, que tuvimos ocasión de poder pescar hasta las diez que corrimos con la corriente hasta Santa Galdana, que nos entró el N.E. rondando hasta el E., que escaseó mucho, pasando todo el día y toda la noche sin poder remontar la Isla del Ayre.

Día 25 de julio (martes)

LLEGADA A MAHÓN. (123 HORAS)

Con muchos esfuerzos de la noche anterior, sin poder dormir, entramos a las siete de la mañana y, una vez fondeados y amarrados frente a la consigna, se presentó a bordo un Concejal del Ayuntamiento de Villa Carlos reclamando una caja de fuegos artificiales que había a bordo, para la fiesta de San Jaime y, una vez me mandaron el permiso de la Aduana, la descargamos. Toda la gente, después de esta operación, se lavó y arregló para ir a sus casas. Yo también fui a ver a mi pobre padre y a María, y estuve de regresó a las diez a bordo.

Día 26 de julio (miércoles)

Amaneció el día bueno. No se descargó por no presentarse la gente. Yo estuve a bordo hasta las doce, que fui a Villa Carlos a comer en casa de mi hermana, que es el día de su santo. Estuve toda la tarde en Cala Fons, viendo la fiesta que fue muy buena, regatas de embarcaciones de vela y remo, foot bool en el mar (¿), corrida de patos y cucaña y mucha concurrencia de público, regresando a bordo a las nueve.

Día 27 de julio (jueves)

A las seis de la mañana dimos principio a la descarga, trabajando todo el día. A las diez vino D. Paco y después de estar un buen rato a bordo, me pidió la nota de gastos y, hablando de las necesidades del barco, me dijo que no podía continuar así y que pensaba amarrar, porque no ganaba nada. Esto me causó un gran disgusto al pensar que tengo a María enferma y que he tenido muchos gastos y me encuentro sin dinero y sin trabajo. ¿Qué haré yo ahora, a mi edad, suicidarme o pedir limosna?. Estoy desesperado, veremos lo que dispon… confío en Dios.

Día 28 de julio (viernes)

Seguimos descargando, con mucha calma, a motivo que hay rumores de amarrar el barco, y la gente está muy disgustada. Como quiera que no se puede hacer nada respecto a cobrar más dinero del señalado por la contrata, terminamos la descarga a las cinco de la tarde y nos dieron orden de ir a cobrar. Una vez en la Agencia, D. Paco nos participó la imposibilidad de poder continuar que el barco navegue, pensando amarrar. A mi me disgustó mucho por lo que antes he referido de tener a María enferma y haber tenido muchos gastos. Por fin se resolvió la cosa para preparar el viaje y desembarcar el “Choffer”, quedando los de a bordo contentos y satisfechos.

Día 29 de julio (sábado)

Amaneció el día bueno y fresco, con viento al N.E..Me levanté a las cinco y arreglé mis libretas de gastos del viaje, dí orden a la gente para baldear y limpiar el costado, que pasaron todo el día. A las seis de la mañana entra el “Júpiter“, con tres días de travesía. Escribí a Barcelona.

Día 30 de julio (domingo)

Amaneció el día claro y bueno. Me levanto a las cinco y después de tomar café, voy con el bote y la pintura y repaso el costado de babor. A las ocho almuerzo y después me entretengo en repasar papeles y cartas de mi esposa y mis hijos y, leyéndolas no puedo menos que derramar muchas lágrimas recordando los días felices que pasaba a su lado (…)

Día 31 de julio (lunes)

Amaneció nublado, con tendencias a llover. Me levanto a las cinco, por no poder dormir de pensar en lo que me pasa. Tomo café, llamo a la gente y damos principio a cargar bocoyes vacíos para llenar de agua, así todo el día. Estuvieron los amos a bordo, dando prisa para poder salir. A las cinco terminamos, cenamos y di la orden a la gente para salir mañana.

AGOSTO DE 1.922

Día 1 de agosto (martes)

Amaneció el día claro y caluroso. A las siete de la mañana dimos principio a cargar sacos de corteza, resto de carga que nos falta para terminar y arreglar el motor que es lo más interesante.

Día 2 de agosto (miércoles)

SALIDA DE MAHÓN

Amaneció el día con viento al N.E. Me levanté a las dos para esperar a la gente para poder salir, pero resultó que no pudimos salir a motivo que el motor no funcionaba y estuvimos entretenidos hasta las nueve, que se pudo poner en marcha, con la ayuda del mecánico de la motora del Hospital, hombre entendido. Así es que a las nueve nos pusimos en movimiento, mandé alargar cabos, virar el ancla y, una vez a pique, mandé avante el motor, que pasamos por el N. del Hospital, hasta las diez y media, que mandé parar frente los Illots y así en popa hasta las cuatro que pasamos el Cabo del “Truchs”, costeando hasta frente Ciudadela, que tomamos rumbo directo.

Día 3 de agosto (jueves)

A las cuatro perdimos de vista el Cabo Formentor y refrescó el viento que arriamos la redonda. A las ocho nos pasaron dos vapores por el costado de estribor y, en vista de haber amainado el viento, izamos la escandalosa. Sigue el “choffer” mareado, con buen camino.

Día 4 de agosto (viernes)

LLEGADA A BARCELONA. (61 HORAS)

Amaneció el día con horizontes cargados y con poco viento. A las ocho descubrimos la tierra, sin poderla reconocer. Con poco viento todo el día, hasta las cuatro de la tarde, que descubrimos Montjuich por la proa, calmando el viento a poco hasta las ocho, que dimos el motor para poder entrar, pasando por el costado del vapor “Mahón“, entrando a las diez de la noche, amarrando a segunda andana.

Día 5 de agosto (sábado)

Me levanté a las cinco de la mañana, tomé café y salté a tierra para ver si había sitio en el muelle y esperando el Cabo de matrícula hasta las siete, que fui a tomar entrada y poner el telegrama de llegada.(…) y, por fin, atracamos a la punta del muelle, donde descargamos el vacío, quedando a bordo solamente 130 sacos de corteza.

Día 6 de agosto (domingo)

Como dormí en tierra, vine a bordo a las tres de la tarde, encontrando la noticia de que vino el Cabo de matrícula y nos hizo arriar la bandera (¿) y dijo que mañana lunes me presentara a la Capitanía. No sé el motivo.

Día 7 de agosto (lunes)

Amaneció el día caluroso. Por la mañana nos trasladamos de sitio porque había de atracar un vapor, y durante el día cargamos algunas partidas de cartón y otros. Por la tarde fui a bordo del vapor “Mahón a despedir a (…) que salía para Mahón, con intención de trabajar y poder explotar el negocio de la venta de las gallinas. Regresé a bordo a las seis, cené y me retiré a descansar.

 Día 8 de agosto (martes)

Amaneció el día nublado, con tendencias a llover. A las seis tomamos caffé  y procuré buscar sitio para poder atracar, pero estuvimos todo el día rodando de un sitio para otro.

Día 9 de agosto (miércoles)

Pasamos todo el día sin poder trabajar y teniendo que devolver la carga por no tener sitio en el muelle (¿).

Día 10 de agosto 8 (jueves)

Amaneció el día caluroso. Me levanté a las cuatro de la mañana, llamé a la gente porque teníamos que atracar en un sitio de un barco que se alargaba. Después de atracado fui a buscar un carrito para cargar un poco de madera que nos habían descargado en el muelle, terminando a las ocho, que almorzamos y cargando todo el día hasta las seis. Yo me quedé a bordo, como las noches anteriores. Trabajando “a la tira del tecle” (¿). el maquinista se lastimó una mano, poca experiencia.

Día 11 de agosto (viernes)

Hoy, como los días anteriores, me levanto a las cinco, hago caffé por tener el cocinero enfermo. Llamo a la gente a las seis, tomamos café y continuamos cargando. Hoy escribo a los Sres. Armadores dando cuenta de nuestra carga y que tengan en cuenta que hay huelga de carteros y no se reciben noticias. Así pasamos todo el día.

Día 12 de agosto (sábado)

Amaneció el día caluroso. Me levanté a las cinco, como en días anteriores, tomamos café y nos dedicamos a preparar para recibir 200 sacos de salvado que nos faltan, que embarcamos antes de las doce y por la tarde trincamos cobertada, pasamos drizas y escotas y quedamos listos para salir. A las cuatro de la tarde tuve que presentarme a la Comandancia de Marina para presentar el nombramiento de patrón, para tomar nota de la fecha en que fui examinado, resultado que muchos de los patrones no estaban en condiciones de mandar barco, teniendo que sufrir (ellos) otro examen. A las seis quedamos listos, recogí mis papeles y regresé a bordo para cenar.

Día 13 de agosto (domingo)

SALIDA DE BARCELONA

Como estaba de salida, me levanté tres veces para ver el tiempo y a las tres llamé a la gente. Largamos cabos, mandé avante el motor  a las cuatro y, una vez fuera del muelle, mandé parar a las cinco, con viento fresquito al terral, teniendo por compañero el Pailebot “Menorca”, que también sale para Mahón. Durante todo el día muy poco viento, a la vista de Barcelona, siempre llevamos al “Menorca” a la misma distancia, a pesar de haber izado escandalosa y redonda. Así anocheció a la vista del Faro de Montjuich y las luces del Tibidabo, hasta las doce (de la noche).

Día 14 de agosto (lunes)

Amaneció el día con horizontes cargados y poco viento, que fue refrescando poco a poco, siempre a la vista del “Menorca” por el “anca” de estribor. Así todo el día, con poco camino.

Día 15 de agosto (martes)

Amaneció el día nublado, refrescando el viento al N.E.. A las cuatro arriamos la escandalosa y, siguiendo refrescando el viento, a las ocho, con mal cariz del cielo, arriamos el petifoque y arriamos la mayor y mesana. Con mucha mar y cabeceando fuerte, a las diez descubrimos la isla de Menorca, que recalamos a las dos frente Ciudadela, pasando a la costa S. de Menorca, teniendo que pasar la noche aguantándonos por la mucha mar que había en el paso de la Isla del Ayre.

Día 16 de agosto (miércoles)

LLEGADA A MAHÓN. (85 HORAS)

Como llevo dicho en mi nota anterior, a las cinco de la mañana emprendimos regreso al puerto, que nos costó muchos bordos, por tener la corriente de proa y las malas condiciones del buque, entrando con la ayuda del motor a las tres, y a las cinco fondeamos frente la consigna. Amarramos, cenamos y cada cual se fue a su casa. Yo me fui a Villa Carlos a ver a mi padre y familia. Regresé a las ocho y media (…) y me retiré a descansar.

Día 17 de agosto (jueves)

Amaneció el día caluroso. A las seis tomamos café y dimos principio a la descarga, que duró todo el día, hasta las cinco y media. Hicimos baldeo, cenamos  y cada cual se fue  su casa. Yo a Villa Carlos, que regresé a las nueve y me entrevisté con (…) hasta las diez que regresé a bordo.

Día 18 de agosto (viernes)

Hoy, como ayer, me levanté a las cinco, hice café y dimos principio a descargar, continuando todo hasta las seis de la tarde, que hicimos baldeo, cenamos y cada cual se fue a su casa. Yo no fui a Villa Carlos porque tenía que ver a (…) y salimos a paseo con el bote de a bordo, hasta las diez que regresamos. La acompañé a su casa y regresé a descansar.

Día 19 de agosto (sábado)

Amaneció el día fresquito. Me levanté a las cinco, hice café y limpié la carbonera. Vino la gente, tomamos café y principiamos la descarga que terminamos a las diez y pasamos el día limpiando la bodega y preparando para dar a la banda, hasta las seis que dieron orden para cobrar, pagando 22 días del viaje. Cenamos y cada cual se fue a su casa hasta el lunes. Yo fui a Villa Carlos a ver a mi padre y familia, donde tuve un gran disgusto con mi hermana Anita, por asuntos de familia. Me retiré a las nueve donde encontré a (…) en la parada de los autos, que me esperaba, dimos un paseo y me retiré a bordo a las once. Buenas noches.

Día 20 de agosto (domingo)

Me levanté a las seis, hice mi café, lavé un poco de ropa y, a las nueve, salí de a bordo para reunirme con (…) para pasar un día de campo. Fuimos a comer a San Luís y la tarde la pasamos en San Clemente y a la noche fuimos al cine, hasta las nueve que me retiré a bordo.

Día 21 de agosto (lunes)

Amaneció el día caluroso. A las cinco dimos principio al traslado del barco para dar “a la banda”, trabajando todo el día con limpiar fondos y dar patente.

Día 22 de agosto (martes)

Hoy, como ayer, nos dedicamos a la limpieza del barco, que terminamos a las siete de la tarde. Cenamos y cada cual se fue a su casa. Yo fui a ver a (…) que tiene una casa alquilada en la calle San Lorenzo nº 35, donde cené y permanecí hasta las diez, que regresé a bordo.

Día 23 de agosto (miércoles)

PRINCIPIO DE VIAJE

Amaneció el día lluvioso, con mucho calor. A las seis tomamos café y nos dedicamos a preparar el barco para poder cargar, cargando todo el día, hasta las seis, con bastantes mercancías. Cenamos y la gente fue a ver a la familia. Yo fui a Villa Carlos a ver a mi padre, que hacía tres días que no lo había visto y regresé a las nueve para ver a (…) y a las diez a bordo.

Día 24 de agosto (jueves)

Amaneció el día encapotado. A las seis tomamos café y dimos principio a trabajar, pasando trincas y embarcando vacío y corteza, haciendo una gran cobertada, que terminamos de trincar a las cinco. Y hasta mañana.

Día 25 de agosto (viernes)

Hoy, como ayer, el tiempo nublado  y viento fresco del E. Me levanté a las cinco, tomamos café, hicimos baldeo y limpiamos el costado para pintar, esperando llegue el motorista que viene de Barcelona con una pieza para el motor, resultando que durante todo el día no se pudo montar.

Día 26 de agosto (sábado)

Amaneció el día claro. A las seis tomamos café y apareció a bordo el principal y hablamos un buen rato referente al barco y las necesidades del mismo. Hicimos baldeo y a las ocho, después de almorzar, pintamos el costado, que duró todo el día, hasta las seis que cenamos y cada cual a su casa.

Día 27 de agosto (domingo)

Como dormí en casa, me levanté a las seis, tomé café y bajé (¿) en el para ver el barco y encontré a uno de los marineros a bordo, que esperaba al motorista para montar algunas piezas de las reparadas. Yo a las nueve regreso a mi casa, que (donde) estuve todo el día, hasta las seis de la tarde que bajé al muelle a ver el barco como está, regresando enseguida , acostándome a las ocho.

Día 28 de agosto (lunes)

A las cuatro me levanté, salí de casa para ir a bordo y no encontré nada de novedad. Tomamos café a las seis y nos entretuvimos con recorrer la maniobra y remendamos la mayor. A las once tuvimos la visita del Sr. Ingeniero del Arsenal, para el reconocimiento del motor y resultó que estaba bien y que se podía montar en la forma en que se montaba con la pieza nueva que mandaron de Barcelona, así es que seguimos detenidos por esta causa (¿).

Día 29 de agosto (martes)

Amaneció el día lloviendo, con mal cariz. Nosotros seguimos amarrados por causa de la reparación del motor. Así pasamos todo el día sin poder terminar. Estuve a bordo todo el día, hasta las nueve que fui a casa a cenar.

Día 30 de agosto (miércoles)

Amaneció el día con mal cariz, con chubascos y el barómetro bajando. A las seis tomamos café, se hizo baldeo, a las ocho almorzamos y nos entretenemos en repintar el costado, cordón y cadenetas (¿). El motor, después de las pruebas, no resulta estar conforme y perdemos otro día. Por fin, a las siete quedó arreglado y preparamos para salir de madrugada.

Día 31 de agosto (jueves)

SALIDA DE MAHÓN

Hoy, como día de salida, me levanté a las tres, llegué a bordo y no encontré a nadie. Tomé café y a las cinco llegó la gente y preparamos para salir, largando cabos, virando ancla hasta estar a pique , mandé avante el motor hasta fuera del puerto, que mandé parar, doblando el  Cabo de la Mola con viento fresco, teniendo que arrizar la mayor y mesana y aferrar el petifoque. A las once frente a Cabo Caballería, teniendo a la vista la goleta “Estrella del Mar fondeada dentro Fornells, lo cual tuvimos que hacer lo mismo por el mucho viento al O. y aumentando la mar. Fondeamos a las doce y media, frente los muelles, comimos y descansamos un rato. La tarde la pasamos en la limpieza de “faroles” (¿) y arreglar un estrobo de la escota de la botavara. A las seis cenamos y estuvimos hasta las ocho, que se montó la guardia para la noche.

MES DE SEPTIEMBRE

Día 1 de septiembre (viernes)

Amaneció el día claro, con viento al N. y marejada a la boca del puerto. Nosotros seguimos fondeados. A las cinco fuimos a pescar por dentro del puerto y a las nueve fui a tierra a presentarme al contramaestre y hacer un poco de fresco (¿). A las diez regreso a bordo, viendo que había rondado el viento al E., mandé izar el bote y, a la una, después de comer, mandé levar ancla y salir con la ayuda del motor, por la mucha mar que había. A las dos izamos la redonda, dando alcance a la goleta “Estrella del Mar“, que había salido primero. Así hasta las seis de la tarde, que rondó el viento al O. fresco, arriando la redonda. A las ocho tuvimos que aferrar el petifoque y “arrizar” la mayor y mesana, con mal cariz de cielo. A las once arreció el viento, con chubascos de agua, teniendo que arriar la mayor, que llevamos toda la noche aferrada, rondando el viento al N.O.y rachas de N., capeando el tiempo.

Día 2 de septiembre (sábado)

Amaneció el día en las mismas condiciones, mucha mar y mucho viento, amainando poco a poco, hasta las siete, que enprincipiamos  a largar velas y de la vuelta del S.O. hasta las doce que viramos. Así de cuatro en cuatro horas hasta las ocho, que refrescó el viento, rondando al N., teniendo que arrizar todas las velas, con fuertes chubascos de agua y viento, con relámpagos y truenos. A las nueve, no pudiendo resistir la gruesa mar y el viento huracanado, derribamos con la mayor rota y, solo con la trinquetilla, corrimos el temporal de la vuelta del Cabo de Formentor.

Día 3 de septiembre (domingo)

Con toda la tripulación en cubierta, pasamos la noche. A la una descubrimos el faro del Cabo de Formentor, demorando por la proa, con gran satisfacción mía. A las tres calmó el viento, en medio de chubascos de agua, que duraron hasta las dos, que aclaró el tiempo y, con pocas velas, pudimos fondear en Alcúdia a las cinco, dando principio a componer la mayor. A la noche mandé al contramaestre a tierra a poner un telegrama.

Día 4 de septiembre (lunes)

Amaneció el día claro y despejado, con viento al terral. Me levanto a las cinco y pongo mano a la composición de la mayor, que tengo para todo el día. A las ocho almorzamos y después mando al cocinero a tierra para renovar provisiones. A las cinco de la tarde voy a tierra a ver al contramaestre y carabineros, que me mandó a llamar. Me avisto con ellos y queda solucionado el conflicto, mediante pesetas. (¿?).

Día 5 de septiembre (martes)

Me levanto a la una, para ver el tiempo. Llamé a la gente, levamos ancla, alargamos el aparejo y, rumbo fuera, iza y trinca el bote y la guardia franca, a dormir.  Con viento al terral hasta las ocho frente Cabo Formentor, que rondó al N.O., con gruesa marejada y sin poder gobernar hasta las seis de la tarde que rondó el viento al E., hasta las tres que tuvimos que arriar la mayor y aferrar el petifoque.

Día 6 de septiembre (miércoles)

Amaneció el día chubascoso. A las cinco de la mañana alargamos la mayor con una faja de rizos y, por ser el viento en popa, alargamos la redonda. Poco a poco fue aclarando el tiempo. A las siete izamos el petifoque y la escandalosa, hasta las diez que arriamos la redonda por haber rondado el viento al O. y seguimos de la vuelta de tierra.

Día 7 de septiembre (jueves)

LLEGADA A BARCELONA (174 HORAS)

Amaneció el día en las mismas condiciones. A la una descubrimos el faro de Montjuich y la punta del río. Así seguimos hasta las tres, que rondó el viento al terral y tomamos de la vuelta O., hasta las cinco que viramos vuelta N.E., hasta las ocho que arriamos la escandalosa, bajo un chubasco del E, que nos hizo virar proa al puerto, pero con poco viento y la costa cubierta. A las diez descubrimos la torre del faro de Llobregat y, a las doce, entramos, amarrando en segunda andana en el muelle de España. Mandé embarcar el bote y me presenté a la Sanidad, hice telegramas a los Armadores y busqué al contramaestre para poder atracar. Así terminamos el día.

EL FARO DE LLOBREGAT

EL FARO DE LLOBREGAT

Día 8 de septiembre (viernes)

Amaneció el día lloviendo. Me levanté a las seis, tomamos café y preparamos para descargar, trabajando hasta las doce, por ser día de fiesta.

Día 9 de septiembre (sábado)

Hoy, a primera hors de la mañana, dimos principio a la descarga, trabajando poco porqué no permiten que los domingos queden mercancías en el muelle, y esperamos hasta última hora, que vinieron los carros para cargar, con gran disgusto de la gente que cree que tiene que estar durmiendo todo el día y salir de noche hasta las tres o las cuatro de la mañana. Estoy disgustadísimo  y pienso desembarcar este viaje en cuanto regrese a Mahón.

Día 10 de septiembre (domingo)

Por ser el día que es, me levanto a las seis y mi primer trabajo es encender la cocina, hacer café, baldear la cocina y la carbonera, porque está todo tan abandonado que me doy vergüenza de los otros barcos. Son las ocho y todavía nadie se levantó, por haber pasado la noche fuera. Veremos lo que sucede continuaré (¿?). Se levanta la gente, almorzamos y cada cual se prepara para salir. Yo me quedo solo todo el día. Solo la gente viene a comer. Estoy disgustadísimo. En el muelle mucha animación de gente, coches automóviles, músicas, porque esperan un vapor cargado de tropa que viene de Melilla.

Día 11 de septiembre (lunes)

Amanece el día lloviendo. Me levanto a las cinco, con mi cabeza muy turbada. Presiento una enfermedad. Dios me ayuda. A las seis  dimos principio a descargar el vacío y cargamos algo, aunque lloviendo. Por la noche tuvimos algún disgusto a causa de la comida, pero yo apacigüé los ánimos.

Día 12 de septiembre (martes)

Amaneció el día despejado y los ánimos algo calmados. Tomamos café, se hizo baldeo y cargamos por la mañana y la tarde, hasta las cinco que cenamos. La gente se arregló y se fue a tierra y estoy a bordo, solito, siempre con los mismos  pensamientos, recordando a mis hijos, que tengo en New York y de los días felices que pasaba en compañía de su madre, mi querida esposa, que creo que en estos momentos ya no se acuerdan de mí. Esto es lo que me tiene preocupado y no me deja dormir de noche. Adiós, hasta mañana.

Día 13 de septiembre (miércoles)

Amaneció el día claro. Me levanto a las seis, tomo café, llamo  a la gente y mando hacer baldeo, hasta las ocho, que almorzamos, en espera de carga. En todo el día no se pudo hacer nada, esperando que bajen una partida de harina para colocar en la bodega. Esperaremos mañana.

Día 14 de septiembre (jueves)

Hoy, a primera hora, tampoco cargamos pero, por fin, bajaron la harina a las tres de la tarde y pudimos completar la bodega y cerrar escotillas, dejando listo para arreglar la cubierta.

Día  15 de septiembre (viernes)

Amaneció el día claro, con viento fresco al O. Me levanté a las cinco, llamé al cocinero, tomamos café y preparamos para recibir 200 sacos de salvado, que es el resto del completo de todo el cargamento. Terminamos a las diez de la mañana y fui a la Agencia a por los papeles, llegando a bordo y dar orden de salir, nos encontramos que no podemos salir a causa de que el motor está inundado de agua, a motivo de un tubo que tiene a flor de agua y tuvimos que llamar a la Fábrica para que viniera un operario para reconocimiento, resultando tener que desmontar el motor y, por lo pronto, perder el día trabajando hasta las ocho de la noche.

Día 16 de septiembre (sábado)

Me levanté a las cinco de la mañana, llamé al motorista para activar el trabajo del motor. A las ocho vino el operario de la fábrica, trabajando hasta las cuatro de la tarde, teniendo que cambiar la dirección de un tubo, la que fue la causa de la avería. Así es que con la intervención de un lampistero , quedó arreglado, para poder salir a la noche, si el tiempo lo permite.

Día 17 de septiembre (domingo)

SALIDA DE BARCELONA

Me levanté a las tres de la mañana para ver el tiempo. Llamé a la gente y (nos) preparamos para salir. Fui a bordo del “San Antonio“, que también estaba de salida y nos pusimos de acuerdo. Llegué a bordo, mandé tirar el bote dentro, alargar cabos y avante al motor, dando remolque al “San Antonio” hasta fuera puntas, siendo las cinco y media que alargamos el aparejo y mandé parar el motor e izar la redonda, con poco viento al terral. Así toda la mañana hasta la una, que refrescó S.O., arriando la redonda, con buen camino hasta las seis de la tarde, que calmó poco a poco, hasta apenas gobernar. A las ocho izamos el foque volante y a las doce la redonda, por haber rondado el viento al O.

Día 18 de septiembre (lunes)

A las cuatro de la mañana descubrimos el faro del Cabo de  Formentor, con poco viento, y a las seis descubrimos la  isla de Menorca. Por la noche nos pasaron siete vapores por la proa y ahora tenemos tres a la vista con diferentes rumbos y así pasamos todo el día. A las doce nos cruzamos con el “Júpiter y nos pusimos al habla, nosotros en popa, con poco viento y el a todo “ziñir”, con todo el aparejo. A las seis de la noche descubrimos los faros de Fomentor y Nati, por la proa.

Día 19 de septiembre (martes)

LLEGADA A MAHÓN. (60 HORAS)

A las dos de la madrugada descubrimos el Faro Caballería, tomando en demora de él, rondando el viento fresco al N.E., teniendo que derribar a la costa S., a las cuatro frente Cabo “Truchs”, teniendo que arriar la redonda. Así, palmeando la costa, a las ocho a Cabo Peñas, costeando hasta el freu del Ayre, tomando la vuelta de fuera a las diez, de bordo en bordo hasta las cinco, que entramos a vela y motor, fondeando a las cinco y media, amarrando en la escalera de la Sanidad.

Día 20 de septiembre (miércoles)

Amaneció el día claro y caluroso. Me levanté a las cinco, tomo café, esperando a la gente para dar principio a la descarga. Así todo el día trabajando hasta las cinco y el Sr. Armador me dio la orden de activar la descarga para terminar mañana.

Día 21 de septiembre (jueves)

Hoy, como en días anteriores, me levanto temprano, tomo café, llamo a la gente para dar principio a la descarga, terminando a las cinco de la tarde, dando orden a la gente para que pasara a la oficina cobrar, resultando que desembarcan el contramaestre, el motorista y un marinero.

Día 22 de septiembre (viernes)

Me levanto a las cinco de la mañana, voy a bordo y me encuentro que no hay nadie y, por fin, a  las seis aparece el motorista con su sustituto, dándole “posición” de su destino y explicándole su obligación y esperando encontrar un marinero. A las ocho almorzamos y preparamos para pintar, de “cintas” abajo, de pintura verde, para más comodidad y economía, por resultar esta pintura de más resistencia para el agua salada, terminando un costado a las doce y limpiando el otro a la tarde. Después de cenar fui a Villa Carlos a ver a mi pobre padre y a mi mujer, regresando a las nueve.

Día 23 de septiembre (sábado)

Amaneció el día claro y caluroso. Llegué a bordo a las cinco y media, tomamos café y preparamos para la pintura y arreglar el “barbiquejo” que estaba roto. Todo el día lo pasamos pintando y haciendo pruebas de motor por el nuevo motorista. A las seis fui a Villa Carlos, a ver a mi querido padre y demás familia, lo cual tuve un gran disgusto (…..), así es que yo tranquilo.

Día 24 de septiembre (domingo)

Por ser domingo y dormir en mi casa, me levanto a las seis, tomo café, me visto y salgo para ir a bordo, a pasar visita y ver lo que hay de novedad, encontrando todo bien, con la bandera izada por haber bajado antes el motorista, que volvió después. Tomamos café y regresé a mi casa (…). Así pasé todo del día.

Día 25 de septiembre (lunes)

Amaneció el día nublado, con tendencia a llover. Llegué a bordo a las cinco y encontré la visita del Sr. Armador. Tomamos café y a las seis dimos principio a cargar, trabajando hasta las cinco y media. Cenamos y fui a Villa Carlos, que regresé a las ocho. Llegué a casa y me acosté.

Día 26 de septiembre (martes)

Me levanté a las cinco, llegué a bordo, tomamos café, abrimos escotillas y dimos principio a la carga, esperando una partida de corteza, que no vino, y así pasamos todo el día, hasta las cinco de la tarde que hicimos baldeo, cenamos y cada cual se fue a su casa.

Día 27 de septiembre (miércoles)

Amaneció el día nublado, con tendencia a llover. A las seis tomamos café, abrimos escotillas y principiamos la carga, con calma todo el día, hasta las cinco que cenamos. Y hasta mañana.

Día 28 de septiembre (jueves)

Amaneció el día lloviendo y con chubascos de O., teniendo que reforzar las amarras y sin poder terminar la poca carga que nos falta y esperar que bonancée el tiempo para poder salir. Por fin aclaró el tiempo y pudimos terminar. A las cinco cenamos y cada cual se fue a su casa. A las nueve arreció el viento y tuve que bajar a bordo, porque no estaba tranquilo en mi casa. Llegué a bordo lloviendo y, después de ponerme en disposición, saqué estachas, reforcé el barco, aunque solo, y así pasé toda la noche con la ayuda del sereno del muelle y el guarda de consumos.

Día 29 de septiembre (viernes)

A las seis de la mañana vino la gente, tomamos café y el contramaestre se hizo cargo de la vigilancia de a bordo. Yo me retiré a descansar hasta las ocho, continuando el tiempo con chubascos y cerrazones de viento y agua todo el día. A la tarde aclaró el tiempo, con el mismo viento toda la noche.

Día 30 de septiembre (sábado)

Amaneció el día claro, con N. fresco, amarrados en el muelle esperando “abonancee”. Hoy nos dedicamos a arreglar maniobra y arridar la jarcia, (estando) entretenidos todo el día. A las doce tuve que retirarme, por no encontrarme bien.

MES DE OCTUBRE DE 1.922

Día 1 de octubre (domingo)

Todo el día lo pasé en casa, después de haberme purgado y estar recogido en cama. A la tarde bajé al barco y enterarme en el vapor que tiempo habían encontrado, retirándome en casa otra vez.

Día 2 de octubre (lunes)

Me levanté a las cuatro, fui a bordo y no encontré a nadie. A las cinco bajó el cocinero, tomamos café a las seis y (nos) preparamos para salir, pero como el viento refrescó del N., volvimos a amarrar, suspendiendo la salida.

Día 3 de octubre (martes)

SALIDA DE MAHÓN

Me levanto a la una a ver el tiempo, que estaba claro, llamé a la gente y preparamos para salir. Mandé embarcar la plancha, alargar cabos, levar cadena y, una vez a pique, izamos el bote, levamos ancla y mandé avante el motor, tiramos el ancla arriba, izar velas, saliendo a las cinco, hasta las seis y media que, fuera la punta de la Mola, mandé parar el motor, con viento fresquito del S. Izamos la redonda, la escandalosa y el foque volante. A las diez Cabo Favaritx, que nos calmó el viento, rondando al N.E., teniendo que arriar el volante. Así pasamos hasta las dos, que tuvimos que dar motor para poder remontar el Cabo Pentinat, arriando la redonda, sin viento, y así pasamos toda la noche.

Día 4 de octubre (miércoles)

Amaneció el día con calma de mar y viento, a penas gobernar. Así pasamos todo el día y toda la noche.

Día 5 de octubre (jueves)

Amaneció el día con “celage” del S.O., sin viento. A las ocho señaló el viento al S., con poca fuerza, que apenas (se podía) gobernar. A las doce tuvimos que arriar la redonda, por rondar el viento al O., tomando la vuelta al N. Así pasamos todo el día, a la vista de Mallorca y Menorca, viendo la  farola del Cabo Caballería.

Día 6 de octubre (viernes)

LLEGADA A BARCELONA (91 HORAS)

Amaneció el día con chubascos, rondando el viento al N.E. y refrescando hasta tomar rizos, sin poder reconocer la tierra, estando en una incertidumbre por no saber, a punto fijo, donde estamos. Tanto es así que a las nueve de la mañana, pasando cerca de un pailebot italiano, arrió el bote y vino a bordo a preguntarnos nuestra situación, ignorando donde se encontraba, de la vuelta de tierra hasta reconocer la tierra, nos encontramos frente a Calella, a dos millas de la playa, teniendo que derribar de la vuelta S.O. a descubrir Montjuich, con chubascos del E. y cerrazón de agua y viento. A las dos tuvimos que arriar la mayor, por estar rota, y con foques y mesana navegamos con la ayuda del motor, sin poder descubrir nada hasta ver los rompientes de la escullera, con cerrazón de viento al N., que nos imposibilitó la entrada, teniendo que fondear fuera puntas, siendo indispensable llamar al remolcador por ser imposible aguantarnos a mar abierta, por la mucha mar y viento y con peligro de naufragar, pudiendo entrar a las doce de la noche, en medio de la cerrazón de agua y viento, amarrando a segunda andana.

FARO DE CALELLA

FARO DE CALELLA

Día 7 de octubre (sábado)

Como habíamos pasado muy mala noche nos levantamos a las siete y el tiempo sigue el mismo (igual). Almorzamos, fui a tierra a tomar entrada y puse telegrama anunciando nuestra llegada. Me presenté a la casa  consignataria y fui a bordo a comer y descansar.

Día 8 de octubre (domingo)

Amaneció el día nublado y lloviendo. Me levanté a las cinco, llamé al cocinero, tomamos café y esperando aclare el día para tender las velas, pero fue en vano porque no hizo sol en todo el día.

Día 9 de octubre (lunes)

Amaneció el día nublado, esperando desde el amanecer el cabo de mar encargado del muelle para que nos dé atraque, cosa difícil de conseguir, pero por la tarde pudimos atracar de punta, de mala manera, pero pudimos descargar el vacío.

Día 10 de octubre (martes)

Sigue el tiempo lluvioso. A las seis tomamos café y principiamos a descargar, con muchos trabajos. A las ocho vinieron carros para la piedra (¿). Así continuamos todo el día hasta las 5.

Día 11 de octubre (miércoles)

Amanece el día nublado. A las seis tomamos café y dimos principio a la descarga. A la llegada del vapor de Mahón vienen a buscar al contramaestre para que vaya a Marsella y se desembarca, quedando sólo con dos muchachos y tener que trabajar mucho, siendo yo el patrón, y telegrafío a los armadores dando cuenta de lo ocurrido.

Día 12 de octubre (jueves)

Sin poder dormir, de pensar lo que me pasa, me levanto y llamo al cocinero. A las cinco tomamos café y llamo a la gente. A las seis atracamos el barco, por tener sitio por haberse alargado otro que teníamos de popa. Después de esta operación “enprincipiamos” a descargar la piedra que nos queda en (a) la bodega y cargar algo que nos bajaron. Así pasamos todo el día, hasta las cinco de la tarde, (hora en) que cenamos.

Día 13 de octubre (viernes)

Amaneció el día nublado, con tendencia a llover, y dimos principio a cargar a  las ocho, con mucha carga que nos reventaron, por ser poca gente. A las nueve vino el nuevo contramaestre que me mandaron de Mahón, que lo es de nombre porque no es marinero y todo tiene que pasar por mis manos. Así hasta las seis, que tuvimos que dejar carga en tierra, por no tener tiempo de cargarla. A las siete, después de cenar, nos retiramos a descansar. Hasta mañana.

Día 14 de octubre (sábado)

Amaneció el día claro. Me levanté a las cinco, tomamos café y dimos principio a cargar, con mucho apuro todo el día, hasta las seis.

Día 15 de octubre (domingo)

Hoy, por ser domingo, me levanto a las seis, tomo café, llamo a la gente y trabajamos hasta las ocho para arreglar algo de lo mucho que hay que hacer. Se hace baldeo, almorzamos y cada cual se arregla a su gusto. Yo me quedo a bordo, con mis preocupaciones, siempre pensando, hasta el extremo de no comer ni poder dormir en toda la noche, que me encuentro muy abatido y muy débil, sin fuerzas.

Día 16 de octubre (lunes)

Amaneció el día nublado y lloviendo a intervalos. A las seis tomamos café y dimos principio al arreglo de la cubierta.

Día 17 de octubre (martes)

Hoy me levanto a las cinco, llamo a la gente, tomamos café y principiamos a cargar lo mucho que había encima del muelle. A las ocho almorzamos y vino la gente del “Júpiter que nos ayudó a cargar y pudimos terminar a las doce, para poder alargar del muelle para que pudiera atracar el “Júpiter“. A la tarde, cuando fui a la agencia, me encontré una carta del Sr. Mercadal anunciándome que no estaba conforme con mi proceder y que a nuestra llegada a Mahón está decidido a tomar sus medidas, dándome a entender que me desembarcará. Lo siento en el alma por la situación en que me encuentro, pero tengo confianza en dios, que encontraré donde ganarme la vida.

Día 18 de octubre (miércoles)

Amaneció el día claro, esperando cambie el tiempo y podamos salir a la noche. A las diez probamos el motor y no se pudo poner en marcha, teniendo que comprar bujías nuevas y la intervención de un mecánico, porque nuestro motorista no lo entiende, pero de ninguna manera fue posible poder salir, así es que esperaremos a la noche, cuando entre el terral.

Día 19 de octubre (jueves)

Después de una noche de chubascos amaneció el día claro, pero sin poder salir por causa del motor que, según opinión del mecánico, hoy quedará listo, pero trabajamos todo el día y no se pudo arreglar, y determino salir sin motor.

Día 20 de octubre (viernes)

SALIDA DE BARCELONA

A la una de la mañana llamo a la gente, mandé alargar cabos y con el bote de proa, con dos hombres y un poco de viento al terral pudimos salir. A las dos, a la punta del muelle, mandé izar el bote y así nos alargamos unas tres millas, quedando en calma hasta las dos, que señaló el viento al S.O., con un andar de tres millas. Duró muy poco, hasta las seis, que quedamos en calma toda la noche.

Día 21 de octubre (sábado)

Después de toda la noche de calma, a las seis de la mañana nos señaló el N.E. que fue refrescando y rondando al E., teniendo que arriar la escandalosa  y hacer un rizo a la mayor, mesana y arriar el petifoque. A las dos descubrimos las montañas de Mallorca por la amura de estribor, con un andar de cinco millas. A las nueve descubrimos el faro del Cabo Formentor. Así toda la noche, con mucha mar y viento.

Día 22 de octubre (domingo)

Amaneció el día claro, con viento fresco. A las cinco descubrimos Menorca por babor y no pudimos remontar el cabo del “Truchs”, por falta de velas, por tener la mayor rota, teniendo que arriarla “arredosa” de Nati para arreglarla a las diez de la mañana y perder mucho camino. A la una frente a Caballería, con la mayor arreglada, que izamos la escandalosa y foque volante. Así pasamos toda la noche, con chubascos y poco viento y entramos a las cinco.

Día 23 de octubre (lunes)

LLEGADA A MAHÓN.(110 HORAS)

Amaneció el día con chubascos y, por no tener el motor arreglado, tuvimos que entrar con el bote de proa, con mucho trabajo, amarrando en el muelle a las siete y dando principio a la descarga y aferrando las velas, terminando a las cuatro y cada cual se fue a su casa.

Día 24 de octubre (martes)

Como dormí en mi casa, regresé a bordo a las seis, tomamos café y principiando la descarga, con mucha dificultad por causa de la lluvia, interrumpiendo el trabajo de vez en cuando, hasta las cuatro que tuvimos que parar por completo, por causa del agua.

Día 25 de octubre (miércoles)

El día amaneció como ayer, chubascoso y lloviendo, sin poder trabajar en todo el día, hasta las cinco, que cenamos.

Día 26 de octubre (jueves)

Hoy amaneció el día algo despejado y pudimos trabajar todo el día hasta las cinco de la tarde, para poder terminar, pero no pudo ser por causa de lo mucho que había a bordo.

Día 27 de octubre (viernes)

Amaneció el día bueno. A las seis tomamos café y dimos principio a la descarga, que terminamos a las diez de la mañana, y dimos principio a cargar hasta las cinco de la tarde, que dieron orden de cobrar el viaje, y desembarcando tres de la tripulación.

Día 28 de octubre (sábado)

PRINCIPIO DE VIAJE

 Me levanté a las cinco, fui a bordo y no encontré a nadie. A motivo de que no tenía tripulación, tomé dos jornaleros y pude trabajar hasta las cuatro, que hicimos baldeo y se terminó el día.

Día 29 de octubre (domingo)

Amaneció el día nublado, con viento al S. Bajé a bordo a las siete, icé la bandera y fui a Villa Carlos a ver a mi padre y demás familia, regresando a las once para comer y esperar el vapor, porque viene el contramaestre que, según telegrama de aviso, me anuncia su llegada hoy domingo, vía Alcudia. A las tres entró el vapor y tuve el gusto de recibir al contramaestre, acompañándole a bordo a hacerse cargo de su plaza.

Día 30 de octubre (lunes)

Amaneció el día con viento fresco al O. y chubascoso. A las fui a bordo para disponer lo que se tenía que hacer, pero me encontré solo con el contramaestre, porque los hombres que tenían que venir no vinieron y todavía estoy sin gente. A la tarde tomé dos jornaleros para poder cargar e ir a la velería  en busca de la mayor nueva, que ya tenemos a bordo.

Día 31 de octubre (martes)

Amaneció lloviendo, cosa que interrumpe las operaciones, que no podemos terminar. A las diez aclaró el día, trabajando hasta las cinco, que quedamos listos de toda la carga, pero nos falta el motor, que están trabajando día y noche para dejarlo listo.

MES DE NOVIEMBRE

Día 1 de noviembre (miércoles)

Después de una noche de chubascos y mucho viento, amaneció el día claro, con sol resplandeciente. Llegué a bordo a las ocho y encontré al contramaestre con la gente que hacía limpieza, cosa que me gustó mucho, porque el barco lo necesitaba y que es obligación de todos los domingos.

Día 2 de noviembre (jueves)

Amaneció el día claro, con tiempo bonancible y viento S.O., propio para salir, pero no podemos salir por no tener el motor listo. Veremos si durante todo el día podremos estar listos para poder salir, porque el tiempo es favorable y deseamos aprovecharlo. Hoy a las diez tengo que presentarme a la Comandancia para firmar las contratas. A las cuatro quedó listo el motor, cenamos y doy orden a la gente para que estén a bordo a las diez para poder salir, pero resultó que el motorista no bajó en toda la noche.

Día 3 de noviembre (viernes)

Esperando toda la noche, hasta las seis, que bajó la Sra. del motorista, diciendo que estaba enfermo. Yo, con mi mal humor voy a dar cuenta al Armador y me dio orden de embarcar otro. Son las diez y todavía no encuentro a nadie. Por fin, después de muchos rodeos, puedo encontrar a uno, que ya vino otra vez. Fuimos a la Comandancia para desmontar uno y montar otro. Después de todo esto y listos de todo, a las tres de la tarde levamos ancla y con el motor fuimos a fondear en el Fort de las Titas porque el tiempo no me gustaba. Así pasamos la noche.

Día 4 de noviembre (sábado)

SALIDA DE MAHÓN

Amaneció el día nublado, con viento S.O., fresquito. A las seis llamé a la gente, tomamos café, mandé levar el ancla, avante el motor, izamos la mayor, foque y mesana, hasta las siete que mandé parar el motor, después de haber pasado la punta de la Mola. Así con viento fresco, costeando hasta Cabo Pentinat, que escaseó el viento al (¿?), decidiendo entrar en Fornells, por no poder ir a rumbo, entrando a las dos de la tarde, fondeando frente la población. A las cuatro rondó el viento al N., fresco que con mal cariz de cielo que nos obligó a fondear la segunda ancla. Para más seguridad a las seis mandé arriar el bote para que vaya a tierra para mandar noticias a los Armadores de nuestra derribada, para su tranquilidad. Pasamos la noche con ansia, teniendo que estar de guardia por el temporal, por miedo a garrear.

Día 5 de noviembre (domingo)

Amaneció el día en las mismas condiciones que la noche anterior, con temporal del N.. Nosotros con las dos anclas por la proa, pasamos día y noche de guardia, hasta las doce que dio recalada (¿).

Día 6 de noviembre (lunes)

Amaneció el día calma, pero con mal cariz del cielo. A las cinco levamos un ancla y estamos a la expectativa, esperando el cambio del tiempo. En este momento el viento señala S.O., pero con poca confianza por estar cargado el horizonte al N.O..A las ocho mando el bote a tierra, para pan, por si determinamos salir, pero no salimos  porque el viento S.O. es huracanado, con mal cariz de cielo. Así que quedamos fondeados, en espera que calme.

Día 7 de noviembre (martes)

Después de una noche de chubascos y agua, amaneció calma, señalando el viento al E.. Llamé a la gente, levamos una ancla, izamos el bote y la mayor, levando la otra ancla y salimos para afuera, encontrando mar de N. El viento rondó al S.O., fresquito con un andar de cuatro millas. A las doce nos situamos a quince millas de Caballería y doce del Cabo Menorca. Todo el día con el mismo andar, hasta las cinco que rondó el viento al N.E., fresco, con chubascos que tuvimos que “arrizar” la mayor. Así toda la noche.

Día 8 de noviembre (miércoles)

A las cuatro de la mañana dio calmada el viento, con mucha mar, que no se podía estar a bordo, rondando el viento al S.E..A las ocho izamos la redonda, casi calma, sin poder estar a bordo ni gobernar. A las diez nos señaló el viento al O., que vino fresco, que nos hizo hacer un rizo y de la vuelta de tierra proa N.N.O, Atracamos a Mataró a las seis de la tarde, quedando en calma hasta las diez, que nos dio un poco de terral, pasando toda la noche costeando a la vista de los pueblos.

Día 9 de noviembre (jueves)

LLEGADA A BARCELONA. (121 HORAS)

FAROLA DEL ROMPEOLAS DE BARCELONA

FAROLA DEL ROMPEOLAS DE BARCELONA

A las cinco de la mañana amanecimos a la punta del muelle, aferrando las velas y entramos con motor, amarrando a las siete  en el muelle de España. Almorzamos y fui a tomar plática. Me presenté a la casa consignataria y puse telegrama a los Armadores de nuestra llegada. Atracamos al lado del “San Antonio” y por encima descargamos vacío hasta las cuatro, que terminamos lo de cubierta.

Día 10 de noviembre (viernes)

Me levanto a las cinco, llamo a la gente y dispongo que abran la escotilla y dimos principio a la descarga por encima de otro barco, hasta las dos que alargó el “San Antonio y atracamos al muelle y terminamos de descargar todo el vacío, hasta las cinco de la tarde.

Día 11 de noviembre (sábado)

Amaneció el día nublado, con tendencia a llover. A las seis damos principio a la descarga, que trabajamos todo el día, aunque de mala manera porque llovía a intervalos. Hoy escribo a mis hijos de New York para ver si contestarán.

Día 12 de noviembre (domingo)

Amaneció el día en las mismas condiciones que ayer. Me levanto a las seis, tomo café, llamo a la gente y mando que hagan agua. Se hace baldeo y limpieza y almorzamos a las ocho, quedando la gente libre para sus quehaceres. Yo me quedé a bordo todo el día. A las cuatro de la tarde tuve la sorpresa de ver entrar el “Júpiter“, que me causó un gran disgusto, porque su llegada interrumpe nuestro viaje.

Día 13 de noviembre (lunes)

Amaneció el día bueno, sin viento. A las seis dimos principio a la descarga, para poder activar el viaje. Por la tarde cargamos alguna cosa.

Día 14 de noviembre (martes)

Como el día anterior, seguimos descargando la piedra, que terminamos a las diez. A primera hora, trabajando, se lastima el contramaestre en un pié, pero no era de cuidado. Por mal tiempo el correo de Mahón suspendió la salida.

Día 15 de noviembre (miércoles)

Amaneció el día claro y frío. A las seis tomamos café y llamé a la gente, que fue por agua. A las ocho almorzamos y arreglamos un poco la bodega y pasamos el día sin cargar.

Día 16 de noviembre (jueves)

Amaneció el día en las mismas condiciones. Pasamos el día sin hacer nada por falta de carga y sin correo, por no haber salido el vapor.

Día 17 de noviembre (viernes)

Hoy, como ayer, día frío y claro, con viento N. fresco, sin tener nada para cargar. Yo me encuentro algo indispuesto y tengo que acostarme.

Día 18 de noviembre (sábado)

Desde la cama escribo estas notas porque estoy muy acatarrado y sería una imprudencia levantarme. Hoy, después de siete días sin correo, llega el correo “Mahón” y espero con ansia noticias que no llegan. Por fin tengo carta, pero nada de nuevo.

Día 19 de noviembre (domingo)

Amaneció el día bueno. A las seis entró el “Rey Jaime II“, correo de Mahón y con él espero noticias para poder terminar de cargar. Todo el día estoy en cama, porque no me encuentro bien.

Día 20 de noviembre (lunes)

Amaneció el día bueno. Me levanto a las nueve y salgo para la Agencia en busca de noticias. Seguimos en el mismo estado.

Día 21 de noviembre (martes)

Hoy, como ayer, sin carga hasta nueva orden, esperando, de un momento a otro, poder terminar para salir y poder terminar nuestro viaje, que ya se hace muy largo y pesado. En este momento en que escribo, me encuentro algo aliviado de mi catarro y puedo levantarme.

Día 22 de noviembre (miércoles)

Amaneció el día con neblina y frío. A las ocho nos bajan cargas, con lentitud, tejas, mercancía de mucho entretenimiento, hasta las cuatro de la tarde.

Día 23 de noviembre (jueves)

Hoy, como estoy constipado, me levanto a las siete y, a esta hora, nos bajan bocoyes, el resto de carga que nos falta y así pasamos todo el día.

Día 24 de noviembre (viernes)

SALIDA DE BARCELONA

Amaneció el día neblinoso, con mucha humedad. Me levanto a las cinco y media, llamo a la gente, tomamos café y damos principio al arreglo de la cubertada, donde terminamos a las cuatro de la tarde. A las cinco cenamos y la gente fue a tierra a hacer compras, regresando a las nueve. Mandé izar el bote, alargar cabos, avante el motor y salimos con precaución. Izamos el aparejo y a las diez, fuera puntas, paré la guardia a dormir y parar el motor, con viento fresco al terral, con muchos vapores a la vista.

Día 25 de noviembre (sábado)

Amaneció el día fresco, a la vista de la costa. A las siete mandé izar la redonda y la escandalosa, navegando con rumbo S.S.E., hasta las diez de la noche, que roló el viento al N.E., trabochamos arriando la redonda, la escandalosa y el foque volante, refrescando el viento, teniendo que tomar una “faja de rizos”.

Día 26 de noviembre (domingo)

LLEGADA A MAHÓN. (44 HORAS)

A las tres de la mañana descubrimos el Faro de Formentor por el costado de estribor, demorando S.S.W.. rolando el viento al norte, con mucha mar, siendo preciso arriar la mayor e izamos la redonda con un rizo, rumbo S.E. A las seis de la mañana descubrimos la Isla de Menorca. A las once pasamos el Cabo del “Truchs” y seguimos navegando costa S., izando la mayor y “zafando” los rizos, con viento fresco del N.W. A las dos descubrimos el vapor por el “anca” de estribor, que venía de Alcudia con rumbo a la Isla del Ayre y nos pasó por el costado de estribor, a las tres, frente al Cabo Benibeca. Así pasamos el “freu” de la Isla del Ayre y a las cuatro amarramos en la boya de la boca del puerto, en espera de que calmara el viento fresco y, a las seis, después de cenar, maniobrando para adentro, fondeamos frente a la Consigna. Después de listo, fui a ver al Sr. Armador a tomar órdenes y fui a mi casa (…)

Día 27 de noviembre (lunes)

Como dormí en tierra, regresé a bordo a las seis y porque tenía que atracar un vapor en el sitio donde fondeamos, tuvimos que “enmendar” el barco frente “en” casa Huguet, quedando listo a las ocho. Almorzamos y damos principio a la descarga, con tres jornaleros trabajando con gusto, hasta las cuatro, que “enprincipió” a llover. A las cinco cenamos y me fui a casa.

Día 28 de noviembre (martes)

Amaneció el día chubascoso, con viento fresco al N.W. A las seis dimos principio a la descarga, con un hombre menos, porque, según noticias, cayó enfermo el motorista y no se presentó, resultando ser que tiene pocas ganas de trabajar. Trabajamos todo el día, hasta las cinco, que  cenamos y fuimos a cobrar, desembarcando al motorista.

Día 29 de noviembre (miércoles)

PRINCIPIO DE VIAJE

Amaneció el día templado. Llegué a bordo a las seis, dimos principio a la descarga, que terminamos a las ocho. Almorzamos y barrimos la bodega para cargar, llenando todo el día bocoyes vacíos.

Día 30 de noviembre (jueves)

Amaneció el día hermoso y seguimos llenando vacío para poder terminar y salir, aprovechando el cambio de tiempo. A las cinco de la tarde terminamos de cargar ”celamos”, preparamos, y pasamos maniobra, dejando el barco listo. A las nueve fui a casa a despedirme y regresé a bordo para descansar un rato.

 MES DE DICIEMBRE DE 1.922

Día 1 de diciembre (viernes)

SALIDA DE MAHÓN

Me levanto a las tres de la mañana, llamo a la gente, tiramos la plancha dentro, alargamos cabos, viramos el ancla y, una vez a pique, mandé levar y avante el motor, operación que duró hasta las cinco, por tener un anclote enganchado y, una vez roto (¿) salimos con poco viento al terral. A las seis paramos el motor en el “freu” de la Isla del Ayre. A las nueve el Cabo de’n Font y a las doce, el Cabo Peñas, que nos calmó el viento, rolando al S.O., que nos hizo rendir la bordada. A las cuatro en Cala Galdana, descubriendo un pailebot. Fuera Cabo del “Truchs” nos calmó el viento y tuvimos que dar motor para poder remontar el Cabo, con viento al S.O.. Pasamos toda la noche a la vista de cinco farolas: Cabo Pera, Cabo Formentor, Nati, Ciudadela y Cabo Truchs, con poco viento.

Día 2 de diciembre (sábado)

Amaneció el día chubascoso, con viento Norte. A las ocho roló al N.E., que pudimos rectificar el rumbo a la vista del Cabo Formentor. A las diez refrescó el viento, que arriamos la escandalosa, con buen andar. A las dos tuvimos que arrizar la mayor y mesana y arriar el petifoque, y aumentando los chubascos de agua y viento, siendo imposible aguantar vela, tuvimos que arriar “XXXXX” y con la trinqueta sola, a las cinco de la tarde derribamos de la vuelta de Formentor y siendo imposible el rumbo S.E. cuarta al S, determiné ir en demora de la Dragonera, corriendo en popa hasta las cinco de la mañana.

Día 3 de diciembre (domingo)

Como llevo dicho en mi nota anterior, recalamos a las cinco a la Dragonera. Una vez en calma de mar, izamos la mayor, con dos “fajas” de rizos para ver si podíamos atracar al puerto de Andratx y, siendo imposible aguantar la vela, determinamos correr en demora de Ibiza, con rumbo a Tagomago, que descubrimos a las dos de la tarde. Siguiendo la costa, izamos la mayor, arrizada, como llevo dicho, entrando con la ayuda del motor. A las cuatro de la tarde fondeamos las dos anclas y amarramos un cabo en tierra y pasamos la noche tranquila.

SA DRAGONERA (MALLORCA)

SA DRAGONERA (MALLORCA)

Día 4 de diciembre (lunes) (En Ibiza)

Amaneció el día en las mismas condiciones, chubascoso y lloviendo, con mucho viento. Así pasamos hasta las dos, que despejó un poco y pudimos alargar las velas.

Día 5 de diciembre (martes)

Amaneció el día algo despejado, con viento al terral, alargando las velas para secar y esperando el cambio del tiempo para salir. Hoy doy permiso a un marinero para ir a Formentera a ver a su familia, que regresará mañana. Nosotros pasamos el día secando las velas y reparando algunos desperfectos causados durante el temporal. Hoy el día representa mejor, algo despejado y con tendencia a calmar. Hoy llegó el vapor “Isleño y preguntamos por el tiempo y dicen que hay mucha mar.

Día 6 de diciembre (miércoles)

Hoy, como tengo ganas de salir, me levanto a las tres y veo que el tiempo ha mejorado, pero espero a la tripulación que, como es de Ibiza, está en tierra y regresa a bordo a las diez de la mañana. Preparamos para salir a las dos de la tarde, con viento al S.W. Así navegamos. A las seis pasamos Tagomago, con viento fresquito toda la noche.

Día 7 de diciembre (jueves)

A las dos de la madrugada roló el viento al N., fresco, aumentando por momentos. A las  cuatro arrizamos mayor y mesana y aferramos petifoque, aumentando el viento y mar gruesa, teniendo que derribar a las seis, corriendo en popa hasta las dos de la tarde, que entramos a puerto de Ibiza, fondeando frente Capitanía y cabo en tierra. Así pasamos la noche.

Día 8 de diciembre (viernes)

Como estamos de salida, me levanto durante la noche para ver el tiempo. Me levanto a las cinco y espero que venga el contramaestre para salir, y regresa a bordo a las seis. Acto continuo, mando maniobrar, levando ancla, izando velas y bote, saliendo por la punta de la farola a las ocho con buen tiempo y buen cariz. A las once pasamos el “freu” de Tagomago, arriando el foque volante por la mucha mar de proa, con rumbo al N. A las dos arriamos la escandalosa por haber refrescado el viento. A las tres nos pasó por la popa un bergantín goleta italiano con viento fresco. Así pasamos todo el día y toda la noche, refrescando y rolando el viento. A las diez descubrimos el Faro de la Dragonera por la proa, rumbo E.N.E.

Día 9 de diciembre (sábado)

Amaneció el día chubascoso del norte, con mucha mar. A las ocho, viendo que no podíamos remontar determinamos derribar al puerto de Andratx, que (donde) fondeamos a las diez y media, amarrando a la escollera un cabo por la popa, siguiendo nuestra maniobra el “Carlitos que había salido por la mañana, fondeando a nuestra proa. Así pasamos el día. Por la noche refrescó el viento, con chubascos de agua.

Día 10 de diciembre (domingo)

Como llevo dicho, el tiempo sigue arreciando, hasta el extremo de hacer garrear las anclas y tocar la popa con el muelle. A las cuatro llamé a la gente para dar un cabo por la proa en tierra y otro a bordo del “Carlitos y con esta maniobra pudimos tirar avante, levar el ancla y dar fondo de las dos (¿). Amanece el día con el mismo temporal del N. A las ocho se ven dos pailebots que intentan tomar el puerto: el “Canalejas” y el “Nuevo Lareño“, que fondean a barlovento, con gran dificultad. A las diez entra un vapor en las mismas condiciones. A las diez y media otro pailebot de tres palos, la “Isabel Vendrell“, después de haber pasado una noche terrible. Así, somos seis en el puerto de arribada, siendo nosotros los más pequeños. Como arrecia el viento y teniendo poca cadena por la proa, mandé dar un cabo al “Nuevo Lareño” y levamos anclas y, con la ayuda del motor salimos a barlovento, dejando caer las dos anclas entre el “Nuevo Lareño y el Canalejas, con dos grilletes cada una y así pudimos pasar la noche tranquilos.

EL PAILEBOT "CARLITOS" VARADO

EL PAILEBOT “CARLITOS” VARADO

Día 11 de diciembre (lunes)

Amanece el día cubierto y calma de viento. A las ocho hay movimiento en el puerto. Todos levamos la segunda y el vapor intenta salir y nosotros en espera del cambio de tiempo. A las diez salió el “Isabel Vendrell“. Todos los demás esperamos a que el tiempo se afirme y así pasamos todo el día. A las tres intentamos levar el ancla de estribor y nos encontramos con la cadena rota. Buscamos el modo de pescarla y gracias que estaba encepada con la otra y, con gran trabajo y precaución, pudimos tirarla arriba y arreglar la cadena. Así pasamos la noche.

Día 12 de diciembre (martes)

SALIDA DE ANDRATX

Me levanto a las cinco, con tiempo claro. Llamo a la gente, tomamos café y los demás barcos se ponen en movimiento para salir. Doy orden para levar y a las siete salimos por la punta de la farola, con el motor, izamos las velas y a las siete y media paramos el motor, teniendo por la proa el “Canalejas” y el “Nuevo Lareño. Así pasamos todo el día, con poco viento, apenas para gobernar y a poca distancia, estando a la vista (¿) toda la noche.

Día 13 de diciembre (miércoles)

Amaneció el día en las mismas condiciones que ayer, los dos barcos a la vista, con poca distancia y calma de viento. A las dos refrescó el S.W., con todo el aparejo largo, hasta las ocho, que tuvimos que arriar la redonda, por escasear el viento y pasamos toda la noche con poco viento.

Día 14 de diciembre (jueves)

A las cuatro de la mañana descubrimos la farola de Montjuich, por la proa, con muy poco viento y amaneció el cielo cubierto, hasta las diez, aclaró. Con calma hasta las dos de la tarde que señaló el viento al S.W. Para poder gobernar, a las tres mandé dar motor, por haber poco viento y entramos a las cinco, amarrando a segunda andana.

Día 15 de diciembre (viernes)

LLEGADA A BARCELONA. (324 HORAS)

Amanece el día con neblina. A las seis llamo a la gente y preparamos para descargar, trabajando todo el día hasta las cuatro.

LA FAROLA DE MONTJUICH (BARCELONA)

LA FAROLA DE MONTJUICH (BARCELONA)

Día 16 de diciembre (sábado)

El día de hoy en las mismas condiciones. Terminamos la descarga a las ocho y todo el día esperando carga que no viene.

Día 17 de diciembre (domingo)

Aunque llovió durante la madrugada, amaneció el día claro y frío. Como es domingo, no llamo a la gente y se levantan cuando quieren. Estoy esperando al vapor que viene de Mahón que me entregue un encargo (…) y resulta que como cambiaron de vapor no me lo traen. Durante todo el día estuve a bordo, sin salir.

Día 18 de diciembre (lunes)

Amaneció el día claro y frío. Son las ocho de la mañana y todavía no apareció el muchacho que ayer me pidió permiso para ir a comer en casa de un primo suyo, y siento que (tener) que dar cuenta a la policía, que es mi obligación, pero, por fin, vino a las once. Nosotros esperando todo el día para cargar, que vino a las tres una partida de harina. Eso fue todo lo del día.

Día 19 de diciembre (martes)

Hoy, como ayer, el día frío, con neblina por la mañana. A las ocho almorzamos y esperamos que bajen carga, trabajando todo el día.

Día 20 de diciembre (miércoles)

Amaneció el día neblinoso con viento N.O., esperando carga. Llegó el cemento a las dos de la tarde, terminando a las cinco.

Día 21 de diciembre (jueves)

Después de haber llovido toda la noche, amanece el día claro, con viento fresco al N.O. y espero terminar temprano para poder salir hoy. Tampoco puedo salir, por no poder terminar.

Día 22 de diciembre (viernes)

Amaneció el día chubascoso, con viento fresco del N., con mal cariz, que según noticias, el vapor suspendió ayer su salida para Mahón por tener orden de temporal en las Baleares. Aquí, en Barcelona, el tiempo inseguro. Nosotros terminamos la carga a las tres, dando orden de trincar cubertada, quitar fundas a las vela y pasar escotas, listos para salir a la noche si el tiempo es bueno, convenido con el patrón de la “Flor del Mar” y la “Valentina para salir juntos pero, como el tiempo no gusta, que está chubascoso y lloviendo, esperamos a la madrugada.

Día 23 de diciembre (sábado)

(SALIDA DE BARCELONA)

Como llevo dicho en mi anterior nota, me levanto a la una, pero el tiempo no me gusta. A las cinco consultamos los patrones antes dichos y decidimos salir maniobrando. Yo mandé izar el bote y a las siete largamos cabos, avante el motor, izando las velas. A las ocho, a la puerta del muelle, con viento fresco al terral, mandé parar el motor e izamos la redonda a las nueve. Con viento fresco todo el día, descubrimos la costa de Mallorca a las dos de la tarde. Siguiendo nuestro camino, a las ocho de la noche descubrimos la farola del Cabo Formentor, por la amura de estribor.

Día 24 de diciembre (domingo)

A las cuatro de la mañana descubrimos los faros Nati y Caballería, por el costado de babor y amaneció el día claro y despejado, habiendo calmado el viento, casi sin gobernar. Al aclarar el día descubrimos la “Valentina” y la Flor de Mar“, dos barcos que salimos juntos de Barcelona, así es que hacemos lo que hacen los demás. A las diez, frente Cabo Truchs, a la vista del vapor que salió de Alcudia para Mahón y, como la corriente era de proa, dimos un poco de motor para remontarlo. Así pasamos todo el día en calma, hasta las nueve de la noche que señaló el terral frente Santa Galdana, pudiendo llegar al Ayre a las dos de la madrugada.

TAGOMAGO (EIVISSA)

TAGOMAGO (EIVISSA)

Día 25 de diciembre (lunes)

LLEGADA A MAHÓN. (47 HORAS)

Como llevo dicho en mi nota anterior, con viento fresco al N.E., pudimos llegar a puerto con la ayuda del motor. A las seis fondeamos frente la Consigna, lloviendo, amarramos y la primera visita fue el Armador D. Juan que nos saludó y dio orden de que fueran a su casa para buscar un pavo que nos regaló para pasar las fiestas. Después vino D. Paco y nos regaló cinco duros con el mismo objeto. Así es que pasamos las fiestas bien.

Día 26 de diciembre (martes)

Como era día de fiesta, me levanté a las ocho, fui a bordo a dar órdenes y, después de comer en casa, fui a Villa Carlos a visitar a mi padre y demás familia y regresé a Mahón a las cinco para despachar al nostramo que salía con el vapor para Barcelona, a hacerse cargo de un barco. Después regresé a mi casa, donde me esperaba (…).

Día 27 de diciembre (miércoles)

Hoy amanece el día nublado y lloviendo, teniendo que dar principio a la descarga. A las ocho enprincipiamos  a descargar hasta las cuatro, con un trasbordo de 500 sacos de cemento para la Mola. Terminado esto, cenamos y me fui a casa.

Día 28 de diciembre (jueves)

Amaneció el día claro, dando principio a la descarga a las siete, trabajando todo el día, hasta las cinco que terminamos, teniendo que tapar la carga que no retiramos.

Día 29 de diciembre (viernes).

Amaneció el día lluvioso, dando principio a la descarga, que terminamos a las diez de la mañana, haciendo baldeo y limpiando costados.

Día 30 de diciembre  (sábado)

A primera hora de la mañana dimos principio a cargar vacío, para dejar listo el barco para podernos trasladar a Cala Figuera para cargar hierro.

Día 31 de diciembre (domingo)

Hoy, como día de fiesta, me levanto a las nueve, salgo de casa de (…) para ir a la plaza y, de paso, voy a bordo a dar órdenes y regreso a las once para comer en casa y estar todo el día tranquilo y satisfecho. A la noche fuimos al cine y terminamos el año.

*

SÍGUENOS DESDE

FACEBOOK y TWITTER

Ambas ventanas fueron abiertas con el objeto de informar en el momento en que se produjera cualquier novedad tanto en actualización, como noticia o adición de nueva imagen en este portal de la web.

Regularmente se van insertando imágenes escogidas de entre nuestros colaboradores o propias para mantener viva la atención de nuestros amigos. También se insertan los vídeos que se van editando, tanto referentes a la costa como del interesantísimo mundo de los caballos.

*

TEMPORAL DE TRAMONTANA OBSERVADO DESDE LA PUNTA DES SIULET (NA MACARET)

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

*

Toda la información que aparece en esta Guía virtual sobre empresas y entidades, así como las colaboraciones fotográficas o cualquier otro tipo de aportación encaminada a mejorar la información al navegante son completamente gratuitas siendo, por ello, un Portal Náutico público de uso general.

* * *

De la COORDINACIÓN de este Portal:

Alfonso Buenaventura Pons (Es Castell, Menorca, 1947), Patrón de yate y miembro de la Real Liga Naval Española. Ex-directivo del Club Marítimo de Mahón y Juez y Jurado de Regatas.

* Desde el año 2000 fue colaborador semanal del diario “Menorca” en temas marítimos y portuarios, realizando en la actualidad colaboraciones especiales.
* También ha intervenido y colaborado puntualmente en otros temas típicamente menorquines, así como en otras publicaciones, programas de TV y radio.
* Desde septiembre de 1988 hasta diciembre de 2000 dirigió la revista interna de difusión social del Club Marítimo de Mahón, con una aparición de cadencia trimestral.
* El año 1995 publicó una base de datos en dos tomos sobre la historia de los primeros 50 años de la veterana sociedad náutica mahonesa.
* El año 1995, con el soporte de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, publicó una recopilación histórica sobre el Lazareto de Maó bajo el título “El Lazareto de Mahón. Notas históricas”.
* El año 1998 publicó la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca”, de la cual se agotaron sucesivamente dos ediciones.
* El año 1998 publicó la obra “Menorca. Atlas náutico”, que ofrece toda la información necesaria para aquellos que se dedican a navegar por la costa de Menorca.
* El año 2001 publica la guia “La Reserva Marina del Norte de Menorca”, que da a conocer las singularidades de esta particular zona marítima menorquina.
* El año 2002 publica la guía y el plano para el visitante de “La Albufera des Grau” en castellano, catalán, inglés y alemán.
* El año 2003 aparece la obra sobre el caballo, la gallina, la oveja y la vaca menorquines, bajo el título de “Las razas autóctonas de Menorca”.
* El año 2004 lanza un nuevo “Menorca. Atlas náutico”, que incluye una guia para el submarinismo y nuevas informaciones y portulanos del cual se irían agotando sucesivamente dos ediciones.
* En el mes de abril de 2007 aparece la obra “Menorca. Caballos y tradición popular”, con referencia al mundo del caballo y su protagonismo en las fiestas menorquinas, de Sant Joan en Ciutadella, y patronales en el resto de las poblaciones.
* Finalizando ese mismo año publicaba el primer volumen de la serie “Menorca. Illa, mar i homes” (en catalán)
* El año 2008 publica la historia de la agencia de consignaciones marítimas Federico J. Cardona Trémol S.L., bajo el título de “125 años de ilusiones compartidas 1883-2008″.
* El mismo año publica la guía “Ciutadella de Menorca. Las fiestas de Sant Joan”. * El mes de abril aparece la tercera edición de la obra “Menorca. Atlas náutico, totalmente actualizada. * El 2008 publica el 2º volumen de la colección “Menorca. Illa, mar i homes”.
* El 22 de febrero de 2010 inicia un blog en la web bajo el título “Menorca, isla sin par” (bilingüe catalán-castellano) destinado a publicitar la isla de Menorca en todas sus vertientes poniendo un punto y final a su etapa de publicación de libros divulgativos.
* El 18 de enero de 2011 publica la 3ª edición de la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca” notablemente ampliada que, por primera vez, se presenta de forma digitalizada y colgada en la red en forma de blog actualizable bajo el título “Naufragios y pecios de Menorca”.
* El 23 de enero de 2011 inicia la publicación en forma de blog colgado en la red y bajo el título “Puerto de Maó, siglo XX” de todos los artículos (aumentando el número de imágenes antiguas que en su momento no pudieron incluirse en la edición de papel por razones de espacio), que fueron apareciendo durante casi diez años en las páginas del diario insular “Menorca”.
* El 21 de junio de 2011 abre un nuevo blog con el título “La cuina de vorera” (La cocina de ribera), también bilingüe catalán-castellano, destinado a recoger todas las recetas recogidas de pescadores y gentes de todos los ambientes durante la etapa de entrevistas efectuadas en sus diferentes publicaciones a fin de ponerlas a disposición del gran público.
* El 4 de agosto de 2011 inicia un blog fotográfico bajo el título “Menorca a través de tus ojos”.
* El 18 de marzo de 2012 cuelga en la red la 4ª edición de su derrotero “Menorca. Atlas náutico”. Notablemente ampliado en cuanto a contenido, imágenes y digitalizado, será actualizable por suscripción gratuita para el navegante interesado y la idea es convertirlo en la guía náutica total de la isla de Menorca.
* La importancia que va adquiriendo el portal “Menorca Atlas Náutico” obligará a ir cerrando paulatinamente los blogs “Menorca, isla sin par”, “Menorca a través de tus ojos”, “La cuina de vorera” y otros proyectos. Sus contenidos se irán incorporando al nuevo portal o quedarán en archivo pendientes de una futura ubicación.
* En abril de 2012 cuelga en la red el contenido de la obra “El Lazareto de Mahón” notablemente ampliado.
* A finales de 2012 se abren las páginas en Facebook de “Menorca Atlas Náutico”, “Naufragios y pecios de Menorca”, “Puerto de Maó, Siglo XX” y “Lazareto de Mahón”, y en Tweeter, “Menorca Atlas Náutico”.
* 2014 supondrá el año de la reconversión: “Menorca Atlas Náutico” aglutina a “Naufragios y Pecios de Menorca” y “Puerto de Maó, Siglo XX”, quien a su vez ha hecho lo mismo con “Lazareto de Mahón”, aunque conservando todas sus estructuras originales y dejando tan sólo una única página -tanto en Facebook como en Tweeter- que anuncia todas las actualizaciones: “Menorca Atlas Náutico”. La razón: en 28 meses se han rebasado las 67.000 consultas. Al propio tiempo se da paso a la ampliación de colaboradores tanto gráficos como de artículos adquiriendo la guía la categoría de “comunidad“.
* 2015 lo será el de su expansión con una total remodelación de su estructura, con adición de nuevos bloques y secciones una vez superadas las 120.000 consultas.

* El 22 de abril de 2016, rebasadas ya las 175.000 consultas, tanto el PORTAL como la TOTALIDAD DE PUBLICACIONES del autor, ALFONSO BUENAVENTURA PONS, son cedidas por el mismo a todos los efectos a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO.

* * *

De la TITULARIDAD de este Portal: 

Desde el 22 de abril de 2016, tanto este PORTAL NÁUTICO como las diferentes obras publicadas por el mismo autor, amén de otra serie de documentos históricos e imágenes debidamente relacionados, fueron donados así como cedidos sus derechos de explotación a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO, siendo desde entonces esta entidad la única titular y gestora de los mismos.

LA ISLA DEL AIRE OBSERVADA DESDE PUNTA PRIMA (Imagen de RAQUEL ARIÑO)

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Imagen de A. BUENAVENTURA FLORIT

Anuncios