Los Botes automóviles

*

MONOGRAFÍAS

*

LA REGATA DE BOTES AUTOMÓVILES

*

Argel – Mahón – Toulon (1905)

*

LOS BOTES AUTOMÓVILES. FOTOGRAFÍA DE LA ÉPOCA. (Cortesía JOAN BAGUR TRUYOL, Ciutadella)

*

El 23 de noviembre de 1904 se reunían en la sede les periódico francés parisién “Le Matin” distinguidas personalidades del mundo náutico, con objeto de organizar una carrera de botes automóviles en un recorrido que se trazaría entre los puertos de Argel y Toulon que, por su largo trayecto, permitiría a los constructores demostrar que los motores de explosión reunían las condiciones de fuerza, solidez y regularidad en la marcha indispensables en las máquinas marinas. Ello venía como consecuencia del gran desenvolvimiento que había alcanzado este tipo de navegación deportiva, evidenciado en las famosas carreras “París al mar”, “Calais-Douvres” y las no menos interesantes de Mónaco, lo que había sido sin duda el período de experimentación. Por ello, el anuncio de una travesía mucho más larga como la de Argel-Toulon y la, todavía en estudio, del Atlántico, entre ambos mundos y patrocinada calurosamente por el emperador Guillermo II de Alemania, demostraba que la navegación automóvil se encontraba a punto de entrar en un período de amplitudes prácticas que podrían convertirla en un auxiliar poderoso e inapreciable de la institución naval en todas sus manifestaciones. Precisamente por ello, por estas fechas no se hablaba ya de otro tema en el mundo marítimo, estando de sus resultados pendientes cuantos se interesaban por el deporte náutico por todo el mundo, por las derivaciones y trascendencias que podrían tener para la navegación en general.

EL BOTE AUTOMÓVIL "FIAT X"

EL BOTE AUTOMÓVIL “FIAT X”

La travesía Argel-Toulon se dividía en dos partes al tener como escala intermedia las Illes Balears. Por ello se daba casi como seguro que, si una de las mangas iba a gozar de buenas condiciones climatológicas, por las condiciones peculiares del régimen del Mediterráneo, la otra iba a resultar dura. Por ello se decidiría que ambas tuvieran lugar en horas de luz. Previamente se habían programado unas pruebas de eliminación, a efectuar en abril de 1907, una de ellas con recorrido de Niza a Toulon, y la segunga desde toulon hasta Marsella, en las cuales podrían tomar parte todo tipo de botes automóviles, especialmente las que hubieren actuado en las regatas de Mónaco puesto que se iba a utilizar el mismo reglamento. La primera de ellas, de unas 80 millas, serviría para medir la velocidad, el consumo y las condiciones marineras, es decir, demostrar que las embarcaciones tenían suficiente autonomía para poder cubrir el recorrido Argel-Toulon. La segunda, más bien considerada como prueba de “alta mar”, serviría para apreciarse el esfuerzo adicional que exigiría al motor el estado de una mar movida, lo que permitiría evaluar el tiempo de consumo necesario para llevar a cabo el recorrido. Después de ambas pruebas, tendría lugar, posiblemente el 15 de mayo, la carrera Argel-Toulon, con un recorrido total de 405 millas náuticas, cortándose por la escala en Maó, con objeto de avitar en la medida de lo posible, la navegación nocturna. De todos modos, la salida de Argel no tendría lógicamente fecha determinada, puesto que tendría que subordinarse a la situación meteorológica, de acuerdo con las previsiones emitidas por las estaciones meteo del Mediterráneo. La manga Argel-Maó, de 198 millas, y el subsiguiente Maó-Toulon, de 207, quedaría subordinado al estado atmosférico. La Comisión directiva quedó formada por las siguientes personalidades: Mr. Gastón Menier, presidente; Mr. Charley, donante de la Copa Mediterráneo, premio de las dos mangas, vocal; Mr. Daymard, TN y director de la revista La Ligue Maritime, vocal; Mr. Daymard, ingeniero jefe del Bureau Veritas, vocal; Mr. Glandz, presidente del Comité Náutico del Touring Club, vocal; Mr. Holzschuch, ingeniero electricista, vocal y, Mr. Saint-Chaffray, secretario de la comisión extraparlamentaria de los automóviles, vocal. En esta Comisión tendría la representación del Comité Organizador, Mr. Lestonnat, cronista marítimo de Le Matin.

Como condiciones generales que tenían que reunir las embarcaciones participantes eran estar cubiertas, construcción libre, dimensión del casco y potencia del motor, ilimitada; velocidad con mar en calma, 12 nudos como mínimo; prohibición de repostar en marcha fuera de las escalas reglamentarias; doración cuando menos de 5 hombres, uno de los cuales tenía que ser marino de profesión y otro de ellos maquinista habituado a la navegación. Además de la Copa Mediterráneo, que la conseguiría el barco que completara todo el recorrido en el menor tiempo posible, se estipulaban también premios y diplomas especiales en los cuales se tendría en cuenta la velocidad y longitud de la embarcación, la habitabilidad, la instalación del grupo motor a bordo, las condiciones marineras del barco, cantidad de carburante gastado y precio medio del mismo, costo del barco completamente equipado y el valor de sus tripulaciones. El objeto de la carrera Argel-Toulon era poder apreciar la utilización de las embarcaciones automóviles en la defensa de costas y servicios de exploración, y otros de los buques de guerra, y al mismo tiempo conocer el valor prácticamente positivo de las grandes velocidades marinas en todas las aplicaciones de que es susceptible la navegación movida por motores de explosión.

El cronista marítimo de Le Matin, Mr. M. Lestonat, había publicado diversas entrevistas realizadas con respecto a la carrera a importantes personalidades marítimas de las zonas marítimas latinas, entre otras, al almirante Mr. Fournier, inspector general de Defensas Móviles y Submarinas francés; el almirante Sign. Mirabello, ministro de Marina del gobierno italiano; Mr. Charles, creador de la Copa Mediterráneo; el almirante Sr. Ferrándiz, ex ministro de Marina del gobierno español, y a otras varias vinculadas directamente con la mar. Todos ellos habrían coincidido en dar a esta prueba un valor excepcional, tanto desde el punto de vista puramente científico como el militar y del yachting, aplicación a la guerra naval, etc. Las autoridades españolas, reconociendo la trascendencia de ese esfuerzo del automovilismo náutico y dela escala establecida en el puerto de Maó, ofrecieron auxiliar con los elementos a su alcance, el éxito de tan importante experiencia que tanto podría contribuir, por otra parte, al desenvolvimiento de la vida marítima nacional, constituyendo para España una de las manifestaciones más interesantes del deporte náutico. Además de la importancia científica y militar de esta prueba y de las lecciones que sin duda de ella se desprenderían para la arquitectura naval y el arte de la guerra marítima, envolvía igualmente el objetivo principal de estimular al país en la afición al yachting y a desarrollar el espítiru marítimo.

EL BOTE "LA CAMILLE" CON MME. DU GAST, PROPIETARIA Y VARIAS ESCENAS DE LA COMPLICADA REGATA (Cortesía de Joan Bagur Truyol, Ciutadella)

EL BOTE “LA CAMILLE” CON MME. DU GAST, PROPIETARIA Y VARIAS ESCENAS DE LA COMPLICADA REGATA (Fotografía de la época cortesía de JOAN BAGUR TRUYOL, Ciutadella)

También se tenía en cuenta la existencia en Maó de una Junta provincial de la Liga Marítima bien organizada por lo que, su concurso, a juicio de los propios organizadores de la carrera, sería muy útil durante la recalada a efectuar en este puerto, tanto para los participantes como para los diferentes barcos-escolta. Todo ello estaba considerado por la dirección de Le Matin como punto de contribución en alto grado al éxito de la prueba, llamada a hacer época en los anales de la historia marina y del deporte. El 3 de febrero se había celebrado en París un concurso para seleccionar la imagen que sería motivo del trofeo del vencedor de la regata, con bastante participación de calidad. El periodista de Le Matin también había conseguido una entrevista con S.M. don Alfonso XIII a quien expondría todos los pormenores del trofeo, del cual el monarca solicitaría toda clase de detalles, mostrándose verdaderamente interesado tanto en la organización como en las características de las embarcaciones participantes. Finalmente prometería un trofeo que sería concedido en nombre de la Marina Española y adoptar las medidas convenientes para que los participantes contaran con el convoy de dos torpederos españoles. Ahora, desde hace un mes reina la mayor actividad en los diferentes talleres de construcción de este tipo de embarcaciones con objeto de tenerlas listas a punto de tomar la salida. como la “Mercedes-Mercedes” de M. Jellinck-Mercedes se construía en los astilleros Petre y Cía., en Maisons-Laffitte; el “Quand-Meme”, del duque de Decazes, había sido construido en los astilleros Le Marchand, Vincent y Cía. de Cannes.

El 19 de marzo de 1905 era botado en los astilleros Pitre y Cía. en Maisons-Laffitte, los dos botes automóviles de la serie “Mercedes” destinados a tomar parte en la regata Argel-Toulon. Primero lo sería el “Mercedes C.P.”, de 14,00 metros de eslora por 2,35 de manga, 14 toneladas de desplazamiento y casco de acero. El motor era de la marca Mercedes, de 90 CV. y estaba instalado en la proa, mientras la mayor parte del casco estaba ocupada por la acomodación de la tripulación: dos camas sistema Raygasse, dos armarios, una repostería y un aseo con inodoro. En popa dispone de una amplia camareta capaz para hasta 10 personas. Puede alcanzar la velocidad de 34 nudos. La otra unidad, “Mercedes-Mercedes” le siguió a continuación. El diseño de ambas embarcaciones se debía al ingeniero naval Mr. Queruel, en exclusiva para el deportista Mr. M. Charley.

A finales del mes de abril, los preparativos para la gran regata continúan y a bordo del “Menorquín” han llegado procedentes de Barcelona 8.000 farolillos de papel, 300 banderolas, una vajilla completa para 200 comensales, 6 cajas de velas, infinidad de serpentinas, confetti, palomas y adornos de todo tipo encargados por el ayuntamiento. Se ha previsto una monumental batalla de flores que según se comenta será algo extraordinario y nunca visto. El Departamento Marítimo de Cartagena ha dado la orden a los comandantes de los buques de la Armada que se encuentren navegando próximos a la costa de Menorca, pongan rumbo a Maó y fondeen en el puerto para dar más solemnidad a los actos que se avecinan. Desde hace unos días han comenzado a llegar turistas ávidos de contemplar la regata. Detallando más los aspectos de la batalla de flores se comenta que la misma tendrá lugar entre el personal que esté en tierra y las embarcaciones en el mar en la zona del paseo de la Alameda. Por otra parte, la regata ha suscitado gran atención en todo el país, al Gobierno y al propio Rey SM. don Alfonso XIII. Precisamente SM. se ha encargado personalmente de escoger el trofeo que llevará su nombre y será entregado al vencedor. Para llevar a cabo un ensayo general se han movilizado los buques crucero “Lepanto”, destructor “Osado”, torpedero “General Barceló” y los dos guardacostas pertenecientes a las zonas de Catalunya y Baleares. Por su parte, Le Matin informaba que los campeones de la copa del mediterráneo saldrían de Argel para Maó el 5 de mayo, al primer crepúsculo del día para llegar a la caida de la tarde, saliendo de nuevo de Maó hacia Toulon el 7 de mayo a primera hora de la mañana para llegar el mismo día a la puesta de sol. Sin embargo, ya dejaba entrever que estas fechas podían no ser definitivas, sino aproximadas, en razón a que las señales de salida deberían de ser dadas en Argel y Maó, aprovechando las mejores situaciones meteorológicas, Se había tomado el término medio barométrico correspondiente a los meses de mayo, por lo que presumían que la alteración, de haberla, sería mínima. Por su parte la Liga Marítima Española había concedido también un trofeo, que consistía en una copa de Sèvres. El almirante Gourdon, comandante general de la Escuadra francesa había dictaminado igualmente las disposiciones convenientes para escoltar eficazmente las frágiles embarcaciones que tomaran parte en la liza. 6 destroyers de su escuadra y 3 pertenecientes a la defensa móvil de Argel garantizarían en principio la seguridad de los participantes, por lo que deberían concurrir en el puerto de Argel el 3 de mayo. También se utilizarían como punto de escala en la ruta los cruceros “Kleber” y “Desaix”, provistos de todo el equipo necesario como técnico, médico y control para atender cualquier eventualidad. Posiblemente alguna unidad naval italiana se incorporaría a la flotilla de escolta. El traslado de las embarcaciones tambián había comenzado a realizarse embarcándose sobre la cubierta del vapor “Isly” el “Mercedes C.P.”; a remolque del “Phoceen” iría el “Mercedes-Mercedes”, mientras sobre su cubierta se estibaría el “Mab”. Se preveía llevar igualmente a remolque de algún vapor a los botes “Heracles” y “Fiat”.

MR. R. LESTONANT

MR. R. LESTONANT

Por parte de la empresa Casino El Diamante de Es Castell se anunció que quien quisiera observar perfectamente la llegada de los botes automóviles de la regata procedente de Argel podían alquilar por 30 céntimos una butaca a la sombra próxima al mar. Las butacas procedían de la sustitución efectuado en el mobiliario del Teatro Principal de Maó.

El 1 de mayo, y remolcado por el vapor de pabellón inglés “Galans”, al que había solicitado auxilio al encontrarse a 110 millas de Maó, entró sobre las seis de la mañana el bote automóvil francés “Malgré Tout”. El vapor, en el momento de serle solicitada la ayuda se encontraba navegando desde Niza a Almería. El capitán exigió al patrón del bote la suma de 12.500 francos franceses por efectuar el rescate y remolcarlo hasta Maó. A su llegada a puerto, el armador nombró consignatario a don Martín Olives. Seguidamente le entregó un libro de firmas para que recabara las del alcalde y la de cualquier otra autoridad local. Sobre las cinco de la tarde el vapor reanudó su viaje rumbo a Almería.

Numeroso gentío invadía estos días las calles Arravaleta y Nueva para poder observar el magnífico trofeo que con el nombre de Mahón había encargado el Ayuntamiento para la regata y que ya había llegado de Barcelona. Se encontraba expuesto en el Salón de Sesiones de las Casas Consistoriales. También se podían observar los concedidos por Ministerio de Marina y por la Liga Marítima que se encontraban expuestos en uno de los mostradores del local comercial denominado La Mariposa. Mientras, y a marchas forzadas, se estaban llevando a cabo por la brigada municipal los trabajos de iluminación del campanario de la iglesia de Santa María, mientras el orfeón Lo Progrés, bajo la dirección de la batuta del maestro Bellíssimo realizaba sus ensayos para actuar en los actos protocolarios organizados. El establecimiento del floricultor de la calle Cós de Gracia, señor Prats, estaba preparando los bouquets y ramos de flores a utilizar en la batalla programada en el puerto.

El vapor “Menorquín” ha llegado procedente de Barcelona y ha fondeado sobre las seis de la mañana portando a bordo numeroso público que acude a presenciar la llegada y actos programados para los botes automóviles. También se encuentran a bordo numerosos reporteros y un importante cargamento de gasolina especial para estas embarcaciones a fin de que puedan repostar. El tiempo se ha vuelto muy inseguro y desapacible y tanto la lluvia como el viento han hecho acto de presencia.

BOTES AUTOMÓVILES “QUAND-MEME” Y “MERCEDES-MERCEDES”

BOTES AUTOMÓVILES “QUAND-MEME” Y “MERCEDES-MERCEDES”

De los 16 botes inscritos para tomar parte en la regata Argel-Toulon, solamente 7 tomarían la salida que se llevaría finalmante a cabo el día 7 de mayo: “Mercedes-Mercedes”, “Mercedes C.P.”, “Quand-Meme”, “Le Camille”, “Malgré-Tout”, “Heracles II” y “Fiat X”. Todos tenían asignado su respectivo destroyer-escolta, encontrándose agrupados a unos 100 metros de ellos manteniéndose a la espera: “Pertuisane”, “Hallebarde”, “Arbalete”, “”Dard”, “Carabine”, “Sarbacane” y “Arc”, respectivamente. La cabeza de línea estaba controlada por el “La Hire”, la cola por el “Mousqueton”, por babor el “Kleber” y a estribor de la flotilla los destroyers-escolta. A las 06,00 h. en punto de la mañana se disparaban 3 cañonazos, señal de salida, poniéndose en marcha la regata. A las 06,30 h. se encontraban todos navegando a plena velocidad.

EL BUQUE ESCOLTA DE LA REGATA “KLEBER”

EL BUQUE ESCOLTA DE LA REGATA “KLEBER”

La mar estaba en calma, el cielo cubierto y el barómetro marcada 765 mm. con tendencia al descenso. Como caso curioso, a bordo del “Kleber” se había organizado un servicio de mensajería constituido por 10 palomas mensajeras pertenecientes al palomar marítimo de Mr. Leonce Kartigue, para poder mandar mensajes o noticias a Argel. (a bordo se encontraban también los corresponsales de Le Matin, Le Figaro, Le Petit Parisien, New-York Herald y Le Temps). A las 08,00 h. se toma una lectura de buen tiempo, viento flojo de levante. El “Fiat” navega 8 millas por la proa del “Mercedes C.P.”. El “Le Camille” avanza detrás, le siguen “Mercedes-Mercedes”, “Quand-Meme” que ha quedado algo descolgado y de los “Malgré-Tout” y “Heracles” no se distinguen desde el barco control. A las 08,30 h. el “Desaix” se aproxima al “Sarbacane” que está señalando que el “Heracles II” tiene avería. Poco después la avería será reparada por la tripulación y el “Sarbacane” informa que el “Malgré-Tout” marcha a una milla por popa del “Heracles”. A 09,05 h. el “Desaix” informa al jurado mediante TSH que el “Malgré-Tout” a roto una biela, por lo que ha necesitado el remolque de su escolta “Carabine”. A 10,00 h. “”Fiat X” conserva su ventaja, mientras el “Desaix” informa por TSH que “Heracles” ha sufrido un recalentamiento y continúa a remolque.

LA REGATA EN MAÓ

LA REGATA EN MAÓ. LLEGADA DE UNO DE LOS PARTICIPANTES

“Mercedes C.P.” navega a rumbo, “Le Camille” navega por delante de éste y “Mercedes-Mercedes” queda algo rezagado. Por detrás de ellos continúa “Quand-Meme”. A 11,09 h. “La Camille” pasa al “Mercedes C.P.”. A mediodía el “Kleber” se encuentra a 69 millas al norte del puerto de salida, Argel, mientras el “Desaix” se encuentra a 35. 13,30 h. “La Camille” va por delante a buena marcha, seguida por el “Mercedes C.P.” y “Mercedes-Mercedes”, manteniendo sus distancias. 13,45 h. “Mercedes C.P.” se queda parado hasta que puede reemprender la marcha a las 14,10 h. Llegadas las 15,00 h. el “Desaix” comunica que, reparada la avería, “Heracles” prosigue en la regata navegando a motor y ayudado por la vela. 03,40 h. “Mercedes-Mercedes” se encuentra parado y al pairo, al haber sufrido una avería.

El “Kleber” se detiene por si son necesarios sus servicios, aunque reemprenderá su marcha una vez se aposta a su costado el escolta “Pertuisane”. Por unos momentos “La Camille” también ha quedado al pairo pero el mecánico conseguirá volver a ponerlo en marcha al poco tiempo. A 17,00 h. el barómetro continúa marcando 765 mm. de presión y las condiciones meteorológicas se mantienen igualmente estables. A 19,00 h. “Mercedes C.P.” se detiene por unos momentos, haciendo lo mismo el “Kleber”. Mientras, “La Camille” continúa aumentando ventaja, aunque no podrá alcanzar de ninguna manera al “Fiat X”, que desapareció de la vista de los demás participantes sin que pudieran evitarlo. No pasa mucho tiempo y “Mercedes C.P.” vuelve a reanudar su marcha. 20,15 h. “La Camille” queda parado durante cuarenta y cinco minutos, tras los cuales volverá a reemprender su marcha para a 21,55, doblar la Punta de s’Esperó navegando en demanda de la bocana del puerto de Maó. Le sigue “Mercedes C.P.”, que lo hará a las 22,35 h. Marcando el reloj las 22,50 h. el buque “Kleber” se detiene a unas 6 millas de la bocana del puerto. a las 23,15 h. vuelve a ponerse en marcha y, navegando a razón de 7 nudos, cruza por el sur el faro de la Illa de l’Aire. A 04,00 h. del día 8 “Kleber” y “Desaix” cubren el resto del recorrido, muy lentamente y con frecuentes paradas a la espera del resto de la flota para entrar en puerto y fondear en la Plana de cala Figuera cuando el reloj de la regata marca las 06,00 h. cuando han entrado ya todos los participantes y sus escoltas. La llegada de los participantes, sin embargo, se había iniciado muchas horas antes puesto que, siendo aproximadamente las 17,00 h. el vigía de Binisermenya a instancias del de la Mola anunciaba la presencia de un convoy cerca de la bocana que estaba navegando rumbo directo en su demanda. Pronto se conoció que se trataba de la primera embarcación de la regata con su escolta que había cubierto el trayecto que separa los puertos de Argel y Maó en un tiempo verdaderamente récord. La primera embarcación en entrar sería el “Fiat X”, que lo haría en hora oficial 18,15 h. a la que seguía como auténtico centinela el torpedero “Arc”; les seguía otro torpedero, “La Hire”. Como cundiera la noticia, el numeroso gentío comenzó a bajar al muelle precipitadamente por cuestas y escaleras y, quienes no podían hacerlo se situaban en los diferentes miradores de la ciudad. En poco tiempo no circulaba nadie por las calles tal era la espectación despertada. Numerosas casas habían sido perfectamente engalanadas. Cuando el “Arc” se cruzó con el “Temerario” la banda de música embarcada en este último se puso a interpretar La Marsellesa, el himno francés. En una navegación llevada a efecto con una mar ligeramente picada, habían tenido que hacer dos paradas para poder repostar combustible, siendo la velocidad media de navegación 16,5 nudos. La segunda embarcación participante en entrar sería “La Camille”, que lo hacía bastante más tarde, a las 22,00 h. (travesía en dieciséis horas). Cuando desembarcó su piloto, la admiración saltó de los millares de gargantas que se encontraban en aquellos momentos en los muelles: se trataba de una mujer. Su armadora era madame Du Gast, que desembarcó muy sonriente siendo recibida por el propio alcalde y el corresponsal de Le Matin. Vestía un traje de bule negro y gorra blanca de visera, cubriendo su rostro con un fino velo blanco. Ciertamente la dama era alta, rubia y además muy agraciada. la embarcación “Mercedes C.P.” lo hizo a las 22,43 h. (diecisiete horas); “Mercedes-Mercedes” a las 00,30 h. del día 8 (diecisiete horas y media); “Quand-Meme” a 01,45 h. (veinte horas); y “Heracles II”, junto con “Malgré-Tout”, (veintinueve horas y quince minutos), ambos remolcados. El vencedor “Fiat X” había logrado llevar a cabo su recorrido en doce horas y quince minutos, manteniendo una velocidad constante de 16-17 nudos. Pertenecía a la Sociedad torinesa de automóviles, habiendo sido consruida en Livorno por Mr. Gallinari, que le pilotó desde Argel en unión de Mr. Carpinelli. Medía 8,99 metros de eslora, 1,73 de manga y había sido equipada, desde luego, con un motor Fiat de 35 CV.

ESPECTACIÓN EN MAÓ ANTE LA PRESENCIA DE LOS BOTES AUTOMÓVILES

ESPECTACIÓN EN MAÓ ANTE LA PRESENCIA DE LOS BOTES AUTOMÓVILES

Su llegada a Maó enarbolando la bandera italiana había sido saludada con vítores y aplausos. Sobre las ocho de la tarde, el alcalde de Maó, junto con el representante consular de Italia y el representante de Le Matin, subieron a bordo del “Arc” a saludar a Mr. Gallinari y felicitarle por su gran triunfo. Momentos después el constructor de la casa Fiat telegrafiaba al ministro de la marina italiana participándole del éxito de la carrera.

La recepción efectuada al vencedor resultó en extremo brillante. Sobre las diez de la mañana del día 9, el cónsul de Francia y el representante de Le Matin acudían a buscar a los tripulantes del barco vencedor para acompañarlos hasta el Ayuntamiento, entre los vítores y los aplausos del numeroso público estacionado a ambas bandas de las calles mahonesas. Al entregar al patrón Mr. Gallinari el trofeo concedido por la ciudad de Maó, el alcalde le dirigió estas palabras: “Me es sumamente grato entregaros en nombre de Mahón el premio ganado gracias a vuestra intrepidez y a esa admirable invención del ingenio humano que se llama bote automóvil. El espectáculo que el mundo entero admira en este momento viendo atravesar el Mediterráneo en tan pequeñas embarcaciones, dotadas de tan potentes máquinas explosivas, prueba todo el poder de la ciencia puesta al servicio de la humanidad. Mahón, elegido como punto de escala, y que con tanto entusiasmo sigue todos los progresos modernos, no podía permanecer indiferente a esta prueba tan grandiosa, y ha creído que su deber era fomentarla. Pequeño, muy pequeño es el obsequio que Mahón os ofrece comparado con la magnitud de la empresa que acabáis de realizar, pero no lo midáis por su valor material, sino por lo que representa y significa; y aceptadlo como testimonio de admiración de un pueblo que glorifica en vuestra persona una de las manifestaciones más grandiosas de la civilización y del progreso…”. Mr. Gallinari poco pudo decir debido al nerviosismo y la emoción del momento; allí estaban Mme. Du Gast, el duque de Decazes, el representante de Le Matin, el comandante de Marina, el Ayuntamiento en pleno y otras distinguidas personas. Los trofeos que se entregaron causaron una grata impresión por su calidad.

LLEGADA A MAÓ DE UNO DE LOS BOTES PARTICIPANTES

LLEGADA A MAÓ DE UNO DE LOS BOTES PARTICIPANTES

El del Ayuntamiento consistía estaba diseñada por el escultor francés Mr. Violet, con un pabellón con versos de Eduardo Marquina, que había sido fundida en bronce por la casa Masriera, de Barcelona. Por la concha de una ola gigantesca cruzaba velozmente, medio hundida en el agua, una canoa automóvil. En la cresta de la ola, sobre la espuma, cabalgaban tres figuras emblemáticas: Mahón uniendo con un abrazo a Europa y África. En su basamento estaban fijadas dos placas de plata, una con la dedicatoria del Ayuntamiento y en la otra el verso de Marquina:

*

“Naturaleza que un día os separó inclemente

dulce tierra de Europa, tierra de África ardiente:

la ciencia vuelve a uniros, y, en su verde regazo,

Mahón siente la fiesta del fraternal abrazo”

*

PERSPECTIVA DE OTRO DE LOS BOTES PARTICIPANTES EN LA REGATA

PERSPECTIVA DE OTRO DE LOS BOTES PARTICIPANTES EN LA REGATA

Y los fastos que siguieron a continuación fueron extraordinarios, resaltando la batalla de flores entre el público estacionado en los muelles y las numerosas embarcaciones que pasaban frente al mismo, el cual se celebró a las cuatro y media de la tarde. Ramos, flores sueltas, serpentinas y cantidad ingente de confetti volaron por doquier en las inmediaciones del Moll de l’Alameda. Muchas embarcaciones habían sido especialmente adornadas para el acontecimiento, destacando la que simulaba un vehículo automóvil, un enorme pez (Infantería), una gran cesta, o una enorme pajarita que iba tripulada por los oficiales del “Lepanto”. La perteneciente a Ingenieros simulaba una torre y una farola, también estaba la góndola del general gobernador Militar sumamente adornada, así como la de la Sociedad Anglo-Española “La Rubia”. Todas ellas serían aplaudidas y vitoreadas, aunque el mayor entusiasmo se desataría cuando quien desfilaba a bordo de su embarcación fue Mme. Du Gast. Fueron lanzadoas tal cantidad de flores, confetti y artilugios típicos de estos actos. que el puerto en lugar de tener una lámina de agua parecía haberse convertido en singular multicolor jardín. Al tiempo que oscurecía se organizaba el desfile de embarcaciones iluminadas a la veneciana, las cuales producían un efecto mágico y extraordinario, mientras que los barcos españoles adornaban también varias de sus falúas, entre las que destacaba la del “Lepanto”, representando una fuente mágica.

MME. DU GAST, PROPIETARIA Y PATRONA DE UNO DE LOS BOTES AUTOMÓVILES

MME. DU GAST, PROPIETARIA Y PATRONA DE UNO DE LOS BOTES AUTOMÓVILES

El muelle aquella noche aparecería soberbiamente iluminado merced a la instalación llevada a efecto de numerosos arcos voltaicos y miles de farolillos. También las fábricas y los edificios industriales habían sido dotados de iluminación extraordinaria. Todos los buques surtos en puerto estaban visiblemente adornados e iluminados, tanto los de la armada francesa, como los mercantes “Menorquín” y “Nuevo Mahonés”, quienes presentaban sus cubiertas adornadas por numerosos farolillos, mientras los cascos presentaba una doble hilera iluminada. El momento más espectacular llegaría cuando fueron encendidas numerosas fogatas preparadas al efecto en numerosos rincones del litoral portuario. Parecía más una imagen perteneciente a un sueño que un espectáculo real.

MME. DU GAST A BORDO DE SU BOTE “LA CAMILLE”

MME. DU GAST A BORDO DE SU BOTE “LA CAMILLE”

Entrada ya la noche se llevó a efecto en el Arsenal la cena de gala de la regata, para lo cual fue montada una gran mesa en forma de “U” apta para 200 comensales en la que participarían los deportistas, acompañantes, autoridades, flotas de apoyo y numerosos invitados, amén de gran número de representantes de medios de prensa y comunicación, tanto nacionales comno extranjeros. El menú fue el siguiente: Hors d’oeuvre, Coquillages Port Mahón, Omelette aux fines herbes, Poulet santé chasseur, Langoste sauce mayonnaise, Filet de veau aux pommes ri, Fruits, Patisseries, Vins de Saint Louis, Xérez, Champagne, Cafe et Liqueurs. Llegados a los postres el alcalde pronunció un entusiasta brindis en honor de los competidores bebiendo a la salud del progreso y de la paz universal. Seguidamente, don Pedro Ballester, en representación de la Liga Marítima Española, brindaba en los siguientes términos: “Mme. Du Gast, cumpliendo gustosísimo la decisión del Jurado, y como representante de la Liga Marítima Española, os hago entrega de la copa dedicada por dicha Asociación a esta memorable regata internacional. Honroso y grato es para mí el encargo, sintiendo como nunca en este momento no disponer del estro poético que sería necesario para expresaron cuánto os admira Europa por vuestro valor extraordinario, y cuanto os admiramos todos -os lo dice un viejo- por vuestra belleza incomparable”. Después brindó el señor Taltavull en nombre del cuerpo consular; Mr. Charles Roche a la conquista del Mediterráneo; Mr. Clamen, Mr. Pedant, Mr. Courze, el duque de Decazes que lo hizo a la salud del Rey de España y Mr. Lestonnat, que lo haría a la de las Marinas francesa y española, etc. Después del banquete, el Jurado presidido por Mr. Lestonnat y asistidos por marinos, autoridades y representantes del Cuerpo consular procedía a dar lectura de la concesión de los diferentes premios que se concedían en esta primera manga, puesto que los más importantes que obviamente se darían al culminarse la regata Argel-Toulon, tendría lugar al finalizar la segunda y definitiva manga. Premios de S.M. el Rey de España, de la ciudad de Maó y de la revista Auto, al “Fiat X”. Premios del Ministerio de Marina de Francia y de la Liga Marítima Española, al “Le Camille”; Premio de Ministerio de Marina de España al “Mercedes C.P.”; Premio de la Marina de Italia al “Mercedes-Mercedes”; Premio de la Liga Marítima Francesa al “Quand-Meme”; Premio de Mr. Glandaz al “Heracles II” y el Premio de Mr. d’Archemont y Medalla de Oro de Mr. Charley, al “Malgre-Tout”.

FIESTA CELEBRADA EN MAÓ EN HONOR A LA REGATA

FIESTA CELEBRADA EN MAÓ EN HONOR A LA REGATA

Mme. du Gast y el duque de Decazes dirigieron a S.M. don Alfonso XIII, por conducto del Mayordomo de Palacio el siguiente mensaje: “A S.M. el Rey de España. Madrid. Entusiasmados por la calurosa acogida que se nos ha dispensado en Maón, y antes de separarnos de nuestros huéspedes tan hospitalarios, rogamos a V.M. se digne recibir la expresión del reconocimiento de que estamos poseídos; hacemos también los votos más sinceros por la felicidad de V.M. y por la prosperidad de su pueblo. Madame du gast.- Duque de Descazes”.

OTRA EMBARCACIÓN ADORNADA PARA LA FIESTA EN HONOR A LA REGATA

OTRA EMBARCACIÓN ADORNADA PARA LA FIESTA EN HONOR A LA REGATA

El día 10 de mayo debía de iniciarse la manga Maó-Toulon pero tuvo que suspenderse debido al estado adverso de la mar. A bordo del “Kleber” fue aprovechada la jornada para llevar a cabo la organización de diversos agasajos a autoridades e invitados.

ESPECTACIÓN ENTRE EL PÚBLICO MAHONÉS POR VER A LOS PARTICIPANTES Y SUS EMBARCACIONES

ESPECTACIÓN ENTRE EL PÚBLICO MAHONÉS POR VER A LOS PARTICIPANTES Y SUS EMBARCACIONES

El día 12 el comandante y numerosos miembros de la tripulación del “Carabine”, uno de los torpederos que acompañan la regata, acudieron a la iglesia de Santa María invitados a asistir a una audición del órgano monumental que sería pulsado como era habitual por el presbítero don Damián Andreu. En el transcurso de la audición el comandante se puso de acuerdo con el organista e interpretaron al unísono el Hosanna de Granier y el Extasis de Hector y Salomon, demostrando el marino gozar de una alta preparación musical. Mientras tanto, el torpedero “Carabine” llevaba a cabo una salida de prueba para comprobar el estado de la mar navegando hasta unas 20 millas, ratificando la imposibilidad de dar la salida al encontrar viento establecido de tramontana y mar muy agitada. Durante la noche calmó el viento y la organización decidió dar inicio al procedimiento de la salida a las tres y media de la madrugada del 13. Navegando ya todas las embarcaciones fueron acompañadas como cortesía hasta unas 20 millas de la bocana los torpederos “Osado”y “General Barceló” junto al cañonero “Temerario”. Pese a lo intempestivo de la hora, numerosas personas acudieron al muelle para presenciar la salida y despedir a los osados deportistas, tanto desde Maó como de Es Castell.

EL “FIAT X” IZADO POR EL “LA HIRE” PARA SALVARLO DEL TEMPORAL

EL “FIAT X” IZADO POR EL “LA HIRE” PARA SALVARLO DEL TEMPORAL

Con la llegada del nuevo día el puerto mahonés había vuelto a la normalidad pero iban pasando las horas y nadie sabía nada de la regata, aunque lo encontrarían de lo más natural dado el estado del tiempo. Pero a media mañana la meteorología había comenzado a cambiar nuevamente y el cariz que tomaba no presagiaba nada bueno. La primera y alarmante noticia llegó por la tarde al cónsul de Italia don Pedro Taltavull y provenía de uno de los participantes, el señor Gallinari: “Nosotros y nuestro bote sólo salvados. Todas las otras perdidas. Témese la perdida de un torpedero y personas”. Ni que decir que la noticia corrió como un reguero de pólvora por toda la ciudad causando una inmensa conmoción y una angustia dolorosísima. Mucha gente había hecho amistad con los participantes que habían estado tan felices viviendo unos días entre ellos y que habían llegado en una regata tan bonita y sin problemas. No podían aceptar que quienes hacía muy poco habían sido huéspedes de la población hubieran podido perder la vida en el peligroso golfo de León. Afortunadamente con el paso de las horas se sucederían otros telegramas que irían dando cuenta de que las tripulaciones habían sido rescatadas por cada uno de sus buques escolta de la armada francesa, aunque se temía que uno sí pudiera haberse perdido: el “Quand Meme”, que estaba acompañado del torpedero “Arbaléte”, quienes no se encontraban con los demás.

EL “QUAND-MEME” ABARLOADO AL YATE AUXILIAR “VELLEDA” EN MAÓ

EL “QUAND-MÊME” ABARLOADO AL YATE AUXILIAR “VELLEDA” EN MAÓ

El alcalde y el cónsul se dirigieron a sus homólogos en Toulon solicitando aclaraciones y noticias al respecto, pero las respuestas tardaban en llegar. Sería la redacción del rotativo Le Matin el primero en contestar, dirigiéndose al cónsul señor Taltavull: “Espantoso temporal en el golfo de León ha causado la pérdida del “Mercedes C.P.”, “Mercedes-Mercedes”, “Malgré-Tout”, “La Camille”, “Heracles II” y no se dispone de noticias sobre el “Quand-Meme” ni del “Arbaléte”, el torpedero que lo convoyaba. El “Fiat X” logró ser subido a bordo del contra-torpedero “La Hire”. Todas las tripulaciones salvadas y conducidas a Francia salvo la del “Quand-Meme” pero quienes conocen al “Arbaléte” estiman que habrán vuelto a Baleares o navegado hacia las costas de Cerdeña buscando refugio”.

"MARIA MERCEDES" Y "QUAND MÊME"

“MARIA MERCEDES” Y “QUAND MÊME”

Sin duda era de lamentar el triste final de una regata que había levantado tanta expectación y que había logrado un éxito sin precedentes en Maó. Mucha gente no se había creido que se hubiera dado la salida aquella madrugada conociendo perfectamente como las gasta la meteorología en estas aguas, pero parecía haber calmado durante la noche. Se supo que el comandante del torpedero “Arc”, no estando muy convencido de la situación meteorológica había advertido expresamente al propietario del “Fiat X” que si no veía clara la situación le llamara sin demora para embarcar el bote a bordo, como así se hizo. Por fín, el 15 se recibía un telegrama anunciando que el otro torpedero se había refugiado en Cagliari.

EL "FIAT X"

EL “FIAT X” JUNTO A UNO DE LOS BUQUES DE APOYO

Poco a poco iban conociéndose más detalles sobre el terrorífico episodio vivido por los participantes de la regata Argel-Maó-Toulon en la manga Maó-Toulon. A la vista de que el tiempo había encalmado y a que las previsiones apuntaban a una mejora paulatina el Jurado había decidido dar la salida, aunque cada bote automóvil sería vigilado en todo momento por el barco escolta asignado. Se haría un seguimiento si cabe más meticuloso en previsión de posibles sorpresas. El “La Camille” navegaba junto al “Dard”; el “Malgré-Tout” con el “Carabine”; el “Fiat X” con el “Arc”; el “Quand-Meme” con el “Arbaléte”; el “Mercedes-Mercedes” con el “Pertuisane”; el “Mercedes C.P.” con el “Haliebarde” y el “Heracles II” con el “Sarbacane”. Además, el “Mousqueton” actuaba como buque-cronometrador y el “La Hire” de agregado al jefe de escuadrilla. El “Desaix” abría la marcha y el “Kleber” la cerraba. La salida se había llevado a cabo con toda normalidad, mar no muy picada cerca de la costa y manteniéndose en estas condiciones a lo largo de la mañana. Serían las cuatro de la tarde cuando por tramontana aparecían los primeros síntomas de un temporal, que iría progresando negativamente para los participantes registrándose en los barómetros un acusado y rápido descenso. La mar se iba encrespando tomando un feo aspecto. Las olas aumentaron alarmantemente de tamaño pero nadie osaba retirarse a pesar de los ofrecimientos que se les hacía desde los respectivos barcos nodriza. Y a partir de ahí comenzó la escalada de los problemas, en medio de una mar alborotada con olas que testigos citan de cerca de 8 metros desde la parte más baja del seno a la más alta de la cresta, que rompía furiosamente poniendo en trance a las frágiles embarcaciones. Comenzaron los rescates a la desesperada a la par que se perdía cualquier noticia o visión del “Quand-Meme” y su escolta. Todo lo que ocurrió posteriormente motivaría la protesta generalizada de la opinión pública francesa, solicitándose incluso la depuración de responsabilidades. El público estaba francamente excitado y acusaba severamente a la Organización de la prueba por lo que parecía una falta absoluta de previsión. Contra estas acusaciones se diría que la salida se había dado tras obtener el informe favorable de los partes meteorológicos, de la comandancia de Marina y de los prácticos del puerto. En medio del fragor del temporal el comandante del “La Hire” ordenó acercarse en lo posible y recuperar del agua del “Fiat X” utilizando los pescantes para estibarlo en la cubierta posterior puesto que estaba corriendo serio peligro de perderse. La pequeña embarcación embarcaba fácilmente mucha agua pero el rescate se culminó con éxito. Se encontraban ya a 45 millas de Maó. Otras embarcaciones, tras sufrir averías diversas, habían solicitado ayuda a sus escoltas: “Mercedes C.P.”, “Heracles II”, “”Malgré-Tout” y “Mercedes-Mercedes”. Para el “La Camille” hasta entonces todo había ido bien, puesto que sobre las diez de la mañana la brisa había caido, navegaba a 12 nudos y tomaba muy bien la ola, por lo que se mantenía en lugar destacado de la prueba. Lo mismo ocurría con el “Quand-Meme”, aunque éste navegaba a 9 nudos. Hacia las doce del medio, en medio de los continuos gritos de admiración proferidos por sus tripulantes el comandante del “Kleber” había hecho tocar un rigodon en honor a la patrona del “La Camille”, Mme. du Gast, que se había consolidado ya como líder indiscutible de la prueba y se contaba con que su hermosa embarcación de color azul, que destacaba sobre aquel verde mar, atravesaría la línea de meta a partir de las ocho y media, siempre antes de la media noche y manteniendo la mar aquellas condiciones. El “Kleber” dio la vuelta y se dirigió a observar los barcos que navegaban en la retaguardia y durante unas dos horas estuvo controlando la situación, mientras la mar iba engrosando de modo alarmante. Pero sobre las cuatro de la tarde, como se ha mencionado, el barómetro había comenzado a bajar rápido, el horizonte se cubría de oscuros nubarrones, comenzando a aparecer blancos borregos de espuma y la tempestad se desencadenó. “Nos encontrábamos a unas 70 millas de Toulon y no había posibilidad de virar en redondo para volver a Maó puesto que el tiempo nos estaba cerrando por igual por detrás. La acometida fue espantosa”, manifestaría el comandante del “Kleber”. Sobre las cinco la mar se había vuelto ya muy gruesa y el comandante ordenó dirigirse hasta la posición del “La Camille”. A las seis menos cuarto la localizaron, se encontraba junto al “Dard” que se había detenido tras dos horas de lucha inútil pues ya se había dado por imposible terminar la regata. Había estado remolcando el bote hasta que faltó el cabo al haberse partido, quedando a la deriva con sus tripulantes, aunque se mantendría a flote como si se tratara de un tapón de corcho. El “Dard” no podía actuar porque tenía parte del cabo del remolque entre sus hélices, de forma que el comandante del “Kleber” ordenó botar la ballenera que portaba a bordo como bote salvavidas con sus tripulantes, quienes no dudaron ni un momento en lanzarse al agua para lograr el peligroso rescate. Estuvieron varias ocasiones a punto de estrellarse contra el casco del buque de guerra debido a la acción de las olas, pero trabajando duramente sus seis remeros pudieron finalmente separarse y dirigirse hasta el bote automóvil intentando llevarles un cabo adecuado pero el bote aparecía y desaparecía entre las enormes simas que se formaban entre las olas, mientras el cabo arrastrado de cada vez pesaba más y más impidiendo el avance, comprobándose la imposibilidad de lograr algo por este sistema y regresando al buque para evitar un accidente humano mucho mayor. Una vez a bordo los marineros y el bote, el comandante Paupiè ordenó llevar a cabo una arriesgada operación de aproximamiento del buque a la “Camille” con el fin de poder lanzar varios cabos e intentar recuperar a sus tripulantes. Realizaron una amplísima curva hasta lograr su objetivo. Cuando lo tuvieron a su lado, con grave riesgo de un encontronazo del cual la frágil embarcación se convertiría en un montón de astillas, les largaron unos 8 ó 10 cabos. Mme. du Gast quería ser la última pero el comandante la amenazó con soltar la embarcación si no subía primero ella, accediendo al fin. Asió uno de los cabos e intentó subir al barco utilizando la escala de gato de éste, pero tenía las manos llenas de grasa y el cabo se le escurría. Uno de los tripulantes la asió de una mano y haciendo un terrible esfuerzo intentó subirla, pero entre que quedaba dentro del agua, los bandazos que daba el barco y la humedad, consiguieron que la mujer se soltara de la mano del tripulante y fuera a parar al agua quedando entre las dos embarcaciones. Los tripulantes Faulon y Mignotte de lanzaron sin dudarlo al agua en su ayuda inmediatamente al agua para rescatarla y, una vez asida de cada mano por los dos hombres, se sujetaron fuertemente a la borda de la lancha, mientras gritaban solicitando un cable. Había ya oscurecido y la operación de rescate constituía ya una auténtica epopeya. Por fin pudo asirse un cabo alrededor del cuerpo de la mujer que sería inmediatamente izada a bordo del barco y llevada al interior prácticamente obligada pues no quiere dejar sólos a sus compañeros y quiere ver como son rescatados. Uno a uno serían izados a bordo, siendo el último el teniente Menier. Tras ello el bote volvía a ser puesto a remolque. Corrían ya las ocho de la tarde y el tándem “Kleber”-”La Camille” navegaban en medio de la horrible tempestad. Las olas, tras chocar frontalmente contra la proa del buque, remontaban ésta y se estrellaban nuevamente contra el puente, barriéndolo todo sin compasión de ningún tipo. Mientras la tramontana, huracanada, rugía con un sonido estremecedor hasta que, en uno de sus increibles tirones, arrancaba los herrajes en los cuales se había hecho firme el cabo de remolque en el “La Camille”, quedando ésta nuevamente a la deriva. Dada la violencia del temporal se decidió abandonarla definitivamente. La estuvieron observando mediante los proyectores del “Kleber” hasta que desapareció de la vista para siempre.

DETALLES DE LOS BOTES EN MAÓ

DETALLES DE LOS BOTES EN MAÓ

Aquella navegación infernal continuó durante toda la noche y parte de la jornada siguiente, mientras el “Kleber” se debatía entre fortísimos bandazos y cabezadas. En su interior rodaba todo y las roturas eran considerables. Con la ayuda de la maltrecha telegrafía se había conocido la pérdida por abandono de la mayor parte de las embarcaciones automóviles, aunque sus tripulaciones se encontraban todas completamente a salvo. “Según manifiestan los oficiales no existe antecedente de un huracán tan violento como el que hemos sufrido. Convienen en reconocer que nada podía hacerlo prever y que la orden de salida de Maó ha sido dada juiciosamente después de haberse cerciorado de todos los datos para asegurar el éxito de la travesía”, manifestaría el comandante del “Kleber” a su llegada a tierra. Por su parte, el “Arbaléte” había llegado a Cagliari con la tripulación del “Quand meme” a bordo tras abandonar el bote a unas 100 millas del puerto ante la imposibilidad de mantener más el remolque.

PERSPECTIVA DEL "FIAT X"

OTRA PERSPECTIVA DEL “FIAT X”

Se dice que el propietario del “Herakles II”, el doctor Lesage, satisfecho de la magnífica travesía realizada entre Argel y Maó, a la vista de la situación presentada antes de la salida recomendó a sus compañeros de competición realizar el recorrido Maó-Barcelona y desde allí navegar hasta Toulon. Conocía perfectamente como las gastaba el golfo de León y estaba convencido de que una manga como la que habían tenido difícilmente iban a volver a encontrarla. Mr. Chamchan, otro de los participantes rechazó de plano la propuesta. Zarparon y navegaron durante diez horas a razón de una media de 8 nudos. Y todos habían navegado contentos y satisfechos de como rodaban las cosas hasta que la mar había comenzado a cambiar . Aumentó la violencia del viento y la tempestad se desencadenó furiosamente sobre todos. A las ocho y media habían decidido abandonar solicitando al comandante de la “Sarbacane” embarcar parte de la tripulación, mientras el resto controlaría la embarcación a bordo de ésta. De este modo se amntuvieron hasta que, con la violencia del temporal el comandante se vio precisado a mantenerse a la capa. El resto de tripulantes se encontraba ya a bordo, la lancha borneaba exageradamente hasta que se partió el cable del remolque y llena de agua, la lancha desapareció en la oscuridad de la noche. Mr. Charles Roche, que viajaba en la “Malgré-Tout” había decidido tomar remolque a las cinco de la tarde, cuando se encontraba a 20 millas de Maó. Había reducido la marcha y estaba en contacto verbal con el “Carabine”, su escolta. Cuando se encontraban ambas embarcaciones, la una se encontraba a un desnivel de cerca de 7 metros la una de la otra. En un momento en que la ola empujó la una contra la otra, el bauprés de la gasolinera se partió y encontrándose el palo sin su estay de proa, en otro bandazo se quebró, golpeando con su caída la frágil embarcación, abriéndose por este motivo una vía de agua. Decidióse hacer abandono de la misma, resultando uno de los tripulantes herido en una pierna. Diez minutos más tarde la embarcación se iba a pique. El día 23 tenía lugar en la Cámara de los Diputados de París una interpelación al gobierno del diputado Mr. Boissière sobre la carrera de botes automóviles, censurando al Gobierno haber prestado su apoyo a unas carreras organizadas por un periódico. Le contestó Mr. Thompson diciendo que el envío de las unidades navales “Kleber” y “Desaix” y resto de torpederos se justificaba por el hecho de que las pruebas ofrecían un notable interés para la navegación de guerra, así como por los peligros que se presentaban para los participantes. Oída la explicación se dio por terminada la cuestión suscitada. Debido a lo peligroso de la carrera para unas embarcaciones de tan reducidas dimensiones se comentó llevarlas a cabo entre los meses de junio y julio, más favorables meteorológicamente, y desde Génova a Toulon, si se llegaba a organizar una nueva edición.

OTRA PERSPECTIVA DEL "QUAND MÊME" Y EL "MARIA MERCEDES"

OTRA PERSPECTIVA DEL “QUAND MÊME” Y EL “MARIA MERCEDES”

El “Velleda”, un yate que iba de acompañamiento a la regata, tuvo que permanecer a la capa durante toda la noche incapaz de avanzar en aquellas condiciones. Permaneció de esta suerte durante doce horas, mientras la mar lo golpeaba con auténtica furia. Una ola de considerables proporciones cayó súbitamente sobre la proa cerca de las diez de la noche, arrancando el proyector de cubierta y cubriendo materialmente todo el buque, proporcionando un susto mayúsculo a todos los que se encontraban a bordo.

El 26 de mayo llegaba el pailebot “Luísa” dispuesto a embarcar un total de 211 cajas de gasolina especial para botes automóviles que habían sobrado de la regata, los cuales serían devueltos a Barcelona.

Pero no habían terminado aún los ecos de la sin par regata, puesto que durante la mañana del 19 de junio fondeaban procedentes de Orán los cruceros acorazados franceses “Marsellaise” y “Desaix”. El primero, con un desplazamiento de 10.000 toneladas, armado con 12 cañones y con una tripulación de 585 hombres a las órdenes del comandante Mr. Rehon. El segundo, que fondeó en Calesfonts, ya estuvo en Maó como acompañante de la regata. La escala de ambos navíos estaba motivada por tener que expresar el agradecimiento a la ciudad de Mahón por el extraordinario recibimiento hecho a sus tripulaciones con ocasión de la regatas de los botes automóviles. El contralmirante Mr. Campion invitó a un almuerzo a bordo al delegado del Gobierno señor Cavanillas y al alcalde accidental señor Pons Sitges, además de otras autoridades. Zarparon rumbo a Toulon el día 22.

DETALLE DEL "CAMILLE"

DETALLE DEL “CAMILLE”

Y en la mañana del 15 de agosto entró procedente de Toulon y Argel el remolcador de la armada francesa “Polipheme”, de 327 toneladas de desplazamiento y 32 tripulantes al mando del comandante Mr. Faure. El motivo de su llegada era recuperar dos anclas pertenecientes a los buques “Desaix” y “Linnois” que habían quedado enrocadas en las precedentes escalas de éstos. Para ello llevaba a bordo buzos y sistemas de respiración para los mismos. Las anclas fueron localizadas gracias a las indicaciones de uno de los prácticos del puerto y subidas nuevamente a la superficie, siendo cargadas en el remolcador para ser conducidas hasta Toulon, zarpando nuevamente el día 20, una vez cumplida felizmente su misión.

(NOTA: Las imágenes, salvo que se exprese lo contrario, fueron facilitadas por su momento por la FAMILIA CARDONA GONYALONS).

*

SÍGUENOS DESDE

FACEBOOK y TWITTER

Ambas ventanas fueron abiertas con el objeto de informar en el momento en que se produjera cualquier novedad tanto en actualización, como noticia o adición de nueva imagen en este portal de la web.

Regularmente se van insertando imágenes escogidas de entre nuestros colaboradores o propias para mantener viva la atención de nuestros amigos. También se insertan los vídeos que se van editando, tanto referentes a la costa como del interesantísimo mundo de los caballos.

*

TEMPORAL DE TRAMONTANA OBSERVADO DESDE LA PUNTA DES SIULET (NA MACARET)

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

*

Toda la información que aparece en esta Guía virtual sobre empresas y entidades, así como las colaboraciones fotográficas o cualquier otro tipo de aportación encaminada a mejorar la información al navegante son completamente gratuitas siendo, por ello, un Portal Náutico público de uso general.

* * *

De la COORDINACIÓN de este Portal:

Alfonso Buenaventura Pons (Es Castell, Menorca, 1947), Patrón de yate y miembro de la Real Liga Naval Española. Ex-directivo del Club Marítimo de Mahón y Juez y Jurado de Regatas.

* Desde el año 2000 fue colaborador semanal del diario “Menorca” en temas marítimos y portuarios, realizando en la actualidad colaboraciones especiales.
* También ha intervenido y colaborado puntualmente en otros temas típicamente menorquines, así como en otras publicaciones, programas de TV y radio.
* Desde septiembre de 1988 hasta diciembre de 2000 dirigió la revista interna de difusión social del Club Marítimo de Mahón, con una aparición de cadencia trimestral.
* El año 1995 publicó una base de datos en dos tomos sobre la historia de los primeros 50 años de la veterana sociedad náutica mahonesa.
* El año 1995, con el soporte de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, publicó una recopilación histórica sobre el Lazareto de Maó bajo el título “El Lazareto de Mahón. Notas históricas”.
* El año 1998 publicó la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca”, de la cual se agotaron sucesivamente dos ediciones.
* El año 1998 publicó la obra “Menorca. Atlas náutico”, que ofrece toda la información necesaria para aquellos que se dedican a navegar por la costa de Menorca.
* El año 2001 publica la guia “La Reserva Marina del Norte de Menorca”, que da a conocer las singularidades de esta particular zona marítima menorquina.
* El año 2002 publica la guía y el plano para el visitante de “La Albufera des Grau” en castellano, catalán, inglés y alemán.
* El año 2003 aparece la obra sobre el caballo, la gallina, la oveja y la vaca menorquines, bajo el título de “Las razas autóctonas de Menorca”.
* El año 2004 lanza un nuevo “Menorca. Atlas náutico”, que incluye una guia para el submarinismo y nuevas informaciones y portulanos del cual se irían agotando sucesivamente dos ediciones.
* En el mes de abril de 2007 aparece la obra “Menorca. Caballos y tradición popular”, con referencia al mundo del caballo y su protagonismo en las fiestas menorquinas, de Sant Joan en Ciutadella, y patronales en el resto de las poblaciones.
* Finalizando ese mismo año publicaba el primer volumen de la serie “Menorca. Illa, mar i homes” (en catalán)
* El año 2008 publica la historia de la agencia de consignaciones marítimas Federico J. Cardona Trémol S.L., bajo el título de “125 años de ilusiones compartidas 1883-2008″.
* El mismo año publica la guía “Ciutadella de Menorca. Las fiestas de Sant Joan”. * El mes de abril aparece la tercera edición de la obra “Menorca. Atlas náutico, totalmente actualizada. * El 2008 publica el 2º volumen de la colección “Menorca. Illa, mar i homes”.
* El 22 de febrero de 2010 inicia un blog en la web bajo el título “Menorca, isla sin par” (bilingüe catalán-castellano) destinado a publicitar la isla de Menorca en todas sus vertientes poniendo un punto y final a su etapa de publicación de libros divulgativos.
* El 18 de enero de 2011 publica la 3ª edición de la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca” notablemente ampliada que, por primera vez, se presenta de forma digitalizada y colgada en la red en forma de blog actualizable bajo el título “Naufragios y pecios de Menorca”.
* El 23 de enero de 2011 inicia la publicación en forma de blog colgado en la red y bajo el título “Puerto de Maó, siglo XX” de todos los artículos (aumentando el número de imágenes antiguas que en su momento no pudieron incluirse en la edición de papel por razones de espacio), que fueron apareciendo durante casi diez años en las páginas del diario insular “Menorca”.
* El 21 de junio de 2011 abre un nuevo blog con el título “La cuina de vorera” (La cocina de ribera), también bilingüe catalán-castellano, destinado a recoger todas las recetas recogidas de pescadores y gentes de todos los ambientes durante la etapa de entrevistas efectuadas en sus diferentes publicaciones a fin de ponerlas a disposición del gran público.
* El 4 de agosto de 2011 inicia un blog fotográfico bajo el título “Menorca a través de tus ojos”.
* El 18 de marzo de 2012 cuelga en la red la 4ª edición de su derrotero “Menorca. Atlas náutico”. Notablemente ampliado en cuanto a contenido, imágenes y digitalizado, será actualizable por suscripción gratuita para el navegante interesado y la idea es convertirlo en la guía náutica total de la isla de Menorca.
* La importancia que va adquiriendo el portal “Menorca Atlas Náutico” obligará a ir cerrando paulatinamente los blogs “Menorca, isla sin par”, “Menorca a través de tus ojos”, “La cuina de vorera” y otros proyectos. Sus contenidos se irán incorporando al nuevo portal o quedarán en archivo pendientes de una futura ubicación.
* En abril de 2012 cuelga en la red el contenido de la obra “El Lazareto de Mahón” notablemente ampliado.
* A finales de 2012 se abren las páginas en Facebook de “Menorca Atlas Náutico”, “Naufragios y pecios de Menorca”, “Puerto de Maó, Siglo XX” y “Lazareto de Mahón”, y en Tweeter, “Menorca Atlas Náutico”.
* 2014 supondrá el año de la reconversión: “Menorca Atlas Náutico” aglutina a “Naufragios y Pecios de Menorca” y “Puerto de Maó, Siglo XX”, quien a su vez ha hecho lo mismo con “Lazareto de Mahón”, aunque conservando todas sus estructuras originales y dejando tan sólo una única página -tanto en Facebook como en Tweeter- que anuncia todas las actualizaciones: “Menorca Atlas Náutico”. La razón: en 28 meses se han rebasado las 67.000 consultas. Al propio tiempo se da paso a la ampliación de colaboradores tanto gráficos como de artículos adquiriendo la guía la categoría de “comunidad“.
* 2015 lo será el de su expansión con una total remodelación de su estructura, con adición de nuevos bloques y secciones una vez superadas las 120.000 consultas.

* El 22 de abril de 2016, rebasadas ya las 175.000 consultas, tanto el PORTAL como la TOTALIDAD DE PUBLICACIONES del autor, ALFONSO BUENAVENTURA PONS, son cedidas por el mismo a todos los efectos a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO.

* * *

De la TITULARIDAD de este Portal: 

Desde el 22 de abril de 2016, tanto este PORTAL NÁUTICO como las diferentes obras publicadas por el mismo autor, amén de otra serie de documentos históricos e imágenes debidamente relacionados, fueron donados así como cedidos sus derechos de explotación a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO, siendo desde entonces esta entidad la única titular y gestora de los mismos.

LA ISLA DEL AIRE OBSERVADA DESDE PUNTA PRIMA (Imagen de RAQUEL ARIÑO)

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Imagen de A. BUENAVENTURA FLORIT

Anuncios