TONI RIERA GARRIGA

*

LOS PESCADORES Y SU MUNDO

*

Toni Riera Garriga

(Fornells)

*

TONI RIERA GARRIGA, OTRO APRECIADO PESCADOR FORNELLER

Cuando hablamos de Fornells, sabemos perfectamente que nos referimos a la villa marinera por excelencia de Menorca. Villa que por su estratégica situación en la costa norte de la isla, tuvo como origen y durante muchísimos años, la mar como su principal fuente de riqueza. Es por ello que sus gentes, desde la más tierna infancia, han dedicado su vida en mayor parte al oficio de la pesca.

Cada vez que visitas esta villa y hablas con gentes conocidas, sale a relucir algún caso, alguna anécdota, algún resquicio de biografía en que, tirando del hilo, permite descubrir la historia de un nuevo personaje y, en muchos casos, rescatarlo de su posible olvido, no de sus círculos familiares, ello es obvio, pero sí darlo a conocer a la inmensa mayoría de gentes interesadas por las cosas de la mar como es, en esta ocasión, el que se relata.

BAHÍA DE FORNELLS Y MONTE TORO, LA REFERENCIA DE LOS PESCADORES DE ESTA ZONA (Imagen de MERCÈ RIERA)

BAHÍA DE FORNELLS Y MONTE TORO, LA REFERENCIA DE LOS PESCADORES DE ESTA ZONA (Imagen de MERCÈ RIERA)

Nos referimos a Toni Riera Garriga, activo pescador forneller en la mayor parte de su vida, aunque alternara su profesión con otras actividades laborales, como fuera bastante corriente entre los vecinos de la villa.

Toni había nacido el 19 de diciembre de 1934 en el seno de una familia pescadora y, a la temprana edad de nueve años, ya era capaz de desplazarse hasta Ciutadella montado en su bicicleta para vender quisquillas.

Sus inicios en el mundo laboral fueron como zapatero, pero la atracción que sentía por la mar pronto despertaría en él. Tenía ilusión por ser pescador, algo nada extraño. Simplemente quería continuar en el mundo en que siempre había visto moverse a quienes tenía en su entorno. Continuar con la tradición de los suyos.

FORNELLS. TEMPORAL DE TRAMONTANA. (Imagen de MERCÈ RIERA)

BOCANA DE FORNELLS. TEMPORAL DE TRAMONTANA. (Imagen de MERCÈ RIERA)

Su padre aceptó la idea -como solía suceder en la mayoría de los hogares- pero su madre, no; como también era normal entre las madres al ver a sus hijos tan pequeños y conociendo los peligros que encierra el medio. No en vano, Fornells posee diferentes hogares marcados por la crueldad de la mar cuando ha sido dominada por los vientos del primer y cuarto cuadrantes, tramontana, mestral y gregal, o cuando un durísimo levante o poniente te ha sorprendido lejos de la costa y sin posibilidad de buscar abrigo.

Eran entonces tiempos de embarcaciones de pequeña eslora, muchas de ellas sin motor, sin otro medio de propulsión que una simple vela o los remos. Sin medios de comunicación con tierra firme. Y una madre es una madre y siempre le duele que un hijo suyo, y más si se encuentra en la adolescencia, quiera o esté dispuesto a correr peligros.

Pero Toni quería navegar y pescar y por ello manifestó decididamente a su familia que de no ir en la embarcación familiar, lo haría en la de otro pescador, como así sucedió finalmente.

Más adelante entró, por fin, a trabajar con su padre y su hermano a bordo de la embarcación familiar, el llaüt “La Paloma”, labor que llevaron a cabo conjuntamente hasta separarse. Comenzó a trabajar entonces con su abuelo Antonio Riera Roselló, más conocido en la población como “en Moreno” (debido a la tonalidad de su piel), a bordo de la embarcación de éste, “Erundina”, más pequeña que la anterior.

IMAGEN DE LA ÉPOCA

TONI RIERA CON ANTONIO RIERA ROSELLÓ (L’AVI MORENO)

Su padre había vendido “La Paloma” al jubilarse y, al hacerlo también el abuelo, Toni se quedaría sin barca para poder trabajar en la mar. Pero la suerte estaría de su lado y así sucedió que un vecino suyo, un militar retirado llamado Eugenio, que disponía de otra que no empleaba y guardaba dentro de un almacén, decidió ofrecérsela al tiempo que manifestaba que podría pagársela cuando quisiera. Toni se lo pensó seriamente y no tardó en aceptar la propuesta y aquella embarcación, que se llamaba “Atardecer”, al ir a registrarla a su nombre decidió rebautizarla como “Clara”.

EL LLAÜT "CLARA" (EX "ATARDECER")

EL LLAÜT “CLARA” (EX “ATARDECER”) EN EL VARADERO DE FORNELLS

Y así reanudó su trabajo volviendo a la mar. Al principio comenzó a faenar llevándose consigo a bordo a su abuelo Antonio Riera Roselló, al tiempo que entraba también a prestar sus servicios en el Aeropuerto de Menorca, trabajo que simultaneaba con el de pescador profesional.

El producto de la pesca, tal y como era costumbre se repartía de la siguiente forma: 1 parte para la barca; 1 para los aparejos; 2 para el tripulante (en este caso el abuelo); y 1 para el propietario y armador. Es decir, 5 partes de lo que se deduce salían los jornales y la previsión económica para mantenimiento de la embarcación y sus aparejos de pesca.

Pronto Toni se revelaría como un gran pescador de langostas. Eran entonces tiempos de abundancia de este preciado crustáceo, que en principio guardaría en viveros flotantes como era lo habitual hasta contratar uno de los bajos de la casa en que vivía para poder construir un vivero dentro de la villa.

Persona sumamente trabajadora, nunca se le oiría quejar ni por agotamiento, ni por enfermedad, a la par que estaría dispuesto en todo momento a echar una mano a quien necesitara de ella. La última embarcación que poseyó decidió denominarla “Frisaga”, haciendo referencia al clan familiar: “FamiliaRIeraSAnsGArriga) y medía 28 palmos de eslora, siendo del tipo llaüt.

TONI RIERA JUNTO A SU NIETO A BORDO DE LA BARCA

TONI RIERA JUNTO A SU NIETO ALBERT NAVEGANDO A BORDO DE LA BARCA “FRISAGA”

En el transcurso de sus muchos años pasados en la mar, Toni tuvo ocasión de enfrentarse con numerosos temporales, toparse con la formación de varios “caps de fibló” (mangas marinas) y observar grandes ejemplares de peces de diferentes especies.

TEMPORAL EN LA COSTA NORTE (Imagen de MERCÈ RIERA)

TEMPORAL EN LA COSTA NORTE. CAP DE CAVALLERIA Y SU FARO AL FONDO (Imagen de MERCÈ RIERA)

Joana (na Juanita de Ca’n Toni de Mata), su esposa, recuerda que en cierta ocasión le contó al regresar a tierra tras culminar una jornada de pesca con su hijo Toni que, en el momento de tener que emprender el regreso, se encontraron con la circunstancia de que una gran manta se les había colocado bajo la barca. Aquella bestia era más grande que la propia embarcación, por lo que permanecieron sin ponerla en marcha hasta que decidió marcharse.

FORNELLS (Imagen de MERCÈ RIERA)

FORNELLS, CUNA DE PESCADORES Y GENTES DE MAR (Imagen de MERCÈ RIERA)

En otra ocasión sería un gran tiburón quien les seguiría la estela cuando habían salido a pescar atunes. Puede que se debiera a restos de sangre desprendida por los atunes a través de los imbornales de la embarcación al llevarlos sobre cubierta, que tras limpiarlos (una costumbre habitual entre los profesionales del oficio) y extraer sus vísceras, las hubieran tirado al mar, o puede incluso que por la propia estela…

OTRA HERMOSA PERSPECTIVA DE FORNELLS (Imagen de MERCÈ RIERA)

OTRA HERMOSA PERSPECTIVA DEL FONDO DE LA BAHÍA (Imagen de MERCÈ RIERA)

De su matrimonio con su esposa Joana, Toni tuvo cuatro hijos: María Jesús, Toni, Mercè y Clara. Sus últimos años los dedicó a la familia y al entretenimiento. Tenía dos grandes aficiones: una, la de muchos pescadores retirados, cual es la de construir a pequeña escala nasas y otros artilugios de pesca que regalar a sus amigos. Otra habilidad significativa de su enorme paciencia y habilidad fue el construir la maqueta de sus embarcaciones destinadas a sus nietos. Pequeños llaüts perfectamente aparejados destinados a conservar de una manera representativa lo que significó la mar para el abuelo. Toni fallecía el 30 de noviembre de 2009 a la edad de 75 años.

UNA DE LAS MAQUETAS QUE TONI ESTABA CONSTRUYENDO PARA SUS NIETOS

UNA DE LAS MAQUETAS QUE TONI ESTABA CONSTRUYENDO PARA SUS NIETOS

OTRA DE LAS MAQUETAS DE LLAÜT DE PESCADOR DE NANSAS

OTRA DE LAS MAQUETAS DE LLAÜT DE PESCADOR DE NANSAS

MAQUETA DE NANSA DECORATIVA

MAQUETA DE NANSA DECORATIVA CONSTRUIDA POR TONI RIERA

Pero Toni fue, también, protagonista de su propio naufragio. Sucedió en la mañana del 30 de junio de 1983 mientras se encontraba levando sus redes a unas 3 millas al través de Na Polida, muy cerca de la bocana de su puerto base: Fornells.

Hacía muy poco tiempo que había instalado una maquinilla de acero inoxidable para levar las redes del tipo móvil, es decir, que podía desmontarse cuando se quisiera. Aquel día se encontraba levándolas emproado hacia poniente, cuando advirtió que en esos momentos, una embarcación de arrastre navegaba manteniendo una peligrosa derrota que le sorprendería de lleno por su costado de estribor de mantenerse en la misma. El hecho es que Toni, sujeto como estaba a las redes que estaba levando, confiaba en que el patrón del otro pesquero enmendaría con toda lógica su rumbo al verle, desconociendo que el arrastrero navegaba en esos momentos con el piloto automático. Ningún tripulante vigilaba por la proa.

En este caso la lógica falló y la colisión fue inevitable. La embarcación fue brutalmente embestida a la altura de la cuaderna maestra, cediendo la tablazón del casco, no tardando en irse a pique y resultando con ello herido Toni, que fue a parar al agua. Por el estrépito y por la convulsión sufrida, la tripulación del arrastrero se dio cuenta de que algo había ocurrido, descubriendo la catástrofe y auxiliando al pescador naufragado recuperándole del agua. Como toda referencia de lo sucedido quedó en el lugar el “capcer” (baliza) del aparejo que, curiosamente, señalaría la posición aproximada del pecio originado tras el hundimiento. Toni reconocería más adelante que tuvo suerte de no llevar en esos momentos las botas de agua puestas, sino unas zapatillas, lo que le hubieran complicado el mantenimiento a flote tras el aturdimiento sufrido.

En las siguientes jornadas sus familiares intentaron localizar la embarcación con la ayuda de rezones y, una vez conseguido, la dejaron convenientemente balizada. El siguiente paso sería calcular la profundidad exacta en la que se encontraba y, cuando menos, intentar conseguir recuperar la documentación que se encontraba en el interior de una protección de plástico dentro de un cajón de la misma. Para ello Toni se puso en contacto con diversas empresas especializadas de fuera de la Isla, pues se trataba de una recuperación sobre un fondo superior a los 50 m. Las gestiones revelaron unos gastos muy costosos, por lo que se recurrió a la posibilidad de localizar escafandristas autóctonos, menorquines. Toni consiguió contactar con un par de ellos que le dijeron estudiarían el tema: desde luego se trataba de una profundidad a tener en cuenta para trabajar en aquella época y, de hacerse, tenía que llevarse a cabo con todas las cartas en la mano.

TONI MANEJANDO SUS APAREJOS EN LA ZONA DE CALADO

TONI MANEJANDO SUS APAREJOS EN LA ZONA DE CALADO

Tras muchas gestiones, estudio de las profundidades y reuniendo el personal y medios suficientes, por fin, a primera hora de la mañana del 23 de febrero de 1984 se hacían a la mar desde la dársena de Fornells una embarcación con una potente maquinilla en la proa y equipada con dos motores llevando a bordo a los dos escafandristas y a tres tripulantes, uno de ellos el propio Toni. Les acompañaban otros 3 llaüts de pescadores. Fuera de puntas dominaba una marejadilla un poco crecida, que no amilanó al equipo.

Llegados al lugar del accidente, de la embarcación principal se fondeó un cabo de 15 mts. con un pedral para posible descompresión de los escafandristas, llegado el caso. Seguidamente uno de ellos comenzó a descender llevando consigo un cabo de grueso calibre, mientras el otro lo hacía con otros dos, uno delgado y otro algo más grueso. A unos 50 mts. comenzó a clarear, empezando a observarse el fondo, de roca con enormes cavidades. Las aguas presentaban una tonalidad verdosa pero dotadas de enorme visibilidad: la barca de Toni reposaba tumbada sobre su costado de estribor (el costado dañado tras el impacto) cargada de redes en ambas bandas, mientras otras reposaban junto a ella en el fondo. Se encontraba a 74 mts. de la superficie. De la proa y rumbo oeste continuaba la red que había estado recuperando en el momento del accidente.

Curiosamente llamaría la atención de los escafandristas, al observar la red extendida, un buen número de langostas atrapadas que muy posiblemente habrían ido a capturar los peces que se encontraban en ella, además de las que se prendan habitualmente. Sin embargo, de la maquinilla de marras no había ni rastro.

Uno de los escafandristas fijó el cabo más grueso a la bancaza de proa, escogiéndola como punto más seguro. Tras ello, tomó el segundo cabo grueso y se dispuso a hacer un gran fardo con las redes a fin de recuperarlas aparte del resto. Acto seguido tomó del cajón la bolsa con la documentación de la barca. El segundo escafandrista tomó el cabo delgado y tras fijarlo en la embarcación y asegurarse varias decenas de metros, lo utilizó como guía para separarse de la misma y explorar el contorno en busca de la maquinilla desaparecida. Por fin apareció a entre 35-40 metros de la embarcación. Cosa lógica, puesto que al no ser un elemento fijo al casco, sino estar montado sobre guías, había salido disparada de éstas y había hecho otro recorrido en su caída libre hacia el fondo. Los dos hombres fueron a por ella y la transportaron hasta el costado de la barca para poder izarla individualmente, como así se hizo sin ningún problema con la maquinilla de la embarcación principal del rescate. Seguidamente se hizo lo mismo con el fardo de redes, aunque esta operación si fue mucho más lenta y laboriosa.

CON LA BARCA A TOPE DE NASAS PARA LANGOSTAS

CON LA BARCA A TOPE DE NASAS PARA LANGOSTAS Y CALANDO…

Todas estas operaciones se llevaron a cabo tras finalizar todos los protocolos de la inmersión llevada a cabo. Para ello se habían utilizado 2 equipos bibotella de 12+12 litros=24 litros cada uno, manteniendo a bordo sendas botellas individuales de 16 litros con su regulador para caso de emergencia. A bordo, además, uno de los tripulantes vigilaba con una “ullera” (visera) el punto por donde debían de ascender los dos escafandristas, por si precisaban alguna urgencia que requiriera la citada botella, que no hizo falta. Permanecieron en el fondo realizando el trabajo un total de 27-28 minutos para después llevar a cabo una descompresión de 1 hora.

Llegó el momento de recuperar el cabo más grueso, el que sujetaba la barca. La idea era la de levantar, separar, el casco del lecho marino y, dando máquina, mantenerlo suspendido y así remolcarlo hasta la bahía. Se resistió sobremanera, más de una hora estuvieron tirando, hasta que el cabo faltó. La gruesa estacha se había partido y, vistos los resultados, en principio el grupo dio por definitivamente finalizados los trabajos de recuperación.

TEMPORAL DE TRAMONTANA (Imagen de MERCÈ RIERA)

TEMPORAL DE TRAMONTANA (Imagen de MERCÈ RIERA)

Pasaron días, semanas y hasta meses. La barca de Toni continuaba en el fondo y si el pescador sentía una parte de su corazón allí abajo, reposando en las profundidades, uno de los dos escafandristas tenía la espina clavada de lo que pudo haber sido y no fue. Así que pasaron entre dos y tres meses y se organizaba una nueva expedición: la misma embarcación principal empleada en la primera ocasión y que tan magníficos resultados había dado y los tres llaüts de los pescadores, a los que en esta expedición se le añadirían otros dos de particulares. La mar estaba completamente en calma y el día claro y despejado. A bordo iba solamente uno de los escafandristas y había solicitado una estacha muy gruesa y, como mínimo, de 100 metros de longitud.

Llegados al punto (el pecio continuaba balizado) descendió hasta el mismo conduciendo el chicote de la estacha. La embarcación se encontraba tal cual. Pasó el chicote por debajo del eje del motor, envolvió éste y lo pasó por debajo, para después volverlo a pasar por debajo del eje una vez más, asegurándose de que no se escurriera, efectuando tras ello un as de guía como remate y, acto seguido, volvió a la superficie.

A bordo de la embarcación, el otro extremo de la estacha había sido fijado mediante una pata de gallo repartiendo la fuerza para asegurar la operación. Acto seguido se daba avante, se tensaba la estacha y se ponían los dos motores a máxima potencia: aquella embarcación parecía aferrada al fondo. Así se estuvieron consumiendo 15 angustiosos minutos. Uno de los pescadores comenzó a preocuparse por el estado de los motores que amenazaban un peligroso recalentamiento y, a punto de abortar la operación, la embarcación comenzó lentamente a moverse, signo inequívoco de que allí abajo algo se había despegado, cediendo, una parte o la embarcación añorada, completa.

Poco a poco se comenzó a avanzar hacia la costa para doblar seguidamente hacia la Punta des Murter, pero llegado al través de la Punta de na Gual, la barca arrastrada volvía a quedar clavada en el fondo. Se recuperó rápidamente buena parte de la estacha: la profundidad había decrecido considerablemente por lo que había varado en el fondo. Así que, sorteando las grandes piedras del lecho marino que restaba (los pescadores locales lo conocen como la palma de su mano), rectificaron sus rumbos para ir navegando sobre fondos fangosos o arenosos hasta alcanzar el interior de la bahía.

La embarcación, aunque maltrecha, se había recuperado felizmente.

*

SÍGUENOS DESDE

FACEBOOK y TWITTER

Ambas ventanas fueron abiertas con el objeto de informar en el momento en que se produjera cualquier novedad tanto en actualización, como noticia o adición de nueva imagen en este portal de la web.

Regularmente se van insertando imágenes escogidas de entre nuestros colaboradores o propias para mantener viva la atención de nuestros amigos. También se insertan los vídeos que se van editando, tanto referentes a la costa como del interesantísimo mundo de los caballos.

*

TEMPORAL DE TRAMONTANA OBSERVADO DESDE LA PUNTA DES SIULET (NA MACARET)

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

EL CABALLO DE PURA RAZA MENORQUINA AL PRIMER PLANO DE LA INFORMACIÓN

*

Toda la información que aparece en esta Guía virtual sobre empresas y entidades, así como las colaboraciones fotográficas o cualquier otro tipo de aportación encaminada a mejorar la información al navegante son completamente gratuitas siendo, por ello, un Portal Náutico público de uso general.

* * *

De la COORDINACIÓN de este Portal:

Alfonso Buenaventura Pons (Es Castell, Menorca, 1947), Patrón de yate y miembro de la Real Liga Naval Española. Ex-directivo del Club Marítimo de Mahón y Juez y Jurado de Regatas.

* Desde el año 2000 fue colaborador semanal del diario “Menorca” en temas marítimos y portuarios, realizando en la actualidad colaboraciones especiales.
* También ha intervenido y colaborado puntualmente en otros temas típicamente menorquines, así como en otras publicaciones, programas de TV y radio.
* Desde septiembre de 1988 hasta diciembre de 2000 dirigió la revista interna de difusión social del Club Marítimo de Mahón, con una aparición de cadencia trimestral.
* El año 1995 publicó una base de datos en dos tomos sobre la historia de los primeros 50 años de la veterana sociedad náutica mahonesa.
* El año 1995, con el soporte de la Fundació Rubió Tudurí Andrómaco, publicó una recopilación histórica sobre el Lazareto de Maó bajo el título “El Lazareto de Mahón. Notas históricas”.
* El año 1998 publicó la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca”, de la cual se agotaron sucesivamente dos ediciones.
* El año 1998 publicó la obra “Menorca. Atlas náutico”, que ofrece toda la información necesaria para aquellos que se dedican a navegar por la costa de Menorca.
* El año 2001 publica la guia “La Reserva Marina del Norte de Menorca”, que da a conocer las singularidades de esta particular zona marítima menorquina.
* El año 2002 publica la guía y el plano para el visitante de “La Albufera des Grau” en castellano, catalán, inglés y alemán.
* El año 2003 aparece la obra sobre el caballo, la gallina, la oveja y la vaca menorquines, bajo el título de “Las razas autóctonas de Menorca”.
* El año 2004 lanza un nuevo “Menorca. Atlas náutico”, que incluye una guia para el submarinismo y nuevas informaciones y portulanos del cual se irían agotando sucesivamente dos ediciones.
* En el mes de abril de 2007 aparece la obra “Menorca. Caballos y tradición popular”, con referencia al mundo del caballo y su protagonismo en las fiestas menorquinas, de Sant Joan en Ciutadella, y patronales en el resto de las poblaciones.
* Finalizando ese mismo año publicaba el primer volumen de la serie “Menorca. Illa, mar i homes” (en catalán)
* El año 2008 publica la historia de la agencia de consignaciones marítimas Federico J. Cardona Trémol S.L., bajo el título de “125 años de ilusiones compartidas 1883-2008″.
* El mismo año publica la guía “Ciutadella de Menorca. Las fiestas de Sant Joan”. * El mes de abril aparece la tercera edición de la obra “Menorca. Atlas náutico, totalmente actualizada. * El 2008 publica el 2º volumen de la colección “Menorca. Illa, mar i homes”.
* El 22 de febrero de 2010 inicia un blog en la web bajo el título “Menorca, isla sin par” (bilingüe catalán-castellano) destinado a publicitar la isla de Menorca en todas sus vertientes poniendo un punto y final a su etapa de publicación de libros divulgativos.
* El 18 de enero de 2011 publica la 3ª edición de la obra “Naufragios y siniestros en la costa de Menorca” notablemente ampliada que, por primera vez, se presenta de forma digitalizada y colgada en la red en forma de blog actualizable bajo el título “Naufragios y pecios de Menorca”.
* El 23 de enero de 2011 inicia la publicación en forma de blog colgado en la red y bajo el título “Puerto de Maó, siglo XX” de todos los artículos (aumentando el número de imágenes antiguas que en su momento no pudieron incluirse en la edición de papel por razones de espacio), que fueron apareciendo durante casi diez años en las páginas del diario insular “Menorca”.
* El 21 de junio de 2011 abre un nuevo blog con el título “La cuina de vorera” (La cocina de ribera), también bilingüe catalán-castellano, destinado a recoger todas las recetas recogidas de pescadores y gentes de todos los ambientes durante la etapa de entrevistas efectuadas en sus diferentes publicaciones a fin de ponerlas a disposición del gran público.
* El 4 de agosto de 2011 inicia un blog fotográfico bajo el título “Menorca a través de tus ojos”.
* El 18 de marzo de 2012 cuelga en la red la 4ª edición de su derrotero “Menorca. Atlas náutico”. Notablemente ampliado en cuanto a contenido, imágenes y digitalizado, será actualizable por suscripción gratuita para el navegante interesado y la idea es convertirlo en la guía náutica total de la isla de Menorca.
* La importancia que va adquiriendo el portal “Menorca Atlas Náutico” obligará a ir cerrando paulatinamente los blogs “Menorca, isla sin par”, “Menorca a través de tus ojos”, “La cuina de vorera” y otros proyectos. Sus contenidos se irán incorporando al nuevo portal o quedarán en archivo pendientes de una futura ubicación.
* En abril de 2012 cuelga en la red el contenido de la obra “El Lazareto de Mahón” notablemente ampliado.
* A finales de 2012 se abren las páginas en Facebook de “Menorca Atlas Náutico”, “Naufragios y pecios de Menorca”, “Puerto de Maó, Siglo XX” y “Lazareto de Mahón”, y en Tweeter, “Menorca Atlas Náutico”.
* 2014 supondrá el año de la reconversión: “Menorca Atlas Náutico” aglutina a “Naufragios y Pecios de Menorca” y “Puerto de Maó, Siglo XX”, quien a su vez ha hecho lo mismo con “Lazareto de Mahón”, aunque conservando todas sus estructuras originales y dejando tan sólo una única página -tanto en Facebook como en Tweeter- que anuncia todas las actualizaciones: “Menorca Atlas Náutico”. La razón: en 28 meses se han rebasado las 67.000 consultas. Al propio tiempo se da paso a la ampliación de colaboradores tanto gráficos como de artículos adquiriendo la guía la categoría de “comunidad“.
* 2015 lo será el de su expansión con una total remodelación de su estructura, con adición de nuevos bloques y secciones una vez superadas las 120.000 consultas.

* El 22 de abril de 2016, rebasadas ya las 175.000 consultas, tanto el PORTAL como la TOTALIDAD DE PUBLICACIONES del autor, ALFONSO BUENAVENTURA PONS, son cedidas por el mismo a todos los efectos a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO.

* * *

De la TITULARIDAD de este Portal: 

Desde el 22 de abril de 2016, tanto este PORTAL NÁUTICO como las diferentes obras publicadas por el mismo autor, amén de otra serie de documentos históricos e imágenes debidamente relacionados, fueron donados así como cedidos sus derechos de explotación a la FUNDACIÓ RUBIÓ TUDURÍ ANDRÓMACO, siendo desde entonces esta entidad la única titular y gestora de los mismos.

LA ISLA DEL AIRE OBSERVADA DESDE PUNTA PRIMA (Imagen de RAQUEL ARIÑO)

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Foto A. BUENAVENTURA FLORIT

CALA EN VIDRIER (ES GRAU, MAÓ) Imagen de A. BUENAVENTURA FLORIT

Anuncios